Volkswagen Golf GTD DSG

30 Septiembre, 2009, modificada el 9 Febrero, 2011 por

Más racional por consumo que su gemelo GTI, encuentra el punto exacto entre confort de marcha y sensaciones deportivas. He aquí la sexta generación del Golf diésel más potente.

28

El GTD no sabe de niveles de acabado, ni de mecánicas variopintas. Es una versión única y contundente por igual, el álter ego eficiente del GTI que también hemos probado.


Las credenciales de la versión de gasóleo más deportiva del Volkswagen Golf son de sobra conocidas. Nosotros nos hemos puesto al volante para contaros cómo se comporta la sexta generación de este compacto sobrealimentado que sustituye al anterior Golf V GT TDI.


Quizá sorprenda, pero el icono de los compactos diésel picantes no es el más potente. Por delante están los BMW 123d -204 CV-, el nuevo Mazda3 2.2 CRTD de 185 y el Toyota Auris, sustituto del Corolla, que despliega 177 CV. Después aparecen los motores TDI de 170 que montan Audi A3, Seat León FR y nuestro protagonista, uno de los favoritos del público.

Interior

Sus 2.578 mm de batalla homologan 5 plazas, pero en trayectos largos tres adultos de talla media viajan justos atrás. El coche mide 1.799 mm de ancho, por 4.199 de largo, y tiene capacidad para 350 litros en el maletero -1.305 con los asientos abatidos-. Lo probamos con carrocería de cinco puertas.


Por dentro, resuelve de cine. Acabado de calidad y ensamblaje culminan un puesto de conducción de ergonomía vigilada. Los asientos, deportivos, van forrados en tela e intercalan negro y gris. Son específicos de la versión, pero se inspiran en el GTI Mk-1, el primer Golf GTI de los 70.


El equipamiento es el mismo que el de su hermano gemelo, pero sin diferencial XDS -ni siquiera entre los opcionales-. Incluye control de estabilidad, faros de xenón con iluminación adaptativa, ordenador de viaje, retrovisor interior con oscurecimiento automático, climatizador y conexión USB para equipo de sonido.


Y suma la dotación de seguridad presente en toda la gama: 7 airbag -incluído el de rodilla para el conductor- anclajes Isofix para sillitas infantiles y reposacabezas activos delanteros con sistema Wok, que contrarrestan el efecto latigazo cervical en caso de colisión.

Comportamiento y Prestaciones

Sin ser tan radical como un GTI es reactivo a la acción del pedal derecho y sólo emplea 8,1 segundos en alcanzar los primeros 100 km/h. Lo mejor es cómo asimila sus 350 Nm de par: no acusa pérdidas de tracción en aceleraciones y el eje motriz digiere de lujo al abrir gas de golpe. Llevado al máximo, logra 220 km/h de punta.


La dirección es precisa, transmite con exactitud lo que sucede entre las ruedas y el asfalto -en esto, también influyen las llantas de aleación específicas de 17 pulgadas-. Se endurece a medida que aumenta la velocidad, pero, a la vez, es confortable y sedosa desde el primer contacto. Una garantía a la hora de sacarle jugo a los 170 CV del conocido motor de 2 litros que anima al mismísimo Audi TT, por citar un ejemplo.


Balanceos ninguno. El chasis responde de cine, con suspensiones deportivas de tarado específico que mantienen el coche asentado en todo momento. Lo mismo con los frenos de disco, progresivos, sujetan el coche de maravilla.


Con todo, es fácil afrontar virajes. El GTD es predecible –tracción delantera– y fiel, mete el morro por donde se le pide, sin mayor sobresalto. Apoya, vira y se desenvuelve en carreteras sinuosas de maravilla, no se descoloca.     


El cambio automático y secuencial DSG de doble embrague acentúa el confort de marcha. Es de 6 velocidades. Lo conocéis porque lo hemos probado en varios modelos -leer sobre este cambio en el Scirocco-. Es una joya camaleónica; rapidísimo en conducción alegre -sin apenas caídas de régimen- y sosegado a bajas velocidades. En todo caso, no entiende de brusquedades.


El último GTD ofrece sensaciones de corte deportivo sin descuidar confort y consumo -declara 5,6 litros, pero en la práctica se mueve más en el entorno de los 7-. Eso sí, la polivalencia se mide en un buen puñado de euros –29.890-, amortizables respecto del GTI, 800 euros más caro -40 CV más potente-.

Destacable

– Equilibro confort y deportividad.
– Consumo y prestaciones.
– Decisivo con el DSG.

Mejorable

– Espacio interior atrás.
– Precio.
– Diferencial electrónico XDS no disponible.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba