Volkswagen Scirocco 1.4 TSI 160 CV

24 Abril, 2011 por

Divertido y con un innegable atractivo estético, el Scirocco es fácil de conducir y se muestra ágil en cualquier trazado sin renunciar al toque práctico de sus cuatro asientos con maletero. Esta versión, con cambio DSG 7 velocidades, cuesta 28.350 euros.

No valorado

Destacable

  • Comportamiento.
  • Diseño.
  • Acabados.

Mejorable

  • Visibilidad lateral y trasera.
  • Dirección lenta.
  • Plazas traseras.

Con la tercera generación del Scirocco Volkswagen vuelve al segmento de los coupés compactos por la puerta grande, ya que desde que dejase de producir el Corrado en 1995, la firma carecía de representante alguno. Presentado mundialmente en 2008, el Scirocco utiliza la plataforma de los actuales Volkswagen Golf, Audi A3 y Seat León, con los que comparte otros elementos mecánicos, y una carrocería de diseño deportivo que derrocha grandes dosis de personalidad. Obviamente sus principales competidores son sus primos hermanos: el polivalente Golf, el elegante A3 y el deportivo León, pese a que ninguno de ellos ofrezca una carrocería 100% coupé como la del Scirocco. Fuera del Grupo Volkswagen habría que tener en cuenta el dinámico BMW Serie 1, el sofisticado Volvo C30 y el burgués Mercedes-Benz CLC.

El Scirocco llama la atención por su frontal, diferente del resto de la gama, y el emblema de Volkswagen ubicado en el capó y no en la parrilla. El techo es muy largo y bajo y cuenta con una pronunciada luneta trasera. Visto desde atrás el coche se ve ancho y bajo, muy musculoso gracias a que el techo yace sobre unos hombros muy anchos. Cuenta con un pequeño alerón en el techo cuyos abultamientos esconden las bisagras del portón, una acertada solución estética que llama bastante la atención. Los voladizos son cortos y el lateral parece un músculo en tensión. Las llantas son de 17 pulgadas y van prácticamente a ras de la carrocería. El pilar central B va escondido, lo que hace que los cristales laterales parezcan una sola pieza.

Interior

Una vez sentado a los mandos del Scirocco se percibe la comodidad y buena sujeción lateral de los asientos, algo estrechos a la altura de los hombros y los muslos. El salpicadero rezuma calidad y buenos ajustes, con un diseño muy parecido al del cabrio Volkswagen EOS. Como es habitual en la firma alemana todos los mandos están perfectamente a mano y la información que ofrece el cuadro de instrumentos es clara y muy útil. Hay muchos huecos para dejar objetos, aunque la mayoría son pequeños. La visibilidad resulta excelente hacia delante pero reducida hacia los lados, dado el poco espacio de los cristales, la posición baja de conducción y la anchura de los montantes posteriores. Hacía atrás tampoco se ve mucho por la caída del techo y las pequeñas dimensiones de la luneta, inconveniente que se resuelve, en parte, gracias a que los reposacabezas, fijos e integrados en el respaldo, son huecos.

Las plazas delanteras son amplias y cómodas, válidas para conductores altos, que conseguirán una óptima posición gracias a los numerosos ajustes de los asientos, eléctrico el del conductor y de cuero en todas las plazas gracias a la incorporación del paquete Vienna de la unidad de pruebas -2.415 euros-. Los asientos traseros son independientes y por altura hasta el techo y espacio para las piernas, permiten acomodar a dos personas de no más de 1,80 metros. Los respaldos de estos asientos se abaten totalmente en dos partes iguales para ampliar la capacidad del maletero de 290 a 755 litros. El acceso del equipaje a la zona de carga no es muy cómodo y tampoco está muy bien solucionado el acceso a las plazas traseras ya que el hueco que deja el asiento delantero una vez abatido hacia delante no es muy amplio.

El equipamiento es digno de mención. De serie monta, entre otros, seis airbags; arranque automático en pendiente –opción unida al cambio DSG–; controles de estabilidad y de tracción –poco intrusivos y desconectable el de estabilidad–; climatizador bizona; control de presión de neumáticos; ordenador de a bordo con mandos en el volante –con informaciones sobre duración del viaje, consumos actual y medio, autonomía, recorrido, velocidad media y advertencia de velocidad–; dirección asistida electromecánica –autorregulable según la velocidad–; dos luces de lectura delanteras; encendido automático de luces con función coming home –permanecen encendidas unos segundos una vez cerradas las puertas–; iluminación en el vano de los pies; conexión USB; faros bi xenón; radio CD con ocho altavoces, ranura para tarjetas de memoria y entrada auxiliar de sonido; retrovisores térmicos, abatibles y de ajuste eléctrico; sensor de lluvia; y toma de 12 voltios.

Comportamiento y prestaciones

La combinación entre la rapidísima transmisión DSG de siete velocidades y el explosivo motor 1.4 TSI de 160 CV resulta perfecta. El cambio DSG es muy eficaz por su ágil respuesta y porque ayuda a reducir el consumo, siempre que hagamos un uso moderado del acelerador, ya que el sistema engrana siempre la mejor relación en función de la conducción que practiquemos. En cuanto al motor de gasolina de sólo 1.400 centímetros cúbicos, decir que no sólo ofrece una elevada potencia sino que aprovecha al máximo el par motor en cualquier régimen. Es un motor muy elástico pues ofrece fuerza desde las 1.000-1.500 rpm hasta cerca de las 7.000. A bajas revoluciones actúa un compresor para incrementar el empuje del motor, y a partir de las 3.500 vueltas entra en acción un turbo para mantener la fuerza mecánica. De esta manera, esta sofisticación tecnológica permite, en conjunción con el DSG, que la respuesta del motor sea inmediata en cualquier situación. Los consumos están dentro de lo razonable ya que es posible mantenerse por debajo de los ocho litros cada 100 kilómetros circulando en autovía a velocidades legales, rondar los 10 litros en ciudad y no sobrepasar los 15 en conducción deportiva.

El agrado de conducción del Scirocco es elevado en cualquier circunstancia. Es un coche noble al máximo pues da siempre gran confianza y es muy fácil de conducir en cualquier situación independientemente de la pericia del conductor. La dirección es algo lenta cuando se conduce rápido pero actúa de manera muy precisa, con un radio de giro muy corto y casi tres vueltas de volante entre topes, lo que permite moverse sin dificultad por ciudad. En carretera el volante responde bien a cualquier indicación que se le marque, permitiendo corregir la trayectoria en plena curva sin que el coche pierda estabilidad.

La suspensión es otro elemento que ayuda a conducir de manera cómoda, segura y muy eficaz. Aunque de origen monta una suspensión tirando a firme pero no incómoda, muy recomendable, la unidad de pruebas montaba el sistema electrónico y adaptativo DCC –por 880 euros–, que actúa no sólo sobre los amortiguadores de cada una de las ruedas de manera independiente sino también sobre la dirección electromecánica. El DCC ofrece tres programas: normal, deportivo y confort, que se activan pulsando un botón que hay delante de la palanca de cambios. Independientemente del programa utilizado, unos sensores hacen que durante los procesos de aceleración, frenado o dirección, la suspensión se endurezca en milésimas de segundo para cumplir las exigencias dinámicas de la conducción de forma óptima y reducir así los movimientos de cabeceo y balanceo. En la práctica su funcionamiento es perfecto ya que el coche pisa siempre plano tanto en recta como en cualquier tipo de curva. El único pero que he encontrado es que el eje trasero, de articulación múltiple, es poco ágil y no ayuda a redondear los giros cuando en pleno apoyo soltamos gas o apretamos el pedal del freno.

Las bondades del chasis inteligente unidas a un motor y una transmisión de funcionamiento enérgico e inmediato permiten unas prestaciones de primera. La velocidad máxima que indica el fabricante es de 218 kilómetros/hora y la aceleración 0 a 100 km/h, de ocho segundos. Las mediciones que he hecho confirman la capacidad dinámica de este Scirocco. Recupera de 80 a 120 km/h en 5,7 segundos y el equipo de frenos detiene el vehículo desde 120 km/h en tan sólo 53 metros.

5 Comentarios

Nicolas 26 Abril, 2011

Nunca me ha gustado este diseño

daniel 29 Abril, 2011

A mi me gusta mucho. Es una pasada. El acceso a las plazas traseras es razonablemente bueno (es un coupé) y además son útiles. Buen maletero. Un deportivo para todos los días a un precio razonable.

zour 29 Abril, 2011

160 cv??? me parece un precio excesivo. seria una de mis ultimas opciones.

Rocky 4 Mayo, 2011

esos si que son retique buenos

GT 86, el nuevo deportivo con motor bóxer de Toyota | Autocasion Editorial 29 Noviembre, 2011

[…] firma japonesa respecto a este nicho, podríamos comparar el GT 86 con modelos como el Volkswagen Scirocco, el Audi TT, el Peugeot RCZ o el Nissan […]

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba