Prueba

VÍDEO| Enfrentamos al Mercedes Clase S 580e a su primer antepasado, ¿ganará?

05 de enero, 2022

El Mercedes S 580e es probablemente uno de los coches con la tecnología más avanzada que hay en este momento en el mundo, así que nos pareció interesante enfrentarlo al primer Clase S de Mercedes, el W116 en su versión tope de gama para ver cuánto ha avanzado una de las marcas más prestigiosas del mundo en este medio siglo.

Una de las marcas de referencia en cuanto a tecnología y lujo es Mercedes-Benz y dentro de ella, sin lugar a dudas, es la Clase S la que representa lo máximo. Desde el lanzamiento del primer Clase S en 1972, esta gama de lujo de la marca alemana ha sido la encargada de presentar las mayores innovaciones de las que después se han ido beneficiando los modelos inferiores. Un Clase S fue el primer coche con ABS, un Clase S fue el primer coche con Airbags de detonación (anteriormente GM y Ford habían tenido modelos con Airbags de aire comprimido que no tuvieron demasiado éxito), y así sucesivamente.

Te puede interesar: 5 coches que fueron los primeros de verdad

En esta vídeo prueba, además de examinar el nuevo Mercedes S 580e híbrido enchufable, hemos querido ver cómo ha evolucionado la tecnología del automóvil en los 50 años que separan a estos dos modelos: el Mercedes 450 SEL (el tope de gama del Clase S W116, el primero) y el Mercedes S 580e. El Mercedes 450 SEL fue un auténtico bombazo en su época, logrando el título de coche del año en 1974. Su calidad era excepcional y el modelo llegó a su máximo esplendor con el lanzamiento del potentísimo Mercedes 450 SEL 6.9 hasta el punto de que para muchos, su sucesor, la Clase S W126, fue un paso atrás en cuanto a refinamiento y calidad.

Medio siglo después, el Mercedes 580e es uno de los automóviles con la tecnología más avanzada del mundo. Su sistema de iluminación es una referencia y también lo es su autonomía en modo 100% eléctrico de más de 100 km, lo que hace que los consumos medios de este yate de lujo con ruedas con 510 CV sean mucho más bajos de lo imaginable.

Los rivales del Mercedes S 580e

Aunque en esta prueba del tiempo lo hemos enfrentado a sus antepasados, como es lógico, los rivales del Mercedes S 580e son modelos de primer nivel en la actualidad, como el Audi A8, el BMW Serie 7  o el Lexus LS.

Si en nuestras premisas ponemos que sea un modelo con etiqueta Cero, el Lexus LS se cae de las opciones, al conformarse con la Eco por ser un híbrido tradicional, no enchufable. Sus otros dos rivales se caen de la lista en cuanto fijamos la potencia por encima de los 500 CV, puesto que el Audi A8 y el BMW Serie 7 híbridos no llegan a esa cifra ni se acercan, como tampoco lo hacen a su autonomía en modo eléctrico, que casi los duplica.

En cuanto a lujo y sofisticación, las tres berlinas están a un nivel muy próximo. El Mercedes tiene un confort de marcha formidable gracias a su suspensión pilotada y un habitáculo completamente aislado del exterior, pero esto es algo de lo que también gozan sus rivales.

Nuestra valoración: 8,5

Diseño 7

Motor 8

Comportamiento 9

Interior 8

Equipamiento 9

Consumos 10

Destacable

  • Tecnología
  • Consumos
  • Confort y seguridad de viaje

Mejorable

  • Tacto de los frenos
  • Maletero
  • Precio

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Moderno pero con poca imaginación

El nuevo Clase S tiene un diseño discreto y moderno.

108 fotos

Ampliar

En los 50 años que separan ambos modelos es evidente que la aerodinámica y la seguridad han sido los condicionantes que más han afectado al diseño del nuevo Clase S. Formas redondeadas y suaves para que fluya el aire y también una ausencia de salientes o aristas total para evitar lesiones a los peatones. Sólo la estrella sobre el capó se mantiene en este caso, aunque también diseñada de forma que no cause lesiones.

El frontal tiene un aspecto muy imponente, con una enorme coraza casi carenada por completo por motivos aerodinámicos y también para poder montar en ella todos los dispositivos de seguridad como el radar frontal o la cámara delantera. Los faros son grandes y en ellos se pueden ver claramente los cuatro bloques luminosos, cada uno con su función para dar vida al sistema Digital Pixel de Mercedes-Benz que es un prodigio de iluminación. Cada faro tiene más de un centenar de puntos luminosos que pueden adaptar la huella de luz sobre el asfalto para garantizar la máxima visibilidad sin deslumbrar ni a los demás conductores ni a uno mismo. La cámara frontal colocada en el parabrisas es de alta definición y detecta muy bien al resto del tráfico, pero también a las señales y atenúa la luz en ese punto para que el reflectante de la señal de tráfico no brille demasiado y nos moleste.

Su funcionamiento es espectacular y proporcionan una seguridad activa en los viajes nocturnos impresionante. El sistema es tan preciso, que podría proyectar una película de dibujos animados en blanco y negro sobre una pantalla y, de hecho, es capaz de proyectar iconos sobre el asfalto para alertarnos de un Stop, un cruce peligroso, un tramo en obras, la presencia de peatones, etc. La mala noticia es que esta capacidad está capada en nuestro país por motivos legislativos. La tecnología va por delante de las autoridades.

En la vista lateral nos llamará la atención su tamaño, con casi 5,2 metros de largo aunque no se trate de la carrocería de batalla larga. También sus llantas de 20 pulgadas son llamativas por su tamaño y van calzadas con la mala costumbre de mayor anchura en el eje trasero, que calza neumáticos de 285 mm de ancho frente a los 255 mm de las del eje delantero.

La parte trasera tiene un aire de familia con unos faros muy rasgados a imagen y semejanza de los del CLA y el renovado Mercedes Clase C. Las formas redondeadas hacen que parezca más pequeño de lo que en realidad es.

Los acabados y ajustes son muy buenos y la impresión al abrir y cerrar las puertas (que cuentan con el sistema de cierre de seguridad que ciñe al segundo trinquete la puerta en el caso de que no la hayamos cerrado correctamente) es la de meternos en un acorazado.

Interior: Así es el lujo en el siglo XXI

El interior es elegante y comodísimo.

108 fotos

Ampliar

Si por fuera impresiona su porte, al abrir las puertas lo primero que nos impresionará será lo duro que hay que tirar de las manillas escamoteables para poder abrir las pesadas puertas. Después, veremos un interior con unos asientos excelentemente rematados y de un confort sobresaliente y un salpicadero de diseño muy cuidado y elegante, pero en el que desentonan la consola central de plástico «negro piano» y la moldura de plástico negro imitando el veteado de la madera que recubre el salpicadero.

La ergonomía del puesto de conducción es perfecta y todo está a mano y bien visible, como el mando de las luces ubicado en la puerta y elevado, en lugar de quedar abajo por la izquierda de la columna de dirección y tapado por el volante, como sucede en la mayoría de los coches actualmente. Gracias a la configuración de los asientos y la infinidad de reglajes tanto de éste como del volante, este Mercedes S 580e se amolda a su conductor como un guante.

Los pasajeros delanteros viajan con mucho espacio y con un confort muy superior a la media. Los asientos cuentan con un sistema dinámico que ciñe los laterales cuando tomamos las curvas. Cuando giramos hacia la izquierda notamos como el lado derecho del asiento se ciñe y nos mantiene en el sitio para compensar la inercia lateral. Es una pena que este sistema sólo esté en las plazas delanteras. Es muy eficaz evitando que nos movamos demasiado en las curvas rápidas y reduce la fatiga en los viajes largos.

Las plazas traseras tienen mucho espacio para las piernas y se viaja a cuerpo de rey en ellas también. Hay muchas salidas de aireación para garantizar el máximo confort térmico en cada momento y los asientos son también excepcionalmente cómodos. El punto negativo en la parte trasera es que apenas se ve hacia delante, ocultos tras unos respaldos enormes.

La calidad de acabados y ajustes es excelente y el habitáculo está impecablemente aislado del ruido exterior, de la rodadura y de la mecánica. El motor de combustión apenas se oye cuando entra en acción y cuando rodamos en modo eléctrico el silencio es absoluto.

El maletero es el punto débil del interior del Mercedes S 580e. Las baterías roban bastante espacio en él y se conforma con un volumen de 350 litros, más o menos lo mismo que un VW Golf en un coche de casi 5,2 metros de largo.

Motor: Tecnología de vanguardia

En la tecnología es en lo que más se nota el salto generacional en estos 50 años.

108 fotos

Ampliar

Frente al pesado y tragón V8 de 4,5 litros y 225 CV de su antecesor, el nuevo Mercedes 580e tiene un moderno motor de gasolina de 6 cilindros, tres litros de cubicaje y sobrealimentación por turbocompresor que llega a los 367 CV y 500 Nm de par. Este motor trabaja combinado con un motor eléctrico de 150 CV y 480 Nm de par que ya por sí solo mueve con mucha soltura esta mole de más de 2 toneladas y es capaz de alcanzar los 150 km/h.

Cuando los dos motores trabajan a la vez, la potencia total asciende a 510 CV y 750 Nm de par, unas cifras que impresionan más todavía cuando pisas el acelerador a fondo y sales disparado en un coche de este tamaño y peso.

Para alimentar el motor eléctrico de tracción, el Mercedes 580e cuenta con unas baterías de ión de litio refrigeradas por líquido que son casi tan grandes como las de algunos utilitarios eléctricos, con una capacidad de 28,6 kWh. estas enormes baterías tienen dos ventajas:

  • Garantizan una autonomía en modo eléctrico de 112 km
  • Admiten cargas en corriente continua a 60 kW

La primera ventaja hace que este coche para la mayoría de los usuarios sea básicamente un coche eléctrico al ser capaz de recorrer una distancia considerable sin encender el motor de gasolina. La segunda hace que en 20 minutos podamos volver a tener las pilas cargadas.

Las recargas normales con corriente alterna se hacen a una potencia de hasta 11 kW, de modo que en menos de tres horas tendremos el coche cargado por completo o en un máximo de 14 horas si no disponemos de nada más que un enchufe doméstico convencional.

Su sistema de carga es muy avanzado y, por supuesto, se puede programar y controlar a través del smartphone.

Con todo este despliegue tecnológico, la realidad es que el Mercedes S 580e es una berlina de gran lujo con unos consumos muy ajustados, unas prestaciones excelentes y que en el día a día podremos utilizar como un coche eléctrico, pero con el que podremos hacer cualquier viaje en cualquier momento.

Comportamiento: Como ir en una alfombra... con frenos raros

Es un verdadero salón rodante.

108 fotos

Ampliar

Si hay algo por lo que destaque especialmente este Mercedes 580e es, sin lugar a dudas, por su confort y su seguridad. Es uno de los mejores coches que hay en el mercado para viajar. Su suspensión neumática es capaz de detectar los baches gracias a la cámara de alta definición frontal y se adapta y prepara para hacer el trance lo más confortable posible. También tiene en cuenta los datos del navegador para prepararse ante un trazado revirado, pendientes, etc. Su funcionamiento es espectacular.

En ciudad es un coche muy cómodo y fácil de conducir, sobre todo en modo eléctrico. El único problema lo plantea su tamaño y es que con casi 2 metros de ancho y más de 5 metros de largo, no cabe en todas partes ni maniobra en cualquier hueco, y eso que su dirección es excelente y tiene un radio de giro mínimo para el tamaño de esta mole.

En autopistas es como un tren de alta velocidad y nos movemos a los máximos legales completamente aislados del mundo. Ni ruidos, ni vibraciones, ni baches… a 120 km/h parece que estemos parados. Menos mal que tenemos un control de crucero y un limitador de velocidad inteligentes, porque aquí te pones a velocidades de cárcel sin darte ni cuenta.

En carreteras secundarias sorprende su motricidad y su agilidad para un coche de este peso y tamaño. Realmente se mueve muy bien y con una estabilidad asombrosa.

Por desgracia, en medio de este panorama idílico no todo es de color de rosa. Los frenos son muy buenos y detienen al Mercedes S 580e en pocos metros, pero el tacto del pedal es de los peores que he probado. En los coches híbridos el pedal de freno es una de las partes más complicadas del coche. No es un sistema directo y normal sino que es un simulador. El sistema de frenos de los coches híbridos tiene que decidir en tiempo real cuánto freno es necesario para elegir qué proporción de esa frenada puede asumir usando freno eléctrico y que los motores recarguen las baterías y cuanto freno debe ser aplicado al sistema hidráulico tradicional. El conductor lo que pisa es un simulador y una unidad de control supervisa todo para determinar cómo repartir esa frenada.

En este caso, además de que el pedal tiene un tacto excesivamente blando y fofo difícil de dosificar, muchas veces esperas que a un pisotón responda con mucha frenada y apenas frena y otras veces al contrario. El sistema te despista constantemente y su tacto es malo.

Equipamiento: Superdotado

El sistema de iluminación es excepcional.

108 fotos

Ampliar

El Mercedes 580e es un buque insignia dentro del catálogo de Mercedes, así que no es de extrañar que su lista de equipamiento (que puedes ver en la ficha técnica adjunta) sea inmensa y también la de opciones de personalización y extras.

Destacan tecnológicamente sus sistemas de asistencia avanzada a la conducción, que se quedan a medio paso de poder ser considerado un coche autónomo y más limitado por motivos legales que técnicos. Por ejemplo, el asistente de mantenimiento y centrado en el carril va un paso más allá y tiene también un asistente de adelantamiento en autopista. Pones el intermitente para adelantar, el coche verifica que hay vía libre (si no la hay, te alerta con avisos sonoros y luminosos, además de que en el head up display te aparece una flecha verde cuando hay vía libre y claramente roja y con alertas cuando el carril está ocupado) y te guía en la maniobra si quieres, manteniendo el indicador de dirección encendido hasta que se completa el cambio de dirección de manera automática. El control de crucero adaptativo, alerta de colisión con frenado de emergencia, sistema de conducción asistida en atascos, sistema de detección de peatones… este coche lleva todo un arsenal de asistentes que se benefician, además, de sensores de alta calidad y eficiencia, como el radar frontal o las 4 cámaras delanteras que lo ven prácticamente todo.

En materia de conectividad también está por delante de la media. Disponemos de la aplicación Mercedes Me que permite incluso manejar el coche por control remoto a través del móvil para, por ejemplo, aparcarlo en batería en zonas estrechas y no tener que hacer malabarismos para bajarnos de él cuando queda encajado. Esto es más práctico de lo que parece, pues sus dos metros de anchura hacen que sea difícil abrir las puertas en la mayoría de aparcamientos actuales, diseñados para coches mucho más estrechos. Por supuesto, dispone de Apple Car Play, Android auto inalámbricos, puerto de carga por inducción, asistente virtual tipo Alexa y un equipo de sonido de calidad suficiente como para convertir al S 580e en una de las salas de conciertos más lujosas y rápidas del planeta.

El sistema multimedia dispone de una pantalla táctil de mucha calidad, rápida de respuesta y con unos gráficos muy elaborados.

En cuanto al confort: asientos climatizados con función de masaje y de apoyo dinámico, suspensión neumática, climatizador multizona, luz ambiental… pero sobre todo, lo que te sorprenden son los detalles. Por ejemplo, al poner la calefacción del asiento, no sólo se caldea la espalda y la banqueta, también el reposabrazos central y el de la puerta.

Sin duda, este Mercedes vale lo que cuesta, con un equipamiento completo y de calidad y una avanzada tecnología.

Consumo: Excepcional

Los consumos son muy buenos.

108 fotos

Ampliar

Confieso que este Mercedes S 580e me ha dejado impresionado por su eficiencia. Realmente se pueden hacer los 100 km de autonomía eléctrica declarada y, además, una vez agotadas las baterías sus consumos como coche híbrido son muy ajustados para un coche de 510 CV y más de 2 toneladas de peso en orden de marcha.

En ciudad es muy fácil hacer 100 km en modo eléctrico, incluso con algunos tramos en circunvalaciones a alta velocidad su autonomía eléctrica sorprende. Cuando gastamos esa ventaja de las baterías, los consumos reales del Mercedes 580e que he medido en modo exclusivamente híbrido han sido:

  • Ciudad: 10 l/100 km
  • Carretera: 6,5 l/100 km
  • Autopista: 7,7 l/100 km

Se trata de cifras muy buenas que hacen que, con el depósito lleno con 67 litros, la autonomía del Mercedes 580e supere los 750 km, a los que se podrían sumar los 100 km que podemos hacer en modo eléctrico.

Rivales: Rivales del Mercedes S 580e 2021

Vehículo

Mercedes-benz S 580 e

Bmw 745e

Audi A8 60 TFSIe quattro tiptronic 330kW

Lexus LS 500h Luxury Haku AWD

Precio Desde
130.125 €
Desde
118.499 €
Desde
119.510 €
Desde
164.500 €
Combustible Híbrido Enchufable Híbrido Enchufable Híbrido Enchufable Híbrido
Cambio 9 marchas 8 marchas 8 marchas 4 marchas
Potencia (CV) 510 394 449 359
Aceleración 0-100 km/h (s) 5,2 5,2 4,9 5,5
Consumo Medio (l/100 km) - - 2,6 -
Emisiones CO2 (g/km) - - 60 -

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • Antonio Jesús

    Busco un Audi Q5 del año 2018 al año 2022

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche