Volkswagen Golf R

18 septiembre, 2009

Otra de las sorpresitas que Volkswagen tenía reservadas para Frankfurt era este Golf de altos vuelos, con motor 2.0 TSI de 270 CV. Da un tope de 250 km/h.

Para competir con los Audi S3/S3 Sportback, Ford Focus RS, Dodge Caliber SRT4, Mazda3 MPS, Mini JCW, Opel Astra OPC, Renault Mégane Renaultsport y Seat León Cupra R, el fabricante de  Wolfsburg no se lo ha pensado dos veces y plantea un súper Golf GTI, por otra parte relevo del anterior Golf R32 de 250 CV, de nuevo con mecánica de gasolina de 2 litros y 4 cilindros -152 kg de peso-, con turbo a 1,2 bar de presión, 16 válvulas e inyección directa, que eleva rendimiento a 270 CV a 6.000 rpm -136,6 CV/litro- y 350 Nm de par máximo, constante de 2.500 a 5.000 vueltas.


De hecho se trata del mismo motor de sus “primos” de consorcio, con variaciones en el software de gestión y la presión de soplado del turbo. Hablamos del Golf R, disponible en carrocerías de 3 y 5 puertas y que se podrá solicitar con cajas de cambio manual o automático secuencial de doble embrague DSG, siempre de 6 relaciones. Contará con el apoyo de la tracción total 4Motion conectable mediante embrague multidisco Haldex -llega a derivar el 100% de la fuerza al eje trasero en caso de necesidad-.


Consigue un máximo de 250 km/h -electrónicamente ajustado-, pero también un rápido sprint de 0 a 100 km/h de 5,5 segundos 5,7 con cambio manual- y un kilómetro con salida parada en 25,4 segundos, con un gasto medio que el frabricante alemán cifra en 8,5 litros a los 100 -199 gr/km-, bastante bueno para el potencial general que libera.


Desde un punto de vista estético, y aún sin estridencias, la versión R del Golf se caracteriza por un chasis privativo 25 mm más bajo y duro, así como por paragolpes exclusivos, más prominentes y dotado, en el caso del frontal, de 3 grandes tomas aerodinámicas -para refrigerar de mejor modo motor y frenos, estos de 345 mm en el eje anterior y de 310 en el posterior-, 2 laterales y una central, bajo la matrícula. Coronando las primeras, 2 esbeltos intermitentes que remiten a los del también VW Scirocco.


A todo ello, monta ESP calibrado para la ocasión, deflector en el borde superior del portón, taloneras -ente el kit aerodinámico y lo bajo de las suspensiones el aspecto es mucho más asentado y musculoso que en otros Golf-, gomas 225/40 -o como extra 235/35 sobre llantas de 19 pulgadas– iluminación bixenón y luz diurna mediante led, doble escape trasero separado pero centrado, pilotos en rojo oscurecido mediante diodos luminosos, llantas de 5 palos triples y 17 pulgadas con el distintivo R lacado en negro brillante…

El interior, claro, no le va a la zaga, y sin ir más lejos se personaliza a base de asientos tipo báquet con bordes de cuero, pedalier metálico con tacos de goma, volante súper ergonómico de base plana y motivos lacados en negro, apliques decorativos en aluminio cepillado… El coche llega entre finales de año y comienzos de 2010.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba