Volkswagen California 2.0 TDI: al volante de una casa26

Volkswagen California 2.0 TDI: al volante de una casa

14 Junio, 2012, modificada el 15 Junio, 2012 por

No es broma, ya que querrás quedarte a vivir en la VW California Comfortline objeto de esta prueba. Dos camas dobles, un habitáculo que se transforma en salón, cocina, nevera, ducha… No necesitas más para enamorarte de esta “casita con ruedas”.

No valorado

Destacable

  • Gran modularidad.
  • Motor muy equilibrado.
  • Puesto de conducción cómodo.

Mejorable

  • Aparatosa en la ciudad.
  • Ajustes de las puertas de los armarios.
  • Insonorización interior.

Confesaré que el mundo del camping en sí no me llama la atención, pero, si se trata de una autocaravana… Ahí ya estamos hablando de otra cosa: me fascinan desde que era una cría. Eso de comprimir en un espacio reducido (luego llegarían los “minipisos”, pero eso es otra historia) el equivalente a una casita y poder marcharte con ella a cuestas donde te venga en gana son mis vacaciones soñadas. En principio, tiene un encanto que me es irresistible, así que cuando se me presentó la oportunidad de probar esta Volkswagen California, no me lo pensé dos veces.

El nombre y el mito que lleva a sus espaldas evoca playa, surf, un verano perpetuo, aire libre… Vamos, que da “buen rollo” sólo con mirarla. Y eso que ya no tiene los simpáticos faros de las primeras generaciones, ni ese aire retro tan “cool”. A cambio, sus dimensiones han crecido hasta los 4,89 metros de longitud, 1,90 de anchura y casi dos de altura para dar cabida a todo lo que puedas imaginar en su interior.

De VW California a chalet de dos pisos: manual de instrucciones

Consulto la documentación de la Volkswagen California (confieso que es la de prensa, no el manual del coche, como siempre recomienda nuestro compañero Rubén Fidalgo) y me fascina comprobar que incluye una especie de plano en planta, como si fuera el de una casa, con la distribución del “salón”, la cocina y el “dormitorio”.

Volkswagen California, techo26
El techo elevable se abre y cierra en pocos segundos. Toldo, sillas, dos pisos... Ya tienes tu "casita". Fotos: Raúl de San Antonio.

Esto promete, así que busco un lugar tranquilo para aparcar y me dedico a investigar absolutamente cada rincón, mando, cajón o botón de la VW California 2.0 TDI Comfortline. Cuando me doy cuenta, ha pasado casi una hora, pero estoy disfrutando muchísimo descubriendo cómo transformar lo que me han dado (a primera vista, un enorme vehículo con cuatro amplias plazas) en un “chalecito” de dos pisos en plena sierra.

Para empezar, cuentas con un puesto de conducción espacioso, asientos que parecen butacones –tienen dos reposabrazos-, multitud de grandes huecos para dejar objetos y un cuadro de mandos bien estructurado. Climatizador, radio, palanca del cambio (automático DSG de doble embrague, por cierto)… todo queda a mano. Lograr la postura correcta al volante es sencillo gracias a los múltiples reglajes del asiento. Al igual que el del acompañante, está calefactado. Un parabrisas enorme ofrece una gran visibilidad; es la ventana principal de nuestra soleada planta baja. Abro la puerta lateral y todo comienza a cambiar.

Una banqueta para dos personas es lo primero que aparece a la vista. Con formas muy planas, se desplaza sobre unos raíles para dar más espacio a las piernas de los ocupantes (hay amplitud de sobra) o al maletero. La muevo hacia atrás y hago pivotar los asientos delanteros, que giran 180º. Los reposabrazos de éstos -sobre todo, los de la banqueta del conductor- se enganchan con el volante y hay que hacer varias maniobras para recolocarlos, pero en poco rato montamos la zona de descanso del salón.

Volkswagen California, fregadero26
Después de comer, podemos hasta fregar los platos; en esta Volkswagen California no falta de nada. Fotos: Raúl de San Antonio.

Nos hace falta una mesa: se encuentra abatida contra los armarios que hay en el lateral opuesto a la puerta corredera. Se desliza, se coloca el “pie” para fijarla al suelo y ya podemos leer, jugar a las cartas o colocar la comida. Y no hablo de unos “bocatas” comprados en el bar o gasolinera más cercana, ni siquiera algo que hayas encargado o elaborado en tu casa. Hablo de “materia prima” que hay en la nevera (uno de los armarios), que podrás cocinar en los fogones ocultos junto a ella. Al terminar, puedes limpiar platos y vasos en el fregadero y guardarlos en el armario inferior.

A la hora de dormir, toca desmontar el saloncito y sacar del cajón bajo la banqueta posterior las “cortinas” que taparán el parabrisas para evitar miradas indiscretas. Un sencillo juego de palancas te permite abatir completamente el respaldo trasero y alinearlo con la estructura (algo así como la mitad de un somier) presente en el maletero. Sobre ella, un cojín de espuma de las mismas medidas que el asiento completa la “cama”, con dos metros de largo y 1,14 de ancho. Puedes guardar almohadas, mantas y lo que necesites en varios armarios situados sobre la banqueta posterior y en uno de los laterales del maletero (no faltan baldas, ni un espejo). Están realizados en aluminio, lo que reduce el peso del conjunto (unas respetables 2,5 toneladas), pero deja un ajuste mejorable en las puertas.

No quiero estropearte las “sorpresas”, así que dejaré que descubras por ti mismo el sistema de ducha o dónde está la mesa para el porche. ¿Cómo? Efectivamente, cuentas con una barra para extraer un enorme toldo, poner debajo las sillas plegables que encontrarás en el portón del maletero y sentarte cómodamente a ver cómo se pone el sol…

El piso de arriba de la Volkswagen California

Es evidente que en la cama anteriormente descrita no habrá sitio para más de dos personas. Y, a primera vista, cada milímetro está ya aprovechado, así que, ¿de dónde sacamos más espacio para las familias usuarias de la Volkswagen California?

Volkswagen California, cama arriba26
El colchón del "piso superior" mide 2 metros de largo por 1,20 de ancho. No faltan las "ventanas" con mosquiteras. Fotos: Raúl de San Antonio.

Tranquilo, no vas a tener que dormir al raso en un saco –a menos que quieras, claro-. Encima del retrovisor interior hay una pantalla digital con un botón que muestra la temperatura de la nevera y… ¡la del “piso de arriba”! Efectivamente, con este mismo botón, el techo comienza a levantarse, hasta desplegar un espacio con un colchón, unas ventanas con mosquiteras y hasta una luz de flexo. Ajustas la temperatura que quieres en la “segunda planta” y ya está todo listo para que cuatro personas pasen la noche tranquilamente en esta Volkswagen.

¿Cómo se conduce una Volkswagen California?
Puede que al despertar quieras desplazarte, ver paisajes diferentes y seguir “descubriendo mundo”… Con el mismo botón, pliegas el techo de nuevo y dejas todo listo para ponerte en marcha.

Evidentemente, hay que tener cuidado con las dimensiones de la Volkswagen California. No se trata de un vehículo que vaya a pasar mucho tiempo en la ciudad, pero, las veces que la visite, tendrá que tener especial cuidado con los parkings (no cabe en todos, debido a su 1,90 m de altura).

Se encuentra mucho mejor en carreteras amplias y abiertas, donde su motor, con 140 CV, mueve con aplomo sus 2,4 toneladas de peso. Marchamos de forma tranquila, acomodados ante el volante, dejando que el cambio DSG gestione las marchas. Siempre podemos optar por hacerlo nosotros de forma manual, algo que quizá sea necesario en las carreteras de montaña. Aquí, las suspensiones hacen un esfuerzo para sujetar la carrocería, pero las lógicas inercias de un vehículo tan grande hacen que se incline. No en exceso, pero los pasajeros de las plazas traseras sí notarán el balanceo.

Al fin llegamos a nuestro destino, habiendo dejado en el camino un gasto de combustible que no llega a los 8 l/100 km, según las cifras oficiales. Será un poco más alto si cargamos a toda la familia dentro de la California y nos acercamos al fin del mundo por vías retorcidas, pero llegaremos. Y si no hay hoteles allí, no importa: por 55.000 euros tenemos uno propio, ultra-exclusivo, que mañana nos permitirá despertarnos en otro lugar.

¿Será la Volkswagen California tu próximo coche?

La Volkswagen California tiene un público muy específico y la mayoría está enamorado del modelo, así que, si te cuentas entre sus seguidores, seguramente acabes con esta flamante “casita con ruedas” en tu garaje. Como rival tiene a la Mercedes Viano, muy similar en precio y con unos acabados de categoría… Sin embargo, el componente emocional pesa y el recuerdo de las Caravelle, también. Si eres un nostálgico y tienes los 55.000 euros que cuesta, quizá estés en la próxima concentración FurgoVolkswagen.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa la Volkswagen California, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso de la Volkswagen California puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

4 Comentarios

Rubén Fidalgo 14 Junio, 2012

Es la solución al problema con las hipotecas, además puedes aparcarla y vivir al lado del trabajo y ahorrarte desplazamientos y atascos.

Agustin de los reyes 14 Junio, 2012

Quiero presupuesto de esta furgona cama me puede interesar gracia Saludo

María José 20 Agosto, 2013

Me gustaría saber el precio total de esta furgona gracias ,estaría interesada según precio

maricruz 11 Junio, 2015

Me gustaria saber la seguridad del techo elevable, si alguien ha tenido algun problema de este tipo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba