Volkswagen Eos 1.4 TSI 122 CV

1 Octubre, 2009, modificada el 9 Febrero, 2011 por

Con la llegada de modelos tan recientes como el Golf VI o el Scirocco el cabrio de Volkswagen se ha puesto al día, con nuevos motores gasolina de acceso. Probamos el menos potente. 

41

Hace ya más de tres años que el Volkswagen Eos circula por nuestras carreteras, pero con la llegada de modelos tan recientes como el Golf VI o el Scirocco -que hemos probado con el mismo motor que hoy nos ocupa- se ha puesto al día con ligeros retoques estéticos para hacer frente a rivales como los Ford Focus CC, Opel Astra Twin Top, Peugeot 308 CC y Renault Megane Coupé Cabrio.


Mantiene el encanto de los modelos de este nicho con la ventaja de ofrecer un techo solar panorámico y practicable -muy útil cuando hace calor y amenaza lluvia-, y una polivalencia sobresaliente respecto a su hermano menor, el New Beetle Cabrio, de comportamiento menos ambicioso en su versión de acceso que este 1.4 TSI -ahora el más modesto de la gama Eos-.

Interior

El habitáculo de este Volkswagen es como el de cualquiera de sus hermanos compactos de gama, bien resuelto por su calidad de realización y ajuste, y sobresaliente en ergonomía. Destaca el funcionamiento y la estanqueidad del techo CSC que tarda 25 segundos en abrirse o cerrarse por completo, y consigue un ajuste e insonorización perfectos. Otra cosa es el espacio, ya que sus 4.407 mm de largo, 1.791 de ancho y 1.443 mm de alto sólo dejan sitio para 2+2 plazas, que no son 4.


Delante, a nuestras anchas. Pero detrás, pasajeros de poco más de 1,75 m irán incómodos si el conductor y el acompañante también rondan o sobrepasan dicha talla, en parte por el respalso tan vertical del banco trasero -algo habitual en los descapotables en general-. El maletero no parece un problema, por lo menos por las cifras que anuncia, 380 litros en modo coupé y 205 para el cabrio -capacidades suficientes para equipajes de poca altura, cuando vamos descapotados, o adaptables a las formas irregulares del espacio de carga si vamos cubiertos-.


El precio de acceso del coupé cabrio alemán es de 27.680 euros con las llantas de 17 pulgadas, asientos deportivos con cajones debajo, volante multifunción de cuero -como el pomo del cambio y la empuñadura del freno de mano-, 6 airbags, anclajes isofix, faros antiniebla, ESP -con ABS, distribuidor de frenada…-, climatizador bizona, ordenador de viaje, retrovisor interior fotosensible, retrovisores exteriores eléctricos -calefactables y abatibles eléctricamente-, radioCD lector de MP3 con conexión USB y auxiliar -con 8 altavoces, cargador frontal de 6 CD’s, lector de tarjetas SD y pantalla táctil que representa el campo de acción del sensor de aparcamiento trasero-, y sensores de luz y lluvia.


Existe un acabado Excellence por 29.230 € que a todo lo anterior añade: tapizado de cuero, asientos delanteros calefactables, faros bixenón direccionales con lavafaros, luz de giro, alarma y control de velocidad de crucero. Además, nuestra unidad montaba llantas de aleación opcionales -de 17 pulgadas, pero con diseño distinto a las de serie, también sobre neumáticos 235/45-, suspensión deportiva e indicador de pinchazos. Sólo comentar que el tren de rodaje deportivo rebaja la altura del conjunto 15 mm.

Comportamiento y Prestaciones

Poco nuevo podemos decir del bloque 1.4 TSI. Un motor tetracilíndrico elogiado por la entrega de sus 122 CV gracias a un turbo que le hace picante por seguir empujando hasta las 5.000 rpm. Progresivo y elástico, no carece de bajos aunque sí de vacíos de potencia.


Sus 200 Nm entre las 1.500 y las 4.000 rpm prometen una aceleración solvente –10,9 segundos de 0 a 100- y una velocidad máxima suficiente de 196 km/h. Cifras poco escandalosas, pero que no desmerecen a la hora de mostrar agilidad en el Eos -que lastra 1.461 kg-. A su favor unos consumos ridículos y bastante asequibles –8,5 litros en ciudad, 5,4 en carretera y 6,5 en ciclo mixto, todos a los 100 km-, si el pie derecho no nos pesa.


Tanto la dirección como el cambio -manual de 6 velocidades– ofrecen un tacto perfecto para disfrutar del paseo en un descapotable. El volante transmite perfectamente cada viraje y en conducción deportiva se endurece progresivamente para transmitir aplomo y tranquilidad, en parte ayudado por un chasis robusto que no admite pegas y entra por donde se le manda. La transmisión -de desarrollos largos- es de esas que no cansan, aunque en conducción exigente no es un portento. La suspensión deportiva no es incómoda, pero sí buena opción para controlar los posibles balanceos de carrocería a buen ritmo.


Estamos ante un descapotable bueno, bonito -o más proporcionado con o sin techo que el resto de sus rivales- y de precio ajustado por la tecnología, eficiencia y polivalencia que ofrece. Para los que se plantean la versión TDI, sólo decirles que este pequeño gasolina no tiene nada que envidiarle por suavidad, elasticidad y satisfacción general.

Destacable

– Motor.
– Polivalencia.
– Mecanismo del techo.

Mejorable

– Peso.
– Espacio de las plazas traseras.
– Peso de las puertas y el maletero.

1 Comentario

Volkswagen Eos 1.4 TSi Sport: prueba completa | Autocasion.com 30 Julio, 2012

[…] su imagen, no hay demasiadas diferencias respecto a la anterior generación del VW Eos. Lo más destacado es el nuevo frontal, ya característico de Volkswagen, al igual que las ópticas […]

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba