Volkswagen New Beetle Cabrio 1.6

3 Septiembre, 2009, modificada el 9 Febrero, 2011 por

El remake del popular “Escarabajo” gana enteros en versión descapotable. Capricho atemporal, se combina bien con el motor de gasolina 1.6, suficiente para gozar del cielo por techo.

26

En 1998 Volkswagen lanzó un modelo pensado para nostálgicos. Se trataba del New Beetle, entroncado con el famoso Escarabajo con el que Hitler pretendió motorizar a las clases populares alemanas.


Luego, en 2003, se reeditó la versión descapotable New Beetle Cabrio, hoy competidor por excelencia del Mini Cabrio -en breve también del Fiat 500C-, que como su hermano cerrado se sustentaba sobre la plataforma del Golf de cuarta generación. Dos años más tarde, Volkswagen acometió una renovación estética, achatando pasos de rueda y procurando un aspecto menos abombado, un punto más afilado, con nuevas ópticas, intermitentes, pilotos, paragolpes y detalles internos.

Interior

El New Beetle, y el Cabrio no es excepción, es un automóvil condicionado por el diseño. Poco importa que el tamaño, a partir de una longitud de 4.129 mm y una distancia entre ejes de 2.515, sea razonable, porque el habitáculo es pequeño -hay utilitarios más habitables-, sobre todo en la altura trasera. Con todo, sus 4 plazas son aptas para pasajeros de talla media.


La estética también limita la visibilidad en los ángulos posteriores. Lo mismo el maletero, que se defiende con 209 litros 769 si vencemos los respaldos traseros- y alberga rueda de emergencia bajo el piso, pero que presenta una boca realmente angosta. Por cierto, la capota textil, de excelente acabado interior -la calidad general es uno de sus fuertes- se abate a coche parado sobre la zaga, de forma electrohidráulica y una vez soltado el gatillo -algo incómodo de accionar- que la engancha al marco del parabrisas. Ya quitada -es bastante hermética al viento- puede protegerse con una funda específica. Otra cosa: se pueden escoger distintas combinaciones de color techo/carrocería.


La equipación suma 4 airbag, arcos antihundimiento traseros -saltan automáticamente ante la inminencia de un vuelco-, ESP, aire acondicionado, 4 elevalunas -un botón los baja a la vez-, radio-CD o cierre con mando. La versión probada, la más accesible –26.150 euros-, relega las llantas de aleación -555 euros- a los opcionales, como el cambiador de CD’s -530 euros-, el sensor de lluvia -con alarma y retrovisor fotocromático, por 750 euros-, el deflector antiturbulencias -300 euros-, los antinieblas -170 euros, o 220 con asientos delanteros calefactados-, el sensor de parking trasero -1.200 euros al sumar tapizado parcial de cuero y el citado deflector-, o la preinstalación de telefonía -500 euros-. De navegador, climatizador, Bluetooth o xenón, nada de nada.

Comportamiento y Prestaciones

Como decíamos, hemos probado el New Beetle Cabrio más asequible, impulsado por un veterano motor de gasolina 1.6 de 8 válvulas que, actualizado, llega a nuestros días en otros modelos del grupo V.A.G. Da 102 CV y 148 Nm, a priori correctos para 1.202 kg de coche.


Se liga a un cambio manual de 5 marchas -en el Beetle cerrado puede hacerlo a una caja automática- de buen accionamiento y desarrollos cortitos que procuran buena salida. Su respuesta cotidiana, sobre todo en ciudad, es agradable, pero una punta de 179 km/h y un 0-100 km/h de 11,6 segundos advierten maneras tranquilas. De hecho, le cuesta recuperar velocidad e invita a la calma puestos a realizar adelantamientos apurados. Lo suyo son ritmos tranquilos en los que disfrutar de paseos con la capota plegada -20 segundos en dejarnos al descubierto-. El gasto, unos 8,5 litros a los 100 –7,7 anuncia VW-, con emisiones de 185 gr/km.


Eso sí, por comportamiento es privilegiado, fruto de una robustez de bastidor y chasis -con suspensiones independientes- fabulosa. Firme pero cómodo, a diferencia de muchos descapotables no acusa los baches con crujidos o vibraciones transversales acusadas, ni yendo ligeros. Frena bien y la dirección es cómoda y precisa, buen colofón a un conjunto que apunta a clásico, aunque no es barato. Es más, por 1.500 euros extra nos hacemos con un VW EOS 1.4 TSI, mucho más moderno, con techo duro escamotable y función solar, mejor maletero y acabado, y un motor más prestacional. Vale, no tiene tanto glamour…

Destacable

-Calidad en general.
-Bastidor y chasis robustos.
-Imagen clásica y exclusiva.

Mejorable

– Visibilidad.
– Plazas traseras justas. Boca del maletero.
– Recuperaciones lentas.

1 Comentario

VW Beetle 2.0 TDi Clean Diesel, 140 CV de bajo consumo | Autocasion.com 6 Febrero, 2012

[…] anterior generación, denominada New Beetle, ya contaba con su versión diésel TDi de 1,9 litros. La actual motorización es la conocida 2.0 […]

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba