Volkswagen Eos 2.0 TDI

29 Marzo, 2007, modificada el 24 Enero, 2011 por

El motor 2.0 TDI de 140cv ligado al cambio DSG, conforman una oferta única en el segmento de los convertibles, pero su precio puede ser demasiado elevado para un coche que no ofrece un comportamiento excepcional

7

El primer cupé cabrio de Volkswagen presume de contar con muchas de las cualidades mecánicas y ergonómicas del Golf -modelo de cuya base se sirve-, además, su imagen especialmente atractiva y la gran funcionalidad del techo duro retráctil, son los grandes credenciales de este modelo. El principal defecto en relación a la mayoría de sus competidores es el precio, realmente elevado para un coche con un motor de potencia intermedia que ofrece un consumo adecuado, pero que no destaca por un comportamiento descaradamente mejor que el de sus rivales.


La combinación del motor 2.0 TDI de 140cv con el nuevo cambio de doble embrague DSG, conforman una oferta única en el segmento de los convertibles. El Eos TDI-DSG se revela como un coche especialmente atractivo, que hereda las ventajas mecánicas y algunas referentes al comportamiento y la habitabilidad que el Golf impone a sus rivales del segmento C, sin embargo, a pesar de ser uno de los más caros no soluciona ciertos problemas de ruido provenientes de la escasa solidez de la carrocería, que se detectan en todos los coches de este tipo.

  • Comportamiento



  • Interior y maletero



Comportamiento

El Volkswagen Eos puede presumir de compartir ciertos elementos con el Golf que contribuyen a un comportamiento de altura. La dirección, de gran precisión y mejor tacto, gracias al sistema de endurecimiento progresivo, o los frenos, que cuentan con toda la potencia necesaria. Pero, desde luego, el Eos no ofrece la misma estabilidad en carretera que el Golf. Sus suspensiones se muestran más confortables que firmes y por tanto, son más indicadas para viajar que para una conducción más deportiva.


La carrocería tiene una solidez limitada y esto se traduce también en un incremento del ruido, y no sólo del motor, sino de la resistencia al aire que el coche causa al circular. Un defecto este, que por otro lado es habitual en los modelos de este segmento.


Las llantas que incluye el Volkswagen Eos de serie son de 16 pulgadas, con neumáticos 215/55 R16, pero se tiene la opción de montar unas de 17 o 18’’. La unidad de prueba, incorporaba las de 17’’ que resultaban adecuadas.

Interior y maletero

En el interior del Eos apreciamos un nivel de calidad elevado. Como en el caso del Golf, el cupé cabrio goza de unos materiales de buen tacto y calidad, un punto por encima de competidores como el Renault Megane CC o el Peugeot 307 CC. Eso sí, el descapotable de Volkswagen puede incluir extras exclusivos como los asientos de cuero ’nappa’, de gran tacto y vistosidad, debido a su color granate, pero el coste de cada una de estas particularidades se paga. 2.385 euros es el importe de los asientos mencionados, y 835 euros, por ejemplo, de los faros adaptativos con bi-xenon (y lavafaros). 


Por lo demás, la ergonomía es correcta y en relación al Golf, tan sólo en la parte trasera es donde apreciamos una pérdida notable de espacio. En las plazas delanteras se viaja con idéntica comodidad al compacto. Pero, sin duda, la mayor diferencia en la habitabilidad que ofrece esta carrocería, reside en el nivel de ruidos. El interior no está del todo bien insonorizado y el motor TDI, de por sí es ruidoso, se hace mucho más audible en el habitáculo del descapotable que en el del Golf. Por supuesto, el maletero también tiene una capacidad limitada de 380 litros, teniendo que respetar el espacio donde se esconde la capota, unas medidas que pueden parecer reducidas pero que está dentro de la media de los vehículos de su segmento.


Una opción interesante a la que se puede optar por un precio asequible (350 euros) es elegir que la última pieza del techo sea acristalada. Esto además de favorecer la imagen del coche y de mejorar la iluminación del habitáculo, permite abrir una pequeña ventana al cielo circulando a cualquier velocidad, algo útil teniendo en cuenta que el Eos requiere estar completamente detenido para escamotear el techo. Sin embargo, también es cierto que esta opción merece la pena ser meditada en un coche que ya de por sí es descapotable.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba