Prueba

VÍDEO | Prueba del Volkswagen T-Roc R 2020: muy capaz de sorprender

37 fotos

Ampliar

10 de septiembre, 2020

Tras convivir una semana con el nuevo Volkswagen T-Roc R, el hermano gemelo del Golf R, te contamos en vídeo cuáles son nuestras sensaciones. Solo os adelantamos que es un aparato...

El mercado de los SUV compactos deportivos, como ocurre con todo lo que rodea a este tipo de vehículos todocamino, cada vez cuenta con una mayor demanda. Sin duda, el Grupo Volkswagen con los Cupra Ateca, Audi SQ2 y Audi RS Q3 iba bien servido en lo que a escaparate y posicionamiento se refiere. Sin embargo, a finales del año pasado en la marca que da nombre al consorcio alemán decidieron apostar por un T-Roc que montara prácticamente el mismo esquema del Golf R y que, por tanto, también compartiese mecánica con los dos primeros modelos citados antes. ¿El objetivo? Lanzar una alternativa algo más económica, más grande e igual de potente que el SQ2 y, de paso, enriquecer la gama más prestacional de la firma más vendida del grupo. El nuevo Volkswagen T-Roc R ya está disponible en nuestro país y nosotros acabamos de probarlo a fondo durante siete días seguidos. Para conocer sus detalles y todo lo que puede llegar a ofrecer, será mejor que no te pierdas el siguiente vídeo.

Cuáles son los rivales del Volkswagen T-Roc R 2020

Prueba del Cupra Ateca Limited Edition 2020

Este Volkswagen, como decimos, encuentra en casa a sus principales rivales. No obstante, aunque a priori pueda parecer que no hay muchos más competidores, podemos encontrar en el mercado modelos con el mismo enfoque que el T-Roc R, como el BMW X2 M35i xDrive, el Mini Countryman John Cooper Works All4 o el Mercedes-AMG GLA 35 4Matic. Asimismo, dado el buen comportamiento dinámico del que hace gala el T-Roc R -y en el que ahondaremos más adelante-, es posible confrontarlo también con modelos hatchback tradicionales que rondan esa barrera de los 300 CV. Me refiero a coches como el Hyundai i30 N Performance, el Ford Focus ST, el Renault Megane RS Trophy o el propio Golf R, con el que apenas vemos diferencias. ¿Realmente puede un SUV ser igual de dinámico y ágil que un GTi de los de siempre? Te respondemos en la videoprueba. Arrancamos motores… ¡que suenen los Akrapovic!

Prueba del Audi SQ2 2019

Videoprueba del Volkswagen T Roc R

Nuestra valoración: 7,5

Diseño 8

Motor 8

Comportamiento 9

Interior 6

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Mecánica y prestaciones
  • Suspensión adaptativa
  • Comportamiento dinámico

Mejorable

  • Carné por puntos
  • Interior algo descafeinado
  • ¿Consumos?

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: suficientemente provocador

La verdad es que los deportivos de Volkswagen se caracterizan por ser bastante discretitos, y este T-Roc no iba a ser una excepción. Aun así es fácil distinguirle de cualquiera de sus hermanos. Luce una parrilla ennegrecida con diseño de panal de abeja que es exclusiva, al igual que los paragolpes con la luz diurna vertical y unas entradas de aire mucho más grandes que alimentan la mar de bien al turbo. Además, en cada uno de sus lados vemos la insignia R que engloba a todos los modelos racing de la marca.

Si hay algo que distingue a las variantes R son el color Azul eléctrico metalizado y las llantas Pretoria de 19 pulgadas opcionales con neumáticos 235/40, por las que nos piden 950 euros. Eso sí, no me negaréis que le sientan de cine. Tras ellas se deja ver el mismo equipo de frenos que monta el Golf R con paquete Performance, compuesto por discos ventilados de 330 y 305 mm con núcleos de aluminio para ahorrar algo de peso y bandas exteriores de acero.

Pero vamos a la vista trasera porque la zaga es de lejos la que más agresividad aporta en el T-Roc R. Por supuesto, tanto el alerón integrado como el pequeño difusor le dan empaque y deportividad al conjunto, pero las protagonistas indiscutibles son las cuatro salidas de escape firmadas por Akrapovic. Sí, son opcionales y son caras, cuestan unos 4.100 euros, pero deberían ser obligatorias para todo el que quiera este coche porque son las que aportan el punto más emocional o pasional. Su sonido es un espectáculo…

Interior: demasiado corriente

El habitáculo sigue la línea discreta del exterior, quizá demasiado. Lo cierto es que quitando los asientos y el volante, que también es el del Golf R, no encontramos demasiada diferencia con el interior de un T-Roc normal. A mí me hubiera gustado que fuera más deportivo, con tapicería de Alcantara, molduras de carbono… Al final estamos ante un Volkswagen de 300 CV que se acerca a los 50.000 euros de base. En cualquier caso, los asientos, con esta tapicería opcional que combina el cuero con un tejido que simula la fibra de carbono, brindan el equilibrio perfecto entre el confort necesario para el día a día y la deportividad que encarnan los pétalos laterales que sujetan el cuerpo a la perfección en una zona de curvas. 

Por lo demás, todo igual: Virtual Cockpit con pantalla de 10,25 pulgadas y distintos modos de visualización, pantalla central táctil de 8 pulgadas con conectividad y navegación integrada, buena ergonomía, buen espacio y un equipo de audio opcional de Beats con 8 altavoces y un subwoofer que suena muy bien, pero para música la de los Akrapovic…

La ruleta que encontramos junto al selector del cambio sí es exclusiva de las versiones equipadas con tracción total como esta y desde ella podemos modificar tanto la intervención del sistema 4Motion como los parámetros de la suspensión adaptativa, la mecánica o la dirección para ajustar el modo de conducción a las distintas situaciones.

El maletero tiene un volumen de 392 litros que pueden llegar a ser casi 850 l más si abatimos los respaldos traseros. Y en las plazas traseras hay suficiente espacio para tres adultos de talla media.

Motor: la fábrica del deleite

El T-Roc R está animado por el mismo motor del Cupra Ateca, su pariente y principal rival. Es un TSI turboalimentado de dos litros y cuatro cilindros que declara 300 CV de potencia desde las 5.300 hasta las 6.500 rpm y 400 Nm de par entre las 2.000 y las 5.200 rpm. Esto significa que tenemos una respuesta formidable prácticamente en todo el régimen de giro del motor. Tened en cuenta que el corte de inyección está en las 7.000 vueltas, así que… nos va a dejar pegados al asiento desde el mismo instante en que ahondamos el pie en el acelerador. De hecho, la sensación es esa. No hay nada que le haga perecer en su intento de volar bajo cuando le pedimos el máximo rendimiento. Le da igual cargar con lo que sea. Una vez que se acerca a las 2.000 vueltas, empieza a empujar como un demonio y replica nuestras órdenes de forma rápida y contundente.

En prestaciones, estamos hablando de un 0-100 km/h en 4,8 segundos gracias en buena parte a la función Launch Control y de una punta limitada electrónicamente a 250 km/h.

De transmitir todo eso al asfalto se encarga la estupenda caja de cambios automática DSG de doble embrague y siete marchas (ya sabéis lo rapidísima y efectiva que es) y junto a ella el sistema de tracción total 4Motion que reparte el par entre ambos ejes motrices. La verdad es que funcionando tanto en modo automático como manual es una pasada. Utilizando las levas, realiza las transiciones al instante y lo hace de forma muy obediente. Es verdad que a veces, cuando la exigimos dos cambios muy seguidos o cuando apuramos el corte, se satura y cambia de forma automática también para proteger la mecánica, pero en términos generales es una delicia. Además, se adapta al modo de conducción que elijamos perfectamente y en base a eso lleva a cabo su trabajo de forma más confortable y eficiente o de un modo más agresivo.

La tracción 4Motion a las cuatro ruedas hace que todo ese brío del que hablamos se refleje o salga a la luz de manera efectiva e inteligente, incluso aporta ese plus de seguridad que se agradece. Al salir de cada curva puedes abrir gas sin preocuparte por nada porque no pierde absolutamente nada de tracción, algo bastante habitual en modelos como el Focus ST o el Megane RS y RS Trophy. Al final, tanto caballaje es demasiado para transmitirlo mediante un solo eje. En este caso, el mecanismo 4Motion es todo un acierto.

Comportamiento: muy cerca de los tradicionales 'hot hatchbacks'

Con respecto a comportamiento dinámico puro y duro hay que decir que el trabajo que el Grupo Volkswagen ha hecho últimamente con la suspensión adaptativa DCC es una oda al excelencia. Antes, no hace mucho tiempo, era complicado sentir que un coche con este tipo de suspensión fuese cómodo en el modo más confortable y deportivo en el modo más radical. Es más, solían pecar de cierta inestabilidad si te metías demasiado con ellos. Desde que probé el nuevo Passat R-Line Performance ya noté que eso había cambiado. Y también lo he notado en este T-Roc R. Es un coche muy válido para el día a día que se vuelve una tabla si optamos por el modo Sport o Race. Además, pese a tener una mayor altura libre al suelo que el Golf, no muestra ni balanceos ni inercias propias de los SUV que quiten confianza al que va al volante. Tan solo hay que controlar fácilmente los cambios de apoyo, como en cualquier otro deportivo, y tener cuidado con no pisar zonas rotas o juntas de dilatación yendo demasiado rápido, porque ahí sí nos va a escupir hacia afuera. Ya digo, lo único que se percibe en los virajes más cerrados es algún ligero subviraje que no obstante también está presente en el Golf R o en cualquiera de sus rivales.

La dirección con dureza variable es muy precisa, tan solo hay dos vueltas de volante entre tope y tope, y es directísima. Permite un guiado sensacional y, acorde a lo hablado antes con otros componentes, es perfecta tanto para conducir placenteramente por una secundaria o una autovía como para encarar un tramo de rally. Tan solo hay que jugar con los modos de conducción para que se transforme.

Por último, los frenos son muy eficaces y aguantan bastante. A ver, con las temperaturas de agosto, que es cuando realizamos la prueba, su fatiga llegaba antes, pero refrigeran y retoman actividad rápido. Además, no son como otros que cuando se agotan directamente te quedas sin frenos (me puedo acordar por ejemplo de los del Fiesta ST). Estos te van avisando y es algo que agradeces porque ya queda en ti seguir exigiéndolos y aumentar el riesgo o bajar el ritmo. Para pasar una buena tarde subiendo y bajando un par de puertos son más que suficientes. Ahora bien, si vas a ser asiduo a las zonas reviradas o incluso vas a entrar en un trazado cerrado al tráfico, sí aconsejaría que se recurriera al aftermarket.

Equipamiento: apropiado en el segmento

El equipamiento de serie del T-Roc R, que parte de los casi 50.000 euros, cuenta con aparcamiento asistido, asistente de arranque en pendiente, frenada autónoma de emergencia, aviso por cambio involuntario de carril y mantenimiento en el mismo, sensores de aparcamiento, cámara de visión trasera, asientos y volante deportivos R, iluminación led, control de crucero inteligente y limitador de velocidad, luneta y retrovisores térmicos, selector de modos de conducción, acceso y arranque sin llave, climatizador bizona automático, equipo de sonido con seis altavoces, instrumentación Digital Cockpit, pantalla central táctil de ocho pulgadas con conectividad, etcétera.

Algunos extras disponibles (techo solar panorámico, llantas Pretoria de 19 pulgadas, equipo de sonido Beats con subwoofer, navegación, reconocimiento de señales de tráfico, suspensión adaptativa DCC, asientos calefactados, portón con apertura eléctrica, sistema de escape Akrapovic, tapicería mixta de cuero o techo pintado en negro, entre otros) pueden hacer que la factura se incremente en más de 10.000 euros adicionales de un solo plumazo.

Consumo: sin sorpresas

Por supuesto, no todo van a ser elogios para el T-Roc R. Como es normal es coches de este tipo y con semejante potencia, los consumos no están al alcance de todos los bolsillos. En vías rápidas a límites legales estaremos rondando los 8 o 9 litros a los 100. A partir de ahí, en ciudad y en conducción deportiva será completamente imposible bajar de los dos dígitos. Subiendo un puerto con alegría, el registro mínimo será de 20 litros y si abusamos puede hasta que la media se doble. Está claro que esto es algo con lo que cualquier futuro propietario de T-Roc R cuenta y, si no hay problema para afrontar las cifras, disfrutará del coche a cada momento. Por tanto, teniendo en cuenta que el depósito tiene capacidad para 55 litros de gasolina, la autonomía media por cada llenado puede rondar entre los 400 y 500 km. Si vamos muy finos y nos olvidamos de las prestaciones, puede incluso que la cifra quede cerca de los 600 km.

Rivales: rivales del Volkswagen T-Roc R

Vehículo

Volkswagen T-Roc 2.0 TSI R 4Motion DSG7 221kW

Volkswagen Golf 2.0 TSI R DSG7 221kW

Cupra Cupra Ateca 2.0 TSI 300 Limited Ed. con Akrapovic DSG 4Drive

Audi SQ2 TFSI quattro S tronic 221kW

Precio Desde
49.975 €
Desde
46.462 €
Desde
58.644 €
Desde
54.865 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 7 marchas 7 marchas 7 marchas 7 marchas
Potencia (CV) 300 300 300 300
Aceleración 0-100 km/h (s) 4,8 4,6 5,2 4,8
Consumo Medio (l/100 km) 7,5 7,0 7,4 7,2
Emisiones CO2 (g/km) 171 164 168 160

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • […] en prácticamente todos los segmentos. Un buen ejemplo de que esta moda está en pleno auge es el Volkswagen T-Roc R de esta prueba. Se trata de una variante de corte deportivo, muy deportivo, del SUV compacto de la […]

  • […] en prácticamente todos los segmentos. Un buen ejemplo de que esta moda está en pleno auge es el Volkswagen T-Roc R de esta prueba. Se trata de una variante de corte deportivo, muy deportivo, del SUV compacto de la […]

  • […] en prácticamente todos los segmentos. Un buen ejemplo de que esta moda está en pleno auge es el Volkswagen T-Roc R de esta prueba. Se trata de una variante de corte deportivo, muy deportivo, del SUV compacto de la […]

  • […] en prácticamente todos los segmentos. Un buen ejemplo de que esta moda está en pleno auge es el Volkswagen T-Roc R de esta prueba. Se trata de una variante de corte deportivo, muy deportivo, del SUV compacto de la […]

  • […] en prácticamente todos los segmentos. Un buen ejemplo de que esta moda está en pleno auge es el Volkswagen T-Roc R de esta prueba. Se trata de una variante de corte deportivo, muy deportivo, del SUV compacto de la […]

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche