Prueba

Videoprueba del nuevo Seat León ST 1.5 TSI 2020

08 de octubre, 2020

Probamos uno de los modelos más esperados del año: el nuevo Seat León. Esta versión con la carrocería familiar ofrece un extra de espacio y un porte de gran coche superior. Después de una semana de examen, éstas son nuestras conclusiones sobre el nuevo León.

Uno de los modelos más importantes de Seat de los últimos tiempos es el León. La primera generación de este modelo fue el cimiento que afianzó la imagen de la marca en Europa, especialmente en el mercado alemán. Ahora llega la cuarta generación del Seat León y para ver si sigue siendo un producto tan bueno hemos sometido a prueba al nuevo Seat León ST, la versión familiar del compacto español.

Con una carrocería que es casi 20 cm más larga que la del Seat León, el ST ofrece mucha más capacidad de carga, con un maletero de nada menos que 613 litros frente a los 380 litros del compacto. De este modo, el Seat León ST es un coche mucho más versátil, mientras se mantiene en unas dimensiones razonables y con una estética muy llamativa.

La versión sometida a examen es la que monta el motor 1.5 TSi de gasolina de 150 CV, asociado al cambio manual de 6 marchas y en el acabado tope de gama, el Excellence. La primera impresión ha sido muy buena y en general el balance es muy positivo, aunque hemos encontrado detalles que han bajado bastante la nota en algunos apartados, especialmente en el interior.

Con una competencia cada vez más reñida, los principales rivales del Seat León ST son las versiones familiares del Ford Focus, Renault Mégane, Peugeot 308, VW Golf, etc. También podrían sumarse a la lista modelos de su propia familia, como el Seat Ateca, aunque a igualdad de equipamiento y mecánica, el SUV cuesta una media de 3.500 euros más.

Frente a ellos, el nuevo Seat León ST ofrece la ventaja de una imagen más fresca, un equipamiento muy completo y detalles muy inteligentes como el sistema de alertas mediante luces en los paneles de puerta, del que hablaremos en el vídeo y en el apartado correspondiente de esta prueba.

Nuestra valoración: 7,2

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 6

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Diseño
  • Calidad aparente
  • Practicidad

Mejorable

  • Mandos de climatización
  • Llantas excesivas
  • Grillos y ajustes

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Mucho más coche

El Seat León ha ganado en madurez, con una estética muy cuidada.

66 fotos

Ampliar

Nada más acercarte al nuevo Seat León la primera impresión es muy buena. Con 4,64 m de largo, ha crecido 10 cm respecto al Seat León ST de la generación anterior, con una mayor distancia entre ejes que hace que las plazas traseras mejoren su espacio.

Lo primero que llama la atención es el frontal, con unos rasgos que ya conocemos de otros modelos como el Tarraco y que se incorporan también en el renovado Ateca. Se caracterizan por esa parrilla avanzada, con unos faros (full led) muy rasgados y de los que desaparece la marca «Seat», una buena idea para cuando los implanten en los Cupra, que no aparezca el nombre de la marca original.

Ya que hablo de los faros, así como cuando se presentó el Seat León de la anterior generación, el primer compacto en ofrecer faros full led, su iluminación era más bien pobre, en esta generación sus faros proporcionan una muy buena luz para viajar por la noche.

Respecto al Seat León compacto, el ST crece casi 20 centímetros, todos ellos por detrás del eje trasero, para aumentar el espacio de carga. Pese a este aumento en el voladizo posterior, la vista lateral del Seat León ST se ve proporcionada. Además de este voladizo trasero tan grande, lo que más llama la atención en el lateral de nuestro Seat León ST de pruebas son las llantas de 18 pulgadas. Son atractivas estéticamente, pero su calzado es excesivo para sus prestaciones (matan bastante las aceleraciones y recuperaciones, además de elevar los consumos) con neumáticos 225/40-18. Un detalle, la unidad de pruebas monta neumáticos Bridgestone y los delanteros comenzaban a taquearse, lo que produce un molesto ruido de rodadura.

En la parte trasera de este familiar del Seat León, lo más destacable son tres elementos:

  • La llamativa iluminación posterior, con una franja LED que va de lado a lado del coche y se ve muy bien.
  • La tipografía del logo de León, con unas letras muy características y en un tamaño que da mucho protagonismo al modelo.
  • La nervadura del portón en la zona de los grupos ópticos.

Con estos detalles y una carrocería repleta de nervaduras y superficies que se solapan, el nuevo Seat León ST tiene una imagen muy atractiva. Además, sus acabados son muy buenos y uno tiene la sensación de tener delante un coche con mucho empaque. Sin duda, el nuevo Seat León ST parece mucho más coche que antes.

Interior: Demasiado minimalismo

El interior da una buena primera impresión, pero tiene detalles que bajan drásticamente la nota.

66 fotos

Ampliar

Al abrir las puertas del nuevo Seat León ST, que son amplias y permiten un cómodo acceso al interior, lo que uno ve genera una excelente primera impresión. El salpicadero tiene unas formas modernas, los acabados son buenos -con detalles como la moldura de madera (en el acabado Excellence)- materiales blandos de buen tacto en el salpicadero y paneles de puerta, unos asientos de muy buen aspecto… sin duda la primera impresión es muy buena.

Las plazas delanteras tienen un buen espacio para viajar y son muy confortables gracias a unos asientos de formas muy ergonómicas y un tejido que, aunque poco atractivo (aunque esto es un gusto personal) transpira bien y resulta muy cómodo para viajar.

En el salpicadero vamos a ver detalles que ya hemos encontrado también en el nuevo Volkswagen Golf, como el cuadro de instrumentos digital, la pantalla del sistema multimedia o los mandos de luces.

Aquí conviene destacar dos detalles comunes en ambos modelos:

El primero de ellos es que los mandos para subir y bajar el volumen del equipo de audio y la temperatura de las dos zonas delanteras del climatizador son táctiles. Llaman la atención y parecen muy modernos (aunque ya hace 9 años que Lexus los utiliza), pero realmente son menos prácticos que los mandos de ruleta. Sin embargo, lo peor es que no están iluminados y por la noche es virtualmente imposible manejarlos, porque la superficie en la que están es completamente lisa (es más barato hacerlo así) y negra. Este fallo imperdonable es probable que se deba a un conflicto técnico, ya que estos mandos tienen una luz infrarroja para funcionar y posiblemente el calor de un led o de una lámpara para iluminar esta parte hiciese que su funcionamiento no fuese correcto. No se me ocurre otro motivo para dejar a ciegas estos mandos.

También echo de menos algunas teclas de acceso directo a los menús del sistema multimedia como los que sí tiene el Golf y que facilitan bastante, por ejemplo, modificar la respuesta del coche con el Drive Select.

Te interesa: vídeoprueba del VW Golf

El otro detalle es que las teclas que accionan el desempañado de la luneta trasera y del parabrisas, que estamos acostumbrados a verlos en la zona donde están los mandos de la climatización en la consola central, están ubicados junto con los de las luces, a la izquierda de la columna de dirección. El motivo es que se consideran elementos de visibilidad, por eso los agrupan. La idea no es mala, el problema es que en el Seat León estos mandos quedan más bajos que en el Golf, lo que hace que tengamos que apartar bastante la vista de la carretera para accionarlos.

Aparte de estos detalles poco acertados, la postura de conducción es muy buena, con unos generosos reglajes en altura y profundidad de la columna de dirección.

Una solución que me ha gustado mucho y me parece muy inteligente es el sistema de alertas luminosas que tiene el Seat León. Aprovechando la cenefa iluminada que recorre el salpicadero y los paneles de puerta delanteros, Seat ha integrado una serie de alertas que son muy eficaces, como puedes ver en el vídeo. Cuando tenemos un vehículo en el ángulo muerto, se ilumina en amarillo la zona de luz cercana al retrovisor, de forma muy llamativa. También cuando aparcamos y vamos a abrir la puerta, si detecta que se aproxima un vehículo, un ciclista o un peatón, parpadeará en rojo e incluso emite una alerta sonora para que no abramos la puerta. Muy eficaz y seguro.

Las plazas traseras son muy buenas, con un generoso espacio para las piernas, pero aquí me encuentro con otro detalle que no me gusta nada y que se está convirtiendo en una fea costumbre por parte de los fabricantes. Mientras que en las plazas delanteras tenemos unos paneles de puerta con materiales de gran calidad, una moldura decorativa e incluso con una acogedora luz ambiental, en las plazas traseras se trata a los pasajeros como si fuesen de segunda. Precisamente donde más oscuro es el coche se les niega esa luz ambiente y, además, el panel de puerta es en un plástico duro de peor calidad que el delantero.

Lo positivo, además del buen espacio para las piernas, es que los pasajeros traseros pueden regular su temperatura con los mandos en el aireador central, donde también hay dos tomas de carga USB-C.

El maletero, con un portón de apertura manos libres, es enorme y con unas formas muy aprovechables, prácticamente cúbicas. Además de poder abatir los respaldos y dejar un espacio de carga todavía más grande, hay varias tomas de corriente, una de ellas de 230 voltios, y anclajes a los que sujetar la carga.

La unidad de pruebas tenía un ruido muy molesto en la zona de la bandeja del maletero. Por más que busqué la forma de fijar los asientos traseros y la cortinilla retráctil que cubre los objetos que dejamos en el cofre, no fui capaz de evitar ese molesto compañero de viaje.

Este detalle de los ruidos de desajustes y la falta de iluminación en los mandos de la consola central, así como algunos detalles de ergonomía son los que han bajado la nota en este apartado que, por habitabilidad y confort, debía tener una mejor puntuación.

Motor: En el punto de equilibrio

El Seat León cuenta con el motor 1.5 TSi de otros hermanos del grupo Volkswagen.

66 fotos

Ampliar

Aquí es donde menos novedades hay en este nuevo Seat León ST. Bajo el capó delantero está el conocido motor 1.5 TSi de 150 CV de gasolina, en este caso asociado a un cambio manual de 6 marchas. No es el mejor motor del grupo Volkswagen, pero se defiende bien siempre que estemos atentos al cambio de marchas y evitemos que caiga por debajo de las 2.000 rpm.

Antes de ese régimen, los gases de escape no tienen energía suficiente como para que el turbo cargue con la presión necesaria y el coche no es capaz de recuperarse en las pendientes. Como los desarollos del cambio son largos para reducir los consumos, debemos estar bastante pendientes de él para evitar hacer trabajar al motor por debajo de esas 2.000 rpm. Si eres de los que le encanta usar el cambio, perfecto, porque su tacto es bueno, pero para la mayoría es mejor opción el DSG de 7 marchas. Además de más sencillo de manejar (te despreocupas de este inconveniente), tiene los desarrollos más escalonados al tener una marcha más, de modo que el motor se mantiene más fácilmente por encima de ese régimen.

Superado este umbral, el empuje del 1.5 TSi es bueno y proporciona unos buenos adelantamientos y una respuesta agradable.

Mediante el Drive Select podemos elegir entre varias leyes de funcionamiento. Actúan sobre la respuesta del acelerador, el climatizador y la asistencia a la dirección para que el coche consuma menos (Eco) o tenga mejores prestaciones (sport) o un compromiso entre ambos aspectos. Los consumos se han medido aprovechando esta función y con el modo Eco activado.

Comportamiento: Fácil, cómodo y seguro

El León ha ganado en tacto de gran coche, aunque ha perdido algo de agilidad.

66 fotos

Ampliar

El punto de partida en este apartado de comportamiento era ya muy bueno. El Seat León de la anterior generación era uno de los mejores modelos del segmento en cuanto a dinámica, con un chasis muy eficaz que permitía unas reacciones seguras y una conducción que se adaptaba muy bien a casi cualquier conductor.

En el nuevo Seat León ST se ha mejorado especialmente la calidad de rodadura y el confort, sin perder ni un ápice de su agilidad, y eso que la distancia entre ejes ha crecido ligeramente. El trabajo llevado a cabo en la puesta a punto de los trenes de rodadura, silentblocks de brazos y subchasis ha sido muy bueno y el Seat León ST parece un coche de una categoría superior.

Cuando se rueda por asfaltos rotos, se pasa por bandas reductoras de velocidad o por baches, apenas se transmiten golpes secos a la estructura. La sensación es la de ir en una berlina de una categoría más alta.

El confort ha mejorado mucho gracias a estos ajustes, y eso que las llantas de 18 pulgadas con un perfil tan bajo no lo ponen nada fácil.

En ciudad es un coche muy fácil de conducir, aunque esa falta de par por debajo de las 2.000 rpm hace que salir de un semáforo en pendiente o recuperarnos a baja velocidad sea con cierta torpeza de reacción. Aquí el cambio automático facilitaría mucho las cosas.

Gracias al eficaz sistema de alerta de tráfico lateral y cruzado tenemos mucha seguridad en los cambios de carril y para abrir las puertas o salir de un estacionamiento en batería.

En carretera, el nuevo Seat León es más confortable y sigue siendo muy eficaz también. Resulta bastante ágil pese al aumento de distancia entre ejes, aunque es menos reactivo que antes a las transferencias de pesos y a la parte trasera le cuesta más ayudarnos a redondear el giro si lo forzamos a base de cortar gas en el apoyo que antes.

En autopista se nota un mayor aplomo en curvas rápidas, en las que transmite mucha confianza y seguridad, manteniendo la compostura muy bien aunque pisemos una junta de dilatación o un corte en el asfalto.

En la pista de pruebas se verifica esa respuesta segura en todo momento. Las reacciones del Seat León son muy dulces y es muy difícil que nos dé algún susto o tenga un comportamiento extraño.

La maniobra de esquiva la salva con unas reacciones seguras, asistidas en todo momento por el control de estabilidad, pero no se tiene sensación de pérdida de control en ningún momento.

La frenada de emergencia desde 140 km/h la supera con unas buenas distancias de frenado y sin que la parte trasera intente zigzaguear al ponerse casi de puntillas con el morro clavado.

En definitiva, el nuevo Seat León ST ha ganado mucho en confort y calidad de rodadura, con una conducción muy agradable y respuestas seguras en todo momento.

Equipamiento: Como la competencia

El equipamiento es muy completo, pero también en la competencia.

66 fotos

Ampliar

El acabado Excellence de este Seat León ST es muy completo y enfocado hacia el lujo más que a la deportividad del FR. No echaremos nada en falta en el equipamiento de este ejemplar, no sólo por ser un tope de gama, también porque es un coche de última generación en el que muchos elementos, especialmente en materia de seguridad activa, son ya un estándar para poder conseguir las 5 estrellas EuroNCAP.

Esto hace que en el campo de las ADAS (asistentes avanzados a la conducción) esté completamente servido y disponga de elementos como el asistente de mantenimiento en el carril, la alerta de ángulo muerto (de las más eficaces del mercado, por cierto) alerta de colisión con frenado de emergencia, sistema de mitigación de colisión múltiple, alerta de tráfico cruzado, alerta de apertura de puertas si detecta vehículos o peatones cerca, etc.

En cuanto al equipo multimedia, también se nota su juventud en cosas como las tomas USB de tipo C para las plazas delanteras y traseras o el puerto de carga inalámbrico. La pantalla táctil del sistema multimedia es de gran tamaño y excelente respuesta, además de tener unos gráficos de diseño moderno. Sin embargo, las teclas de las diferentes funciones que se activan en cada menú son pequeñas y están muy abigarradas, además de ser complicado acceder a algunas funciones. Por ejemplo, para desactivar el start & stop es necesario bajar dos niveles en el menú de configuración del vehículo.

El asistente virtual que admite los comandos de voz no es tan bueno como el de Mercedes o BMW y, por ejemplo, meter una dirección en el navegador en muchas ocasiones acabas desistiendo y usando el teclado. Aquí está por detrás de algunos rivales.

Eso sí, disponemos de Android Auto, Apple Car Play y varias funciones y aplicaciones conectadas, a las que probablemente se sumen nuevas utilidades en futuras actualizaciones.

En materia de confort también está bien servido, con un climatizador multizona, asientos con inserciones en símil piel, control de crucero adaptativo, asistente de luz de carretera, volante multifunción, portón trasero con apertura manos libres, asientos calefactados, etc.

En definitiva, sin ser una ganga (la unidad de pruebas se mueve en el entorno de los 30.000 euros), por su nivel de equipamiento y porte, este Seat León ST tiene una buena relación precio/producto.

Consumo: Buen viajero

Los consumos son correctos.

66 fotos

Ampliar

Probablemente, con unos neumáticos de medida mas razonable se habrían conseguido consumos más ajustados, puede que incluso calcar los oficiales, que se han quedado un poco lejos de los reales medidos durante la prueba.

El consumo urbano homologado es de 6,1 l/100 km, mientras que el consumo real del Seat León ST 1.5 TSi en ciudad ha sido de 7 l/100 km, casi un litro de diferencia. Con días muy calurosos que hacen trabajar más al climatizador y pocos tiempos de parada del start & stop, pero con un tráfico muy fluido.

En carretera, la cifra oficial es de 4,2 l/100 km, mientras que el real medido ha sido de 5,2 l/100 km con algún adelantamiento pero con cruceros entre 70 y 90 km/h y una conducción en modo Eco.

En autopista, a los máximos legales, el consumo ha sido de 6,2 l/100 km.

Son cifras correctas para un coche de este tamaño, peso y potencia y que permiten que el Seat León ST 1.5 TSi tenga una autonomía en el entorno de los 700 km.

Rivales: Rivales del Seat León ST 1.5 TSi 2021

Vehículo

Seat León ST 1.5 eTSI S&S Xcellence Launch Pack M DSG-7 150

Ford Vignale Focus Sportbreak 1.0 Ecoboost MHEV 155

Seat Ateca 1.5 EcoTSI S&S FR Go DSG

Skoda Scala 1.5 TSI Montecarlo DSG 110kW

Precio Desde
29.810 €
Desde
31.110 €
Desde
35.879 €
Desde
29.250 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 7 marchas 6 marchas 7 marchas 7 marchas
Potencia (CV) 150 155 150 150
Aceleración 0-100 km/h (s) 8,7 9,4 8,6 8,2
Consumo Medio (l/100 km) 4,9 4,1 5,4 5,0
Emisiones CO2 (g/km) 112 94 127 115

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • jcl

    MUY BUENA PRUEBA Y MEJOR VIDEO; MI ENHORABUENA.Tengo una duda ¿ lleva cadena o correa este motor 1.5 tsi ?…en alguna revista dice que uno de sus mayores logros es su gran silencio al rodar con el ¿ has tenido la misma impresion?

    ¿ Para cuando una prueba del nuevo motor 1.33 tce de renault de 140 cv que se comenta que es mucho mejor en prestaciones y sobre todo consumos que este » laureado» tsi?

    Un saludo ruben.

    • Rubén Fidalgo

      Hola jcl, la unidad de pruebas era muy rumorosa, pero la culpa la tenían los neumáticos delanteros. Estaban algo taqueados en diente de sierra y sonaban demasiado, así que no te puedo confirmar si la insonorización ha mejorado tanto. Esta unidad en concreto era rumorosa. Este 1.5 no es el mejor motor de VAG. Ha tenido bastantes problemas en las primeras unidades que se ha montado y han hecho varias actualizaciones de software, así que no me extrañaría que el 1.33 del rombo fuese mejor. A este además le falta par y hay que estar demasiado pendiente del cambio de marchas. En principio los manuales y radiografías que encuentro de este motor en los que se explica el funcionamiento del sistema de desconexión selectiva de cilindros aparece una correa, no una cadena.

      • jcl

        ok, gracias por la respuesta….está claro que siempre o casi siempre que sale un nuevo modelo » las impurezas» del mismo se lo comen los clientes al menos creo que 1 año…..y suerte si se solucionan en el taller.
        UN SALUDO.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche