Prueba

VÍDEO| Prueba del Hyundai i20 N, ¿el nuevo rey de la categoría?

02 de diciembre, 2021

El Hyundai i20 N ha llegado para ser el amo de la categoría, aunque es justo decir que lo ha hecho cuando menos variedad hay en la misma. ¿Será mejor que el Ford Fiesta ST?... vamos a verlo.

Hyundai ha sabido seguir los pasos de otros fabricantes que, para conseguir despuntar y sacarse el estigma de «segundones», han recurrido a la competición. Audi consiguió ponerse a la altura de los Mercedes y BMW gracias al Quattro. Subaru pasó de hacer coches para frikis rarunos (con todos mis respetos, que a muchos a los que nos apasionan los Subaru no soñamos con un STi) a tener una legión de incondicionales fans… Ahora, el Hyundai i20 WRC está logrando que desaparezca de nuestra mente el prejuicio contra los coches coreanos y esta versión de calle que hemos probado del Hyundai i20 N está despuntando como uno de los sueños de los conductores más sport.

Con sus 204 CV, esta versión tan especial del Hyundai i20 llega en un momento en el que no hay muchos rivales. Han desaparecido modelos tan emblemáticos como el Peugeot 208 GTi, el Renault Clio Sport… pero los que han quedado son huesos muy duros de roer. Para muchos es el mejor GTi que hay en la actualidad, así que no nos podíamos negar a saber conocer de primera mano si esto es verdad o no, así que hemos sometido al Hyundai i20 N a este completo examen.

¿Es mejor el Hyundai i20 N que sus rivales?

Entre los principales enemigos del Hyundai i20 N encontramos al Ford Fiesta ST y al VW Polo GTi, con potencias y tamaños muy similares. Si abrimos un poco más el abanico, podríamos incluir al Ford Puma ST o al Abarth 695 Essesse. El Ford Puma se cae de la lucha porque no es capaz de seguir al Hyundai i20 N cuando la cosa se retuerce de verdad. El Abarth es muy divertido y con buenas dosis de potencia, pero tampoco se acerca. El Polo es más fácil y cómodo, pero también se queda algo descolgado, así que nos quedamos con casi un empate entre el Ford Fiesta ST y el Hyundai i20 N y la verdad es que la respuesta no es fácil. Me han gustado más los asientos del Ford Fiesta y su confort de marcha y también me ha parecido más divertido y provocador que el Hyundai i20 N. Sin embargo, el coreano me ha impresionado por su increíble motricidad y la efectividad que consigue. Simplificando mucho lo que he sentido con ellos, el Fiesta ST me ha parecido más divertido y el Hyundai más eficaz. El Fiesta tiene mejores faros y el i20 N mejores frenos… no es fácil decir cuál de los dos me compraría, los dos son verdaderos GTi en una época en la que no quedan.

¿Y qué pasa frente al especialísimo Toyota GR Yaris?, bueno, pues al margen de la diferencia de potencia, la verdad es que el Hyundai i20 N es más divertido de conducir. Su chasis es de reacciones más ágiles y naturales que las del GR Yaris, en el cual su comportamiento está muy marcado por un sistema de tracción, que genera reacciones muy antinaturales a las que hay que acostumbrarse y aprender a conducirlo con fe en el sistema más que en lo que te piden los sensores de la cadera.

Nuestra valoración: 7,5

Diseño 7

Motor 8

Comportamiento 9

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Comportamiento dinámico
  • Versatilidad
  • Relación precio/prestaciones

Mejorable

  • Iluminación pobre
  • Suspensiones demasiado secas
  • Falta de personalidad

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Con un aire Gulf

El diseño del Yaris i20 N está bien aderezado.

85 fotos

Ampliar

El diseño del Hyundai i20 N está bien conseguido y cumple su cometido de llamar la atención de su público, sobre todo con el color azul de las versiones deportivas de Hyundai y los detalles en rojo de los faldones y taloneras. La verdad es que desde ciertos ángulos e iluminaciones, me recuerda mucho a la decoración de los equipos de Gulf de competición.

El frontal es muy agresivo con un faldón inferior más bajo que en el resto de los Hyundai i20  una rejilla con unas enormes aberturas para permitir el mayor paso posible de aire hacia los radiadores y mecánica. De hecho, probablemente esta necesidad de gran caudal de aire sea el responsable de que el Hyundai i20 N carezca de control de crucero adaptativo, que sí está disponible en otras versiones y cuyo radar de distancia apantalla el flujo aerodinámico en el frontal.

Los faros son de grandes dimensiones y muy rasgados, pero su luz no es buena pese a que emplean leds para generar la luz. Se trata de leds de baja potencia y, aunque la luz es muy blanca, no hay demasiada cantidad de luz y se queda pobre para un coche de estas prestaciones.

En la vista lateral lo más llamativo, además del alerón trasero y las taloneras con la franja roja, son las llantas de 18 pulgadas con neumáticos 215 mm de ancho, una medida muy similar a la del Ford Fiesta ST y mucho más razonable que la del Ford Puma ST.

La parte trasera personalmente es la que menos me gusta. Los pilotos traseros se ven bien y los acabados y ajustes son buenos, pero la parte inferior del faldón con tanta raya horizontal y los catadióptricos en las esquinas también rayados, hacen que parezca muy recargado y algo hortera, aunque esto es cuestión de gustos.

En cuanto a las puertas y portón, son de buenas dimensiones, dejan un cómodo acceso al interior y ajustan y cierran perfectamente, lo que contribuye a dar esa impresión de coche robusto y bien fabricado.

Interior: Buena calidad

El interior es algo sobrio, pero los asientos son excelentes.

85 fotos

Ampliar

Si en el exterior se ha trabajado en darle un aspecto llamativo y claramente diferenciado, en el interior del Hyundai i20 N impera la sobriedad. Sólo los asientos deportivos (muy cómodos y que sujetan perfectamente el cuerpo, por cierto) el volante con las teclas azules para cambiar los modos de funcionamiento y el botón rojo que activa el REV MATCHING (punta tacón automático) son las diferencias más visibles. Luego hay detalles como la iluminación de las guanteras y asideros de las puertas o los filos de algunos pulsadores en el color azul oficial de los deportivos de Hyundai que también dan su nota de color.

Uno de los detalles que no me gustan del interior es encontrarme con el pomo del cambio de Audi descaradamente copiado, o que los pulsadores N del volante se activen a veces accidentalmente al rozarlos con las manos cuando estás maniobrando o vas apurado en un circuito o tramo.

La calidad de materiales es buena y en el Hyundai i20 N no hay grillos ni ruidos parásitos, y eso que las suspensiones tan rígidas hacen que este tipo de coches sean carne de cañón para que aparezcan crujiditos y este tipo de ruidos.

Las plazas delanteras son cómodas. El conductor tiene una excelente postura de conducción y los mandos bastante a mano, aunque no estaría de más una palanca de cambios algo más larga y cerca del volante.

Las plazas traseras son buenas para el tamaño del coche. Dos adultos pueden viajar en ellas, pero tres irán bastante apretados, como en todos los modelos de este segmento.

El maletero tiene unas buenas proporciones y es muy utilizable. Si lo necesitamos, podemos abatir los respaldos traseros por proporciones asimétricas.

Motor: Un turbo que hay que estirar

El motor 1.6 de 204 CV empuja muy bien.

85 fotos

Ampliar

El motor del Hyundai i20 N es un 1.6 turbo de 4 cilindros y llega a los 204 CV. Sorprende por lo bien que respira en alta, algo poco usual entre los turbo. Su potencia máxima la mantiene constante unas 500 rpm en la zona de las seis mil revoluciones y, aunque estira hasta las 7.000, no merece la pena pasar de 6.500, es mejor pasar a la siguiente alrededor de las 6.000 y aprovechar mejor el par.

Su tacto me recuerda mucho al del anterior Fiesta ST de 4 cilindros 1.6 con 180 CV. No tiene tanto empuje en bajo y medio régimen como el nuevo motor 1.5 de tres cilindros, que tiene un gran par motor, pero este tipo de coches se suelen llevar alegres de vueltas y ahí el Hyundai i20 N se disfruta más que el del Fiesta ST, que tiene algo más de inercia a coger vueltas… y a bajarlas.

Este motor va unido a una caja de cambios manual de 6 marchas con muy buen tacto (aunque cuando está caliente, a la segunda le costaba entrar en esta unidad) y unos desarrollos perfectamente escalonados para la forma en la que este motor entrega la potencia. El Hyundai i20 N tiene un sistema llamado REV MATCHING, que también hereda del i30 N y que lo que hace es un punta tacón igualando la velocidad de giro del motor con la de la transmisión al reducir marchas, pero no es un doble embrague auténtico, de modo que no ayuda a que los sincros hagan unos cambios de marcha más eficaces, sólo a que el coche no dé un empellón al soltar el embrague bruscamente en las reducciones.

Lo que más me ha sorprendido de este coche es su eje delantero. Tiene una motricidad extraordinaria y, sobre todo, pese a la potencia y par disponible bajo el pie derecho y a la instalación de un diferencial autoblocante, apenas tiene torque steer y aunque demos gas a fondo sin contemplaciones, no aparecen movimientos parásitos en la dirección, excelente.

Otro buen aspecto del Hyundai i20 N lo tenemos en los frenos. No hay pinzas Brembo ni nada fuera de lo normal, pero sí buenos componentes en las pastillas y buenos discos de freno con muy buen mordiente y una excelente respuesta.

En el volante del Hyundai i20 N tenemos dos teclas que nos modifican los modos de conducción. Estos actúan sobre la sensibilidad del acelerador, los ajustes del control de estabilidad y la dirección. En el modo Eco y el normal se da prioridad a una elevada eficiencia. En el modo Sport se activa, además de la mayor sensibilidad del acelerador, el sonido del escape deportivo y en el  modo N podemos partir del ajuste de fábrica más radical o personalizar nosotros qué parámetros queremos poner en qué modo. En esta función, además, se desactivan todos los asistentes avanzados a la conducción para que no nos molesten cosas como el asistente de mantenimiento en el carril y el control de estabilidad va a permitir algo de deslizamiento, pero no mucho.

A mayores, podemos desactivar por completo el control de estabilidad y sacar a la luz el verdadero carácter del Hyundai i20 N, que es una gozada.

Comportamiento: Eficaz, pero muy duro

El i20 N es muy eficaz y divertidísimo de conducir.

85 fotos

Ampliar

Llegamos al plato fuerte de esta prueba y la verdad es que el Hyundai i20 N no ha defraudado, al contrario, ha gustado mucho y llega incluso a ser más divertido que su hermano mayor, el i30 N.

En ciudad el Hyundai i20 N es más fácil de llevar de lo esperado. Tiene una buena visibilidad, el motor responde bien y no hay que estar muy pendiente del cambio y es más cómodo que, por ejemplo, un Mini, aunque los pasos de cebra elevados y las bandas reductoras de velocidad las vamos a notar hasta el tuétano.

En autopista es un coche que, pese a su tamaño, tiene un paso por curva rápida muy seguro y que transmite confianza. La dirección se siente precisa y las suspensiones, aunque duras, trabajan bien cuando pasas por una junta de dilatación o un badén en pleno apoyo. Los frenos son excelentes también en zonas rápidas y el Hyundai i20 N pierde velocidad rápidamente, con muy buen mordiente, tacto y aguante al calor.

En zonas de carreteras secundarias reviradas es una gozada. Su tamaño hace que ratonee bien, los cambios de apoyo los lleva muy bien y con unos tiempos de espera mínimos y su potencia hace que los adelantamientos sean seguros, sobre todo si activamos el modo Sport o el N antes de empezarlos.

Esta semana de pruebas ha hecho muy mal tiempo, con la carretera muy sucia por las hojas tiradas por el viento y mucha lluvia y humedad. En estas condiciones las suspensiones resultan demasiado duras y hacen que el ABS resulte demasiado intrusivo y salte más de lo deseable alargando las frenadas y esto exige ir con más margen. Como no estaba para muchos riesgos, sólo lo he apurado de verdad en el circuito de PTC Escuela en A Pastoriza y ahí me ha encantado.

El Hyundai i20 N tiene un comportamiento que hace que modelos como el Ford Puma ST o el Polo GTi no sean capaces de seguirlo, ni de lejos. Un Toyota GR Yaris, por ejemplo, sólo podrá sacar partido de ventaja a la hora de salir de las curvas, donde podremos dar gas antes y con más contundencia gracias a que la potencia se reparte entre 4 ruedas y no sólo las delanteras, pero desde la entrada hasta el vértice de las curvas, el Hyundai i20 N es una gozada, mucho más ágil. En lo lento, donde la motricidad y la potencia no son tan decisivas, el i20 N es muy eficaz. Tal vez sea algo más divertido el Ford Fiesta ST, con un eje trasero más reactivo y de respuesta más inmediata, pero el i20 N luego saca mucha ventaja por su mejor motricidad.

Para mi gusto el Ford Fiesta ST es más divertido y ratonero, pero el i20 N me ha parecido más eficaz y con reacciones más progresivas al límite, lo que da mucha confianza para tirarse con el cuchillo en los dientes. Aquí también se nota el menor peso del Hyundai, que hace que, si nos equivocamos, haya menos inercias y sea más fácil «dejarlo morir» y que las cosas vuelvan a su cauce que en el Fiesta ST.

Los frenos tienen muy buen tacto, se dosifican bien y aguantan muy bien frente al calor aunque los sometamos a un duro castigo. Realmente Hyundai ha hecho un GTi excepcional con este Hyundai i20 N, hasta el punto que llega a parecer que le falta potencia, pero tal y como está su equilibrio es muy bueno.

Equipamiento: Lo importante lo tiene

En el equipamiento del i20 N prima más la deportividad.

85 fotos

Ampliar

El Hyundai i20 N tiene un precio que no es barato para tratarse de un coche del segmento B, pero que no está nada mal si tenemos en cuenta sus prestaciones y equipamiento. Es cierto que a muchos puede echarles para atrás que justo el tope de gama no tenga control de crucero adaptativo, pero tiene otras muchas cosas y su dotación de serie es muy buena, como puedes ver en la ficha técnica adjunta a esta prueba.

En materia de seguridad activa y sistemas de asistencia a la conducción, el Hyndai i20 N dispone de alerta de pérdida de carril con asistente de mantenimiento, alerta de colisión, asistente de aparcamiento con cámara de marcha atrás, asistente de luz de carretera, etc. Está bien servido en este apartado y no echaremos en falta nada en cuanto a seguridad y, aunque no es adaptativo, sí tenemos control de crucero.

En cuanto a confort tenemos asientos calefactados en las plazas delanteras, volante de piel, asiento del conductor regulable en altura, climatizador automático, elevalunas de un solo toque, llave inteligente con función manos libres y arranque por botón, etc.

El sistema multimedia del Hyundai i20 N también se puede considerar correcto al tener Apple Car Play y Android Auto, sonido de alta calidad firmado por Bose, navegador integrado y una buena pantalla táctil de rápida respuesta y buena calidad gráfica.

Sin embargo, el equipamiento más interesante de este Hyundai i20 N es su técnica, con unas suspensiones específicas con unos ajustes y geometrías muy bien afinados que hacen que su comportamiento dinámico sea una delicia, buenos frenos, diferencial autoblocante mecánico, 204 CV… sólo faltan unos faros de más eficacia para poner la guinda a este rico pastel.

Consumo: Mejor de lo esperado

Los consumos son buenos a ritmos legales.

85 fotos

Ampliar

El motor 1.6 turbo del Hyundai i20 N es un prodigio técnico que consigue unos excelentes consumos pese a su potencial. El problema es que, aunque los consumos son buenos, su pequeño depósito de gasolina hace que su autonomía sea escasa y tengamos que parar con frecuencia a repostar. En concreto, el depósito del Hyundai i20 N tiene una capacidad de 40 litros y su autonomía es de alrededor de los 500 km.

En cuanto a los consumos, a los máximos legales no son nada malos, al contrario, son mejores que los del Ford Fiesta ST, aunque algo superiores a los del VW Polo GTi. En concreto, los consumos reales del Hyundai i20 N han sido:

  • Ciudad: 7,2 l/100 km
  • Carretera: 6 l/100 km
  • Autopista: 6,7 l/100 km

Rivales: Rivales del Hyundai i20N 2021

Vehículo

Hyundai i20 1.6T N

Ford Fiesta 1.5 Ecoboost ST Edition

Volkswagen Polo 2.0 TSI GTI

Abarth Abarth 695 1.4T-Jet Esseesse 132kW

Precio Desde
30.540 €
Desde
31.347 €
Desde
25.304 €
Desde
38.000 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 5 marchas
Potencia (CV) 204 200 200 180
Aceleración 0-100 km/h (s) 6,2 6,5 6,7 6,7
Consumo Medio (l/100 km) - 5,6 5,9 -
Emisiones CO2 (g/km) - 135 142 -

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • jcl

    SE PUEDE EXPLICAR MAS ALTO PERO…NO MEJOR QUE TU LO HACES….QUE BUEN PROFESIONAL ERES RUBEN…..!!!;L a segunda marcha me parece desde mi ignorancia que no está en su mejor momento…..por cierto…buen trompo, je je…muy buena maquina y bonito coche…un saludo .

Aquí está tu coche