Prueba

Videoprueba del Honda e: una mirada al futuro

56 fotos

Ampliar

04 de diciembre, 2020

Con aproximadamente 200 kilómetros de autonomía, el coche eléctrico de Honda destaca, sobre todo, por su diseño tanto exterior como interior. ¡No te pierdas el vídeo del Honda e!

Hasta hace bien poco, la oferta de coches eléctricos era muy escasa. En los últimos meses, la cosa ha cambiado, multiplicándose las opciones y, sobre todo, la calidad de las propuestas. Atrás quedan el cuestionable diseño de la primera generación del Nissan Leaf o el poco agraciado Citroën C-Zero. Ahora, las marcas, que han acelerado extraordinariamente la electrificación de sus gamas, ofrecen productos mucho más atractivos. En los últimos tiempos, uno de los modelos que más expectación ha suscitado es el Honda e que ya desde la presentación del prototipo dio mucho que hablar, y no es para menos.

El coche eléctrico de Honda es especial porque parece avanzar como serán los coches del futuro tanto por su diseño exterior como, sobre todo, por su diseño interior repleto de pantallas. Esta es la gran virtud del Honda e: parecer un coche del futuro. Y digo parecer porque realmente no monta ninguna tecnología que no hayamos visto ya en otros modelos. Sin embargo, la marca japonesa ha conseguido combinar todos esos elementos y tecnologías que ya conocíamos de forma muy acertada y en un envoltorio muy atractivo.

Sin más dilación, te dejamos con la videoprueba del Honda e Advance, la variante más potente y equipada del coche eléctrico de Honda.

Prueba del Honda e, en vídeo

Nuestra valoración: 7,8

Diseño 9

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 8

Consumos 7

Destacable

  • Diseño vanguardista
  • Calidad de fabricación
  • Tecnología

Mejorable

  • Capacidad del maletero
  • Panel de instrumentos
  • Autonomía

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: cautivador

El diseño del Honda e es uno de sus principales atractivos.

56 fotos

Ampliar

El diseño del Honda e está inspirado, según la propia marca, en la primera generación del Honda Civic y lo cierto es que enamora desde el primer momento. Llama muchísimo la atención y, de hecho, pocas veces he notado tantas miradas con un coche de prueba. Durante la semana que he convivido con él, me ha tocado en la ventanilla un motorista para preguntar sobre el coche, un chico me levantó el pulgar en un paso de cebra, cuando paraba en un semáforo eran un imán de las miradas de los peatones y también de otros conductores… En fin, el Honda e no deja indiferente y menos aún con el color amarillo que, por cierto, es de serie. Está disponible también en blanco, negro, gris y azul, pero tienen un coste extra. El techo negro en contraste es de serie.

Una de las peculiaridades del diseño del Honda e es la simetría entre el frontal y la zaga. Se consigue con una pieza en negro brillante que enmarca los faros y combina con el color del techo, los retrovisores y la tapa de la toma de carga que está situada sobre el capó, una ubicación que, en función, del poste de recarga puede resultar más o menos incómoda.

Otro de los rasgos distintivos de este Honda e son los retrovisores con cámara, que apenas sobresalen de la carrocería, y las manetas de las puertas retráctiles. Estos dos elementos, junto a otros como el diseño de las llantas, están pensados para obtener una mejor aerodinámica, algo importante en cualquier coche y fundamental en el caso de los eléctricos, ya que ayuda a incrementar la autonomía.

Los faros cuentan con tecnología led para todas sus funciones de serie y las llantas de aleación son de 16 pulgadas o de forma opcional de 17.

En cuanto a las dimensiones, el Honda e es un coche pequeño: mide 3,8 metros de largo y 1,7 m de ancho. Sin embargo, sus formas cúbicas permiten aprovechar muy bien el interior al que, por cierto, se accede muy cómodamente gracias a los 1,51 metros de altura que mide (el Civic mide 1,43 m).

Por último, el Honda e destaca por su elevada calidad de fabricación, con unos acabados y ajustes muy buenos.

Interior: bienvenidos al futuro

El interior del Honda e resulta futurista.

56 fotos

Ampliar

El interior del Honda e es espectacular. No hay nada igual en el mercado. Cuando la marca presentó el modelo a la prensa, dijo que había querido reproducir el salón de una casa con la introducción, entre otras cosas, de una superficie imitando madera que podría ser la de cualquier mueble, un tapizado más propio de un sofá que de los asientos de un coche, luces de lectura que simulan los plafones de techo de una casa… Yo no tengo la sensación de estas en una casa, pero sí puedo afirmar que es un habitáculo muy diferente a cualquier otro que haya visto, además de cómodo y acogedor.

El interior del Honda e destaca también por su calidad de fabricación. Es cierto que no hay materiales blandos, pero todo tiene buen tacto y los ajustes no admiten reproche.

En cuanto a las pantallas, uno de los puntos que más llama la atención de este coche, disponemos de hasta 6 paneles. Vamos a repasar las funciones de cada una de ellas.

En los extremos del salpicadero, se sitúan las pantallas que hacen las veces de retrovisores. Ofrecen dos configuraciones: una con el plano más cerrado y otra de gran angular que, según Honda, elimina por completo los ángulos muertos. La calidad de la imagen es buena, incluso de noche o con lluvia, y su ubicación está mejor pensada que en los Audi e-tron, el primer modelo de producción en emplear retrovisores digitales. El periodo de adaptación es rápido, pero, aún acostumbrado a ellos después de una semana, sigo prefiriendo unos espejos tradicionales, ya que tengo la sensación de que me falta profundidad de campo en la imagen, lo que hace que, en ocasiones, dude de la distancia a la que se encuentran el resto de vehículos de la vía.

Tras el volante, nos encontramos un pantalla TFT de 8,8 pulgadas para el panel de instrumentos. Ofrece abundante información, pero no resulta fácil de leer porque aparece en un tamaño demasiado pequeño. Además, el diseño de los gráficos resulta algo pobre. Las indicaciones del navegador, por cierto, son similares a las que ofrecen los dispositivos Head-up Display, es decir, no podemos seleccionar el mapa de navegación al completo y debemos conformarnos con unas indicaciones reducidas.

Las dos pantallas centrales, las únicas táctiles, son LCD y tienen un tamaño de 12,3 pulgadas cada una. Su respuesta es magnífica y su manejo tremendamente sencillo e intuitivo gracias, en gran medida, a una interfaz que cuenta con un diseño semejante al de las “tablets”. En cada lado, hay seis iconos de acceso rápido que podemos configurar a nuestro gusto, lo que facilita mucho la navegación entre las funciones más utilizadas. Asimismo, hay otro icono que permite intercambiar la información que aparece en cada una de las pantallas. El sistema es compatible con Android Auto y Apple CarPlay, además de contar con una entrada HDMI en la que podemos conectar cualquier tipo de dispositivo, incluso una consola.

La última de las seis pantallas la encontramos en el retrovisor central. A diferencia de los retrovisores laterales, aquí podemos elegir si queremos ver la imagen que recoge la cámara trasera o utilizar el tradicional espejo.

Las seis pantallas muestran imágenes de gran calidad, no producen reflejos molestos para el conductor y son perfectamente visibles en cualquier circunstancia, incluso cuando el sol entra de lleno en el habitáculo.

Pese a la abrumadora presencia de pantallas, Honda ha colocado unos controles físicos para manejar el sistema de climatización, algo que se agradece, ya que es infinitamente más cómodo manejar las funciones del clima desde aquí que tener que hacerlo desde pantallas táctiles, una moda que se está extendiendo últimamente entre los fabricantes.

En cuanto a espacio se refiere, el Honda e está homologado para cuatro pasajeros. El espacio es bueno tanto en las plazas delanteras como traseras sobre todo si tenemos en cuenta las dimensiones del coche. La única pega es que la baqueta trasera está situada a poca distancia del suelo, lo que provoca que las personas de estatura elevada lleven las rodillas más altas de lo ideal.

El maletero del Honda e es uno de los principales puntos débiles del coche, ya que cubica tan solo 171 litros. Los respaldos traseros se pueden abatir y dejan una superficie de carga plana, pero lo hace de una sola pieza.

Motor: dos versiones

El Honda e de 154 CV acelera de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos .

56 fotos

Ampliar

El Honda e monta un motor eléctrico síncrono de imanes permanentes y se ofrece en dos niveles de potencia: 136 y 154 CV. El par en ambos casos es el mismo, 315 Nm. El motor va situado por detrás del eje trasero y envía su fuera a las ruedas posteriores, por lo que tenemos un coche de tracción trasera.

La batería encargada de alimentar el motor tiene una capacidad de 35,5 kWh y está situada en el piso del coche, lo que permite bajar el centro de gravedad. Honda ofrece una garantía de 8 años o 160.000 kilómetros con una capacidad del 70%.

Las prestaciones, como en todos los eléctricos, son sensacionales. En este caso, el Honda e de 154 CV acelera de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos y en 9 segundos el de 136 CV. Las recuperaciones también son buenas.

El Honda e ofrece dos modos de conducción (Normal y Sport) que actúan sobre la asistencia de la dirección y la respuesta del pedal del acelerador. Además, podemos elegir el grado de retención cuando levantamos el pie derecho (frenada regenerativa) entre cuatro niveles.

Adicionalmente, Honda ofrece el sistema de conducción de un solo pedal (Single Pedal) que se activa pulsado una tecla en la consola central. Se trata de una opción muy interesante, sobre todo para circular en ciudad, ya que nos permite regular tanto la aceleración como la deceleración usando tan solo el pie derecho. En este caso, podemos seleccionar entre tres niveles de retención. La desaceleración que se produce en todos ellos es significativa y, de hecho, en los dos niveles de retención superiores se encienden las luces de freno, algo que exige la normativa europea a partir de cierto grado de desaceleración. Una vez que te acostumbras a utilizarlo y aprendes a calcular las distancias de frenado, puedes realizar un trayecto completo prácticamente sin pisar el pedal del freno que, en cualquier caso, permanece activo.

Comportamiento: Cómodo y ágil

El radio de giro del Honda e es excelente.

56 fotos

Ampliar

En ciudad, que es el hábitat natural del Honda e, es una gozada. El coche es silencioso, lógicamente, y las suspensiones filtran a la perfección los baches o imperfecciones del asfalto. Además, su caja automática nos permite olvidarnos del cambio y las prestaciones son más que suficientes para salir los primeros del semáforo. Pero si por algo destaca este coche es por su reducidísimo radio de giro, el mejor de la categoría. Esto lo convierte en un coche tremendamente ágil a la hora de aparcar y maniobrar en sitios estrechos.

Si salimos de la ciudad, el Honda e también ofrece una buena experiencia de conducción. Con un esquema de brazos independientes MacPherson, la suspensión cuenta con el equilibrio justo para limitar el balanceo de la carrocería sin ofrecer una respuesta seca. La dirección también ofrece un buen tacto, aunque quizá se agradecería algo más de firmeza para circular a alta velocidad. El centro de gravedad bajo también contribuye a las buenas sensaciones que proporciona el Honda e. En definitiva, es un coche que ofrece una respuesta dinámica sin tacha y una elevada sensación de seguridad, siendo la escasa autonomía el único límite para aventurarnos más allá de la urbe.

Equipamiento: cerrado

El equipamiento del Honda e es muy completo desde su acabado más básico.

56 fotos

Ampliar

El Honda e está disponible en dos versiones: la de acceso de 134 CV y la tope de gama de 154 CV denominada Advance. El equipamiento de serie en ambas versiones es muy generoso y las opciones para personalizar el vehículo son escasas. De hecho, solo podemos elegir el color (de serie viene en amarillo), la tapicería de piel y, en el caso del acabado Advance, las llantas de aleación de 17 pulgadas. Las diferencias entre el acabado de acceso y el Advance son que este último añade a la lista de equipamiento el volante calefactado, el asistente de aparcamiento con cámaras y el retrovisor central digital.

El paquete de seguridad y asistente a la conducción Honda Sensing es de serie en ambos casos e incluye, entre otras cosas: control de crucero adaptativo, alerta por abandono involuntario de carril y el sistema de mantenimiento de carril, freno de emergencia a alta y a baja velocidad con detección de peatones y ciclistas, reconocimiento de señales de tráfico, cambio automático de luces cortas y largas, sensor de lluvia…

La verdad es que en el apartado de equipamiento pocos peros se le pueden poner al Honda e. Tenemos todo lo imprescindible y mucho más.

Rivales: Rivales del Honda e Advance

Vehículo

Honda Honda e Advance Llantas 17

Mini Mini Cooper SE

Peugeot 208 GT Pack Eléctrico 100kW

Renault Zoe Zen 50 R135 100kW

Precio Desde
38.600 €
Desde
33.950 €
Desde
36.800 €
Desde
36.650 €
Combustible Eléctrico Eléctrico Eléctrico Eléctrico
Cambio 1 marchas 1 marchas 1 marchas 1 marchas
Potencia (CV) 153 184 136 135
Aceleración 0-100 km/h (s) - 7,3 8,1 9,5
Consumo Medio (l/100 km) - - - -
Emisiones CO2 (g/km) - - - -

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche