Prueba

VÍDEO| Prueba del VW T-Roc Tdi 150 CV 4 Motion 2021: ¿vale lo que cuesta?

24 de noviembre, 2021

El Volkswagen T-Roc mantiene bien el pulso en su segmento pese a que ya lleva unos cuantos años en el mercado y hay rivales más modernos. Virtudes no le faltan, como veremos en esta prueba, pero, ¿merece la pena pagarlo?

Volkswagen no quiere repartir el pastel con nadie y se planta con nada menos que tres modelos que casi se comen entre ellos. Si no había suficiente confusión entre el T-Roc y el T-Cross, ahora les ha llegado otro hermano con el nombre de Taigo, sin embargo, el VW T-Roc sigue siendo el mayor de ellos, y no porque sea el que más tiempo lleva en el mercado o el más grande, sino porque se sustenta sobre la plataforma del Golf en vez de la del Polo, y eso marca diferencias a su favor. Para esta prueba hemos elegido la versión más recomendable para aquellos que salgan más de la ciudad y les guste hacer escapadas: el diésel de 150 CV y con tracción total 4Motion.

Sus características mecánicas hacen que este T-Roc TDi 4Motion sea una alternativa muy a tener en cuenta para las parejas o familias con «el nido vacío» a las que les guste viajar y hacer excursiones a la nieve o al campo. Su motor diésel consume poco, tiene buenas prestaciones y la tracción total nos sacará de más de un apuro en condiciones de baja adherencia.

Cuáles son los rivales del VW T-Roc

Entre los rivales del T-Roc de Volkswagen tenemos modelos muy recientes como el Ford Puma, otros prácticamente idéntico como su primo el Audi Q2 con el que comparte mecánica, tecnología y plataforma y otros que llevan también tiempo, pero que se han puesto al día como el Toyota C-HR 184 GR Sport, o los que juegan a enamorar a los de gustos sofisticados, como el DS3 Crossback. Frente al Puma, el T-Roc tiene la ventaja de un diseño más tradicional y mecánicas más eficientes en consumos, pero el Ford ofrece una mejor relación precio/producto y una mayor versatilidad. El Toyota C-HR gana en prestaciones, consumos y por contar con la etiqueta Eco, mientras que el DS3 Crossback ofrece un interior mejor acabado.

Nuestra valoración: 6,7

Diseño 7

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 6

Equipamiento 6

Consumos 7

Destacable

  • Facilidad de conducción
  • Maletero
  • Valor residual

Mejorable

  • Precio
  • Plazas traseras
  • Calidad de algunos plásticos

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Atractivo sin estridencias

El T-Roc está aguantando bien el paso de los años.

54 fotos

Ampliar

Las líneas del T-Roc aguantan bien el tipo frente a sus rivales más modernos. Su frontal tiene un aspecto muy robusto y parece más coche de lo que en realidad es, con un tamaño a medio camino entre el segmento C y el B.

En la vista delantera el acabado R-Line incluye un faldón de aspecto más deportivo. Los faros son grandes y full led con muy buena iluminación y el asistente de luz de carretera que cambia a cruce automáticamente al detectar tráfico no es de los peores que he probado.

El lateral está dominado por las enormes llantas (con neumáticos 225/40-19) que llenan unos grandes pasos de rueda que se ven algo desproporcionados para el tamaño general del VW T-Roc. Las puertas son amplias y dejan un acceso cómodo al interior, además ajustan muy bien y dan una sensación de «acorazado bien hecho» cuando las cerramos.

La parte trasera tiene unos grupos ópticos que se ven muy bien porque van ubicados altos y porque su superficie iluminada es generosa. También son led y su diseño es atractivo.

El parachoques también incluye embellecedores imitando unas salidas de escape deportivas en este acabado R-Line.

Interior: Dos clases

Casi se agradece que el interior tenga años y mantenga los mandos de la climatización tradicionales.

54 fotos

Ampliar

Casi me alegro de que el T-Roc tenga el interior de la etapa anterior de Volkswagen y no haya sido sometido al rediseño que está haciendo estragos al eliminar mandos como las prácticas ruletas de la climatización para delegar todo en el uso de la pantalla táctil, mucho más incómoda de manejar. Realmente, este rediseño que vemos en modelos como el Golf, el Caddy, el Arteon y en varios modelos del grupo VAG, sólo interesa al propio fabricante, que se ahorra así una gran cantidad de botones y de ajustes en el salpicadero.

El interior del T-Roc se ve algo anticuado, pero es impecable en cuanto a ergonomía y usabilidad. La pantalla táctil del sistema multimedia está bien ubicada, es de calidad y responde bien a las órdenes táctiles, el conductor tiene todo a mano y se maneja sencillamente y los asientos delanteros son ejemplares por cómo recogen nuestro cuerpo.

La instrumentación es completamente digital y muestra la información (muy completa) en varios formatos, como ya es habitual en los modelos del grupo Volkswagen.

Por desgracia, no todo es maravilloso en el interior del T-Roc y los problemas aparecen al abrir las puertas traseras. Para empezar, el espacio para las piernas es escaso, tampoco sobra a lo ancho y, lo peor, es que se trata como a pasajeros de segunda a los viajeros de las plazas traseras, rodeados de peores materiales y mucho menos mimados que los delanteros, como dejo claro en el vídeo.

El maletero tiene una buena capacidad y es muy utilizable porque sus formas son muy regulares. Aunque bajo la tablilla cabría una rueda de repuesto, el T-Roc trae de serie un kit de reparación de pinchazos. Si necesitamos más espacio, podemos abatir los respaldos traseros por partes asimétricas, que dejan un suelo casi plano.

Motor: Un viejo conocido

Las versiones 4Motion están muy penalizadas por emisiones.

54 fotos

Ampliar

No hay sorpresas bajo el capó delantero ni novedades en el motor 2.0 TDi de 150 CV de Volkswagen. Sabedores de que están condenados a muerte, la marca alemana ha parado todos los planes de evolución y desarrollo de su tecnología, ni siquiera se va a molestar en añadir un sistema de baja hibridación para obtener la etiqueta Eco como está haciendo con las mecánicas de gasolina. La verdad es que es una pena. Por desgracia en el pasado muchos conductores se equivocaron comprando diésel y se disparó su presencia en las calles, ahora pagan justos por pecadores y aquellos a los que el diésel sí les resultaría la mejor alternativa (los que hagan viajes largos y muchos kilómetros anualmente) se quedarán sin opciones.

Este motor destaca por su buen empuje y sus buenas prestaciones, pero sobre todo por unos consumos muy ajustados y que, a diferencia de los híbridos y versiones de gasolina, no se disparan cuando viajamos con el coche cargado a tope o subimos el ritmo del viaje.

La caja de cambios DSG de 7 marchas funciona correctamente, aunque en las últimas evoluciones cada vez se ha ido aburguesando más su puesta a punto son más lentas de reacciones, precisamente para reducir consumos y emisiones, además de mejorar también su vida útil al someterse a menos esfuerzos.

El sistema de tracción 4Motion cuenta con un embrague central multidisco que hace que básicamente el T-Roc sea un coche de tracción delantera para reducir el consumo y se acople el eje trasero cuando hay poca adherencia, usamos un remolque o seleccionamos alguno de los modos de conducción offroad que tenemos en la ruleta junto al selector del cambio.

Comportamiento: Un Golf elevado

El T-Roc reacciona bien, pero se nota su mayor altura frente al Golf.

54 fotos

Ampliar

El T-Roc emplea la misma plataforma que el Golf y se nota en que su comportamiento es muy homogéneo. No es el mejor en nada pero hace todo muy bien. El eje delantero está bien guiado y la trasera no hace cosas raras cuando se fuerzan los límites. Lo que sí se nota es que, para reducir el balanceo con un centro de gravedad más alto, las suspensiones son más rígidas y resulta más incómodo y seco de suspensiones que un Golf. Las llantas opcionales de bajo perfil tampoco ayudan en este sentido.

En ciudad es un coche cómodo de usar porque gira muy bien y maniobra en espacios pequeños sin problemas. La caja de cambios automática hace las cosas muy fáciles y lo más incómodo es que el motor diésel se oye con descaro en el interior cuando rodamos a baja velocidad.

En autopista esa rumorosidad de la mecánica desaparece o, mejor dicho, se disimula entre los ruidos aerodinámicos y de rodadura. En curvas rápidas se siente seguro y las suspensiones se recomponen bien al pasar por badenes o cambios de asfalto en apoyos francos.

En carreteras secundarias sus prestaciones permiten unos adelantamientos seguros y que viajemos desahogados aunque carguemos el coche y el terreno se ponga cuesta arriba. Las curvas enlazadas las traza sin problemas sus reacciones no nos pondrán en compromisos. La tracción total nos ayudará cuando arrastremos un remolque o cuando el asfalto no esté en buenas condiciones, con lluvia o incluso nieve.

Fuera del asfalto, sus cotas no son buenas ni los neumáticos de perfil bajo inspiran la menor confianza para ir más allá de una pista forestal amplia.

En el circuito de pruebas la maniobra de esquiva la salva gracias al trabajo del ESP, que casi frena por completo al coche. La frenada de emergencia es estable y con unas distancias correctas.

En definitiva, el VW T-Roc es un coche de reacciones seguras y con un buen comportamiento dinámico, aunque el confort podría mejorarse con unos neumáticos de medidas más razonables y unas suspensiones menos secas, sobre todo en el rebote del eje trasero.

Equipamiento: Bien equipado, pero caro

El R-Line tiene un equipamiento de serie muy completo, pero se paga.

54 fotos

Ampliar

El R-Line es el acabado superior del VW T-Roc y, además, la unidad de pruebas monta algunos extras como las llantas de 19 pulgadas. Con todo, el precio se dispara por encima de los 34.000 euros, una suma por la que a cambio obtenemos un equipamiento muy completo, pero que no deja de ser excesiva para un coche que no deja de ser de una marca generalista y del segmento B.

En la ficha técnica adjunta puedes ver el equipamiento de serie detallado y también el precio de todas las opciones, pero lo importante es que en cuanto a confort y seguridad el T-Roc viene muy bien servido de serie: faros full led, asistente de mantenimiento en el carril, alerta de colisión con frenado de emergencia, control de crucero adaptativo… no está mal su seguridad y asistencias avanzadas a la conducción.

El confort está garantizado por los asientos ergonómicos con reglaje de altura y de apoyo lumbar, columna de dirección regulable, climatizador bi-zona, volante de piel multifunción, asientos calefactados, elevalunas de un solo toque, portón con apertura automática o acceso con llave manos libres.

En cuanto a la conectividad, el T-Roc cuenta con un sistema multimedia con Apple Car Play y Android Auto inalámbricos, puerto de carga inalámbrico, etc.

Su equipamiento no está mal, pero sigue siendo un coche caro.

Consumo: Para kilometradas

Los consumos son correctos.

54 fotos

Ampliar

Los consumos del motor diésel del VW T-Roc son buenos y, sobre todo, no se disparan demasiado ni con la velocidad ni con la carga, como les sucede a sus rivales híbridos y de gasolina. Gracias a sus consumos ajustados y a un depósito de 55 litros, la autonomía del VW T-Roc TDi supera los 800 km.

En concreto, los consumos reales del VW T-Roc TDi 150 CV medidos durante la prueba han sido:

  • Carretera: 4,6 l/100 km
  • Autopista: 6 l/100 km
  • Ciudad: 6,8 l/100 km

Rivales: Rivales del VW T-Roc TDi 150 CV R-Line 2021

Vehículo

Volkswagen T-Roc 2.0TDI Advance R-Line DSG7

Audi Q2 35 TDI Black line edition quattro S tronic 110kW

Jeep Compass 1.3 PHEV Longitude 4x4 Aut. 190

Ds DS3 Crossback BlueHDi Rivoli 130 Aut.

Precio Desde
33.628 €
Desde
42.250 €
Desde
39.600 €
Desde
36.900 €
Combustible Diésel Diésel Híbrido Enchufable Diésel
Cambio 7 marchas 7 marchas 6 marchas 8 marchas
Potencia (CV) 150 150 190 130
Aceleración 0-100 km/h (s) 8,8 8,2 7,9 10,5
Consumo Medio (l/100 km) - - - 3,7
Emisiones CO2 (g/km) - - 44 99

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche