Prueba

VÍDEO| Prueba del Toyota Yaris Style 2022: coherencia japonesa

31 de agosto, 2022

El Toyota Yaris es uno de los utilitarios más recomendables, sobre todo para un uso intensivo en ciudad, donde su maniobrabilidad, compacidad y consumos son factores decisivos. En esta vídeo prueba lo examinamos a fondo y éstas son nuestras conclusiones.

Toyota acertó de pleno al apostar por los híbridos, ahora lleva una ventaja enorme frente a sus rivales, con millones de km de experiencia, algo que queda patente en esta generación del Toyota Yaris, un modelo muy coherente con el objetivo que debe cumplir un coche utilitario urbano: compacto, maniobrable, seguro, fácil de conducir y de bajo consumo. En esta semana de pruebas ha quedado claro que la cuarta generación de la tecnología híbrida de Toyota es una aliada perfecta para conseguir unos consumos muy bajos y una conducción fácil y desestresante para un coche que se revuelve de maravilla en el tráfico urbano.

Mientras que casi todos los fabricantes han estirado tanto los utilitarios que la mayoría pasan de los 4 metros y deberían considerarse ya en la categoría C de los compactos, el Toyota Yaris se queda por debajo de esa longitud. Cierto que su maletero es casi 100 litros más pequeño que el de un Skoda Fabia y que sus plazas traseras también se resienten con este tamaño tan ajustado, pero a cambio tenemos un coche muy fácil de aparcar y con unos consumos reales de apenas 3,5 l/100 km en ciudad.

El Toyota Yaris frente a sus rivales

No es fácil encontrar un rival para el Toyota Yaris. Para empezar, apenas hay utilitarios realmente híbridos, en esta categoría casi todos son microhíbridos, que tienen etiqueta Eco, pero no consiguen ni de lejos los consumos tan ajustados de este Yaris. Si buscamos un híbrido auténtico tenemos que pensar en el Renault Clio e-Tech, que en el acabado Techno se queda cerca en precio del Yaris. El Clio es claramente más grande, lo que hace que el francés arrase con el Toyota en maletero y espacio para las plazas traseras. El japonés, en cambio, batel al francés en consumos, agrado de conducción y calidad. Además, su sistema híbrido es más sencillo y fiable.

El resto de rivales son MHEV, como el Ford Fiesta con tecnología de 48 voltios. El Yaris es más fácil de conducir, sus consumos son más bajos y la calidad percibida mayor, mientras que el Fiesta gana por una diferencia mínima en volumen del maletero y espacio en las plazas traseras.

Otra posible alternativa es el Skoda Fabia. No tiene versiones Eco, pero también es un coche urbano muy coherente, con buenos consumos, fácil de conducir y con soluciones muy prácticas. El checo gana por goleada en habitabilidad y maletero, con casi 100 litros más de capacidad. El Yaris saca ventaja sobre todo en los consumos.

Nuestra valoración: 7,5

Diseño 7

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 6

Equipamiento 7

Consumos 9

Destacable

  • Coherencia del concepto
  • Consumos
  • Diseño

Mejorable

  • Interior oscuro
  • Instrumentación en días soleados
  • Acceso plazas traseras

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Juvenil y musculoso

El Yaris tiene un diseño atractivo y moderno.

35 fotos

Ampliar

Una de las bazas del Yaris es su aspecto. Su carrocería tiene un diseño llamativo, con unas aletas que sobresalen respecto al resto de la carrocería y que dan cobijo a unas ruedas colocadas en las cuatro esquinas del coche. Estas proporciones hacen que el Yaris parezca más coche, musculoso y con cierto aspecto deportivo. Desde luego su diseño es moderno y agrada.

El frontal es muy llamativo por los faros y la forma abultada de los pasos de rueda. Los ajustes de las partes de la carrocería son buenos y los faros tienen buena iluminación, con leds como fuente de luz y asistente de de luz de carretera que pasa automáticamente de largas a cruce y viceversa en función del tráfico. Esta función no acierta siempre a detectar al resto de vehículos, pero funciona bastante bien en este coche.

En la vista lateral la unidad de pruebas es llamativa por el acabado en dos colores de la carrocería, con un techo negro que contrasta bien con el rojo metalizado del resto del cuerpo. Las llantas de 17 pulgadas también dan un toque vistoso al lateral del Yaris y dejan ver unos discos de freno en el eje trasero que llaman la atención por su tamaño.

La parte trasera es también llamativa por los marcados hombros de sus pasos de rueda y la forma de los grupos ópticos, que se ven bien al ir colocados bastante algos. Los ajustes de las puertas y del portón trasero son buenos y dejan un acceso cómodo al habitáculo, salvo las puertas traseras, que abren un ángulo poco generoso.

Interior: Demasiado oscuro

El techo negro da mucha oscuridad a un interior que parece más pequeño por ello.

35 fotos

Ampliar

El interior del Yaris está bien resuelto desde el punto de vista del diseño y la calidad de materiales, pero el espacio no sobra y, además, el abuso del color negro hace que todavía parezca más achicado. Un techo tapizado en blanco daría más luz al interior y desahogaría un poco visualmente.

Las plazas delanteras son cómodas, con unos asientos de buena ergonomía en los que la fatiga tarda en aparecer. El salpicadero tiene unas formas redondeadas y modernas, con bastantes repisas y huecos en los que dejar cosas y los mandos quedan bien al alcance de las manos del conductor. La instrumentación es digital y con un formato muy original. La información es completa y se ve bien… siempre que no haga sol o llevemos una camisa blanca. A las pantallas del cuadro de instrumentos les falta contraste y brillo en la iluminación, así que cuando hace sol o con los reflejos, se ven muy mal los instrumentos. Por suerte, en este acabado tenemos head up display proyectado sobre el parabrisas, de modo que la velocidad la podremos ver bien pese a todo.

Las plazas traseras van escasas de espacio para las piernas, pero no están mal para un coche de este tamaño. El maletero sí que se queda justo, con menos de 300 litros de capacidad, aunque dispone de espacio para poner una rueda de repuesto y se puede ampliar su capacidad abatiendo los respaldos traseros por mitades asimétricas.

Los ajustes son buenos y no hay grillos ni ruidos parásitos en el interior del Yaris que, salvo por el espacio, está bien conseguido y con un diseño alegre pese a la solemnidad del negro que invade cada rincón.

Motor: La genialidad de Toyota

El sistema híbrido de cuarta generación del Yaris es una genialidad.

35 fotos

Ampliar

El sistema híbrido que mueve al Yaris es de cuarta generación y ha logrado una enorme eficiencia energética, algo que queda patente en los consumos tan ajustados, pero también un mayor agrado de uso, con una respuesta más directa. Además, se ha mejorado mucho la insonorización, de modo que no se oye tanto al motor en las fases de aceleración.

El conjunto está compuesto por un motor de gasolina de 90 CV sacados de sus 1,5 litros de cubicaje, con 3 cilindros y funcionamiento bajo el ciclo Atkinson para reducir el consumo. Este ciclo es más eficiente desde el punto de vista termodinámico, pero entrega poco par y además prefiere funcionar en regímenes constantes. Estos inconvenientes se compensan al trabajar en conjunto con los motores eléctricos, que tienen mucho par y permiten mantener al motor de gasolina funcionando a velocidad constante.

El motor de gasolina va acoplado a un sistema de engranajes epicicloidales a los que se acoplan dos motores generadores eléctricos. Uno destinado principalmente a mover las ruedas y otro a generar electricidad, aunque ambos pueden funcionar como motores o generadores según convenga. En función de la combinación del trabajo de los MG (motores/generadores) y del motor de combustión se consiguen diferentes relaciones de cambio, como si de un variador continuo se tratase. El sistema es una pura genialidad porque los engranes están siempre engranados, no hay embragues con fricción ni desgaste y, aunque complicado de entender si no los ves funcionando, en realidad es muy simple, con pocas piezas y muy fiable.

El Toyota Yaris puede moverse manteniendo apagado el motor de gasolina y usando electricidad siempre que haya reservas suficientes en la batería, seamos suaves con el acelerador y no superemos los 130 km/h. En ciudad funciona muchísimo tiempo en modo eléctrico y esto es vital para conseguir los bajos consumos que logra. La potencia del sistema eléctrico es de 59 kW y junto con el motor de gasolina la potencia máxima disponible es de 116 CV, más que suficiente para permitir unas buenas prestaciones en este coche.

Comportamiento: Fácil y seguro

El Yaris tiene un buen comportamiento y es muy fácil de conducir.

35 fotos

Ampliar

Como en la mayoría de los modelos híbridos de Toyota, una de las grandes ventajas del Yaris es que su conducción pide que lo lleves de la forma más eficiente. El chasis va muy bien y es un coche estable, bien sujeto al asfalto y ágil. Reacciona bien cuando sucede un imprevisto, pero aunque seas un tipo de perfil sport, al final acaba por llevarte a su terreno y lo conduces aprovechando las inercias. Es muy fácil para cualquier conductor y eso lo hace ideal para aquellos usuarios que normalmente se estresan al conducir, porque te lo hace muy fácil.

En ciudad es su terreno preferido. La visibilidad no está mal, tiene un excelente radio de giro que hace que maniobre muy bien y su tamaño hace que aparcar no sea una odisea. La caja de cambios automática, la ausencia de ruido y vibraciones y el tacto del coche hacen que tengamos poco estrés al conducirlo en ciudad y los atascos se llevan mejor de lo habitual.

En carreteras secundarias los 116 CV dan para buenos adelantamientos y movernos con un desahogo razonable. Los frenos cumplen bien y la dirección tiene buen tacto. Además, el coche se siente estable y los cambios de trayectoria no se le atragantan demasiado.

En autopista se agradece que las ruedas estén en las esquinas de la carrocería. Aunque el coche es pequeño, la base sobre la que se apoya no lo es tanto y esto hace que en curvas rápidas transmita más confianza de lo habitual en coches de este tamaño. Las suspensiones cumplen bien y el Yaris no tiene gestos extraños al pasar por badenes o cambios de asfalto en pleno apoyo.

En definitiva, el Yaris es un coche fácil, de reacciones seguras y con un compromiso correcto entre efectividad y facilidad de conducción.

Equipamiento: Sin complejos

Los faros delanteros son led, incluidos los antiniebla.

35 fotos

Ampliar

El equipamiento de este nivel de acabado es muy completo y no echaremos en falta nada realmente importante. En seguridad equipa todo el pack del Toyota Safety Sense, con control de crucero adaptativo, alerta de colisión con frenado de emergencia, asistente de aparcamiento con cámara de marcha atrás, sistema de supervisión de fatiga del conductor, etc.

También va bien servido en conectividad, con Apple Car Play, Android Auto y puerto de carga inalámbrico en el hueco de la consola por delante de la palanca de cambios. El sistema multimedia incluye navegador y un equipo de sonido firmado por JBL con muy buena calidad de audio.

En cuanto a confort, los asientos delanteros son muy buenos, climatizador de doble zona, volante de cuero multifunción, sistema de apertura y arranque con llave manos libres, etc.

Su equipamiento es correcto para el precio del vehículo y hay pocas opciones disponibles que deban pagarse aparte. En la ficha técnica adjunta puedes ver con detalle cada elemento de su equipamiento y el precio de las diferentes opciones.

Consumo: De lo mejor en su categoría

Los consumos del Yaris son muy ajustados.

35 fotos

Ampliar

Sin duda es uno de los principales motivos para comprarse este coche y es que los consumos del Toyota Yaris son muy buenos, sobre todo en ciudad, que es para lo que realmente está pensado este tipo de vehículos.

Los consumos reales del Toyota Yaris 120H medidos durante la prueba han sido:

  • Ciudad: 3,5 l/100 km
  • Carretera: 4 l/100 km
  • Autopista: 5 l/100 km

Con estos valores y un depósito de sólo 36 litros, la autonomía del Toyota Yaris ronda los 600 km.

Rivales: Rivales del Toyota Yaris Style 120H 2022

Vehículo

Toyota Yaris 120H 1.5 Style

Skoda Fabia 1.0 TSI Sport DSG 81kW

Ford Fiesta 1.0 EcoBoost MHEV Active 125

Renault Clio E-TECH Híbrido Techno 103kW

Precio Desde
26.599 €
Desde
23.249 €
Desde
22.455 €
Desde
26.250 €
Combustible Híbrido Gasolina Gasolina Híbrido
Cambio 1 marchas 7 marchas 6 marchas 4 marchas
Potencia (CV) 116 110 125 140
Aceleración 0-100 km/h (s) 9,7 9,5 9,4 9,9
Consumo Medio (l/100 km) 2,8 - - 3,6
Emisiones CO2 (g/km) 64 - - 83

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche