Prueba

VÍDEO| Prueba del Ford Puma ST 2021:¿mejor que el Fiesta?

29 de septiembre, 2021

El Ford Puma ST de 200 CV es uno de los lanzamientos más esperados por los fans de la marca. Al diseño tan de moda del Puma se suman las prestaciones de las versiones del departamento de Ford Performance, con un comportamiento dinámico que promete estar entre los mejores de su categoría, ¿será cierto?.

Si el Ford Fiesta ST se había quedado sin rivales al desaparecer modelos como el Peugeot 208 GTi, el Ford Puma ST ha nacido casi sin ellos y es que no hay SUV en el segmento B con el enfoque de este «SUV-GTi». Sus 200 CV y su puesta a punto dinámica hacen que el Ford Puma ST esté en una liga prácticamente solo, hasta el punto de que entre sus rivales haya que buscar en modelos tan diferentes como el Renault Captur RS Line, con casi 40 CV menos y un toque menos racing.

Probablemente, su principal enemigo esté en la propia Ford. No es otro que el Ford Fiesta, un modelo que cuesta casi 4.000 euros menos y que ofrece un nivel de equipamiento muy similar, mejor respuesta dinámica y mejores consumos. Eso sí, el Puma le saca una buena ventaja en cuanto a utilidad y versatilidad, gracias a un maletero que está muy bien aprovechado y que tiene más volumen incluso que el del Ford Focus. Otro posible rival podría ser el VW Polo GTi, aunque tampoco cuenta con una carrocería SUV ni la versatilidad del Puma, pero sí con un comportamiento dinámico excepcional, a la altura del Fiesta ST.

¿Merecen la pena esos 4.000 euros de diferencia de este Ford Puma frente a un Fiesta ST?, pues objetivamente está claro que no. Diferencias de equipamiento como el contar con un cuadro de instrumentos completamente digital o el mayor maletero no justifican tan abultada diferencia en euros. Otra cosa es lo que no se puede valorar objetivamente, como es su estética o el mayor porte y estatus que parece otorgar un SUV frente a un utilitario, aunque ambos militen en el segmento B.

Ford Puma ST: SUV+GTi

Aunque si subimos un peldaño y nos metemos en el segmento C encontramos modelos de altas prestaciones y enfoque sport, en su categoría el Puma está bastante solo y campa a sus anchas. La realidad es que este tipo de modelos está cada vez más penalizado por las restricciones, los límites de velocidad y también los gustos y preferencias del mercado. Su precio los deja al alcance de pocos bolsillos del rango de edad que suele acceder a los SUV del segmento B y por casi 35.000 euros que cuesta este Puma hay muchos que prefieren dar el salto de categoría.

Sin embargo, no debemos pasar por alto la buena imagen que genera a sus hermanos menores el contar con un hermano mayor que sea un ejemplo y, como de costumbre, este tipo de modelos suelen ser más eso, una forma de elevar el caché de toda la gama más allá de llegar a ser superventas en sí mismos.

 

Nuestra valoración: 7,2

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Diseño
  • Detalles prácticos
  • Comportamiento

Mejorable

  • Sobrecalzado
  • Instrumentación
  • Precio

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Un Mini Macan

El diseño del Puma recuerda desde algunos ángulos a Mini, Swift y Macan.

48 fotos

Ampliar

Para darle un toque más sport al diseño del Puma (que ya lo es bastante en todas las versiones), el Puma ST añade elementos como el faldón delantero con una entrada de aire más generosa o el labio inferior más prominente y con la inscripción «Ford Performance» que deja claro quién está detrás de esta versión de altas prestaciones.

La otra gran diferencia de este Puma «GTi» está en las llantas, específicas y de 19 pulgadas de diámetro y que sólo aportan una ventaja estética al Puma ST, que con ellas va demasiado calzado con unos rodillos de 225 mm de ancho frente a los 205 del Fiesta. Esta diferencia de calzado es la que está detrás de gran parte de la diferencia de comportamiento dinámico entre el Puma y el Fiesta ST, con una clara ventaja hacia el segundo.

Por lo demás es el Puma que ya conocemos, con un diseño muy atractivo y que hace girar las miradas a su paso. Personalmente, encuentro parecidos con varios modelos en el Puma. Por ejemplo, la forma de la parrilla delantera me recuerda al Suzuki Swift, mientras que la forma de los faros y su proporción respecto al capó delantero me da un aire al Macan. Por cierto, ya que hablo de faros, son full led y su iluminación es bastante buena en los viajes nocturnos.

Interior: Firmado por Recaro

Los asientos Recaro marcan la diferencia en el interior del Puma ST.

48 fotos

Ampliar

En el interior del Puma ST hay un elemento que marca claramente la diferencia respecto al resto de versiones del Puma: los asientos Recaro. La verdad es que sujetan tan bien el cuerpo y son tan cómodos que por sí solos ya justifican parte de la diferencia de precio de esta versión tope de gama. Su único defecto es que hacen más incómodo entrar y salir del Puma, pero una vez sentado en ellos te abrazan como una madre y da gusto viajar en ellos.

Los asientos son comunes con el Fiesta ST, pero no el cuadro de instrumentos, que en el Puma es completamente digital. En principio puede parecer una gran ventaja, pero la realidad es que como no se puede personalizar demasiado su presentación, casi es más clara la instrumentación del Fiesta. Aquí sólo varía el color del fondo y cuatro detalles nimios cuando elegimos cada uno de los modos de funcionamiento «normal, Sport, circuito…».

El resto del habitáculo es el mismo que conocemos ya de pruebas anteriores del Puma, así que no me extenderé mucho en este apartado y te remito a pruebas como ésta del Ford Puma ST Line X en la que lo más destacable es su buen aprovechamiento del espacio, la practicidad que aporta su amplio maletero y que los materiales y acabados son bastante buenos, aunque, como comento en el vídeo, es una pena el detalle de racanería en la calidad de los paneles de puerta traseros o la ausencia de salidas de aireación para sus pasajeros posteriores.

Motor: Tres cilindros y un turbo

Los 200 CV del ST dan para mucha satisfacción al volante.

48 fotos

Ampliar

Bajo el capó delantero de este Ford Puma se esconde el mismo motor que en el Fiesta ST y también con el extra de poder montar el diferencial autoblocante LSD. Se trata de un motor 1.5 de gasolina con 3 cilindros y turbo que llega a los 200 CV de potencia y que va asociado a una caja de cambios manual de 6 marchas. Su respuesta es muy agradable y empuja con muchas ganas, aunque echo de menos la mayor agilidad y falta de inercias para ganar y perder revoluciones del anterior 1.6 de 185 CV de los Fiesta ST.

Con una tecla en el volante podemos elegir entre varios modos de funcionamiento que varían principalmente la sensibilidad del pedal del acelerador entre el modo normal, el sport y el de circuito, eco o resbaladizo. El sistema también actúa sobre el control de tracción y el de estabilidad, permitiendo cierto deslizamiento en el caso de elegir el modo circuito. Si queremos, también podemos desconectar por completo estos asistentes.

Además, otro elemento diferenciador del ST es que cuenta con un asistente de salida en parado para asegurar la máxima aceleración en el 0-100 km/h. Si lo activamos con la tecla en el ordenador de a bordo, basta con pisar el embrague y el acelerador a fondo, soltar el embrague de golpe y el sistema regula la aceleración del motor y el control de tracción para asegurar la máxima aceleración.

Otro detalle a destacar de esta mecánica es que cuenta con sistema de desconexión de cilindros. Cuando vamos a punta de gas apaga uno de los cilindros para reducir el consumo. La realidad es que se nota más en el sonido y en las vibraciones que en el ahorro de combustible, sinceramente.

Comportamiento: Demasiada goma

El Puma ST va demasiado sobrecalzado.

48 fotos

Ampliar

Aunque no va mal para ser un SUV (la verdad es que no es un coche mucho más alto que el Fiesta), la puesta a punto para compensar esa diferencia de altura y el mayor peso hace que no sea tan bueno como el Fiesta y, sobre todo, lo que más penaliza al Puma (que, insisto, no va nada mal) son sus enormes ruedas con 225 mm de ancho y llanta de 19 pulgadas, que desequilibran el conjunto frente al Fiesta ST.

En ciudad es agradable de utilizar porque el motor responde muy bien y por sus dimensiones es ágil para callejear y maniobrar. Sin embargo, la visibilidad no es muy buena hacia atrás y las suspensiones resultan incómodas cuando pasamos por calles en obras, guardias tumbados, pasos de cebra elevados, etc. También deberemos ser cuidadosos con los bordillos para no estropear las llamativas llantas, que quedan muy expuestas.

En autopista todo irá bien mientras el asfalto esté en buen estado. Cuando la superficie de rodadura está algo irregular o pasamos por un corte en el asfalto, junta de dilatación, etc., el Puma es algo rebotón del eje trasero y nos quitará algo de confianza en curvas rápidas. Lo bueno es que el viento lateral no le afecta demasiado y que en general se siente un coche bastante estable y confiable.

En carreteras secundarias hace gala de una gran agilidad  y es muy divertido. El eje delantero entra muy bien en los giros, la dirección tiene un buen tacto y es rápida y los frenos cumplen bien con su cometido. Sin embargo, no es tan ágil ni inspira tanta confianza como el Fiesta, algo que se confirmó en el circuito de pruebas.

Al límite, el Puma enseguida tiende a levantar la rueda interior trasera, también el Fiesta, pero en el Puma ese equilibrio «a tres patas» es más inestable porque el coche tiende a campanear más y se hace que perdamos confianza. El exceso de goma también hace que las cosas sean más bruscas cuando llegamos al límite de adherencia y, además, avisa con menos antelación. En definitiva, el Puma ST es un coche muy rápido, pero transmite menos confianza y es menos eficaz que el Fiesta, con un mayor desequilibrio de pesos y, sobre todo, demasiado calzado.

Equipamiento: Bueno... pero caro

Los faros full led adaptativos tienen una buena iluminación.

48 fotos

Ampliar

El Ford Puma ST es un tope de gama y su equipamiento tiene que intentar justificar que un SUV del segmento B y de una marca generalista llegue a los  34.000 euros de tarifa. Esto no es nada sencillo y, aunque dispone de un enorme listado de sistemas y accesorios, es mucho dinero por un coche de esta categoría.

En el apartado del confort tenemos: techo panorámico, asientos tapizados en piel y Alcantara, volante deportivo multifunción, climatizador automático (monozona y sin salidas en las plazas traseras), control de crucero, llave inteligente manos libres programable con varios perfiles, etc.

Si nos paramos en el apartado de los asistentes a la conducción nos encontramos con el asistente de mantenimiento en el carril, la alerta de colisión con frenado de emergencia, sensores de ángulo muerto, asistente de luz de carretera o el limitador de velocidad inteligente que se adapta a la velocidad máxima permitida en cada tramo. El problema con este sistema es que a veces lee las señales de tráfico que hay en las vías de servicio paralelas a la autopista y, donde en realidad puedes circular a 120 km/h, de golpe te pega un frenazo para que te pongas a 60 km/h porque es lo que pone la señal de la vía paralela. Todavía le queda bastante por mejorar a este tipo de sistemas para que sean más prácticos que peligrosos.

En cuanto a conectividad, el Puma ST dispone del sistema SYNC de Ford, con Apple Car Play, Android Auto, puerto de carga inalámbrico y un excelente equipo de sonido firmado por Bang & Olufsen.

Consumo: Sin sorpresas

Los consumos son correctos para un coche de estas prestaciones.

48 fotos

Ampliar

Los consumos del Puma ST no son nada malos para un coche de este nivel de prestaciones y, aunque no llegan a ser tan buenos como los valores oficiales que puedes ver en la ficha técnica adjunta, no están nada mal.

En concreto, el consumo real medido durante la prueba del Ford Puma ST ha sido:

  • Ciudad: 7,8 l/100 km
  • Carretera: 6,1 l/100 km
  • Autopista: 7,3 l/100 km

Con estos consumos y un depósito en el que nos caben 42 litros de gasolina, la autonomía del Ford Puma ST ronda los 650 km.

Rivales: Rivales del Ford Puma ST 2021

Vehículo

Ford Puma 1.5 EcoBoost ST 200

Ford Fiesta 1.5 Ecoboost ST Edition

Renault Captur E-TECH Híbrido Enchufable RS Line 117kW

Precio Desde
34.306 €
Desde
31.347 €
Desde
36.315 €
Combustible Gasolina Gasolina Híbrido Enchufable
Cambio 6 marchas 6 marchas 4 marchas
Potencia (CV) 200 200 160
Aceleración 0-100 km/h (s) 6,7 6,5 10,1
Consumo Medio (l/100 km) 4,9 5,6 4,8
Emisiones CO2 (g/km) 134 135 32

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche