*

Volkswagen Passat 2.0 TDI 140 CV: Diésel razonable

7 Julio, 2011 por

La berlina media alemana por excelencia se renueva con leves retoques estéticos, tanto exteriores como interiores, más equipamiento tecnológico, de confort y seguridad, y perfecciona la eficacia de su mecánica estrella TDI de 140 CV.

No valorado

Destacable

  • Consumos muy afinados.
  • Equilibrio general.
  • Espacio interior.

Mejorable

  • Respuesta a bajo régimen.
  • No tiene faros bixenón de serie.
  • Tapa del maletero pesada.

Hemos probado el Volkswagen Passat: ¿cuál es el veredicto?

Empiezo a conducir el Volkswagen Passat con la convicción de que es más nuevo de lo que sugiere a simple vista. Algo normal, últimamente, en la gama de Wolfsburg, con novedosos modelos que parecen más rediseños que otra cosa. Así, esta berlina media bebe del Jetta y el Phaeton, ambos renovados antes que él, y supone un salto cualitativo -dentro de su carácter conservador- para continuar siendo un referente en su segmento, en el que militan los Citroën C5, Ford Mondeo, Honda Accord, Mazda6, Opel Insignia, Peugeot 508, Renault Laguna, Seat Exeo, Skoda Octavia y Toyota Avensis.

¡No te pierdas la “videoprueba” que hemos realizado sobre este Volkswagen Passat!

Habitáculo: La vida sigue igual… más o menos

En el habitáculo, los cambios también son mínimos. Destaca el recién estrenado volante, el mismo que en el resto de los nuevos modelos, junto con los mandos del climatizador y el equipo de sonido. Entre éste y las salidas de aire hay un reloj heredado de su hermano mayor y buque insignia de la firma germana.

Por lo demás, todo igual. La calidad percibida mantiene ese nivel casi premium marca de la casa y tanto la habitabilidad como la ergonomía son otros de sus pilares fundamentales. Sus más de 4,7 m de longitud te permiten viajar en las plazas traseras a tus anchas, ya que tienes espacio para las piernas y altura libre al techo suficientes para tallas grandes -hasta la plaza central es cómoda-. Capacidad que completa un maletero de 565 litros, más si abates el respaldo asimétrico del banco trasero.

El acabado del coche probado es un Advance y empieza en 28.680 euros con todo lo esencial, en lo que a equipamiento de confort y seguridad se refiere: leds en los intermitentes de los retrovisores exteriores, llantas de 16 pulgadas con neumáticos de baja resistencia a la rodadura de 205 mm de ancho y 55 de perfil, parabrisas antiacústico, retrovisores exteriores eléctricos y calefactables -el del conductor con ajuste automático antideslumbrante-, reposabrazos central delantero y trasero, volante y pomo del cambio de cuero, airbags delanteros (el del pasajero se puede desactivar), de cortina -delanteros y traseros-, detector de fatiga, encendido automático de luces de emergencia, inmovilizador electrónico, ESP, ABS con asistente de frenada de emergencia, ASR -control de tracción-, EDL (bloqueo de diferencial electrónico), MSR -regulador del momento de fricción del motor-, dos anclajes isofix en las plazas traseras, freno de mano eléctrico con activación automática y asistente de arranque en pendiente, ordenador de a bordo con avisador de cambio óptimo de marcha, Start-Stop desconectable, asientos delanteros ajustables en altura y con apoyo lumbar (eléctrico, como el respaldo, en el del conductor), ganchos en el maletero para sujetar bolsas, climatizador bizona con salidas de aire traseras, tomas de 12V en el maletero y la consola central posterior, retrovisor interior fotosensible, sensores de luces y lluvia y luces diurnas en los antiniebla delanteros. ¡Casi nada!

Mecánica: Opción razonable

El motor del coche que ves en las fotos es el 2.0 TDI common rail de 140 CV -a 4.200 rpm-, menos contundente y más lineal que los bomba-inyector al entregar su par máximo, 320 Nm entre 1.750 y 2.500 rpm. Para mí, es la mecánica diésel más equilibrada y racional, siempre que necesites un bloque de gasóleo por la cantidad de kilómetros que haces al año -mínimo, 30.000-.

Ofrece una gran relación entre prestaciones y consumo, hace el 0 a 100 en 9,8 segundos y alcanza los 211 km/h de velocidad máxima, registros suficientes para moverte con soltura con un gasto medio de 4,6 litros y 119 gr/km de emisiones -ambos a los 100 km-; aunque durante la prueba he hecho 6,5 litros de media en conducción deportiva y a velocidades impensables en estos tiempos tan restrictivos.

Todo esto significa que se mueve muy a gusto a velocidades de crucero superiores a 150 km/h -a 2.500 vueltas en sexta-, gracias a una transmisión manual de 6 relaciones, de tacto fácil -inexacto en cambios rápidos- y desarrollos largos. La suspensión mantiene un equilibrio cómodo y sin balanceos -inclina lo justo y de una vez- cuando tiras del volante, suave y exacto al dirigir las ruedas, que se olvidan de las imperfecciones del asfalto. Al límite y en apoyo es casi imposible descolocar sus 1.532 kg de peso y el subviraje es mínimo; aunque sí lo he notado más ágil y efectivo que el anterior Passat, el bloqueo del diferencial delantero se nota.

El Volkswagen Passat 2.0 TDI BlueMotion Technology 140 CV es una compra con cabeza y seguro que no te defrauda. Todo lo hace bien.

3 Comentarios

Probamos el Volkswagen Passat 1.8 TSI | Autocasion 14 Noviembre, 2011

[…] mima a sus pasajeros con dulzura. Aunque, si tus viajes se van a multiplicar, echa un vistazo a la versión diésel… DestacableViajes confortables. Postura de conducción muy buena. Espacio para los […]

NELU 11 Diciembre, 2012

una mierda

nelu 11 Diciembre, 2012

una mierda mal de inyectores mal de bomba

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba