Prueba

VÍDEO | Prueba del nuevo Nissan Juke 2020 N-Design

32 fotos

Ampliar

24 de septiembre, 2020

Examinamos la nueva generación del exitoso Nissan Juke. ¿En qué mejora con respecto a su antecesor?

Tras haberse mantenido con éxito en el mercado durante casi una década, el SUV más pequeño de Nissan estrena una obligada segunda generación. Llega con mejoras tecnológicas, estéticas y también con un notable aumento en sus cotas. Ahora es más coche y, sobre todo, lleva su concepto urbanita hacia un nuevo planteamiento más deportivo. En esta prueba del Nissan Juke 2020 N-Design encontrarás las principales bazas con las que juega el modelo nipón frente a la competencia y, cómo no, te diremos en qué aspecto se queda por detrás de ellos.

Quizá te interese: Nissan Z Proto: más cerca de lo que parece

Antes conviene destacar que, precisamente por ese crecimiento que comentamos, los rivales del Juke 2020 también son nuevos. Deja atrás la pugna con los SEAT Arona, Hyundai Kona y Kia Stonic para pasar a ponerles las cosas difíciles a modelos como los Skoda Kamiq, Volkswagen T-Roc y Ford Puma, entre otros. Por supuesto, en esta nueva lista debemos añadir también al Renault Captur de nueva generación, con el que el Nissan comparte plataforma gracias a la asociación de la Alianza. Eso sí, lo que no comparten son gama mecánica. Quizá una de las cosas en las que cojea el nuevo Juke es que únicamente cuenta con un motor de gasolina y 117 CV. El Renault dispone de hasta seis motorizaciones con opciones gasolina, diésel y hasta una híbrida enchufable. No obstante, según Nissan, con este bloque tricilíndrico en versiones manual y automática ya cubren casi el 80% del mercado.

De lo que no hay duda es de que, a simple vista, el nuevo Juke llega para seguir dando guerra en un segmento plagado de productos… y no solo eso. Todo nos hace indicar que continuará estando en las posiciones más altas del ranking de B-SUV más vendidos, pero… ¿qué ofrece realmente este coche? Veámoslo.

Videoprueba del Nissan Juke automático

Nuestra valoración: 7,5

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 8

Equipamiento 8

Consumos 7

Destacable

  • Imagen llamativa
  • Carga tecnológica
  • Habitabilidad

Mejorable

  • Solo un motor disponible
  • Dureza de la suspensión en ciudad

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: de lo más pintón

 

Lo primero que salta a la vista es que este nuevo Juke irradia la esencia de su antecesor. Además, como comentábamos en la entradilla, crece en todas sus cotas. Mide 4,21 m de longitud, 1,83 m de anchura y 1,6 m de altura, por lo que es 8 cm más largo, casi 4 más ancho y 3 más alto.

Estéticamente, es un coche que te encanta o que detestas… y a mí personalmente me parece una de las alternativas más llamativas del segmento. Los faros principales, que son ya la seña más característica del modelo, siguen presentes aunque con un toque mucho más moderno gracias a la nueva firma lumínica diurna y, por supuesto, a la tecnología full led que incorpora de serie desde el acabado más básico. También se aprecia una parrilla en forma de V que ahora está centrada y cuenta con más protagonismo y unos paragolpes más prominentes.

En el perfil es donde más se nota el giro conceptual que ha dado de un SUV urbano a un SUV con evidentes tintes coupé. Las llantas de hasta 19 pulgadas, como en este caso, la carrocería bicolor y lo más llamativo, esa caída del techo desde el pilar B, son elementos que denotan un espíritu más deportivo. Eso sí, no pueden faltar los detalles que encarna todo buen SUV: pasos de rueda cubiertos en plástico, taloneras también de plástico y una línea de cintura marcadísima que le da mucho más poder visual al lateral.

La zaga tiende de forma clara hacia el concepto deportivo con una inclinación bárbara de la luneta trasera, algo que ya os adelantamos que repercute un pelín en la visibilidad, un sutil y acertado spoiler superior y un paragolpes que imita un difusor de coche de competición.

En cuanto a ajustes y calidades, pese a que Nissan solo comenta una mejora de materiales en el interior, a mí me parece que la carrocería del nuevo Juke también está mejor cuidada que la del anterior y, en general, ofrece un mejor aspecto.

Interior: muy personalizable

Si crece por fuera, todavía más lo hace por dentro. La distancia entre ejes aumenta en más de 10 cm y esto implica una mejora patente en la habitabilidad. En las plazas delanteras no había demasiado problema, pero los que van a agradecer esta decisión son los ocupantes de atrás. Dos adultos de talla incluso media-grande van a poder viajar en las banquetas laterales sin problema. La del medio, como siempre ocurre en estos coches, quedará reservada para alguien más pequeño o para una urgencia, porque la altura al techo se reduce bastante y el confort es mucho menor.

En lo que respecta al puesto de conducción, vemos unos asientos deportivos forrados en piel y Alcantara, un material también presente en el salpicadero, que son exclusivos del acabado N-Design y que acentúan esa apariencia deportiva de la que hablábamos antes. Los reposacabezas, además, incorporan los altavoces Bose opcionales que debutaron en el Micra y que te envuelven en un sonido 360. Hay que decir que los asientos son preciosos y recogen el cuerpo a las mil maravillas. Además, no se hacen incómodos en el día a día, pero también es verdad que no son los mejores para afrontar un viaje de a lo mejor tres, cuatro o cinco horas.

Por lo demás, la ergonomía es bastante buena. En este tope de gama tenemos una pantalla central táctil de 8 pulgadas con navegación integrada opcional y todo tipo de conectividad, desde Android Auto y Apple Car Play hasta un paquete que incluye Wi-Fi, asistente virtual de Google, enlace a distancia con smartphone, en fin… todo lo habido y por haber. Debajo tenemos la climatización automática bizona con mandos físicos, algo que se agradece, aunque sigo sin entender por qué ponen la rueda que maneja la velocidad del ventilador en la parte más lejana al conductor si es la que más utilizamos (al menos, en mi caso.)

El volante multifunción tiene un buen tacto, un diámetro correcto y tiene bien distribuidos los botones según su función, en la izquierda los relacionados con el equipo de audio y el ordenador de a bordo y en la derecha los que tienen que ver con los muchos asistentes a la conducción que tiene. Está achatado en su parte inferior y no hay posibilidad de pedirlo redondo del todo, así que hay que acostumbrarse. Por último, la instrumentación es bastante clásica para tratarse de un modelo recién salido del horno, pero es muy fácilmente legible. En los acabados más altos los dos relojes analógicos están separados por una pantalla TFT de 7 pulgadas y en los inferiores, el tamaño se reduce a 4,2.

El maletero cubica 422 litros de capacidad (o 1.088 si abatimos los respaldos traseros) y sus formas son regulares y suficientemente aprovechables. Además, teniendo en cuenta que estamos ante un crossover, el umbral no está demasiado alto, así que bien por Nissan.

Motor: no hay donde elegir

Como ya hemos comentado, el nuevo Juke está disponible con un único motor de gasolina. Se trata de un 1.0 turbo de tres cilindros que declara 117 CV y 180 Nm de par (aunque llega hasta los 200 Nm gracias a la función boost si pisamos a fondo el acelerador.) Se puede asociar a un cambio manual de seis marchas o a uno automático de doble embrague y siete relaciones, como es el caso (siempre con tracción delantera.) Este además es el primer Nissan fuera de las gamas GT-R y Z que añade levas tras el volante, bastante necesarias en según qué circunstancias.

La respuesta del motor es buena y ofrece un brío suficiente como para mover el conjunto con soltura incluso yendo cargados. A pesar de estar ante un bloque turboalimentado, se siente mucho más vivo a partir de las 3.000 vueltas. No obstante, tampoco busquéis sensaciones prestacionales en él porque no os las va a dar… (aprovecho para deciros que os olvideis de una futura versión Nismo como la de la anterior generación, porque desde Nissan Iberia nos dejaron muy claro que eso se acabó.) Este nuevo Juke llega para ser feliz en la ciudad y cumplir en caso de que tengamos que realizar algún viaje fuera de ella.

Con respecto a la transmisión, hay que decir que en modo manual se muestra rápida y obediente, sobre todo en el modo deportivo (ya sabéis que con el botón D-Mode podemos escoger entre Eco, Estandart y Sport), pero en automático hay veces que tarda en engranar la marcha ideal para cada momento, sobre todo en aceleraciones o cambios de ritmo marcados. Te obliga a hundir el pie en el acelerador y al final termina por revolucionarse más de lo necesario. Por eso, en esos casos es mejor recurrir a las levas: con un simple toque en la izquierda se reduce marcha de forma rápida y se mantiene el régimen del motor donde queramos. Ya sabemos que la opción automática es la más confortable para los trayectos cotidianos por ciudad, pero antes de probar esta unidad conduje otro Juke con cambio manual y lo cierto es que personalmente me gustó más por el mayor control que el conductor va a tener sobre la mecánica. Además, decantarnos por el manual nos permitirá ahorrar algunos euros que podemos invertir en otros extras.

Tened en cuenta que los tricilíndricos tienen sus pros y sus contras. Empezando por los últimos, hay que señalar que al sobrepasar los 100 km/h tanto los ruidos aerodinámicos como la rumorosidad del motor se hacen bastante notorios en el habitáculo. En el polo opuesto tenemos la eficiencia, que como veremos después durante una conducción normal es correcta.

Comportamiento: de fácil manejo

Prueba del Nissan Juke 2020

¿Cómo va el nuevo Nissan Juke? Pues la verdad es que sorprende mucho por su firmeza, y sorprende porque no te la esperas en un coche urbanita. El tarado de la suspensión aguanta muy bien la carrocería cuando nos metemos en una carretera llena de curvas, pero lo cierto es que en ciudad, al menos en un tramo roto o lleno de badenes, esa firmeza se vuelve rigidez y no ayuda demasiado al bienestar de los ocupantes. De hecho, al pasar un guardia tumbado o un badén nuevo o menos desgastado de lo habitual, el eje trasero hasta llega a rebotar en alguna ocasión.

En autovía, es menos radical, pero bueno, una vez que conocemos su respuesta, basta con meternos en la cabeza que en según qué terrenos conviene aminorar la marcha y listo.

En cuanto a la dirección, no cabe ningún reproche. La verdad es que el grado de asistencia es grato, ni muy suave ni excesivamente dura, y además es directa y precisa, lo cual nos permite un guiado muy fácil. El coche va sencillamente por donde le decimos que vaya. También me han parecido muy correcto el equipo de frenos. El pedal no es nada esponjoso, como es frecuente en algunos coches pequeños, y se muestran muy eficaces.

Equipamiento: tope de gama

El acabado N-Design de nuestra unidad de pruebas es el más alto de la gama. Equipa de serie elementos como asistentes de arranque en pendiente y de frenada de emergencia, alerta por cambio involuntario de carril, frenada autónoma con detección de peatones y ciclistas, control de crucero, sensor de luces y lluvia, faros full led, cámara de visión trasera, limitador de velocidad, luneta térmica, sensores de aparcamiento traseros, acceso y arranque sin llave, climatizador automático, luz ambiental, cristales traseros oscurecidos, suelo del maletero con doble fondo, pantalla táctil de 8 pulgadas con conectividad, llantas de 19 pulgadas, etcétera.

Además, se puede completar el equipamiento con una lista concreta de opciones: asistente Pro-Pilot con control de crucero adaptativo, equipo de sonido Bose con altavoces integrados en el reposacabezas del asiento, navegación, sensores de aparcamiento delanteros, detector de fatiga, cámara 360º y alerta en salida marcha atrás.

Consumo: cifras aceptables

Prueba del Nissan Juke 2020

El consumo medio que homologa el ciclo WLTP es de 5,2 l/100 km en uso combinado (4 décimas menos en el manual.) La media real es en torno a 1,5 litros mayor, pero aun así nos parece que entra dentro de lo aceptable en un coche que, aunque es pequeño, con conductor ya se acerca a las 1,3 toneladas. En ciudad podemos obtener una media de entre 8 y 9 litros, mientras que en vías rápidas y secundarias, si no hay mucho desnivel, rondaremos los 7,5 l/100 km. Teniendo en cuenta que el depósito de combustible tiene capacidad para 46 litros, la autonomía media será de unos 550 o 600 km.

Rivales: rivales del nuevo Nissan Juke

Vehículo

Nissan Juke 1.0 DIG-T N-Design Active 4x2 DCT 7 117

Ford Puma 1.0 EcoBoost ST-Line Aut. 125

Renault Captur TCe Zen EDC 96kW

Peugeot 2008 1.2 PureTech S&S GT Line EAT8 130

Precio Desde
26.600 €
Desde
25.175 €
Desde
24.990 €
Desde
29.250 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 7 marchas 7 marchas 7 marchas 8 marchas
Potencia (CV) 117 125 130 130
Aceleración 0-100 km/h (s) 11,1 - 10,6 9,1
Consumo Medio (l/100 km) 5,1 4,9 5,6 4,7
Emisiones CO2 (g/km) 116 110 127 109

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche