Prueba

VÍDEO| Prueba del Opel Astra PHEV 2022: ¿mejor que el diésel?

09 de diciembre, 2022

Después de haber probado el diésel, llega el momento de probar el híbrido enchufable y echar cuentas de cuál sale más rentable. Después de este examen, queda claro que para muchos conductores les puede compensar el PHEV, pero los diésel siguen siendo una alternativa rentable para otros muchos, incluso con el gasóleo por las nubes.

En esta ocasión examinamos la versión híbrida del Opel Astra en una prueba que es complementaria de la que en su día hicimos de la versión diésel del compacto de Opel y en la que trataremos de analizar en qué condiciones y para qué tipo de usuario sale más a cuenta esta versión o el Astra diésel o este híbrido enchufable. Muchos compradores en su día se equivocaron eligiendo las versiones diésel para un uso principalmente urbano, con recorridos de corta distancia y pocos kilómetros anuales. Existen varias alternativas mecánicas en el mercado y cada una es la apropiada para un tipo de uso.

Este PHEV de esta prueba, y en general todos los PHEV, son muy apropiados para quienes realicen trayectos diarios en el entorno de los 50 km y la mayoría de los días se muevan en ciudad. Por supuesto, es imprescindible poder cargar uno mismo las baterías, de lo contrario, las cuentas no salen si tenemos en cuenta el mayor precio de compra.

En muchas ocasiones se presenta a los híbridos enchufables como la alternativa ideal a los modelos diésel. Esto es cierto en parte, desde luego, los PHEV la gran ventaja que tienen es que son la única alternativa con etiqueta 0 que podríamos plantearnos como coche único para una familia, útil y económico para movernos en el día a día y capaz para llevarnos de vacaciones a donde queramos.

¿Compensa el Astra PHEV frente al diésel?

Con el PHEV podemos ahorrar mucho dinero haciendo un uso intensivo del modo EV.

55 fotos

Ampliar

En la tabla superior podemos ver claramente dónde está la ventaja real del PHEV frente al diésel y es evidente que, para sacar rentabilidad al híbrido enchufable, hay que usarlo lo máximo posible en modo eléctrico puro. En el momento en el que nuestros recorridos se alejan de la autonomía que conseguimos en modo eléctrico, los consumos y costes por km recorrido no tienen ventaja frente al diésel. Hay que tener en cuenta que en la tabla no se ha considerado el coste del AdBlue, que depende mucho del tipo de conducción y recorrido realizado y varía mucho, pero que también hay que considerar.

El diésel saca unas mejores cifras de rentabilidad en autopista y ciudad, pero es justo en ciudad donde lo más razonable es usar el PHEV en modo eléctrico, con un coste por km mucho más bajo. En resumen, la diferencia en el precio de compra entre el diésel y el PHEV, pongamos que ambos son idénticos en acabado GS, está entre los 33.723 euros del diésel y los 39.399 euros del PHEV. Amortizar una diferencia de 6.000 euros en números redondos es muy complicado salvo que usemos de forma casi exclusiva el coche en modo eléctrico y al menos 15.000 km anuales, en cuanto a consumo energético puro. Otra cosa son las ventajas adicionales como el poder usar el carril bus-VAO, aparcar gratis, libertad de aceso a las zonas de bajas emisiones, etc.

Por otro lado, también hay que considerar las modalidades de compra. Los PHEV son una excelente alternativa como leasing o renting, puesto que el valor que realmente financiamos es menor al disponer de un mayor valor residual que los diésel. Es decir, la cuota mensual de uno y otro no será tan distinta como lo es el precio «a tocateja» del coche y entonces sí suelen salir las cuentas.

Nuestra valoración: 6,8

Diseño 7

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 6

Consumos 7

Destacable

  • Uso en modo EV
  • Habitabilidad
  • Confort

Mejorable

  • Demasiado negro piano
  • Luz de freno, niebla y marcha atrás
  • Precio

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Alegría visual

El color dorado con el techo en negro le sienta bien.

55 fotos

Ampliar

Poco que añadir en este apartado a lo ya comentado en la anterior prueba del Opel Astra diésel. Las diferencias están en el nivel de acabado Ultimate respecto al Elegance. Los principales cambios están en el faldón delantero, que como el del GS, es más deportivo, con unas mayores entradas de aire que obligan a reubicar los antiniebla. En el Elegance están más centrados, mientras que en éste y en el GS pasan a ir en los extremos.

Las llantas de 18 pulgadas y la pintura en dos tonos son las otras grandes diferencias estéticas que veremos, al margen del color de la pintura, respecto al modelo que ya probamos. Lo que sí que me agrada poder decir es que el acabado y ajuste de la carrocería en este ejemplar es mejor, sin los fallos en el ajuste de la tapa de combustible (por cierto, éste al ser PHEV tiene dos, una para la gasolina y otra para la toma de corriente) ni en la goma de la ventanilla delantera.

La verdad es que este acabado consigue darle un aspecto más elegante y llamativo al Opel Astra, con sutiles diferencias que consiguen que parezca un coche de una categoría superior.

Interior: Bien aprovechado

La tapicería de cuero viste muy bien al Astra.

55 fotos

Ampliar

Si por fuera son las llantas, la pintura y el faldón delantero lo que más «visten» a este acabado del Opel Astra, al abrir las puertas los grandes protagonistas son los asientos de cuero. Además del tapizado, se benefician de la función de ventilación, disponible gracias al acabado perforado de la piel. Su aspecto es muy bueno y ya de por sí hacen que el interior de este Astra parezca de mucha mejor calidad. Además, son también muy cómodos y con una ergonomía excelente.

Por lo demás, el interior no varía en nada y destaca sobre todo por su gran amplitud, de las mejores de la categoría, su generoso maletero y el buen aislamiento acústico en este caso. El motor de gasolina apenas se oye en el interior, donde sí se colaba con descaro el rumor del diésel.

Demasiado plástico negro piano que se mancha y raya con facilidad en el salpicadero y mandos de los elevalunas, unas salidas de aire no demasiado prácticas en la consola central y un cuadro de instrumentos digital con una gran pantalla multimedia distinguen el diseño del Astra de esta generación.

En cuanto al maletero, esta versión híbrida enchufable sólo pierde el doble fondo, destinado a dejar espacio al cable de recarga.

Motor: Buen conjunto

El sistema híbrido está bien resuelto.

55 fotos

Ampliar

El grupo propulsor de este Opel Astra PHEV está compuesto por un motor 1.6 turbo de gasolina que llega a los 150 CV y un motor eléctrico de 110 CV integrado en la caja de cambios EAT8 de 8 velocidades y que dispone de un embrague de disco que permite desacoplar el motor de combustión de la transmisión para que el coche se mueva en modo 100 % eléctrico. Este motor eléctrico está alimentado por unas baterías de ión de litio de 12,6 kWh de capacidad refrigeradas por líquido que van colocadas bajo la banqueta trasera y que roban algo de espacio al depósito de combustible, que pierde 10 litros y se conforma con sólo 40 litros de capacidad.

Para cargar las baterías, el Opel Astra PHEV tiene un cargador integrado de 3,7 kW de potencia y viene de serie con un cable que permite enchufarlo en cualquier enchufe doméstico y cargarlo a 1,8 kW de potencia. Hay una opción de contar con un cable inteligente que permitiría llegar hasta los 3,4 kW en un enchufe reforzado tipo Green Up o un cable Tipo 3 para conectar a un punto de carga tipo Wallbox.

La potencia conjunta del sistema llega a los 180 CV y sus prestaciones son más que suficientes para mover con mucha soltura al Opel Astra, que consigue así unos adelantamientos con margen y movernos con desahogo aunque vayamos cargados o en puertos de montaña.

La autonomía homologada es bastante generosa con 60 km en modo eléctrico según el ciclo WLTP. En ciudad es fácil hacer 50 km reales con la batería, pero en uso más mixto, ciudad y un poco de extrarradio, se pueden llegar a hacer de orden de 44 km reales, que están muy bien.

Comportamiento: Se nota el lastre

El peso adicional de las baterías se nota en las maniobras bruscas.

55 fotos

Ampliar

El mayor peso de la versión PHEV se nota en el comportamiento del Opel Astra. Su centro de gravedad es más bajo y gira muy plano, pero esos casi 300 kg extra se notan en las inercias del coche y le cuesta más cambiar de trayectoria, acelerar y frenar que al diésel. Parte de los 50 CV extra de potencia se diluyen en el mayor peso, de modo que, aunque sí es más rápido este PHEV, no lo es tanto como las cifras a priori nos podrían hacer pensar.

En ciudad es una gozada usarlo en modo eléctrico, sin ruidos ni vibraciones y sabiendo que no estás derrochando petróleo en cada semáforo ni atasco. Su conducción es muy fácil y el único pero está en que las suspensiones son algo más rígidas y menos confortables que en el caso del diésel, algo que notaremos especialmente al pasar por pasos de cebra elevados, bandas reductoras de velocidad, etc.

En carreteras secundarias ese mayor peso lo notaremos sobre todo en zonas viradas y curvas enlazadas, al Astra PHEV le cuesta más cambiar de un lado a otro la trayectoria. Es menos ágil que el diésel, aunque eso no significa que este PHEV sea torpe. Su respuesta es correcta, la dirección tiene buen tacto y, sobre todo, las reacciones son predecibles y sin gestos raros en las situaciones límite como las esquivas o las frenadas de emergencia.

En autopista es más confortable que el diésel. Es más silencioso y su rodar es más agradable. Aquí el centro de gravedad más bajo ayuda con un menor balanceo  y cabeceo de la carrocería, que se siente más aplomada en los trazados más rápidos.

En definitiva, el Opel Astra PHEV es algo más confortable por rumorosidad y menor balanceo en autopista con buen firme, mientras que en los trazados más lentos, el diésel tiene unas suspensiones más blandas y confortables y una respuesta más ágil debido al menor peso del coche.

Equipamiento: Bueno... pero a qué precio

El equipamiento en cuanto a ADAS y tecnología está bien, pero es caro

55 fotos

Ampliar

El equipamiento de esta serie especial de lanzamiento del modelo es muy completo, pero es que no es nada barato y estamos hablando de un coche compacto de una marca generalista que cuesta alrededor de los 40.000 euros, vale que a tope de equipamiento y con etiqueta 0… pero no es barato.

En materia de ADAS (asistencias avanzadas a la conducción) no está mal servido, pero conviene saber que gran parte de estos elementos son obligatorios en los modelos de nueva homologación desde el 1 de mayo de 2022, como el control de crucero adaptativo, el sistema de mantenimiento en el carril, la alerta de tráfico cruzado trasero o el sistema de supervisión de la atención del conductor. Otros elementos que son obligatorios en los modelos de nueva homologación y que no están presentes en este Astra son el Alcoholock, el limitador de velocidad inteligente o la caja negra.

En cuanto a conectividad, el Opel Astra está bien servido, dispone de Apple Car Play y Android Auto, puerto de carga inalámbrico y la aplicación de My Opel mediante la cual podremos consultar la autonomía restante, activar o desactivar la recarga de la batería, programar la climatización del habitáculo, etc.

En la ficha técnica adjunta puedes ver todos los detalles de equipamiento, así como las opciones y el precio de las mismas.

Consumo: La rentabilidad está en el modo EV

Los consumos son correctos, pero la rentabilidad real está en sacar el máximo partido a las baterías.

55 fotos

Ampliar

El consumo de este Opel Astra híbrido enchufable está dentro de la media. Como decíamos al principio, lo más recomendable es usarlo lo máximo posible en el día a día en modo eléctrico. Para calcular los consumos reales de combustible, se ha agotado por completo la batería eléctrica para forzar al coche a funcionar exclusivamente como un híbrido convencional.

La autonomía real de la batería del Opel Astra PHEV en un uso mixto con un 80% del recorrido urbano y un 20% extraurbano ha sido de 44 km.

Una vez agotada esa autonomía eléctrica, los consumos reales del Opel Astra PHEV han sido:

  • Autopista: 5,8 l7100 km
  • Carretera: 4,8 l/100 km
  • Ciudad: 7 l/100 km

Con estos consumos y un depósito de 40 litros, la autonomía del Opel Astra PHEV ronda los 650 km, a los que habría que sumar los obtenidos con la energía de la batería, en el entorno de los 44-50 km reales.

Rivales: Rivales del Opel Astra PHEV 2022 180 CV

Vehículo

Opel Astra 1.6T PHEV S/S GS Aut. 180

Opel Astra 1.5D DTH S/S Elegance Aut. 130

Peugeot 308 SW 1.6 Hybrid GT EAT8 180

Toyota Corolla 180H Advance Luxury

Precio Desde
39.400 €
Desde
30.950 €
Desde
43.780 €
Desde
38.100 €
Combustible Híbrido Diésel Híbrido Enchufable Híbrido
Cambio 8 marchas 8 marchas 8 marchas 1 marchas
Potencia (CV) 180 130 180 184
Aceleración 0-100 km/h (s) 7,6 10,6 7,7 7,9
Consumo Medio (l/100 km) - - - -
Emisiones CO2 (g/km) - - - -

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche