Volkswagen Scirocco 1.4 TSI

12 Agosto, 2009, modificada el 9 Febrero, 2011 por

Probamos el deportivo accesible más asequible de Volkswagen. Un coche pensado para conductores que buscan distinguirse del resto, sin renunciar a la eficiencia de combustible y a las buenas prestaciones que ofrece el laureado motor de gasolina 1.4 TSI de 122 CV.

36

Llegó la hora de ponernos al volante del Volkswagen Scirocco más accesible, una versión pensada para los que buscan distinción, eficiencia de combustible y buenas prestaciones sin renunciar al placer de conducción que ofrece un motor de gasolina turboalimentado. Todo por un precio ajustado frente a su competencia directa premium, –Alfa Romeo GT, BMW Serie 1 Coupé, Volvo C30 (este último, pese a tener una imagen más de compacto comparte configuración de 4 plazas con el alemán)-, que no ofrece motores de acceso como el que nos ocupa.


También es cierto que el Scirocco puede ser una alternativa a los compactos de estética más deportiva como los Opel Astra GTC, Renault Mégane Coupé o su propio hermano Golf -disponible también en 3 puertas- con el que comparte esta mecánica de baja cilindrada, además de la 2.0 TDI de 140 CV y 2.0 TSI de 200 CV que en el Golf GTI ahora rinde 210 CV.

Interior

El habitáculo del Scirocco está pensado para llevar a 4 personas que se benefician de unas cotas de 4.256 mm de largo, 1.810 de ancho y 1.404 mm de altura -la más crítica-.

Las plazas delanteras son espaciosas, aunque su entrada y salida no es cómoda por lo cerca que están del suelo y por los pétalos de los asientos deportivos -muy buenos para sujetar el cuerpo en zonas viradas-. Los mandos del cuadro y la consola central están siempre a mano, como es costumbre en los coches del consorcio alemán, y la calidad general es muy buena con unos ajustes perfectos. Aunque algunos detalles justifican la filosofía de coupé accesible que define a este modelo.


En la parte de atrás, el espacio es algo angosto, debido al tamaño de las ventanillas traseras. Es cierto que se pueden acomodar dos personas siempre y cuando no sobrepasen la altura de los ocupantes delanteros, si estos rondan los 1,80 metros. La posición de los bacquets independientes posteriores tiende al centro, sin nada de espacio entre ellos. El maletero de 292 litros de capacidad parece casi el de un compacto por su profundidad, pero la boca de carga es pequeña y elevada lo que dificulta meter objetos pesados, además sólo se puede abrir desde el interior y a través del botón del mando a distancia. A su favor hay que decir que bajo el piso ofrece rueda de emergencia.


Entre el equipo de serie encontramos faros antiniebla, leds integrados en los retrovisores exteriores, llantas de aleación de 17 pulgadas montadas sobre neumáticos 205/50, volante multifunción de tres radios en cuero y achatado, airbags delanteros -frontales y laterales- y de cortina, anclajes isofix en los asientos posteriores, programa electrónico de estabilidad ESP -con asistente de frenada, ABS, EDS, ASR-, climatizador bizona, control de presión de neumáticos, ordenador de a bordo, radioCD lector de MP3 con 8 altavoces, entrada auxiliar de sonido y retrovisores exteriores térmicos con ajuste eléctrico, entre otros.


Los extras más interesantes para la versión más modesta de este deportivo, que arranca en los 23.130 euros, son: encendido automático de luces con función coming home, retrovisor interior fotosensible, faros bixenón autodireccionables con lavafaros, bluetooth, asientos de cuero térmicos con ajuestes eléctricos y suspensión adaptativa electrónicamente DCC. Además existen dos paquetes de equipamiento que engloban varios sistemas: el Hi-tech por 665 € y el Premium por 740 €.

Comportamiento y Prestaciones

El motor de nuestro protagonista ya es conocido en nuestra redacción por sus buenas maneras. Los 122 CV de potencia a 5.000 rpm que anuncia, con sólo 1.4 litros de cilindrada -ayudados de un turbo-, ofrecen 200 Nm de par entre 1.500 y 4.000 rpm.
Esto se traduce en cifras prestacionales buenas de sensaciones notables gracias a su empuje lineal y constante, elástico hasta las 6.500 rpm más o menos y de sonido picante. Los primeros 100 km/h los cubre en 9,7 segundos y la punta se queda en los 200 km/h. Cifras poco escandolosas, pero convincentes en conducción, al igual que los consumos: 8,4 litros en ciudad, 5,3 en carretera y 6,4 en ciclo combinado -todos ellos a los 100 km, y fieles a la realidad-.


Los 1.244 kg de peso, junto con una batalla de 2.578 mm, y una suspensión bien tarada, que idealiza el compromiso perfecto entre comodidad y eficacia -en el que el perfil de nuestras ruedas tienen también algo que decir-, dan como resultado un coche estable y seguro, de reacciones nobles y tendencias subviradoras al límite, momento en el que el ESP -permisivo-, que actúa junto con el control de tracción, nos sujeta.


El tacto general es suave, como ocurre en otros modelos del grupo. La dirección asistida es exacta y se endurece progresivamente para transmitir exacta cada curva. El cambio, manual de 6 velocidades, es extraordinario para conducción urbana, circustancia en la que el uso intensivo de la palanca no da pereza alguna, y algo inexacto cuando nos proponemos buscar las cosquillas a este gracioso bloque TSI. Los frenos mantienen la tónica establecida en el resto del conjunto y responden a la perfección.


Estamos ante un coupé accesible de imagen distinguida y comportamiento ejemplar que supone un acierto seguro por su equilibrio general, y más concretamente por su gran relación entre sensaciones al volante y consumo.

Destacable

– Motor elástico.
– Consumos.
– Imagen distinguida.

Mejorable

– Acceso a las plazas traseras.
– Equipo de serie justo.
– Algunos detalles de acabado.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba