Volkswagen Jetta 1.4 TSI 140 cv

, modificada el 24 enero, 2011 por

El Jetta está a medio camino entre un compacto y una berlina de tres cuerpos. Con la base del Golf, supone una alternativa frente a las berlinas medias por tamaño y precio.

7

20/06/2007— Carlos Lera

El Jetta está a medio camino entre un compacto y una berlina de tres cuerpos. Con la base del Golf, supone una alternativa frente a las berlinas medias por tamaño y precio.

Si a la calidad del Golf añadimos un maletero de 527 litros nos encontramos con una auténtica berlina media derivada del compacto de referencia, a cambio de unos 2.000 euros extra. Si alguien quiere una berlina pero éstas le parecen demasiado “serias”, grandes y caras, también puede encontrar en el Jetta el equilibrio entre línea más juvenil, tamaño contenido y precio competitivo: unos 4.000 euros menos comparando el Jetta con motor 1.4 TSI de 140 cv respecto al Passat con motor 2.0 FSI de 150 cv, y además unos 20 centímetros menos de longitud que no se traducen en proporción al espacio interior, no tan alejado de su hermano mayor.


La diferencia de capacidad del maletero es de tan sólo 38 litros a favor del Passat mientras que en el interior las plazas delanteras son prácticamente similares en cuanto a espacio, aunque las traseras claramente más amplias en el Passat. Sin embargo, salvo por anchura en el Jetta resultan perfectamente utizables por adultos. Precisamente por contar con una anchura limitada en la butaca trasera podemos decir que el Jetta no es aconsejable para tres adultos en los asientos traseros, pero sí para dos ocupantes adultos o tres niños.


El carácter práctico del maletero tiene no obstante sus pegas. La boca de carga es corta y no tiene mucha altura, por lo que costará cargar objetos de gran volumen más que en una berlina media concebida como tal. Sin embargo es una excelente opción por precio frente a éstas, puesto que salvo que se utilice con cinco pasajeros con frecuencia cumple muy bien su cometido de “coche de familia”.


Comportamiento
Los componentes mecánicos son similares a los del Golf, por lo tanto el comportamiento es equiparable en casi todos los aspectos. Sólo rodando deprisa y buscándole las cosquillas se advierte que las masas del maletero suspendidas sobre el eje trasero provocan una dirección con algo menos de aplomo y cierta flotación del tren delantero, pero ya digo: hilando muy fino. Tanto por frenos como por suspensiones resulta un coche equilibrado y seguro en marcha, y pese a la comentada repercusión de las masas traseras la dirección es muy buena y fiable.


Motor
En cuanto al motor poco podemos añadir a lo que dijimos en su día del mismo propulsor probado en el Golf y os remito a esa prueba para ampliar información. Es excelente por respuesta al acelerador y progresividad, tiene una potencia más que suficiente para todo uso y el consumo de gasolina es muy bueno, aunque superior a la versión diésel comparable (2.0 TDI 140 cv). La elección entre uno y otro combustible debe basarse en dos cuestiones. Por un lado la práctica, pues si se recorren más de 30.000 kilómetros anuales la diferencia de precio favorece la opción TDI; pero por otro la pasional, pues la respuesta, sonido y dulzura del TSI no tiene parangón en el motor a gasóleo… dicen que elegir es renunciar.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba