Prueba

VÍDEO| Prueba del Toyota Yaris Cross 2021: tras los pasos del Rav4 original

03 de noviembre, 2021

El Toyota Rav4 ha crecido tanto generación tras generación, que poco queda del modelo que inauguró la categoría de los SUV. Por su tamaño y versatilidad, el nuevo Yaris Cross podría perfectamente cubrir el hueco que en su día abrió el Rav4 original... ¿o no?.

Toyota completa su gama de modelos pequeños con el nuevo Toyota Yaris Cross, un coche que personalmente me recuerda más al concepto con el que Toyota se sacaba de la manga un nuevo tipo de coches con la primera generación del Rav4 allá por 1994 que al Yaris. El Rav4 de hace 3 décadas medía menos de 4 metros y era un coche atípico, el Yaris Cross es algo más grande pero se asemeja bastante más al Rav4 original que el modelo actual.

Con esa idea de recuperar el espíritu con el que nació el primer Rav4 hemos elegido esta versión Adventure, que incluye un peculiar sistema de tracción total con un motor eléctrico en el eje trasero del que hablaremos en profundidad en el apartado de motor y en el vídeo adjunto. Con un diseño muy llamativo, el sello de Toyota y tracción a las cuatro ruedas, el Toyota Yaris Cross Adventure es un coche que se sale de la media y que, aunque está en el segmento de moda, en realidad no tiene muchos rivales.

¿Cuáles son los rivales del Toyota Yaris Cross?

Si pensamos en la lista de todocaminos pequeños que hay en el mercado, al Yaris Cross le salen más enemigos que setas en otoño. Seat Arona, Ford Puma, Ford Ecosport, Peugeot 2008, Opel Mokka, Audi Q2, VW T-Cross y T-Roc… La lista es grande. Ahora bien, si pensamos en cuáles hay que sean híbridos, de repente el Yaris Cross se queda solo. Si añadimos la tracción total, ya entonces sí que no hay nada que ni se le parezca. Para buscar entre sus rivales habrá que conformarse con que tengan al menos etiqueta Eco empleando el truco de la microhibridación y aún así no es fácil encontrar ninguno que ofrezca la posibilidad de tener tracción total. Aquí tendríamos al Suzuki Ignis como único rival con etiqueta Eco y tracción total, pero es mucho más pequeño y barato que el Yaris Cross.

Para plantar cara a nuestro protagonista lo he enfrentado al superventas de nuestro mercado, al Seat Arona. Frente a él el Yaris Cross arrasa en calidad de fabricación, materiales y acabados. También tiene un comportamiento en carretera mucho mejor y es más confortable y seguro. Donde gana el Seat es en variedad de mecánicas disponibles y en precio.

Otro posible rival es el Ford Puma. Las prestaciones del Puma son mejores y también su habitabilidad, pero los consumos del Yaris Cross son mucho más bajos y también su calidad de fabricación, además de ofrecer la alternativa de la tracción total.

Cerrando la terna de rivales podríamos elegir al Mazda CX-3. Es algo más espacioso, su interior da mayor sensación de calidad y empaque y es también un coche con muy buena apariencia. Lo malo es que el CX-3 está ya al final de su vida comercial y se nota en apartados como la conectividad o la dotación en sistemas de asistencia avanzada a la conducción.

Nuestra valoración: 7,5

Diseño 7

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 8

Destacable

  • Facilidad de conducción
  • Versatilidad
  • Consumos

Mejorable

  • Apertura puertas traseras
  • Precio
  • Iluminación

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Aparenta más

El Yaris Cross parece más grande de lo que es.

74 fotos

Ampliar

La verdad es que Toyota tiene tres modelos que se llaman Yaris pero que no se parecen nada entre ellos. El GR Yaris y el Yaris Cross son diferentes entre sí y respecto al modelo del que heredan el nombre. En el caso del Yaris Cross el aumento de tamaño es muy significativo. Crece en todas las cotas y es mucho más largo, claramente más alto y algo más ancho que el utilitario.

Para justificar la diferencia de precio respecto al Yaris y que no sea simplemente un coche más grande, Toyota ofrece más posibilidades de personalización en el Yaris Cross, que puede elegirse en carrocería en dos colores, como es la unidad probada, que resultan muy llamativos. El frontal cambia por completo con un morro mucho más elevado y unos faros acabados en negro que hacen que el Yaris Cross parezca mucho más agresivo que el pequeño.

En el acabado Adventure el faldón delantero tiene un añadido en color aluminio a modo de cubrecárter que le da un aspecto más campero, lo mismo que en la parte trasera. El resultado es atractivo estéticamente y el Yaris Cross parece un coche de una categoría superior a la del Yaris.

La calidad de fabricación es buena y los ajustes también, aunque me ha llamado la atención el pequeño ángulo de apertura de las puertas traseras, que el portón del maletero no esté tapizado y que se note tanto el mayor grosor de la pintura en la zona de color negro frente a la dorada de esta unidad. Por el precio de este coche creo que se merecería un portón del maletero recubierto y con mejores apliques para las fijaciones de la bandeja del maletero, que es como un parasol de playa.

Otro detalle que no encaja, aunque seguro que encanta estéticamente, son las enormes llantas de 18 pulgadas en un coche de este tamaño y de sólo 116 CV. Hacen falta para llenar unos pasos de rueda absurdamente grandes para las proporciones del coche.

Interior: Sensación espacial

El interior es práctico y está bien resuelto.

74 fotos

Ampliar

El aumento de tamaño del Yaris Cross frente al Yaris se ha logrado estirando los voladizos delantero y trasero. Gracias al aumento del trasero tenemos un maletero más amplio, pero al mantener la misma distancia entre ejes, el espacio en las plazas traseras del Yaris Cross sigue sin ser la panacea, aunque, como la altura al techo sobra, vamos sentados algo más erguidos y resulta más amplio y confortable viajar en él que en el Yaris utilitario.

En el salpicadero cambia la instrumentación y también hay cambios en la consola central, que en el Yaris Cross cuenta con una pantalla del sistema multimedia más moderna y con mejores funciones en cuanto a conectividad, y un cuadro de instrumentos también diferente. Los materiales son buenos y los ajustes también y el Yaris Cross deja una buena impresión a sus pasajeros cuando están dentro.

Las plazas delanteras son muy cómodas, con unos asientos de muy buena factura, un tapizado confortable y unas formas que recogen bien el cuerpo. El conductor encuentra bien su postura ideal gracias a los buenos reglajes del asiento y de la columna de dirección. Además, el acceso a las plazas delanteras es muy cómodo por la altura a la que queda la banqueta del asiento respecto al suelo.

Entrar en las plazas traseras es algo más complicado. La altura es buena, pero la puerta abre poco y es pequeña. Una vez dentro tampoco sobra el espacio y con el asiento del conductor para una estatura de 1,85 m, el pasajero trasero clavará las rodillas en el respaldo en cuanto supere el metro ochenta.

El maletero del Yaris Cross es amplio, de hecho tiene más espacio que el de un Seat León, por ejemplo. Sus formas son aprovechables y podemos ampliarlo abatiendo los respaldos traseros, que en el caso del acabado de prueba se hace en 3 partes independientes. Podemos abatir la parte central para llevar unos esquíes, por ejemplo, o el resto de los respaldos, lo cual añade versatilidad al Yaris Cross.

Motor: Eficiencia que te hace fácil la vida

Así logra tracción total este Yaris Cross.

74 fotos

Ampliar

El Toyota Yaris Cross se ofrece sólo con el sistema híbrido de cuarta generación de Toyota, siempre con 116 CV de potencia máxima disponible, aunque lo hay con tracción delantera o total inteligente, como el modelo de esta prueba. Toyota denomina AWD-i a este sistema que es bastante inteligente y que cumple con su cometido. Lo que hace es añadir un pequeño motor eléctrico de poco más de 7 CV de potencia en el eje trasero. Como la batería y el sistema eléctrico es el mismo, la potencia total no varía respecto a un Yaris Cross de tracción delantera, porque este motor que debería sumar 7 CV en realidad saca la potencia del mismo sitio, así que la potencia total es la misma.

El sistema híbrido de cuarta generación del Yaris Cross está compuesto de un motor de gasolina de 3 cilindros y 1,5 litros de cubicaje que rinde 93 CV. Este motor funciona bajo el ciclo Atkinson, de modo que tiene un rendimiento termodinámico muy elevado, pero poco par, pero esto último no importa porque los motores eléctricos del sistema híbrido lo compensan con su par instantáneo desde el arranque.

El motor de gasolina va unido a una transmisión que está compuesta de dos motores eléctricos que están conectados mediante un sistema epicicloidal de piñones. Dependiendo de la interacción entre esos dos motores eléctricos y el de gasolina, el Yaris puede moverse a veces exclusivamente con la potencia de los motores eléctricos, encender el de gasolina para producir electricidad aunque el coche esté detenido y conseguir infinitos desarrollos como si se tratase de un cambio de variador continuo. Este sistema, denominado e-CVT o Transaxle por Toyota, tiene una potencia de 59 kW y es capaz de mover al Yaris exclusivamente en modo eléctrico hasta 130 km/h, si hay energía suficiente en la batería.

A esos dos motores eléctricos integrados dentro de la «caja de cambios» en el eje delantero se suma un tercer motor en el eje trasero. Gracias a este motor el Yaris Cross consigue tener tracción total y mejorar su eficiencia al eliminar las pérdidas de motricidad y al repartir mejor la fuerza disponible. Puede que 7 CV nos parezcan ridículos para mover el coche, pero hay que pensar que este motor es simplemente un apoyo, un empujoncito que nos ayuda en las arrancadas y cuando hay poca adherencia, en ningún caso está pensado para ser el motor principal del vehículo.

Comportamiento: Fácil y alegre

El Yaris Cross responde bien en curva, pero se nota su altura.

74 fotos

Ampliar

Los centímetros de más que han dado al Yaris Cross para elevarlo hasta dejarlo a casi 17 cm del suelo se notan en la dinámica. Balancea algo más que un Yaris normal pese a que han endurecido las suspensiones. El sobrecalzado de la unidad probada, con las llantas de 18 pulgadas y 215 mm de ancho de goma tampoco ayuda a que sea el coche más equilibrado desde el punto de vista de la estabilidad de marcha. Pese a ello, no va nada mal y su comportamiento es bueno, mejor que el de la media del segmento de los SUV-B.

El Yaris Cross es un coche muy cómodo de conducir en ciudad. Su visibilidad es buena y el sistema híbrido de Toyota resulta muy fácil de llevar en el tráfico. Además, sus dimensiones son compactas y tiene una dirección con un excelente radio de giro, de manera que el Yaris Cross ratonea bien en medio del tráfico. Las suspensiones no son demasiado rígidas y, pese al escaso perfil de los neumáticos, no rebota demasiado al pasar por las bandas reductoras de velocidad y pasos de cebra elevados.

En autopista las curvas rápidas podrían ser su principal enemigo debido a su distribución de pesos, tamaño y altura del centro de gravedad, pero no va mal en ellas y transmite suficiente confianza. El Yaris Cross no hace cosas raras ni amagos cuando pasamos por cambios de asfalto o juntas de dilatación en los apoyos rápidos.

Cuando nos movemos por carreteras secundarias y zonas viradas el eje trasero del Yaris Cross es bastante vivo, a veces incluso demasiado, pero es difícil que con los 116 CV nos pueda coger por sorpresa. Lo que sí es mejorable es el tacto del pedal de freno. Al pisar el pedal resulta demasiado fofo, como cuando tienes aire en el circuito de frenos, pero lo peor es que no siempre frena con la misma intensidad. A la misma pedalada unas veces notamos más mordiente en los frenos que otras y eso te quita confianza.

En el circuito de pruebas la maniobra de esquiva la supera gracias a que el control de estabilidad prácticamente lo para por completo, pero al menos consigue hacer bien la maniobra y sin pérdidas de control.

La frenada de emergencia también la realiza con buena nota. El eje trasero mantiene bien su estabilidad y no intenta zigzaguear aunque lo descargamos por completo de peso. Las distancias son correctas y el aguante a la temperatura también.

El sistema de tracción total no lo notaremos salvo en contadas ocasiones o si lo forzamos. Realmente sólo sirve como apoyo en las arrancadas y en situaciones muy concretas.

En resumen, el Toyota Yaris Cross tiene un comportamiento dinámico correcto. No es incómodo y sus reacciones son seguras, aunque sería más recomendable una medida de neumático más acorde a su peso, tamaño y prestaciones.

Equipamiento: No hay regalos

La tracción total no aporta demasiado.

74 fotos

Ampliar

Este Toyota Yaris Cross es un tope de gama y como tal está equipado hasta los topes… eso sí, la factura también es «top». Entre las ventajas que tiene al ser un recién llegado al mercado es que Toyota ha integrado en el Yaris Cross el sistema multimedia más avanzado, que ya dispone de Apple Car Play y Android Auto inalámbricos (además de un puerto de carga por inducción) y una pantalla que tiene más calidad y que reacciona más rápido. Este sistema no sólo funciona mejor, también tiene mejor aspecto, con unas teclas de acceso directo mejor integradas y que dan una imagen más moderna al salpicadero del Yaris Cross.

En lo referente al equipamiento de confort, el Yaris Cross cuenta con unos asientos regulables en altura y apoyo lumbar de excelente ergonomía en los que se viaja muy cómodo (en los delanteros, los traseros son otro cantar, aunque son suficientemente confortables también), climatizador de doble zona, volante de piel con mandos integrados, sensor de lluvia y de luz, apertura manos libres y arranque por botón, etc.

También va bien servido de ADAS (asistentes avanzados a la conducción) y el Yaris Cross dispone de sistemas como el asistente de mantenimiento en el carril, alerta de colisión con frenado de emergencia, control de crucero adaptativo con limitador de velocidad, cámara de marcha atrás con sensores de aparcamiento… Toyota se toma bastante en serio este apartado, por eso equipa el paquete de asistentes Toyota Safety Sense en todas sus gamas.

Consumo: Realmente eficiente

Los consumos son muy buenos.

74 fotos

Ampliar

La cuarta generación del sistema híbrido de Toyota es realmente eficiente, como deja claro este Yaris Cross en los consumos durante la prueba. Pese a una aerodinámica nada favorable y unos neumáticos exageradamente grandes para sus prestaciones y pesos, los consumos han sido muy buenos.

En concreto, los consumos reales del Toyota Yaris Cross Adventure con tracción total inteligente han sido:

  • Ciudad: 4,5 l/100 km
  • Carretera: 3,8 l/100 km
  • Autopista: 6 l/100 km

Con un depósito de sólo 43 litros, como los consumos son ajustados, la autonomía del Toyota Yaris Cross Adventure ronda los 650 km.

Rivales: Rivales del Toyota Yaris Cross AWD 2021

Vehículo

Toyota Yaris Cross 120H Adventure

Seat Arona 1.0 TSI S&S Xperience DSG7 110

Ford Puma 1.0 EcoBoost MHEV ST-Line X Desing Aut. 125

Mazda CX-3 2.0 Skyactiv-G Zenith Safety 2WD Aut. 89kW

Precio Desde
31.849 €
Desde
27.890 €
Desde
26.765 €
Desde
28.845 €
Combustible Híbrido Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 1 marchas 7 marchas 7 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 116 110 125 121
Aceleración 0-100 km/h (s) 11,0 10,1 9,8 9,9
Consumo Medio (l/100 km) - - - 5,8
Emisiones CO2 (g/km) - - - 136

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • Agustin

    ¿ 4 cilindros?

    • Rubén Fidalgo

      Hola, no, el motor de combustión del Yaris de esta generación es de 3 cilindros.

      • Agustin

        Hola, es que en la descripción pone 3 cilindros y el la ficha técnica, apartado motor pone 4 cilindros. Aclarado. Gracias.

Aquí está tu coche