*

Volkswagen Scirocco R

9 Junio, 2010, modificada el 9 Febrero, 2011 por

Nos ponemos al volante de la versión más radical del coupé alemán. Un portento sobrealimentado, de 265 CV de potencia, contundente a cualquier régimen. ¿Te atreves a dominar el viento?

47

En hoyMotor nos ponemos al volante del coupé de Wolfsburg más radical, el Scirocco R, que adopta el motor más deseado del grupo VAG. Compartido con su hermano Golf R -que da 5 CV más- y sus primos Audi S3 y Seat León CUPRA R, también con 265 CV de potencia, y Audi TTS con 272. Los modelos de los cuatro aros transmiten la caballería mediante la tracción total quattro, mientras que el español y el que ocupa esta prueba a través del eje anterior.


En cualquiera de los casos, el bloque de los nuevos R de Volkswagen, y concretamente el de este Scirocco, es el conocidísimo 4 cilindros gasolina de 2 litros de cilindrada e inyección directa, sobrealimentado con turbo y compresor -denominado según las marcas, TFSI o TSI-. Una mecánica de alto rendimiento que es capaz de cubrir el amplio espectro de potencias que va desde los 200 hasta los 272 CV, según modelos.


Los rivales de semejante aparato -se delata él solito por su estética sobredimensionada con entradas de refrigeración, faldones, spoiler y taloneras-, son, además de sus familiares citados antes, los Mazda3 MPS y Renault Megane Renault Sport. Competencia renovada recientemente a la que plantar cara con una imagen aún más agresiva que levanta pasiones, gracias a los componentes específicos que añade la carrocería de esta versión tope de gama, contundente donde las haya.

Interior

Como en el resto de la gama Scirocco, este R -que mide 4.248 mm de largo, 1.820 de ancho y 1.394 mm de alto- sólo es para 4 pasajeros, cada uno en su asiento. Tú y tu acompañante iréis perfectamente sujetos por los refuerzos laterales de los asientos deportivos -con la letra R bordada en los resposacabezas-. Otra cosa es entrar y salir de ellos, por la escasa distancia al suelo –10 mm menor en esta versión con suspensiones rebajadas– y por el peso de la puerta -sin marco- que te complican ambas acciones, junto con la columna de la dirección -siempre dispuesta a pegarte en la rodilla a poco que te descuides-. Los de atrás también tienen que agacharse para entrar, pero disponen de un buen espacio para las piernas a pesar de que la altura al techo no da para los que pasan de la talla media.


Por otra parte, aunque el maletero anuncia 312 litros de capacidad, mantiene el acceso difícil por lo elevada y pequeña que es su boca de carga. Además, sólo lo puedes abrir desde el interior o con la llave a distancia.


Ni que decir tiene que su equipamiento de serie, por ser el Scirocco más alto y costar 33.900 euros, incluye llantas de 18 pulgadas montadas en neumáticos 235/40, pinzas de freno en negro con la letra R, kit aerodinámico, faros bixenón direccionales con lavafaros, doble salida de escape cromada -una en cada extremo de la zaga-, retrovisores exteriores en negro brillante, inserciones en aluminio en el pedalier y el salpicadero, asientos deportivos y calefactables en cuero y tela, diferencial electrónico delantero XDS, leds delanteros de marcha diurna, volante multifunción, control de presión de neumáticos y kit reparapinchazos. La unidad probada sumaba el paquete cuero por más 4.500 euros y la suspensión adaptativa DCC -más de 800-, por citar los más llamativos.

Comportamiento y Prestaciones

El Volkswagen Scirocco R da su potencia máxima a 6.000 rpm, y como buen bloque de la familia TSI se muestra constante, elástico -hasta las 7.000– y progresivo a cualquier régimen y en cualquiera de las 6 velocidades del cambio manual probado; de marchas más bien largas y poderosas -por bajo de vueltas que vayas- y tacto de buen compromiso entre confort y deportividad. Siempre acompañado -y que no falte- de un delicioso y ronco sonido de escape que se agudiza -manteniedo la ronquera- con el aumento de revoluciones y hace girar cabezas por donde pasas. Así lo demuestran sus 350 Nm de par entre 2.500 y 5.000 vueltas, horquilla en la que el empuje es brutal, aunque por debajo y por encima no decae y acelera hasta los 100 km/h -en primera y segunda- en 6 segundos. 250 km/h es la punta, costumbre en los modelos más radicales del grupo VAG, y los frenos -de 345 mm delante y 310 detrás- aguantan lo que les eches con mordiente y tacto suave de pedal.


Sin embargo, los consumos no son ni tan fieles a las cifras que anuncia la marca -11,3 litros en ciudad, 6,2 en carretera y 8,1 litros en recorrido combinado, todos a los 100 km-, ni tan exagerados para sus reacciones. Hazte a la idea de que -a la hora de la verdad y a ritmos altos- suma 2 litros más sin despeinarse a las cifras oficiales, por lo que, a lo mejor, te seduce de poder repostar gasolina de 95 octanos sin reparo alguno. Por cierto, emite 189 gr/km de dióxido de carbono.


Al límite, la dirección mete los 1.344 kg de peso del R en cualquier viraje a ritmos infartantes. Sientes reacciones certeras e instantáneas, apoyadas en una suspensión dura en el modo normal del sistema DCC y extrema en el sport -también hay una opción comfort-. Si a esto le sumas las peculiaridades que te permite el XDS, como acelerar sin miramientos con las ruedas giradas o en plena curva, el resultado es una estabilidad abrumadora con leves pérdidas de tracción si tienes en cuenta el potencial del coche. Aunque es en pasos por curva rápidas elevadísimos cuando el morro se aprecia algo ligero.


Así el Volkswagen Scirocco R es una de las opciones intermedias dentro exclusivo nicho de los super GTI’s, por su ajustada relación entre calidad, equipamiento, potencia y precio. Los hay más prestacionales, radicales, sofisticados e incluso más caros, pero su atractivo es innegable.

Destacable

– Motor prestacional y dispuesto a cualquier régimen.
– Combinación del diferencial XDS y dirección.
– Sonido embriagador.

Mejorable

– Acceso al habitáculo y peso de las puertas.
– Los consumos se disparan fácilmente.
– Maletero incómodo.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba