Prueba

VÍDEO | Prueba del Renault Kadjar Blue dCi 150 4WD Black Edition: una víctima de la actualidad

16 de marzo, 2021

Conducimos una versión ya descatalogada del Renault Kadjar pero que a muchos interesará por ser una de las más completas de la gama. Por suerte, su condena es algo que agradecerá el bolsillo...

Las exigentes normativas anticontaminación dictadas por Bruselas -y parece ser que lanzadas con especial énfasis hacia el sector de la automoción- no solo se están cargando poco a poco los deportivos con grandes motores en V, sino también algunas otras alternativas interesantes que sí podrían ser una opción muy racional para según qué usuarios. Este Renault Kadjar Blue dCi 150 4WD Black Edition que probamos hoy en un buen ejemplo de lo que decimos. Su motor diésel y su tracción total han estado a disposición de los clientes hasta hace bien poco, pero la demonización al gasóleo ha logrado hacer mella en la Alianza, de modo que ni el Kadjar, ni el X-Trail, ni el nuevo Qashqai contemplan hoy por hoy mecánicas diésel. De hecho, ni siquiera todo un compacto superventas como el Megane ofrece un abanico mínimamente variado de versiones diésel (solo un Blue dCi de 115 CV.)

VÍDEO| Primera prueba del Opel Mokka 2021: busca ser la referencia

¿Cómo comprar este Renault Kadjar si no está disponible?

No hay duda de que lo que comentamos supone un duro varapalo para muchos conductores que se verán afectados por decisiones iguales o parecidas a las que ha tomado Renault. Sin embargo, enfocándonos únicamente en lo positivo, debemos tener en cuenta que también esta descatalogación implica una grata consecuencia económica, y es que ahora se puede conseguir una unidad de este Kadjar a un mejor precio. Seguramente alguno de los concesionarios que conforman la Red Oficial de Renault España tenga alguna en stock, ya sea matriculada o en exposición.

Además, los interesados pueden indagar en el mercado de ocasión para conseguir todavía un ahorro mayor. Si esta es tu elección, recuerda que tanto Autocasión como AutoScout24 tienen una oferta amplísima de coches nuevos y usados en la que encontrarás lo que buscas. ¿Pero de veras merece tanto la pena el Kadjar Blue dCi 150 4WD Black Edition? Pues sí. Veamos por qué…

Nuestra valoración: 7,5

Diseño 7

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 8

Destacable

  • Conjunto mecánico
  • Confort de marcha
  • Consumos ajustados

Mejorable

  • Descatalogación
  • Interior algo anticuado
  • Umbral del maletero alto

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: un Kadjar con toques distintivos

Renault Kadjar Blue dCi 150 4WD Black Edition exterior.

45 fotos

Ampliar

El representante de Renault en el segmento de los SUV compactos nació hace apenas cinco años, por lo tanto, con lo que nos encontramos desde el restyling de 2019 es con que el equipo de diseño tan solo se ha ceñido a retocar algunos elementos muy contados para darle un aire más moderno y fresco hasta la llegada de su próxima generación, prevista para finales de este mismo año. Vemos, por tanto, nuevos paragolpes, nuevos cromados en la calandra, nuevos diseños de llantas y unos pilotos traseros más estilizados.

La estética de nuestra unidad de pruebas adopta un estilo aún más atractivo y dinámico gracias a los detalles exclusivos que añade el tope de gama Black Edition a la que corresponde: cristales tintados, llantas de 19 pulgadas en color negro y antena con forma de aleta de tiburón.

En cuanto a calidades y ajustes, todo en el exterior da una sensación de cuidado correcta y, en general, el aspecto de las piezas es bueno. En este sentido, quizá está un puntito por encima de lo que es común ver en el segmento.

Interior: se aprecia el paso de los años

Renault Kadjar Blue dCi 150 4WD Black Edition interior.

45 fotos

Ampliar

Una vez dentro, las novedades recaen en la zona central del salpicadero, y es que el nuevo Kadjar incorpora una pantalla táctil más grande de 7 pulgadas (el mismo tamaño que la del cuadro de instrumentos) que llega con el sistema de infoentretenimiento Renault R-Link de segunda generación con conectividad, navegación integrada y reconocimiento de voz. La verdad es que, aunque se nota mejor que su antecesor, sigue sin parecerme brillante en lo que a gráficos y respuesta se refiere. Además, en la parte superior encontramos botones de atajo tan pequeños que en marcha resulta casi imposible acertar a tocarlos sin desviar demasiado la vista de la carretera. Lo que sí se agradece es la evolución de los mandos de la climatización, que siguen siendo físicos y que tienen un diseño y un tacto mucho más acertado que los de antes.

Por lo demás, el interior es prácticamente idéntico al de un Megane del que deriva, aunque con una postura de conducción bastante más elevada. También es verdad que su aspecto puede parecer algo anticuado, pero tengamos en cuenta que esta generación está en su última etapa de vida útil.

En el caso del Black Edition, tenemos una tapicería especial con presencia de Alcantara, patrones romboidales y pespuntes en rojo que contrastan a la perfección con el color Rojo Deseo que viste la carrocería. Los asientos son muy cómodos, el volante tiene un buen tacto y en materia de ergonomía no admite queja alguna. Es más, me parece uno de los modelos con los botones y controles más claros de su categoría. Además, ofrece múltiples huecos portaobjetos en los que guardar todo lo que nos vemos obligados a llevar hoy en día.

El espacio es correcto tanto en la primera fila como en las dos plazas principales de la segunda fila. Centrándonos en esta última, hay que decir que dos adultos de talla media o incluso de talla media-grande viajarán con una holgura más que suficiente y con un buen confort, aun careciendo de los milímetros adicionales de altura que nos quita el techo panorámico. En este sentido, está en la media del segmento con muy poca diferencia en comparación con los Peugeot 3008 o SEAT Ateca, dos de sus principales rivales.

Lo que sí está claro es que mejora notablemente los valores registrados en el C5 Aircross. Si le hubieran dotado como a este con tres banquetas individuales y deslizables y con unas puertas con un pelín más de ángulo de apertura para mejorar el acceso sería ya perfecto. Eso sí, si el espacio trasero es una prioridad para el usuario quizá nos convenga ir a por un Scenic o un Grand Scenic. En cualquier caso, estos ocupantes tienen además puertos USB para la carga del smartphone, toma de 12 V y salidas de aireación. La banqueta central, como de costumbre, será mejor reservarla para alguna urgencia o para alguien con menos corpulencia.

El maletero es bastante modulable con un doble fondo y con huecos laterales. Cuenta también con unas formas muy aprovechables y acepta hasta 472 litros de capacidad en disposición normal, un volumen suficientes como para albergar el equipaje de una familia pequeña. Si necesitamos más, basta con abatir desde aquí los respaldos para obtener casi 1.500 litros. Ahora bien, el umbral sí queda un poco alto, por lo que a la hora de cargar objetos pesados te recomendamos que busques ayuda.

Motor: una de sus bazas

Renault Kadjar Blue dCi 150 4WD Black Edition motor.

45 fotos

Ampliar

Este Kadjar monta la mecánica diésel más potente que había disponible hasta hace nada en la gama. Se trata del 1.7 Blue dCi de 150 CV y 340 Nm de par. Con él, tenemos una buena patada desde poco antes de las 2.000 rpm hasta las 4.000 rpm. Es decir, no echamos en falta ni un ápice de fuerza en ninguna de las circunstancias posibles de conducción y eso que el peso en orden de marcha se acerca a los 1.700 kg, por lo que es fácil superar las 2 toneladas a nada que carguemos algo en el maletero y viajemos con un par de personas más. Insisto, la respuesta es buena en todo momento y bajo todos los supuestos. De hecho, el turbo hace tan buen trabajo que ni siquiera notamos un mínimo lag en aceleraciones o en salidas, de modo que ni en ese saltito hasta las 2.000 vueltas tenemos sensación ninguna de déficit de nada.

Lo que sí notamos en el habitáculo, sobre todo en el arranque en frío, son los ruidos y algunas ligeras vibraciones propias del motor diésel, pero cuando coge temperatura se esfuman, de manera que solo penetrará el rumor de las aceleraciones bruscas.

A lo anterior hay que sumar una transmisión manual de seis relaciones que termina por sacar lo mejor de este motor gracias a un funcionamiento rápido, unos recorridos de palanca correctos y unos desarrollos que tiran más bien a ser largos para remar a favor de los consumos. Este, como veremos más adelante, es otro punto que favorece a esta versión.

El colofón al conjunto mecánico lo pone la tracción electrónica 4×4, que aunque añade peso, agrega también un punto extra de seguridad a la hora de circular por superficies arenosas o resbaladizas como puede ser un asfalto mojado. El selector que tenemos sobre el túnel central nos permite activar los modos 4×2 (tracción delantera), 4×4 Auto (normalmente funciona en tracción delantera y envía par al eje trasero en condiciones necesarias) y Lock (reparto de 50-50 enfocado a situaciones offroad o con asfalto resbaladizo hasta 40 km/h). Este último está diseñado para sacarnos de los apuros más complicados en los que podamos meternos, pero para evitaros disgustos recordad siempre que vamos subidos en un SUV con llantas de 19 pulgadas y neumáticos de verano con muy bajo perfil. No llevamos un Jeep Wrangler…

Comportamiento: noble y cómodo

Renault Kadjar Blue dCi 150 4WD Black Edition interior.

45 fotos

Ampliar

En lo que respecta a la dinámica de conducción, lo que más destaca en el nuevo Kadjar son unos amortiguadores bastante blanditos que proporcionan un nivel de confort altísimo tanto en carreteras abiertas como en entornos urbanos. Esto hace que los trayectos sean coser y cantar.

Dado que las pretensiones deportivas del modelo son nulas, celebro que en la marca hayan querido optar por este tarado con el que ofrecen la mayor comodidad posible a sus ocupantes, algo que no percibimos no hace mucho en el hermano pequeño del Kadjar, el Renault Captur, cuya suspensión es bastante más firme para un hábitat que exige algo más de suavidad. Lo cierto es que ni siquiera las enormes llantas de este Black Edition suponen un hándicap para el confort a bordo.

La dirección de asistencia electrónica es precisa y nos facilita el guiado por donde queremos llevarlo, pero como es habitual en la marca lo hace sin brindar apenas feedback. Como decimos, los entornos más propicios para este coche son la ciudad y las vías rápidas, por lo cual sería ilógico pedirle sensaciones deportivas. En maniobras como aparcamientos o incorporaciones resulta muy agradable y solo se echa de menos una mayor resistencia cuando nos adentramos en carreteras reviradas y aumentamos el ritmo, pero insistimos en que no implica demasiado problema porque los usuarios de este tipo de coches saben que no tienen entre manos ningún deportivo.

Por último, los frenos me han resultado siempre efectivos con un buen tacto de pedal y sin fatiga en condiciones normales, por tanto, sin reproches posibles.

Equipamiento: muy completo

Renault Kadjar Blue dCi 150 4WD Black Edition detalles.

45 fotos

Ampliar

Os decíamos que este Black Edition se presenta como el tope de gama y como tal incorpora de serie iluminación full led, seis airbags, conectividad mediante Android Auto y Apple Car Play, climatizador automático bizona, sensores de aparcamiento con cámara trasera, freno de estacionamiento eléctrico, control de crucero y limitador de velocidad, retrovisores eléctricos, asientos calefactables con reglaje eléctrico para el conductor, acceso y arranque sin llave, volante de cuero, control de ángulo muerto, alerta por cambio involuntario de carril, aparcamiento automático, frenado de emergencia asistido, techo panorámico y equipo de audio Bose, entre otras muchas cosas.

Todo ello, al tratarse de un modelo recientemente descatalogado, estará ahora a un mejor precio en concesionarios que todavía dispongan de unidades en stock o incluso en el mercado de segunda mano, donde seguramente encontrarás alguna unidad con pocos kilómetros y muy accesible.

Consumo: una autonomía fantástica

Renault Kadjar Blue dCi 150 4WD Black Edition interior.

45 fotos

Ampliar

El Kadjar con esta configuración homologa una media en uso combinado de 6 l/100 km y, aunque durante nuestra prueba la cifra real que hemos registrado ha rebasado por poco los 7 l, hay que decir en favor del coche que en ningún momento practicamos un manejo especialmente eficiente.

En ciudad, que es donde hemos anotado el valor más alto, no superó en ningún momento los 8 l/100 km con el Start&Stop funcionando y sin activar el modo Eco, que ralentiza al máximo la respuesta del acelerador. Sin duda, donde se le saca el máximo partido a este cuatro cilindros es en autovía. Tanto es así, que en un viaje largo podremos rondar los 800 km de autonomía si llenamos el depósito con los 55 litros de gasoil que le caben.

Rivales: rivales del Renault Kadjar Blue dCi 150 4WD Black Edition

Vehículo

Renault Kadjar 1.7dCi Blue Black Edition 4x4 110kW

Kia Sportage 1.6 T-GDi GT Line Essential Pack Total 4x4 177

Ssangyong Korando D16T Limited 4x4 Aut.

Ford Kuga 2.0 EcoBlue ST-Line X AWD 150 Aut.

Precio Desde
36.510 €
Desde
38.200 €
Desde
34.750 €
Desde
39.972 €
Combustible Diésel Gasolina Diésel Diésel
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 8 marchas
Potencia (CV) 148 177 136 150
Aceleración 0-100 km/h (s) 10,6 9,5 - 10,1
Consumo Medio (l/100 km) 5,4 7,8 5,0 4,8
Emisiones CO2 (g/km) 134 178 160 125

Comparte este artículo:

Comentarios

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche