Prueba

VÍDEO| Prueba del VW T-Roc Cabrio 2022: coquetería germana

22 de noviembre, 2022

Puede que a muchos les sorprenda la idea de un SUV descapotable, pero no es nada nuevo eso de hacer una especie de todo terreno sin techo. Examinamos al VW T-Roc cabrio que, además, acaba de ponerse al día con algunos cambios estéticos.

Volkswagen siempre ha tenido un descapotable en su catálogo y, harta de ver cómo no se vendían ni los Golf ni los Beetle, antes de tirar la toalla por completo ha decidido probar suerte descapotando a su nuevo superventas con el VW T-Roc Cabrio. Hay muchos que se llevan las manos a la cabeza al ver unidos un SUV y un descapotable, pero a los puristas les recuerdo que los Jeep eran descapotables y que en VW ya hubo dos modelos con cierto parentesco con este T-Roc cabrio que no escandalizaron a nadie: el VW Iltis y el VW 181, derivado del Escarabajo y apodado «la cosa» por su destartalado aspecto.

La verdad es que los de VW han sido valientes, porque el experimento de hacer un SUV descapotable en la era reciente ya lo hizo Range Rover con el Evoque Convertible (al que por cierto se parece bastante este T-Roc Cabrio) y el experimento apenas estuvo 4 años en el mercado con unas ventas muy modestas. Por desgracia, los descapotables no están pasando por su mejor momento, algo palpable en el hecho de que la variedad de cabrios actual es mínima y ceñida casi exclusivamente a carísimos GT, cuando apenas una década atrás teníamos casi en cada marca al menos uno.

Lo cierto es que, igual que me pasó con el Evoque, este T-Roc Cabrio me ha gustado más de lo esperado. Para empezar, es un auténtico 4 plazas y un coche muy utilizable a diario por su espacio interior y por el excelente cierre de la capota. Descapotado se disfruta mucho, tiene una buena climatización y, gustos aparte, el diseño no está mal logrado y estéticamente han conseguido muy bien integrar la capota en el T-Roc.

Pocos rivales para el T-Roc Cabrio

No es fácil encontrar rivales para el T-Roc Cabrio, principalmente porque la mayoría de los descapotables en la actualidad son deportivos biplazas o, como mucho, 2+2 y a precios que casi empiezan en el doble de lo que cuesta nuestro protagonista, que no es nada barato con un precio que ronda los 50.000 euros en la unidad probada.

El más evidente y cercano es el Mini descapotable. Frente a él, el T-Roc ofrece una capota que cierra mejor, un interior más espacioso y un coche mucho más utilizable a diario. El Mini gana la partida en las posibilidades de personalización, la variedad mecánica y la peculiar capota que puede plegarse como una especie de techo solar sin tener que abrirla por completo. El Mini es algo más caro a igualdad de equipamiento, así que el VW puede considerarse un producto más interesante.

El segundo rival posible es el Abarth 595c. Aquí estamos ante un coche mucho más pequeño, menos utilizable, más incómodo y que tampoco es un auténtico descapotable sino más bien un modelo con techo de lona practicable. Con la capota completamente abierta no tienes la sensación de estar al aire libre que da el T-Roc Cabrio. Menos espacio, un interior más incómodo, una capota que cierra peor… de nuevo el VW parece ganar la partida, aunque el Fiat/Abarth resulta mucho más coqueto (esto va en gustos, no es algo objetivo).

Por último, aunque no es un SUV ni un compacto, pero sí por precio, tenemos al incombustible Mazda MX-5, verdadero representante del descapotable clásico. El Mazda es más divertido, un verdadero roadster descapotable nacido para disfrutar… pero con el que sólo podremos compartir esa diversión con una persona más y mucho menos utilizable en el día a día.

Realmente con el T-Roc han recuperado bien el formato del primer VW Golf Cabrio, un coche en el que podían viajar 4 adultos sin demasiadas apreturas, que permitía disfrutar de lo que significa conducir un descapotable, pero que también podía usarse a diario.

Nuestra valoración: 6,7

Diseño 7

Motor 6

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 6

Consumos 7

Destacable

  • Calidad de la capota
  • Uso como cabrio
  • 4 plazas auténticas

Mejorable

  • Precio
  • Sin etiqueta Eco
  • Acceso al maletero

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Con algo de Golf y de 181

El T-Roc es más usable que el Golf o el A3 cabrios.

60 fotos

Ampliar

No siempre es fácil quitarle el techo a un coche y convertirlo en un descapotable. En un SUV, además, con unas proporciones que suelen ser muy cúbicas, todavía es más complicado conseguir que no te quede una especie de cajón con un techo de tela negro. En el T-Roc Cabrio han hecho un buen trabajo y el hecho de quitarle una puerta y el techo no sólo no ha empeorado su aspecto sino que encaja bien a la vista.

En el frontal no hay cambios respecto a los demás T-Roc, con unos faros que pueden ser full led adaptativos como en la unidad de pruebas (con muy buena calidad de luz, pero un asistente que falla bastante a la hora de detectar al tráfico contrario).

En el lateral pierde las puertas traseras y las delanteras se alargan ligeramente para permitir el acceso a las plazas traseras y la capota de lona queda bien integrada y es de excelente calidad. Me ha llamado la atención su hermeticidad tanto al agua como al aire y a los ruidos, realmente aísla muy bien y el cierre es muy bueno. Abrir y cerrar la capota son maniobras que apenas llevan 12 segundos y que podremos hacer hasta a 30 km/h, de modo que en cualquier semáforo podemos hacerlo si nos apetece.

El acabado R le sienta bien al T-Roc Cabrio, que parece muy robusto y con ciertos matices deportivos. En cuanto a las llantas, como de costumbre, demasiado grandes: 225/45-19. Reducir tanto el perfil y aumentar la anchura en un descapotable no es buena idea debido a la menor rigidez estructural de la carrocería. Unas ruedas de poco perfil transmiten más vibraciones y golpes y «demasiada goma contra el suelo» somete a más torsiones a una estructura debilitada. Por suerte, la plataforma del T-Roc tiene mucha rigidez y no lleva demasiado mal estos neumáticos, pero una llanta de 17 con algo más de balón sería más recomendable.

En la vista trasera lo más llamativo es el alerón sobre la portezuela del maletero y lo pequeña que es la boca de carga de éste, por la que apenas cabe una maleta de cabina.

Los ajustes y acabados de la carrocería son muy buenos y la capota, excelente.

Interior: Verdadero 4 plazas

Pocos descapotables europeos ofrecen 4 plazas de verdad.

60 fotos

Ampliar

El interior del VW T-Roc Cabrio no varía apenas respecto al de uno normal, salvo las plazas traseras, que quedan restringidas a dos y que los asientos delanteros tienen que ser abatibles para dejar un acceso más cómodo a la parte trasera.

Las plazas delanteras son cómodas y cuando se viaja descapotado el parabrisas ofrece suficiente protección. Si nos molesta el aire podemos subir las 4 ventanillas y se reducen mucho las turbulencias, aunque para aquellos a los que les siga resultando molesto, pueden montar el cortavientos que inhabilita las plazas traseras y así viajar sin rebufos en la nuca.

La postura de conducción es como en cualquier T-Roc y lo menos conseguido es la visibilidad cuando vamos capotados, con bastantes ángulos muertos, menos mal que tenemos asistentes a la conducción que nos ayudan a evitarlos.

Las plazas traseras son cómodas para dos adultos, con mucha altura para a cabeza y suficiente anchura. El espacio para las piernas es bueno y pueden viajar en el T-Roc Cabrio 4 personas de 1,80 metros sin apreturas.

El tejido de los asientos es buen y fácil de limpiar, un detalle importante en un cabrio, que está muy expuesto al polvo y la suciedad cuando viajamos descapotados.

El maletero tiene 280 litros de capacidad y no varía con la capota abierta o cerrada. Sus formas son un poco irregulares y la boca de carga pequeña, pero no está mal para un cabrio. Si queremos ganar algo de espacio podemos abatir los respaldos traseros, aunque el pasadizo entre el maletero y las plazas traseras es estrecho debido a los refuerzos de la carrocería y el mecanismo de la capota.

Motor: Nada nuevo bajo el sol

El motor 1.5 TSi ofrece unas prestaciones razonables.

60 fotos

Ampliar

No hay novedades bajo el capó de este T-Roc Cabrio, que monta el conocido motor de 4 cilindros y 150 CV del grupo alemán que monta en infinidad de modelos. En esta ocasión va asociado a la caja de cambios DSG de 7 velocidades con función de rueda libre y selección de modos de conducción. Por desgracia no dispone de ningún tipo de hibridación, así que se conforma con la etiqueta C. Hasta ahora, este motor ha dado más de un quebradero de cabeza a varios usuarios que han presentado quejas sobre su funcionamiento, así como averías relativamente graves. En Volkswagen afirman que los problemas están solucionados con las sucesivas actualizaciones que se han llevado a cabo en su gestión, y el hecho de que lo mantengan en el catálogo parece afirmar esas declaraciones.

Sus prestaciones son más que suficientes para los límites de velocidad vigentes y para un descapotable, que en realidad no pide una conducción sport ni son coches en los que se suela viajar con prisas, más bien al contrario, el viaje en sí es una forma de relajarse y disfrutar de los paisajes, olores, aire, etc.

Durante la prueba su comportamiento ha sido bueno, aunque en maniobras lentas en pendientes sí que se nota cierta brusquedad de reacciones en la caja de cambios de doble embrague.

Para reducir los consumos y emisiones, este motor cuenta con el sistema de desconexión selectiva de cilindros. Cuando vamos llaneando a punta de gas, se desactivan dos cilindros y pasamos a tener un coche de 750 cm3 y dos cilindros que consume menos. El sonido se vuelve menos fino y se nota alguna vibración en los pies y caña de dirección, pero nada que sea molesto realmente.

Comportamiento: Mejor de lo esperado

El comportamiento es bueno y la rigidez del chasis mejor de lo esperado.

60 fotos

Ampliar

Confieso que con una carrocería descapotable y el calzado que monta esta unidad me esperaba un comportamiento peor, pero la excelente rigidez del chasis me ha sorprendido gratamente y el T-Roc Cabrio rueda mucho mejor de lo que esperaba.

La dirección es precisa, es un coche relativamente ágil y sus reacciones son sanas en todo momento.

En ciudad es fácil de conducir gracias a su compacidad y una caja de cambios automática que nos lo hace más sencillo. El mayor inconveniente es la visibilidad cuando vamos con la capota cerrada, pero tenemos un montón de cámaras y sensores que minimizan este problema típico de todos los descapotables.

En carreteras secundarias el T-Roc Cabrio es una gozada para disfrutar a ritmos tranquilos del paisaje y en entorno a cielo abierto. Si avivamos el ritmo también se desenvuelve bien y puede ser incluso divertido, aunque no es un coche para hacerse una subida a un puerto de montaña, ni lo pretende. La potencia es suficiente para hacer adelantamientos seguros y subir puertos con desahogo.

En autopista el VW T-Roc me ha sorprendido por su buen aislamiento cuando vamos cerrados, casi como si no fuese un descapotable. No hay ruidos aerodinámicos, el aislamiento térmico también es bueno… la capota es de lo mejor del coche.

En curvas rápidas es estable y no hace cosas raras ni se notan demasiadas torsiones de la carrocería en los apoyos fuertes.

En definitiva, el VW T-Roc cabrio es un coche que te hace la vida fácil, no te complica las cosas para conducirlo y sus reacciones son seguras y predecibles.

Equipamiento: Sigue siendo caro

El equipamiento es correcto, pero es un coche caro.

60 fotos

Ampliar

El VW T-Roc cabrio se ofrece con dos niveles de acabado, Life y R. El que hemos probado es el R, con un precio de partida que ronda los 45.000 euros a los que hay que sumar algunos extras de la unidad de pruebas como los faros led adaptativos, la pintura metalizada, las molduras decorativas interiores… todo esto hace que nuestro protagonista se ponga a tiro de la barrera de los 50.000 euros… es cierto que no hay rivales descapotables de 4 plazas por este precio, pero también que es mucho dinero por un coche de una marca generalista como VW.

Por este dinero tenemos un coche con climatizador de doble zona, capota completamente automática, acceso manos libres, asiento del conductor regulable en altura, etc. Además, el climatizador es inteligente y se adapta automáticamente cuando abrimos o cerramos la capota, incluso enciende los asientos calefactados y el volante de forma automática al bajar de una determinada temperatura.

En materia de ADAS está bien servido, con todos los sistemas que ya son un estándar en la actualidad como el asistente de mantenimiento en el carril, alerta de tráfico cruzado, alerta de colisión con frenado de emergencia, sensores de ángulo muerto, asistente de aparcamiento, control de crucero adaptativo con limitador de velocidad inteligente, sistema de reconocimiento de señales… no está mal… pero es que hoy en día es prácticamente un estándar.

La conectividad es buena, con Apple Car Play y Android Auto inalámbricos, puerto de carga por inducción, tomas USB-C y las funciones de las aplicaciones de Volkswagen. El equipo de sonido tiene una buena calidad y el manos libres se escucha bien incluso descapotados.

 

Consumo: No está mal

Los consumos son correctos para sus prestaciones y aerodinámica.

60 fotos

Ampliar

Los consumos del VW T-Roc, aunque no son tan buenos como los declarados por el fabricante, no han estado mal. Gracias que no es demasiado tragón, su autonomía ronda los 700 km con los 50 litros que caben en el depósito.

El consumo real del VW T-Roc 1.5 TFSi medido durante esta prueba ha sido:

  • Ciudad: 7,5 l/100 km
  • Carretera: 5,7 l/100 km
  • Autopista: 6,4 l/100 km

Son cifras considerablemente buenas y que podrían mejorarse fácilmente con unos neumáticos en una medida más razonable que los exagerados que monta esta unidad.

Rivales: Rivales del VW T-Roc Cabrio 1.5 TSi 2022

Vehículo

Volkswagen T-Roc Cabrio 1.5 TSI R-Line DSG7

Mini Mini Cabrio Cooper Aut.

Abarth Abarth 595C 1.4T-Jet 107kW

Mazda MX-5 RF 2.0 Skyactiv-G i-Stop & i-Eloop Zenith

Precio Desde
44.868 €
Desde
32.950 €
Desde
25.299 €
Desde
38.465 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 7 marchas 7 marchas 5 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 150 136 145 184
Aceleración 0-100 km/h (s) 8,4 8,7 7,9 6,8
Consumo Medio (l/100 km) - - 6,6 -
Emisiones CO2 (g/km) - - 156 -

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche