Volkswagen Golf GTE híbrido enchufable: primer contacto

Volkswagen Golf GTE híbrido enchufable: primer contacto

El Volkswagen Golf GTE propone un concepto muy interesante: un modelo de corte deportivo con 204 CV, pero capaz de circular en modo eléctrico y sin consumir combustible. ¿Cómo resulta esta apuesta?

Nuestra valoración: 8,0 Notable

8

8

9

7

8

8

Destacable

  • Conducción con cero emisiones.
  • Prestaciones en modo GTE.
  • Rapidez de recarga.

Mejorable

  • Maletero.
  • Autonomía eléctrica inferior a 50 km.

¿Puede un coche que utiliza la tecnología híbrida ser tan divertido y emocional como un potente gasolina? Por supuesto, y así nos lo demuestra la marca alemana con su nuevo Volkswagen Golf GTE.

Hablamos de un vehículo que emplea una mecánica TSI asociada a un motor eléctrico y que en conjunto ofrecen una potencia máxima de 204 CV. Sinceramente -y tras ponernos al volante-, creemos que el compromiso entre eficiencia y deportividad está más que logrado: podemos circular por ciudad con cero emisiones y nulo gasto de combustible y pasarlo en grande activando el “modo GTE” y sacando el máximo partido a toda la potencia.

Es el coche perfecto para aquellos apasionados del VW Golf GTI (de hecho, estéticamente son casi idénticos), pero que van a realizar la mayor parte de sus recorridos por ciudad y no quieren hacer frente al mayor gasto de carburante. Aunque, eso sí, están dispuestos a divertirse un fin de semana “quemando gasolina”.

Otra razón poderosa para dudar entre el GTI y el GTE es que este último se pondrá a la venta en España en febrero a un precio que, con ayudas del Estado y Plan PIVE, podría situarse en torno a los 31.000 euros, cifra similar a la del potente modelo de gasolina.

Diseño ¿Es un VW Golf GTE o un VW Golf GTI?

El diseño, casi idéntico al del GTI.
Ampliar

Para diferenciar el Volkswagen Golf GTE de su hermano GTI deberás prestar atención a los detalles. El primero y más representativo es la franja que cruza la parrilla principal, que si bien en el GTI es de color rojo, en el GTE se ha optado por el azul. Por supuesto, las siglas situadas en el frontal y el portón del maletero también distinguen ambos modelos.

Otro elemento característico del nuevo Golf GTE son las luces diurnas, que pasan a ubicarse en la parte inferior del paragolpes y tienen forma de “C”. El interior también es calcado al del GTI, salvo por el tono de contraste en el área de los asientos, las costuras y la iluminación ambiental, para la que de nuevo se ha elegido el azul.

Por lo demás, cuenta con la misma estética de corte deportivo y agresiva del Golf GTI, que sin duda no pasa inadvertida.

Interior Todo lujo de detalles en el Golf GTE

El interior, dominado por detalles en azul.
Ampliar

Precisamente la sensación de estar en un Golf GTI es nuestra primera impresión al acceder al habitáculo de este modelo. Si no fuera por el cuadro de instrumentos específico del Golf GTE, que sustituye el cuentrarrevoluciones por un potenciómetro, y los botones situados junto a la palanca de cambios para seleccionar el modo de conducción, no seríamos capaces de notar el cambio.

La habitabilidad interior es idéntica a la de las versiones gasolina y diésel del Volkswagen Golf. Esto quiere decir que no estamos ante el modelo más amplio del segmento, pero cuatro adultos pueden viajar con total comodidad. Tan solo cabe mencionar la pérdida de capacidad del maletero debido a la colocación en su fondo de las baterías encargadas de alimentar el motor eléctrico: aquí tenemos a nuestra disposición 275 litros de carga, 105 litros menos que en un Golf “normal”.

Nos llama la atención que, gracias a mantener invariables muchas características, Volkswagen ha conseguido que percibamos este GTE como un Golf ya conocido y apenas necesitemos tiempo de adaptación. De hecho, uno de los lemas de la marca es “primero Volkswagen y luego eléctricos“.

Motor VW Golf GTE: 204 CV para pasarlo en grande

Los motores de gasolina y eléctrico del GTE.
Ampliar

El Golf GTE forma parte de la ofensiva de modelos de bajas emisiones prevista por Volkswagen, con la que pretende convertirse en el fabricante más sostenible del mundo. Y no se trata de un objetivo formulado a la ligera: la compañía quiere invertir nada menos que 56.000 millones de euros en los próximos años para lograrlo.

Pero centrémonos en este GTE, que precisamente forma parte de esa estrategia. VW nos propone la combinación de un motor 1.4 TSI de gasolina e inyección directa de 150 CV con otro eléctrico de 75 kW, equivalente a 102 CV. Ambos ofrecen en conjunto una potencia aproximada de 204 CV.

Con las baterías cargadas, este modelo promete una autonomía en modo eléctrico de 50 km, aunque en la práctica hemos comprobado que se queda alrededor de los 35 kilómetros. Pero esto no es demasiado inconveniente, porque a través de una toma situada tras el logo principal de la parrilla podemos recargar las baterías en tres horas y 45 minutos en un enchufe doméstico o en dos horas y 15 minutos en un wallbox, equipo que podemos instalar en nuestro garaje. Si sumamos la autonomía del propulsor eléctrico y el de gasolina, podemos recorrer una distancia aproximada de 940 kilómetros.

Con la incorporación de esta mecánica, el Golf se convierte en el primer modelo en el mundo que equipa todos los sistemas de propulsión principales: gasolina, diésel, gas natural, híbrido enchufable y eléctrico.

Comportamiento Un comportamiento "muy GTI"

Hasta 204 CV en modo GTE.
Ampliar

Llega el momento de conocer lo que nos ofrece este modelo en la carretera. Nuestra primera parte del trayecto a bordo del Golf GTE transcurre por ciudad, así que decidimos optar por el modo eléctrico de conducción de entre los cinco que ofrece y que detallamos a continuación:

  • E-Mode: es el modo puramente eléctrico, con cero emisiones. Es el ideal para moverse en ciudad sin gastar una gota de combustible.
  • Hybrid Auto: los motores eléctrico y de combustión funcionan en conjunto y el GTE los combina de la forma más eficiente posible.
  • GTE Mode: ambos propulsores se conjugan para ofrecer la máxima potencia. La dirección se endurece y el acelerador se vuelve más sensible. Es lo más parecido a conducir un GTI.
  • Battery Hold: permite guardar la carga de la batería restante para utilizarla después si, por ejemplo, vamos a acceder a la ciudad.
  • Battery Charge: se emplea el motor TSI para recargar las baterías. No es un sistema de carga muy recomendable, ya que aumenta bastante el consumo de combustible.

Si circulamos en modo 100% eléctrico, ya percibimos un modelo duro de suspensiones, que nos anticipa lo que nos encontraremos en el programa GTE. En este último, las prestaciones son más que interesantes: aceleramos de 0 a 100 km/h en 7,6 segundos, con una velocidad máxima de 222 km/h. El comportamiento aquí es muy eficaz, el sonido deportivo se acentúa de forma artificial a través de los altavoces y comprobamos que la conducción se torna mucho más divertida.

Lógicamente, al volante de un GTI aumentan las sensaciones, puesto que el GTE dispone de algo menos de potencia y su peso se sitúa en 1.524 kilos, unos 170 más que su homólogo de gasolina. Cabe decir que los frenos soportan con eficacia este incremento en la báscula.

Equipamiento ¡A este VW Golf GTE no le falta de nada!

Estas siglas delatan a este GTE.
Ampliar

Volkswagen también ha querido asemejar el Golf GTE al GTI en cuanto a equipamiento. Esto significa que no echaremos en falta casi nada, al disponer de los siguientes elementos destacables:

  • Faros principales Full LED.
  • Luces diurnas y pilotos traseros también LED.
  • Llantas de aleación de 17 pulgadas.
  • Asientos deportivos.
  • Volante deportivo multifunción.
  • Sistema de infoentretenimiento “Composition Media”.
  • Iluminación ambiental azul.
  • Servicios móviles online.
  • Pedales de acero.

Consumo VW Golf GTE: consumo medio de 1,5 l/100 km

Las baterías se recargan en pocas horas.
Ampliar

Nuestra toma de contacto apenas sirvió para sacar conclusiones precisas sobre el consumo. Sí pudimos comprobar que recorrer los 50 kilómetros que anuncia el GTE en modo 100% eléctrico es prácticamente imposible. Aun así, a plena carga eléctrica Volkswagen anuncia un consumo medio de solo 1,5 l/100 km durante los 100 primeros kilómetros, sumados a los 11,4 kWh/100 km de electricidad.

En modo híbrido y con ambos motores funcionando, el ordenador de viaje marcará cifras en torno a los 5 y 6 l/100 km.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba