Prueba

VÍDEO | Prueba del Volkswagen T-Cross Sport 150 CV: un urbanita picante

04 de mayo, 2021

Analizamos la versión más potente y deportiva del pequeño Volkswagen T-Cross, un modelo que se acerca a los 30.000 euros de base y que convence por su mecánica y por su comportamiento... aunque no destaca en todos los aspectos.

En apenas meses la marca de Wolfsburgo rellenó los huecos que quedaban por debajo del Tiguan en su gama SUV con los lanzamientos del T-Roc y del T-Cross. El más pequeño, producido en España por los trabajadores de la planta de Navarra, fue el último en llegar con permiso del recientísimo ID.4 eléctrico. Sin embargo, de esto hace ya casi dos años. El mercado lo acogió con mucho éxito durante las primeras semanas de comercialización y esto hizo que Volkswagen se planteara completar con más opciones un catálogo mecánico que hoy suma hasta cuatro alternativas distintas. Nosotros hemos querido probar el Volkswagen T-Cross Sport 150 CV que se posiciona como la versión más potente de todas. ¿Cuáles son sus bazas? Vamos a comprobarlo…

VÍDEO | Prueba del Volkswagen T-Roc R 2020: muy capaz de sorprender

El Volkswagen T-Cross Sport 150 CV frente a sus rivales

Los rivales de este T-Cross son muchísimos. En el segmento B-SUV encontramos los Peugeot 2008, Renault Captur, Ford Puma, Citroën C3 Aircross, Kia Stonic, Opel Mokka, Jeep Renegade, Nissan Juke y un largo etcétera. También compite contra él el SEAT Arona, con el que comparte plataforma y varios componentes más.

El Volkswagen carga con la cruz de ser el más caro de todos y, claro, eso implica que las expectativas sean altas. ¿Que destaca en varios apartados? Sí. ¿Que lo hace en todos? Pues no… Lo cierto es que, esta versión en concreto, hace gala de un motor muy bueno en lo que a prestaciones y consumos se refiere. También es un coche muy equilibrado en cuanto a confort y agilidad. Sin embargo, como podéis apreciar en el vídeo y en la galería de fotos, también cuenta con algunos hándicaps como la sobreutilización de materiales duros en el interior o la propuesta de demasiados extras que además no son nada baratos, algo que es común en firmas premium, pero no en generalistas -y menos en segmentos tan pequeños.-

Nuestra valoración: 7,3

Diseño 7

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Prestaciones/consumo
  • Comportamiento dinámico
  • Opciones de personalización

Mejorable

  • Mucho equipamiento extra
  • Pedal del freno
  • Plásticos del interior

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: bastante personalizable

Volkswagen T-Cross Sport 150 CV exterior

31 fotos

Ampliar

Los últimos cambios a los que se ha sometido este modelo no recaen en el apartado estético. Aun así, repasemos rápidamente su diseño exterior. En primer lugar, destaca esa parrilla horizontal en la que se funden los faros con tecnología led, una característica que vemos también en el T-Roc o en el Passat, y que cambia en los modelos más recientes de la marca como el Golf 8, adoptando un nuevo lenguaje de diseño. Recordemos que el T-Cross va camino de cumplir ya dos años en el mercado.

Además, vemos un capó bastante elevado que enfatiza esa sensación de mayor robustez en línea con lo que buscan los clientes de un todocamino y unos paragolpes en los que sobresalen los antiniebla evocando el concepto de faros divididos como el de los Citroën C3 y C4 y cada vez más modelos de segmentos B y C, aunque en este caso los principales son los de arriba. Por último, tanto delante como detrás, resaltan en la zona central inferior unas molduras que imitan las protecciones de un todoterreno y que no son más que eso, una imitación.

En la zaga, sin duda, el elemento más representativo es el catadióptrico central que une ambos pilotos y que da el toque más juvenil y desenfadado a un conjunto que no es el último grito en lo que respecta a originalidad o personalidad, sobre todo si optamos por este color de carrocería blanco que no lo hace ser demasiado llamativo. Hay colores mucho más simpáticos en el catálogo. Sí aportan el carácter y el atractivo que tanto se demanda en el segmento B las llantas Margarita de 18 pulgadas en color Bamboo Garden y las carcasas de los retrovisores en el mismo tono, aunque para eso hay que optar por el tope de gama Sport, como es el caso, y apoquinar los 710 euros que nos piden por el paquete en cuestión. Los pasos de rueda y las taloneras cubiertas en plástico negro y las barras de techo terminan de darle ese aspecto más campero al T-Cross.

En materia de acabados y ajustes, la verdad es que todas las partes que conforman la carrocería ofrecen una sensación de calidad correcta y, por tanto, no hay queja alguna.

Interior: mucha superficie dura

Volkswagen T-Cross Sport 150 CV interior

31 fotos

Ampliar

El habitáculo es exactamente igual que el del Polo. Molduras, diseño, materiales, botones… comparten todo, incluso la tecnología: en este acabado Sport vemos una pantalla central táctil de 8 pulgadas con conectividad y navegación opcional que este sí lleva y otra pantalla configurable que hace la labor de cuadro de instrumentos digital (Digital Cockpit).

Lo que sí notamos en comparación con el utilitario alemán es que vamos sentados en una posición bastante más alta. La visibilidad es buena y la ergonomía, también. Eso sí, abundan los plásticos duros por todas partes y, pese a que es lo habitual en el segmento, ni siquiera apreciamos zonas acolchadas en la parte superior o en las zonas más a la vista, algo que ya va siendo común en sus rivales. La tapicería es de tela incluso en el más alto de la gama, no hay otra opción, y a pesar de que el mullido no parece a priori demasiado confortable, sí permite hacer unos viajes más o menos largos o unos trayectos rutinarios sin que repercuta un especial agotamiento.

El espacio para conductor y acompañante es bueno, y también lo es en la segunda fila para tratarse de un segmento B si dejamos al margen la plaza central. Yo por ejemplo mido alrededor de 1,75 m y mi cabeza todavía no queda demasiado cerca del techo ni mis rodillas demasiado cerca del asiento delantero. Un punto muy a favor es que las banquetas traseras son corredizas, algo que indudablemente favorece el confort de sus ocupantes. Dependiendo de la configuración, el volumen del maletero varía desde los 385 hasta los 455 litros. Si necesitamos más, abatiendo los respaldos alcanzamos los 1.280 l.

Motor: lo mejor del coche

Volkswagen T-Cross Sport 150 CV motor

31 fotos

Ampliar

Llega el momento de hablar del apartado mecánico. Nuestra unidad de pruebas se corresponde con la versión más potente de la gama. Monta un motor 1.5 TSI con desconexión de cilindros y 150 CV. Ofrece la potencia máxima entre las 5.000 y las 6.000 rpm y brinda un par motor de 250 Nm entre las 1.500 y las 3.500 rpm.

Esta mecánica solo está disponible con una transmisión automática DSG de doble embrague y siete marchas que en conducción normal hace unas transiciones suaves moviéndose siempre en el entorno donde tenemos todo el par. Tenemos unas pequeñas levas que giran con el volante y que nos permiten bajar de marcha cuando necesitamos revolucionar más el motor para encarar un adelantamiento con máxima seguridad, por ejemplo, o podemos recurrir a ellas simplemente cuando deseemos disfrutar del modo secuencial. En este caso, sobre todo si activamos el modo Sport, se muestra muy rápida y obediente, aunque justo antes de llegar al corte cambia automáticamente para salvaguardar o cuidar el motor. Bueno, si hubiera sido un deportivo sería algo a juzgar, pero en este caso es totalmente comprensible.

La respuesta del motor es muy buena. Tened en cuenta que hasta no hace mucho 150 CV en este segmento era una potencia reservada para versiones con aspiraciones deportivas. Lo cierto es que mueve los poco más de 1.300 kg con una facilidad y una agilidad tremenda. A diferencia de lo que seguramente nos ocurriría con el T-Cross de acceso de 95 CV, aunque le metamos peso adicional, no supondrá un problema. A ver, para alguien que vaya a utilizarlo fuera de la ciudad, incluso en una zona de valle con bastantes desniveles, es la opción ideal. No obstante, si sobre todo lo queremos para circular por zonas urbanas y para hacer algún que otro viaje al año, creo que lo mejor será optar por la versión de 110 o incluso de 95 CV si normalmente vamos a ir solos, por precio y por consumos -especialmente en los manuales.- Ahora bien, en relación a esto último, como veréis más adelante, el de 150 CV tampoco es que peque de tragón.

Comportamiento: muy equilibrado

Volkswagen T-Cross Sport 150 CV interior

31 fotos

Ampliar

Centrándonos en el comportamiento dinámico, hay que decir que aunque este T-Cross goza de un tarado firme que viene bien a la hora de circular por secundarias reviradas incluso a un ritmo más alto del que generalmente llevaríamos, es también más cómodo en ciudad que alguno de sus rivales más directos, como el Juke o el Captur. La verdad es que hemos notado un buen equilibrio entre ambos contextos. En una conducción alegre, a menos que nos pongamos en modo salvaje, el coche retiene muy bien las inercias (o más bien podemos controlarlas fácilmente), no subvira demasiado y se mantiene de una forma correcta en el suelo pese a su corta batalla (2,56 m.) Son ventajas de la plataforma MQB A0, y eso que ganaría aún más naturalidad si le bajásemos una pulgadita a las llantas y le aumentásemos un poco el perfil del neumático (nuestra unidad lleva ruedas en medida 215/45 R18.)

Otro elemento que me gusta mucho, algo que me ocurre habitualmente en modelos de la marca, es la dirección. El tacto es bueno, tiene una asistencia correcta tanto para ciudad como para cuando queremos alguna sensación más, y es muy precisa y directa.

Quizá lo único que le achaco a este T-Cross a la hora de conducir es que el pedal del freno en esta versión automática tiene una posición demasiado elevada y cada vez que tenemos que recurrir a él nos obliga a hacer un movimiento de pie más exagerado del que nos gustaría.

Equipamiento: larga lista de opciones caras

Volkswagen T-Cross Sport 150 CV interior

31 fotos

Ampliar

En cuanto a equipamiento, ya sabéis que este Sport es el tope de gama y tiene disponible prácticamente de todo lo que es común en el segmento, aunque una gran parte del equipamiento es opcional y caro. Hablo del paquete con asistente de aparcamiento automático, acceso y arranque sin llave y carga de smartphone por inducción, del asistente de ángulo muerto, de los asientos delanteros calefactables, del navegador incorporado, del equipo de audio Beats o de los paquetes estéticos que queramos acoplarle, entre otras cosas.

Consumo: medias ajustadas

Volkswagen T-Cross Sport 150 CV interior

31 fotos

Ampliar

Las cifras oficiales dicen que de media homologa en torno a 6 litros por cada 100 kilómetros, y lo cierto es que en la práctica no hemos anotado registros muy superiores. En autovía hemos hecho una media de 6,5 l/100 km; en secundarias sube hasta los 8 litros y en ciudad nos permite gastar menos de 6 gracias a la función a vela que se activa cuando llaneamos o descendemos un desnivel y de la que podemos sacar la mayor tajada en entornos con poco tráfico. Por tanto, con los 40 litros de gasolina que le caben al depósito, podemos rozar o hasta superar los 600 kilómetros de autonomía.

Rivales: rivales del Volkswagen T-Cross Sport 150 CV

Vehículo

Volkswagen T-Cross 1.5 TSI Sport DSG7 110kW

Peugeot 2008 1.2 PureTech S&S GT Pack EAT8 155

Seat Arona 1.5 TSI Eco S&S FR DSG7 150

Renault Captur TCe GPF Zen 103kW

Precio Desde
28.444 €
Desde
32.900 €
Desde
27.990 €
Desde
24.190 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 7 marchas 8 marchas 7 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 150 155 150 140
Aceleración 0-100 km/h (s) 10,2 8,6 8,2 10,3
Consumo Medio (l/100 km) 5,1 5,0 4,8 -
Emisiones CO2 (g/km) 116 118 115 -

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche