Prueba

VÍDEO| Prueba del Subaru Forester 2022: demasiado tragón

22 de septiembre, 2022

Con un diseño sencillo, soluciones muy prácticas, un interior espacioso y confortable, un comportamiento intachable y una buena calidad y equipamiento, el Subaru Forester sería una compra maestra si no se viese penalizado por lo que os contamos a continuación.

Subaru ha actualizado hace pocos meses al Subaru Forester y después de la primera toma de contacto toca someter a examen exhaustivo al modelo que siempre ha dado satisfacciones a la marca… y a sus clientes. Para esta prueba a fondo hemos contado con el acabado Executive Plus, que añade el techo panorámico y la tapicería de cuero a mayores de lo que ya trae el Executive, que es muy completo, sobre todo en materia de seguridad y asistencias avanzadas a la conducción.

Fácil de conducir, cómodo, de respuesta segura y con un habitáculo muy confortable y espacioso, el Subaru Forester es un gran coche para viajar y con el que también podremos hacer excursiones por el campo o disfrutar de nuestros deportes más aventureros, sin embargo, su apetito por la gasolina es un problema que se vuelve más en su contra cuanto más sube el precio del combustible. Si no fuese por su consumo, sería uno de los modelos más recomendables de su categoría.

El sistema híbrido del Forester está a medio camino entre un microhíbrido y un híbrido convencional. Sobre el papel es muy eficaz, pero en la práctica, los consumos siguen siendo elevados y sus principales ventajas serán la etiqueta Eco y una mejor respuesta del sistema stop & start.

¿Es mejor el Subaru Forester que sus rivales?

El Subaru Forester es un pionero que nació casi sin competencia pero al que cada día le salen más rivales, en una categoría que sigue creciendo. Para elegir a los que tal vez sean los más directos rivales he elegido modelos que tengan una potencia similar, etiqueta Eco y tracción total y con precios y equipamientos similares y la verdad es que no hay tantos donde elegir, la mayoría son todavía más caros o tienen mucha más potencia en las versiones con tracción total. Tal vez su principal rival sea el Ford Kuga. Frente a él, el Forester tiene una mecánica de funcionamiento más fino, un interior con mejor calidad percibida y algo más espacioso. El Kuga gana en prestaciones, mientras que en consumos, por desgracia, van muy a la par.

Otro gran rival es el Suzuki S-Cross. Frente a él, el Subaru gana en prestaciones, agrado de conducción, calidad percibida, espacio en las plazas traseras… pero también es mucho más tragón y para que no se desmadre mucho la diferencia de precio habría que elegir el Forester más básico frente al S-Cross tope de gama.

El tercero en discordia es un modelo algo más compacto, pero que todo apunta a que se convertirá en el rey de la categoría, el Kia Sportage. Las versiones de tracción total y con etiqueta Eco se ponen a precios similares a los del Forester. Aquí el Subaru gana en habitabilidad, calidad, comportamiento dinámico, cualidades 4×4, versatilidad… en todo menos en consumo, el verdadero punto negativo de este gran coche.

Nuestra valoración: 7,0

Diseño 7

Motor 6

Comportamiento 8

Interior 8

Equipamiento 8

Consumos 5

Destacable

  • Seguridad activa y pasiva
  • Calidad de fabricación
  • Amplitud y confort

Mejorable

  • Consumos elevados
  • CVT y sistema híbrido
  • Cinturón de la plaza central trasera

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Cubista

Las formas son sencillas pero bien resueltas.

60 fotos

Ampliar

El Forester nunca ha querido ser un coche elegante ni deportivo ni llamativo sino práctico y útil. Sus formas son muy cuadradas para aprovechar bien el espacio y ofrecer buena visibilidad y en su carrocería no hay perfiles ni salientes o spoilers que puedan ser un problema a la hora de salir al campo y quedar muy expuestos a golpes o rozaduras. Aquí la forma está supeditada a la función.

El frontal es muy sencillo, casi vertical y con unos grandes faros, que en esta generación son full led y cuentan con asistente de luz de carretera. La cantidad de luz es correcta y el asistente trabaja bastante bien, mejor que la media, aunque no es perfecto y muchas veces deslumbra al resto del tráfico al no detectar bien las cámaras a los demás vehículos, sobre todo camiones. Los acabados y ajustes de la carrocería son correctos y el coche tiene un aspecto macizo y robusto.

La vista lateral es poco atractiva, se ve un coche alto y algo desgarbado. Las llantas de 17 pulgadas tienen una medida correcta en cuanto a diámetro, pero con 225 mm de ancho son excesivas para un coche de estas prestaciones, no aportan muchas ventajas en cuanto a estabilidad o agarre, y sí consumen bastante más gasolina.

La parte trasera también es muy práctica, con un portón de marcos muy verticales que dejan un acceso muy cómodo al interior y unos grupos ópticos grandes y colocados bastante altos para ser visibles.

Por el tamaño de las puertas y la altura de la carrocería, el Forester es muy cómodo para entrar y salir de él.

Interior: Amplio y cómodo

El interior tiene buena presencia y es muy espacioso.

60 fotos

Ampliar

Si fuera tenemos formas poco llamativas pero prácticas, dentro todavía más. El Forester tiene un habitáculo de diseño atractivo en el que van a lo práctico. Nada de pantallas digitales que distraigan demasiado al conductor, la instrumentación es analógica y se lee muy bien, aunque no estaría de más que mostrase la temperatura del refrigerante con algo más que un chivato azul para no apurarla en frío y otro rojo cuando la cosa ya tiene mal remedio.

El salpicadero tiene muy buenos materiales y no hay ni un solo grillo, lo mismo que en los paneles de las puertas, que no hacen diferencias de clases entre los pasajeros delanteros y los traseros. Las salidas de aireación y los mandos están bien colocados y el Forester tiene una buena ergonomía y una postura de conducción muy cómoda. Una de las buenas consecuencias de su sociedad con Toyota son precisamente los asientos, idénticos a los que vemos en Toyota y Lexus.

Las plazas traseras son muy cómodas también y gozan de mucho espacio en todas las cotas. Una pena que el cinturón de la plaza central trasera venga desde el techo y resute incómodo para su pasajero y para el de al lado, al que le molesta la cinta del hombro. En este acabado Executive Plus la tapicería es de cuero y acabada en dos colores que hacen una combinación poco habitual y dan algo de color a un diseño muy sobrio.

El maletero del Subaru Forester no está nada mal gracias a sus formas muy cúbicas y casi 510 litros de capacidad muy aprovechables. Bajo la tablilla hay un hueco para llevar algún botiquín, por ejemplo, y podemos abatir los respaldos traseros y dejar un suelo plano muy diáfano sólo con tirar de dos pulsadores. POr cierto, la cortinilla separadora de carga se puede guardar en el hueco para ella bajo la tablilla, algo que tampoco es habitual y sí es muy recomendable.

Motor: Falta par

El sistema híbrido es poco eficaz.

60 fotos

Ampliar

Bajo el capó de este Forester está el sistema híbrido e-Boxer de Subaru. Al motor de 2 litros con cilindros opuestos de 150 CV se le añade un motor eléctrico de tracción en la propia transmisión que aporta 17 CV, pero no son adicionales para rendir 167 CV, la idea es aliviar el trabajo del motor de gasolina para reducir los consumos y mejorar el rendimiento aprovechando la energía que en un coche convencional se desperdicia en las frenadas.

Por desgracia, este sistema suena muy bien en teoría y puede que en un país con una orografía muy plana funcione bien, pero la realidad es que no es muy eficiente y el Forester sigue siendo un coche más tragón que la media, algo a lo que no ayuda tampoco el cambio de variador continuo… ya sé que es ideal desde el punto de vista teórico porque siempre se adapta a la mejor zona de par posible del motor, pero la realidad es que en motores con poco par como éste, es tragón porque pasan mucho tiempo a más revoluciones de lo habitual, penalizando los consumos en autopista, sobre todo.

En ciudad, se supone que el sistema tiene potencia suficiente como para que salgamos de los semáforos en modo eléctrico puro y casi no sea necesario hacer trabajar al motor de gasolina hasta los 40 km/h. Sin embargo, una batería pequeña de apenas 0,6 kWh (lo habitual es 1 kWh en los híbridos tradicionales) hace que apenas se note el trabajo del motor eléctrico tampoco en ciudad, de modo que no ahorramos mucho tampoco en estas condiciones.

Al final, la idea de Subaru de combinar las ventajas de un híbrido tradicional con las de un micro híbrido (más ligero, menos complicaciones…) se quedan en que ni lo uno ni lo otro. Al final es más pesado y complicado que un microhíbrido tradicional y apenas aporta mejoras de consideración más allá de un arranque más eficiente del stop & start.

En cuanto al sistema de tracción integral, el Forester equipa un control electrónico del reparto de par que se adapta a diferentes tipos de superficies (barro, arena, nieve…) el sistema es eficaz y, al ser permanente, aporta un plus de seguridad en cada kilómetro que hagamos.

Comportamiento: No defrauda

El comportamiento es muy bueno en todos los escenarios.

60 fotos

Ampliar

El Subaru Forester tiene una conducción agradable y un buen comportamiento en carretera, mejor que la media de su categoría. Es un coche muy fácil de conducir en cualquier situación, que transmite seguridad y muy confortable para viajar.

En ciudad es fácil moverse en el tráfico, la dirección tiene un buen radio de giro y es suave en las maniobras, lo mismo que la caja de cambios automática CVT, que no da tirones en las maniobras de estacionamiento como sucede con las de doble embrague pilotadas. La visibilidad es buena y el asistente de aparcamiento con cámara trasera y en el lateral derecho (para los bordillos… una pena que no la tenga en el lado izquierdo también) hace fáciles las maniobras.

En carreteras secundarias el Forester tiene una buena estabilidad y es ágil e incluso divertido. La dirección es rápida de reacción y el morro no se hace el remolón para entrar en las curvas y en zonas enlazadas. Los frenos responden bien, aunque los primeros milímetros del recorrido del pedal están muertos y luego frena de golpe, no son fáciles de dosificar. La estabilidad es buena y la motricidad excelente, en parte por la tracción total, pero también porque no hay demasiado par que pasar al suelo.

Para viajar por autopista es un coche muy confortable. Las suspensiones son blandas y absorben bien los baches, juntas de dilatación y cambios de asfalto. En curva rápida se asienta bien y traza de forma clara.

El Subaru Forester es muy seguro también en las maniobras de emergencia. La frenada desde 120 a 0 km/h la hace sin tendencias extrañas de la parte trasera cuando la descargamos de peso casi por completo. La maniobra de esquiva la salva sin contratiempos, con un ESP que frena mucho al coche, pero que nos mantiene en la trayectoria.

Esta vez no he podido probarlo fuera del asfalto debido al elevado riesgo de incendio, por el cual está prohibido circular con vehículos a motor por el campo, salvo para los servicios agrícolas y forestales. Otras veces he podido rodar con otras generaciones del Forester fuera del asfalto y siempre ha respondido bien, en este caso no tendría por qué suceder al contrario, y el límite está más impuesto por los neumáticos de asfalto que por las cotas de altura y sistema de tracción total.

En resumen, el Subaru Forester es un coche que se desenvuelve bien en casi todas las situaciones y que transmite seguridad y confianza al conductor, un buen coche para viajar… salvo por lo que nos va a costar el viaje debido a su consumo.

Equipamiento: Completo y funcional

Los faros full led son se serie.

60 fotos

Ampliar

El Subaru Forester probado es un tope de gama, el Excecutive Plus, que al acabado executive añade el techo panorámico y la tapicería de cuero por poco más de dos mil euros adicionales que, sólo por la tapicería, ya merecen la pena al hacer al coche mucho más acogedor, al fin y al cabo, dentro es donde hacemos la vida.

Aunque el Forester no es nada barato, la verdad es que en el entorno de los 40.000 euros no hay muchos coches que ofrezcan tracción total de verdad y la calidad de fabricación y equipamiento de este Subaru, pero también que sus prestaciones se quedan algo cortas y sus consumos son elevados… así que la balanza sobre si merece la pena gastar este dinero en este coche, es difícil de inclinar claramente hacia un lado.

En cuanto a equipamiento, por ese dinero nos llevamos un coche muy bien dotado, con sistemas de seguridad que funcionan bien y unos asistentes avanzados a la conducción que sacan las mejores puntuaciones en cuanto a seguridad, gracias al sistem eyesight de Subaru. El sistema de supervisión de la atención del conductor que equipa el acabado Executive, por ejemplo, es una buena herramienta para evitar distracciones y que los asistentes a la conducción suban su alerta al detectar que no estamos mirando a la calzada.

El confort también está conseguido. Climatizador de doble zona, asientos calefactados, portón de apertura automática, sistema de llave inteligente manos libres, elevalunas de un solo toque, etc.

Por último, la conectividad también está a buen nivel y dispone de Apple Car Play y sincronización con el smartphone, además de varios puertos USB. No trae navegador integrado, aprovechándose de esa conectividad con el móvil para prestar este servicio. En definitiva, el equipamiento de este Forester es correcto para su precio.

Consumo: Su mayor pecado

Los consumos son elevados y empañan la nota final.

60 fotos

Ampliar

Por desgracia, el Forester tiene un inconveniente que en los tiempos que corren es casi definitivo para descartarlo como posible compra: los consumos. El sistema híbrido de este modelo no consigue reducir su sed y los consumos son muy elevados.

En concreto, los consumos reales del Subaru Forester 2022 durante la prueba han sido:

  • Ciudad: 9,5 l/100 km
  • Carretera: 6,8 l/100 km
  • Autopista: 8,4 l/100 km

Si a estos consumos le sumamos un depósito de gasolina de sólo 48 litros, la autonomía del Forester supera por poco los 500 km.

Rivales

Vehículo

Subaru Forester 2.0i Hybrid Executive Plus CVT

Ford Kuga 2.5 Duratec FHEV ST-Line X AWD Aut.

Suzuki S-Cross 1.4L Mild Hybrid S3

Kia Sportage 1.6 CRDi MHEV Business DCT 4x4 136

Precio Desde
43.400 €
Desde
46.226 €
Desde
33.015 €
Desde
40.775 €
Combustible Híbrido Híbrido Gasolina Diésel
Cambio 1 marchas 8 marchas 6 marchas 7 marchas
Potencia (CV) 150 190 129 136
Aceleración 0-100 km/h (s) 11,8 9,5 9,5 11,6
Consumo Medio (l/100 km) - 5,3 - -
Emisiones CO2 (g/km) - 122 - -

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche