Prueba

VÍDEO| Prueba Ford Mustang Mach-E: ¿merece llamarse Mustang?

08 de octubre, 2021

El icónico pony car americano se transforma por completo en un SUV de altas prestaciones y 100% eléctrico. Nosotros hemos probado el Mach-E en la que es su versión más potente... de momento.

En la historia del automóvil ha habido un sinfín de modelos polémicos que, al final, han acabado por convertirse en auténticos iconos. Uno de esos mitos es, precisamente, el que protagoniza la prueba de hoy: el Mustang. Sin lugar a dudas estamos hablando del muscle car más representantivo del mundo, capaz de vender en su primer día de vida nada menos que 20.000 unidades y de convertirse en una auténtica estrella del cine gracias a la figura de Steve McQueen. Un auténtico icono que ha traspasado fronteras al convertirse en el deportivo más vendido del mundo durante casi un lustro consecutivo.

Te puede interesar: Ford seguirá apostando por los nombres clásicos en sus futuros modelos

Sin embargo, los tiempos cambian y la electrificación se ha convertido en la norma. Ford es ni mucho menos ajena a ella y así es como el icónico Pony Car se ha transformado por completo en este Mach-E. Pero ¿es este Mach-E (machi, mak-e o como quieras referirte a él) digno valedor del nombre de Mustang? Pues eso es lo que vamos a tratar de descubrir en las siguientes líneas.

Nuevos rivales

Pero antes de empezar el análisis cabe recordar que la decisión de Ford de denominar a este nuevo SUV, qué si no, como Mustang es más comercial que pasional. Aunque los planes de la firma americana pasan por convertirse en un fabricante 100% eléctrico de aquí a que acabe la década, de momento no hay porque temer la desaparición del Mustang fastback tradicional.

Y es que ambos modelos van a convivir todo el tiempo que puedan hasta que esa total electrificación llegue a ser definitiva y nos quedemos únicamente con el Mach-E como representante de los Mustang. Todo esto venía a contar que el nuevo SUV de altas prestaciones tiene el punto de mira un inédito grupo de rivales. Hemos pasado de competir contra modelos como el 911, el RS5, el M4 o el GT-R, entre algunos de los más destacados para hacerlo contra el futuro Macan elécrtico, el Audi Q4 e-tron, el BMW iX3 o el Nissan Ariya, por mantener la misma cartera de marcas.

Eso sí comparado con el Fastback sale ligeramente más caro. Si bien la gama arranca por debajo de los 50.000 € para poder acogerse al plan MOVES III esta unidad ya sale de serie por 64.963 €. Yo creo que acaba mereciendo la pena por tener el primer Mustang SUV y eléctrico de la historia.

Nuestra valoración: 8,0

Diseño 8

Motor 8

Comportamiento 9

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 9

Destacable

  • Diseño exterior
  • Amplitud interna
  • Autonomía y rendimiento

Mejorable

  • Tiradores poco prácticos
  • Dependencia de la pantalla central
  • Precio elevado

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Sí, ahora es un SUV

Mantiene las proporciones pero ahora tiene silueta de SUV.

48 fotos

Ampliar

Seguro que ya te has fijado pero por si acaso, te lo reconfirmo: este Mustang Mach-E es un SUV. Sí, además de transformarlo en eléctrico Ford va y encima lo convierte en un todocamino. Espero que si eres un ferviente fan de este modelo comprendas por qué la marca del óvalo ha tomado esta decisión y a buen seguro que te has preguntado ¿estamos locos? Ya sabes que todo lo que huela a SUV es ahora un éxito y en Ford han querido aprovechar esta oportunidad.

Pero ojo, porque en lo que a dimensiones se refiere es bastante parejo con el Mustang Fastback que se vende actualmente. Hablo de un 4,71 metros de largo frente a los 4,79 de aquel, con una anchura de 1,88 m (3 cm menos) y una altura, eso sí, de 1,60 metros (frente a los 1,38 del Fastback). Hablando de altura, tiene una distancia al suelo de 15 cm que es más que la del Fastback pero escasa para tratarse de un SUV.

Para crearlo se han respetado signos definitorios del modelo como son: las nervaduras del capó, el morro de tiburón que cae de manera abrupta, las ópticas traseras rasgadas y la línea lateral con una caída descendente al estilo Fastback. Todo ello rematado con una parrilla delantera carenada (no hay mecánica que refrigerar) en la que se coloca el histórico logo, los pasos de rueda sobredimensionados y llantas de 19 pulgadas tras las que se ocultan estas llamativas pinzas de freno en rojo.

Pero si hay un detalle que llama la atención del exterior es la ausencia de tiradores. Y es que para abrir las puertas primero hay que pulsar un botón situado en el pilar para, luego coger una especie de saliente. En la parte trasera no lo han resuelto tan bien y para abrir hay que coger directamente el marco de la puerta. Para cerrar basta con pulsar el icono del candado y listo. Otro detalle curioso para abrir, podemos generar un código para abrirlo si se nos ha olvidado la llave. (También podemos tirar de la app Ford Pass para desbloquearlo).

Interior: Más compañía

El interior está presidido por la gigantesca pantalla vertical.

48 fotos

Ampliar

Tras este curioso gadget entramos en el interior. La primera diferencia con el Mustang de toda la vida es que no tenemos que tirarnos al asiento. Dada su altura el acceso es cómodo. Más diferencias. La limpieza de su salpicadero, desprovisto de cualquier mando físico. En su lugar Ford ha seguido el mismo camino de Tesla colocando en el centro esta gigantesca pantalla en formato vertical. Tiene 15,5 pulgadas, casi lo mismo que las teles de los años 80, y se convierte en el cerebro del coche. Desde ella se controla todo, y cuando digo todo, es todo… porque a excepción del volumen que se maneja con esta ruletita el resto es táctil.

Tenemos dos menús rápidos, uno arriba a la izquierda desde el que controlamos los programas de conducción y otro en el centro que se convierte en el menú rápido. Obviamente la climatización está integrada pero al menos está en un lugar fijo y no hay que navegar por innumerables menús. Podríamos estirar este apartado hasta el infinito para hablaros únicamente de la pantalla porque aglutina todo lo relativo al coche. A destacar por cierto la vista íntegra del navegador, espectacular.

La parte digital la finiquita con este cuadro digital apaisado de 10,2 pulgadas que, la verdad, tiene pocas funciones. En cuanto a la calidad percibida, es buena en general pero hay exceso de plásticos duros aunque ofrecen buen ajuste la verdad. Podemos adornarlo con infinidad de molduras pero hay un detalle que a mí me tiene ganado: el altavoz que se coloca frente al copiloto. Está firmado por B&O y ofrece una calidad de sonido genial.

Colocados detrás lo primero que llama la atención es que por primera vez en un Mustang ¡pueden viajar más de dos personas adultas! Quizá este sea otro foco de crítica para algunos pero en realidad yo lo veo como una ventaja. Tenemos espacio de sobra gracias a los enormes 2,98 metros de batalla. Pero además, como buen eléctrico carece de túnel central y eso redunda en que un adulto puede colocarse más o menos cómodamente. El hueco para las piernas es amplísimo y el de la cabeza, muy notable pues como veis pese a la caída del techo yo no toco.

Y si salimos al maletero vemos que no solo accedemos mediante un portón con apertura eléctrica sino que da lugar a un volumen de 402 litros. Sí, son 6 litros menos que en el Fastback pero lo palia con unas formas regulares y la posibilidad de colocar la bandeja en dos alturas. No busques rueda de repuesto, no la tiene, pero sí un hueco para dejar los cables de carga sin que interfieran. Ojo que aquí no acaba el maletero porque si nos vamos a la zona delantera tenemos otro hueco más. Tiene 81 litros y está compartimentado, no es la mejor distribución pero puede servir para guardar mochilas, maletines o bolsas de deporte.

Motor: El más potente… de momento

La gama mecánica es muy completa y a ella se le sumará en nada la versión GT.

48 fotos

Ampliar

La gama comercial del Mach-E se estructura en varias opciones dependiendo de si montamos uno o dos motores o de si la batería tiene 76 o 99 kWh. En el caso de nuestro protagonista nos referimos a él como Mach-E AWD Rango Extendido. Por partes: AWD porque tiene tracción total gracias a los dos motores que monta en cada eje y Rango Extendido porque monta la batería más capaz, la de 99 kWh.

En definitiva, que bajo nuestro pie derecho tenemos nada menos que tenemos 351 CV de potencia conjunta, 580 Nm de par y una autonomía homologada de 540 kilómetros. Suficientes para hacernos disfrutar creo yo, ¿no? Para ponerlo en contexto, tiene un 0 a 100 km/h de 5,1 segundos es decir, medio segundo más lento que el V8 que tiene 450 CV y pesa cerca de 350 kilos menos, pero como vimos en una comparativa realizada recientemente, en una carrera de aceleración frente al V8 fastback manual, nuestro protagonista le daba sopas con ondas a su abuelo.

Comportamiento: Pesado, pero reactivo

Es más pesado que el Mustang pero tiene un guiado preciso.

48 fotos

Ampliar

Si antes hablábamos que el peso frente al Mustang Fastback era elevado, en el apartado dinámico influye, claro que sí, pero el hecho de que las baterías estén colocadas en el piso le ayuda a la hora de rebajar el centro de gravedad. Si bien en la aceleración no se notan esos 350 kilos de más, sí aparecen en la frenada. Para ello recurre a discos ventilados en el eje delantero y macizos en el trasero. Son contundentes al apretar con esmero pero la primera parte del recorrido es algo esponjosa, para que funcione la frenada regenerativa. Esta se puede activar o desactivar, lógicamente mediante la pantalla.

Por lo demás tenemos un coche bastante dinámico, propio de Ford, que tiene tres personalidades en función del programa escogido. Tenemos tres: Active (Activo) para una conducción equilibrada; Whisper (Susurro) para una más tranquila y sosegada en la que el optimizar la batería y la última Untamed (Indomable) de la que te puedes hacer una idea.

Con esta última sacamos a relucir todo su potencial que como has visto es mucho. Acelera en un instante y se mantiene firme. Quizá nos hubiera gustado tener una suspensión adaptativa que sujetará más el conjunto, pero en términos generales se le ve como un coche estable. Solo una pega, el sonido. Ford ha decidido meter uno aritifical que simule el del V8 y aunque no suena mal no llega a ser tan estridente como el del Fastback ni tan realista como el del Taycan o el Audi e-tron GT. Tanto si te gusta como si no, en la pantalla puede activarlo o apagarlo.

Equipamiento: Nivel cerrado

En este acabado el altavoz B&O viene de serie.

48 fotos

Ampliar

Para simplificar al máximo la elección de cada Mustang Mach-E, Ford no ha propuesto niveles de acabado per sé sino que cada dotación de equipamiento va adherida a al tipo de motor y batería que se le equipe. En el caso de nuestro Mach-E AWD Rango Extendido cuyo precio de partida es de 64.963 euros, de serie viene, entre otros, con llantas de aleación de 19 pulgadas; faros delanteros LED, asientos delanteros ajustables eléctricamente en ocho posiciones, plegado eléctrico, cristal eléctrico, calefactado, BLIS, señal de giro y lámpara con logotipo, pinzas de freno en rojo, tapicería Sensico ONYX Perforado en negro con costuras en rojo, luces traseras LED Signature, cuadro digital de 10,2 pulgadas y pantalla central multitáctil de 15,5 pulgadas con OTA (Actualizaciones en el aire), teléfono como llave, control de crucero adaptativo con asistente de tráfico…

Solo quedan como opciones la pintura Blanco Estrella Platino que cuesta 1.300 euros (hay otros cuatro tonos más con sobrecoste), el paquete tecnología y el paquete tecnología +. El primero cuesta 1.800 € y está compuesto por sistema de audio B&O con 4 altavoces frontales, 4 traseros y 1 central; portón manos libres eléctrico; asistente de pre-colisión con radar/cámara; control de crucero adaptativo inteligente (IACC) con asistencia en carretera y sistema de monitorización del conductor; asistente de ayuda al aparcamiento total y cámara 360º. Por su parte, el segundo tiene un precio de 2.800 euros y a todo lo anterior suma el asiento del conductor eléctrico con 8 posiciones y el techo panorámico de cristal fijo.

Consumo: Cumple casi lo que promete

Se puede llegar a conseguir la autonomía final.

48 fotos

Ampliar

Con el 100% el ordenador ha marcado menos de 500 kilómetros pero la realidad es que el dato de consumo ha sido de 18 kWh/100 km, menor incluso que el oficial (18,7). Tanto que no hemos casi tenido que cargarlo en toda la semana de pruebas. En este sentido, para facilitar la vida a sus propietarios el Mach-E admite cargas en corriente continua hasta de 150 kW con esta batería (115 kW con la de 76 kWh) que se traduce en que obtener 120 km en 10 minutos. Si nos vamos a tomas de corriente alterna, admite hasta 11 kW, necesitando menos de 9 horas para el 100% y si estás tieso y lo quieres cargar en casa, prepárate para tardar casi dos días… ¿pero quién apura tanto?

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche