Prueba

Videoprueba del BMW i3S 2018: ¿por qué iba a ser aburrido un eléctrico?

43 fotos

Ampliar

08 de noviembre, 2018

Los coches eléctricos son la opción ideal (y casi obligada) de cada vez más ciudadanos españoles. ¿Qué puede ofrecer el que se presupone como el más deportivo del mercado? Os lo explicamos en nuestra videoprueba del BMW i3S...

La transición que está experimentando la movilidad urbana y de la que nos están haciendo obligados partícipes las administraciones centrales supone un brusco cambio para los ciudadanos y sus costumbres. De hecho, aquellos que tienen la osadía de comprar ahora un vehículo alternativo piensan que no volverán a sentir ningún tipo de sensación al volante… pero no es así. Lo cierto es que, aunque a priori no lo sepan, los coches eléctricos pueden ofrecer bastante diversión. Un claro ejemplo, como hemos podido comprobar durante la prueba del BMW i3S 2018, es este, aunque la gran mayoría vayamos a seguir prefiriendo siempre la gasolina.

¿Cómo serán los BMW eléctricos del futuro?

El i3S es la versión más deportiva (si se puede definir así) del urbanita eléctrico y, en parte, revolucionario de BMW. Esa distinción se nota en muchos aspectos: la estética es más llamativa, atractiva y agresiva; el motor es algo más potente y, sobre todo, el comportamiento dinámico que ofrece está más enfocado a salir de la ciudad, a pesar de que eso pueda parecer pura fantasía por aquello de la autonomía. En cualquier caso, es un coche muy consonante con la filosofía que pretende reflejar esa “S” de Sport que lo apellida. Vale, no es la opción más cómoda para ciudad, pero el confort es algo que sí brinda su hermano estándar. Si se quiere algo más pintón, esta puede ser buena alternativa. Todo dependerá de gustos. A nosotros nos ha parecido un coche demasiado duro, pero polivalente, refinado y ecofriendly, que hoy en día es un puntazo.

Videoprueba del BMW i3S 2018

Fotografías y vídeo: Javier Martínez

¿Te ha gustado el vídeo? Pues suscríbete a nuestro canal de Youtube y dale a me gusta. Y, si tienes alguna duda, deja un comentario, estaremos encantados de responderte.

Nuestra valoración: 7,3

Diseño 8

Motor 8

Comportamiento 6

Interior 8

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Etiqueta Cero Emisiones DGT
  • Diseño de la versión S
  • Originalidad

Mejorable

  • Autonomía escasa de esta versión
  • Confort en ciudad

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Más provocador que su hermano

El BMW i3 S es la versión deportiva del eléctrico i3.

43 fotos

Ampliar

La carrocería del i3S se recubre prácticamente en su totalidad por piezas de plástico, que garantizan un menor peso que la chapa. Sus proporciones apenas varían con respecto al modelo estándar del restyling. Este modelo es medio centímetro más corto, un centímetro y medio más ancho y casi otro más bajo por la configuración de una suspensión más firme.

Para ofrecer esa mayor sensación deportiva, el frontal incorpora un paragolpes más agresivo gracias a la simulación de entradas de aire en los extremos y a un pequeño splitter inferior. Además, los bordes que forman los típicos riñones de BMW son en este caso más finos y, como no hace falta refrigeración, no encontramos ni una sola perforación. Su coeficiente de resistencia aerodinámica es de 0,32, que, si bien no es de los más bajos entre sus rivales, sí es mejor que algunos deportivos del mercado. En la parte trasera también cambia únicamente el paragolpes, con una imagen más dinámica.

En el perfil encontramos unas llantas más grandes de 20 pulgadas con diseño exclusivo y unos pasos de rueda pintados en negro brillante. Los neumáticos son dos centímetros más anchos, con medidas 175/55 delante y 195/50 detrás. Lo más característico de la vista lateral son quizá las puertas traseras, que se abren a la inversa para dejar un acceso bastante bueno, gracias en buena parte al generoso abatimiento de los asientos delanteros.

Bajo el capó no encontramos ningún motor, como cabría esperar en cualquier otro coche. En este caso, está colocado en la parte trasera, por lo que la tapa delantera nos sirve para guardar en un pequeño cofre algún objeto de pequeño tamaño, como el cable de recarga, por ejemplo. En conclusión, el coche ofrece una sensación buena de calidad, acorde a lo que se exige a BMW, aunque pueda parecer que la carrocería es algo frágil cuando nos apoyamos. El plástico ayuda a reducir el peso del conjunto y eso es algo que agradeceremos a la hora de conservar energía.

Interior: Calidad y ecología

El interior da una sensación de calidad que no es nada habitual en un coche eléctrico.

43 fotos

Ampliar

En el habitáculo, alguien que ya conozca cualquier i3 anterior no encontrará ningún cambio. Continúa presente la original forma del salpicadero gracias a la cual consiguen ahorrar bastante peso prescindiendo de una pieza que llene todo el espacio central.

También seguimos viendo los mismos materiales ecológicos que ambientan el interior, como la fibra de polímero y carbono, la madera de eucalipto o el cuero. La sensación de calidad es, en general, muy premium. Además, la fibra de carbono que vemos en los marcos de las puertas es totalmente real. Todo el esqueleto del habitáculo está hecho en paneles de este material para aligerar el peso y aumentar la rigidez al mismo tiempo. BMW tuvo que inventar su propio proceso de producción para constriur estos paneles en joint venture para los i3 e i8, ya que normalmente la fibra de carbono se trata de forma artesanal, algo no muy práctico en modelos automovilísticos con tiradas anuales que superan las decenas de miles de unidades.

Al puesto de conducción hay que acostumbrarse, pero una vez familiarizados nos sentiremos relativamente cómodos en él. Los asientos están algo erguidos y el volante, con su peculiar forma de dos radios, tiene un tacto algo duro y rasgado. Sin embargo, como digo, en poco tiempo lograremos un nivel de confort conveniente para que el uso cotidiano no sea un fastidio. En ello ayudan los generosos reglajes de la columna de dirección, el fabuloso espacio del que disponemos y la modularidad del reposabrazos, que colocado en la posición correcta no llegará a estorbar jamás. El selector del cambio es original y resulta hasta práctico y rápido a la hora de maniobrar en ciudad, aunque la posición de parking y el arrancado del motor no estén en el lugar más ergonómico.

Por lo demás, tenemos una pantalla central de 10,25 pulgadas con gran resolución, todo tipo de conectividad, navegación, rápida y sencilla de manejar mediante el mando iDrive y con unos gráficos muy buenos. La pantalla del cuadro de instrumentos es bastante más pequeña, pero no hace falta más: ofrece toda la información que se requiere del sistema eléctrico, de la autonomía y del trayecto y además se lee de un primer vistazo. En cuanto a la climatización, trabaja de manera eficaz y eficiente. Tiene la capacidad de calentar o enfriar el interior sin derrochar demasiada energía, algo fundamental en un coche de este tipo.

Los huecos portaobjetos son casi infinitos. Podemos dejar bultos de un tamaño considerable sobre el salpicadero, en la consola, en los paneles de las puertas o en la consola central.

Para acceder a las plazas traseras hay que abrir antes las puertas suicidas y, por tanto, deben estar abiertas las delanteras. El asiento, bien del conductor o bien del acompañante, se puede abatir para mejorar aún más el acceso y, una vez dentro, la habitabilidad es más que buena para tratarse de un coche urbano. Dos personas de alrededor de 1,80 metros irán con un buen grado de confort. Algo que conviene saber es que el BMW i3 no está homologado para cinco ocupantes, sino sólo para cuatro.

El maletero cubica 260 litros que será lo justo para cargar alguna que otra bolsa de la compra o un par de maletas de cabina. Eso sí, abatiendo la segunda fila nos beneficiamos de hasta 1.100 litros. Además, bajo el capó tenemos el ya citado espacio para guardar algo de pequeñas dimensiones.

Motor: Más potencia que el i3 normal

Imágenes dinámicas del BMW i3 S.

43 fotos

Ampliar

El motor eléctrico de corriente alterna está colocado en posición trasera transversal. Es del tipo síncrono (imanes permanentes), por lo que ofrece el mejor rendimiento en un uso urbano, y declara 184 CV de potencia y 270 Nm de par que están a nuestra disposición de forma instantánea. Este mecanismo destaca por su rendimiento en el arranque y a medio régimen. Además, sus dimensiones compactas son muy útiles a la hora de reducir peso. Alcanza los 100 km/h desde parado en 7 segundos y una velocidad máxima de unos 160 km/h, según datos de homologación.

La batería de iones de litio tiene capacidad para 33 kWh y está ubicada bajo el suelo, lo que proporciona una mayor estabilidad al conjunto y un centro de gravedad más bajo. Si lo enchufamos a una toma de corriente de 50 kW (carga rápida), obtenemos una carga del 80% en sólo 40 minutos. Si no tenemos otro modo distinto al enchufe Shuko convencional de nuestra casa, tendremos que esperar unas 14 horas en tenerla llena. Con una BMW i Wallbox de hasta 22 kW, el método más recomendable (al menos, para el domicilio), conseguiremos algo menos de 200 km en un par de horas.

Las bocas de enchufe en el i3S son del tipo Mennekes y CCS Combo, la primera para carga de urgencia y semirrápida; la última, para carga ultrarrápida, aunque no es nada bueno abusar de estas últimas.

Comportamiento: Más duro de lo que debería un urbano

El volante sólo tiene dos radios y su aro resulta muy fino, por lo que hay que acostumbrarse al tacto.

43 fotos

Ampliar

Durante los siete días que hemos estado conviviendo con el i3S nos ha parecido un coche muy ligero. Por supuesto, ayuda que el chasis sea de aluminio y que el módulo que protege el habitáculo esté construido en fibra de carbono. Esto es esencial para no derrochar energía a la hora de circular, pero lo cierto es que el tarado de suspensión no llega a alcanzar el equilibrio óptimo en relación al peso del conjunto. El resultado es que notamos un coche demasiado brusco y seco para tratarse de un urbano. Al sobrepasar un badén, el eje delantero llega a rebotar si no tenemos suficiente cuidado y esto se traduce en que al repetirlo varias veces podemos llegar a agotarnos fácilmente.

Pese a que se trata de una versión algo más dinámica que el i3 estándar, no lo podemos catalogar como nada radical. A fin de cuentas, su hábitat sigue siendo la ciudad. La dirección es muy muy directa y precisa. Esto es todo un don para cuando salimos de la rutina con el i3S, pero no nos engañemos, será muy pocas veces. Por lo demás, para el uso cotidiano en ciudad, nos ha parecido que está bastante dura aun en el modo más confortable (por cierto, tiene cuatro modos de conducción, de más deportivo a más eficiente) y el radio de giro que brinda es algo largo, teniendo en cuenta que podía aprovechar más sus compactas proporciones exteriores. Esto, no obstante, no impide que sea uno de los coches con los que más disfrutaremos maniobrando en un núcleo urbano. Llama la atención el tamaño de las llantas y los estrechos neumáticos, sin embargo, es algo que tiene un buen argumento: de este modo se logra reducir la resistencia aerodinámica y mejorar el agarre.

Su centro de gravedad es muy bajo gracias a que todos los componentes más pesados se encuentran ubicados en el suelo, algo que le hace ser bastante estable.

Equipamiento: Opciones recomendables, pero caras

Consumo: Autonomía real de 200 km

El logo eDrive deja bien claro ante qué tipo de coche estamos.

43 fotos

Ampliar

El ciclo WLTP asegura que podemos completar con el i3S hasta 260 km, pero lo cierto es que la autonomía real que tendremos una vez que la batería esté llena será aproximadamente de 200 km. Eso, claro está, si nos ceñimos a los consumos que hemos registrado durante nuestra prueba: entre 8 y 9 kWh a los 100 km en ciudad, unos 14 kWh en circunvalaciones y casi 20 kWh en autovía. Todos ellos han sido obtenidos con el modo Confort activado.

Poniendo una media de consumo de 14 kWh/100 km en uso mixto, hablaríamos de un consumo equivalente en litros a los 100 de 1,15 l. Cada recarga nos costará, teniendo en cuenta que el precio del kWh en España es de 0,12 euros, unos 4 euros.

Rivales: Rivales del BMW i3S

Vehículo

Bmw i3s 94Ah BEV

Renault Zoe Bose 40 R110

Nissan Leaf 40 kWh Tekna

Smart Forfour EQ Perfect

Precio Desde
41.850 €
Desde
38.430 €
Desde
39.580 €
Desde
26.182 €
Combustible Eléctrico Eléctrico Eléctrico Eléctrico
Cambio 1 marchas 1 marchas 1 marchas 1 marchas
Potencia (CV) 184 109 150 82
Aceleración 0-100 km/h (s) 6,9 11,4 7,9 12,7
Consumo Medio (l/100 km) - - - -
Emisiones CO2 (g/km) - - - -

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Freddy

    Está completamente fuera de precio y con solo 4 plazas. Además las puertas de acceso a la parte de atrás un infierno

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche