Prueba

VÍDEO| Prueba del renovado Dacia Duster 150 CV automático: ¿23.000 euros un Dacia?

18 de octubre, 2022

Esta vez examinamos al Dacia Duster en su versión de 150 CV con cambio automático, un coche que pasa de los 23.000 euros, que pueden parecer muchos por un Dacia, pero, si tenemos en cuenta su equipamiento y prestaciones, ¿sigue siendo caro?, vamos a verlo.

Dacia actualizó el Dacia Duster hace unas semanas con mejoras en el equipamiento y detalles estéticos que lo asemejan a la nueva línea de diseño inaugurada con el Sandero y que también vemos en el Jogger. Los cambios no le sientan nada mal, pero el precio del coche se ha disparado bastante y ya está lejos de ser la ganga que era.

El Dacia Duster fue el modelo que dejó claro que un Dacia no tenía por qué ser feo, su diseño era pintón desde el principio, con unos pasos de rueda abultados que le daban un aspecto macizo y atractivo, las ventas lo demostraron. Con casi 12 años a sus espaldas, sigue manteniendo el tipo a base de lavados de cara, pero se nota que es un coche de una generación anterior en Dacia, con una calidad de fabricación que, con el precio actual, no está a la altura.

Entre las novedades del Duster está la combinación mecánica que examinamos, con la caja de cambios EDC de doble embrague de Renault que no estaba disponible anteriormente con este motor de 150 CV. Sus prestaciones son muy buenas y el cambio facilita mucho el día a día, sobre todo en ciudad.

Los rivales del Dacia Duster

El Dacia Duster tiene varios rivales ya por esta suma que pueden ser compras más interesantes. Sin salirnos de la marca tenemos el propio Dacia Jogger. Por ahora no se ofrece con este nivel de potencia y esta caja de cambios, pero es un coche de concepción más moderna, más práctico y con mucho más espacio interior  a un precio muy parecido.

Otra alternativa es el Citroën C3 Aircross. Muy práctico, mejor aislado acústicamente y con un interior y un exterior más modernos y atractivos. También los asientos son más cómodos y su seguridad activa y pasima mejores.

Por último, aunque no es un SUV, es un SW con un interior más espacioso en las plazas traseras, mejor comportamiento en carretera, un equipamiento muy completo y etiqueta Eco, el Fiat Tipo SW hybrid.

Nuestra valoración: 6,7

Diseño 7

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 6

Equipamiento 6

Consumos 7

Destacable

  • Cambio automático
  • Practicidad
  • Facilidad de uso

Mejorable

  • Precio
  • Asientos incómodos
  • Faros led

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Siguendo el Sandero

El Dacia Duster ha ido ganando con sucesivos lavados de cara.

52 fotos

Ampliar

La mayor parte de los cambios en este lavado de cara del Duster se centran en este apartado, donde se ha querido asemejarlo al nuevo Dacia Sandero y seguir así la nueva línea de diseño de Dacia. Para ello, el Duster ha estrenado un nuevo frontal con unos faros en los que encontramos una luz de marcha diurna similar a la del Sandero y leds en las luces de cruce, manteniendo los halógenos para las de largo alcance y antiniebla. Por desgracia, los led empleados son de baja calidad y la iluminación que proporcionan no es muy buena. Falta cantidad de luz, alcance y la huella tampoco es muy homogénea.

La parrilla también es nueva y consigue darle ese aire más actual al Duster, que nació con un buen diseño desde el primer día.

En la vista lateral no hay cambios más allá de las llantas y la gama de colores, mientras que en la trasera las diferencias están en los grupos ópticos, que dejan de recordar a los del Jeep Renegade con forma de X en las luces para pasar a parecerse un poco más a los del Sandero con una Y en apaisado. Se ven bien por su tamaño y posición elevada.

Por lo demás es el Duster que ya conocíamos, bastante honesto y con unos acabados que eran buenos cuando costaba 10.000 euros menos de lo que cuesta  ahora. Con el precio actual, ya podemos exigir mejores calidades… que no las tiene.

Interior: Fallan los asientos

Los asientos siguen fatigando en viajes largos.

52 fotos

Ampliar

Es una pena que en esta actualización del Duster no hayan aprovechado para mejorar la calidad del armazón y la ergonomía de los asientos, que siguen siendo incómdos en largas distancias y con holguras en el armazón. También el mecanismo de bloqueo de los respaldos traseros con un cerrojo de plástico es un poco frágil para un elemento con tanta responsabilidad en la seguridad del coche.

Básicamente el único cambio que hay al abrir las puertas de este Duster está en la consola central, con el nuevo sistema multimedia con mejor respuesta táctil, una pantalla sin bordes y más completa.

Por lo demás es el Duster que ya conocíamos, con materiales que son duros y a los que no había mucha crítica que hacerles cuando el coche tenía un precio más razonable, pero que ahora, por encima de 20.000 euros, no están justificados.

Lo que sigue siendo bueno en el Duster es el maletero, que cubica 445 litros y sus formas son muy cúbicas y aprovechables.

Motor: Buenas prestaciones

El motor de 150 CV tiene unas excelentes prestaciones en el Duster.

52 fotos

Ampliar

La mecánica de la versión probada es la de gasolina tope de gama, con el motor 1.3 de 4 cilindros y turbo que entrega 150 CV y 255 Nm de par que mueven con mucha alegría al Dacia Duster, que es prácticamente el modelo más ligero que hay con esta mecánica, apenas 1,3 toneladas.

A diferencia de la mayoría de sus rivales, este motor tiene 4 cilindros y un funcionamiento más suave y desahogado. Con la caja de cambios EDC automática resulta muy agradable de conducir y muy cómodo, sobre todo en ciudad, donde lo único criticable es que a la hora de maniobrar en pendientes resulta un poco brusca la reacción del embrague.

Precisamente, es la posibilidad de asociar este cambio automático con esta mecánica la gran novedad en esta última actualización del Duster. Es una alternativa muy interesante porque esta caja de cambios hace muy fácil y cómoda la conducción del Duster sin penalizar los consumos, puesto que no se trata de una caja de cambios con convertidor de par en el que haya pérdidas por arrastre y resbalamiento hidráulicos.

En la consola central tenemos una tecla Eco que reduce la sensibilidad del pedal del acelerador y hace que la caja de cambios busque ir siempre en el desarrollo más largo posible, mejorando así los consumos.

Comportamiento: Al menos es ligero

El Duster tiene un comportamiento dinámico decente.

52 fotos

Ampliar

Salvo por las prestaciones superiores, no hay diferencias entre este Duster y los anteriores, con las mismas suspensiones y características. El motor de 150 CV la verdad es que empuja que da gusto en este coche, que es de los más ligeros que hay en su categoría. La caja de cambios es rápida reaccionando y hay potencia bajo el pie derecho, así que los adelantamientos son muy seguros y podemos decir que es un coche bastante rápido.

La dirección es muy asistida pero no se siente imprecisa y aunque las llantas son de 17 pulgadas, tienen bastante balón y ayudan a que la rodadura sea relativamente confortable. El eje trasero es algo saltarín y tiende a rebotar cuando pasamos por las bandas reductoras de velocidad o por baches y asfaltos rugosos, pero no es preocupante.

En ciudad el Duster es práctico porque tiene un tamaño que no es exagerado y maniobramos bien, además, la visibilidad es buena gracias a una postura algo elevada. En carreteras secundarias se defiende bien y los adelantamientos son un sencillos gracias a la potencia disponible y la velocidad de reacción de la caja de cambios.

En autopista en curva rápida es algo inestable en los apoyos fuertes, sobre todo si hay cambios de asfalto o juntas de dilatación, se nota que el eje delantero apoya algo mejor que el trasero. Lo más incómdo a la hora de afrontar viajes con el Duster es la postura del asiento, que hace que aparezca pronto la fatiga, sobre todo en la zona lumbar. También la iluminación hace que por la noche nos cansemos antes, con unos led de muy baja potencia que dan poca luz, sin embargo, las largas que son halógenas tienen buena luz.

Otro aspecto negativo en viajes largos es el viento lateral, que afecta bastante a la trayectoria del Duster. Aquí su peso y su aerodinámica juegan en contra.

Equipamiento: Faltan ADAS

Los faros led de cruce dan muy poca luz.

52 fotos

Ampliar

El equipamiento del Dacia Journey es de los más completos disponibles para el Duster… pero también de los más caros, alrededor de los 23.000 euros (algo más si ponemos la pintura metalizada). A cambio de esa suma nos llevamos un coche con navegador, climatizador automático, faros led de cruce, volante multifunción, sensores de ángulo muerto, sensores de aparcamiento, cámaras periféricas… no está mal, pero faltan elementos como la alerta de colisión con frenado de emergencia, bastante útil y que suele ser de serie ya en casi todos los coches de este segmento.

No está mal el nivel de equipamiento por este precio, pero tampoco es una ganga. En la actualidad los coches ya vienen muy bien dotados de serie y este Duster se nota que es un coche de una generación anterior, aunque actualizada. De hecho, para evitar tener que instalar de serie el limitador inteligente ISA, la alerta de colisión o la caja negra de registro de datos, se apuró bastante su lanzamiento comercial para tener lista su homologación antes de la entrada en vigor en mayo de las nuevas condiciones de homlogación.

Puedes ver la lista completa de equipamiento de serie y el precio de las opciones en la ficha técnica adjunta.

Consumo: No está mal

Los consumos del Duster son correctos.

52 fotos

Ampliar

Como este motor mueve con cierto desahogo al Duster, los consumos no han sido nada malos, puesto que circulamos casi siempre sin pisar el acelerador más de 1/3 de su recorrido. En concreto, los consumos reales del Dacia Duster de 150 CV han sido:

  • Autopista: 6,5 l/100 km
  • Carretera: 5,6 l/100 km
  • Ciudad: 7,5 l/100 km

Con estos consumos y un depósito de 50 litros, la autonomía del Dacia Duster de 150 CV ronda los 700 km.

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche