Prueba

Videoprueba del nuevo Toyota Corolla 1.8H 2019: el candidato perfecto

64 fotos

Ampliar

26 de junio, 2019

El Toyota Corolla vuelve al mercado como sustituto del Auris y lo hace rompiendo con casi todo lo anterior. Adiós a una estética anodina o a unos interiores excesivamente sobrios y hola a una imagen muy llamativa y moderna. Sin embargo, lo más interesante es que lo bueno que ya tenía antes es ahora mejor todavía.

Muchos no entendimos por qué en 2006 Toyota dejaba de comercializar el Corolla en 2006 y desdoblaba su gama de compactos ofreciendo el Auris, un modelo en idéntico segmento pero que renunciaba a un nombre con una fama excepcional y que, además, ya era el coche más vendido en la historia del automóvil.

En 2019 los de Toyota vuelven a utilizar el nombre de Corolla para defenderse en el segmento de los compactos como sustituto del Auris y, tal y como veremos a lo largo de esta prueba de Autocasión, la verdad es que lo mejora en todo, empezando por su gama, más completa gracias a que dispone de 3 variantes de carrocería, 4 niveles de equipamiento y dos posibles mecánicas, por ahora sólo híbridas.

En concreto, para esta vídeo prueba hemos elegido la versión del Toyota Corolla en carrocería de 5 puertas con el motor 1.8 híbrido de 125 CV y el acabado Active Tech con el pack Black Style, tal vez el más recomendable por su relación precio/equipamiento.

¿Es el nuevo Corolla la mejor alternativa del mercado?

Esta afirmación absoluta no es correcta ya que depende mucho de las necesidades de cada uno, pero desde luego sí es una de las mejores alternativas y debería estar entre los candidatos. Su precio oficial es demasiado elevado pero en este momento hay campañas y ayudas que hacen que la unidad probada se quede por debajo de los 22.000 euros, que es una cifra interesante.

Sus puntos fuertes son: sus consumos, la etiqueta ECO, la facilidad de uso y la imagen de marca de Toyota, mientras que en sus debilidades nos encontramos con unas plazas traseras poco espaciosas y una iluminación peor que la media del segmento, con mucha luz dispersa y una huella luminosa sobre el asfalto repleta de sombras y poco homogénea.

Frente a rivales como el Mazda3, por ejemplo, pierde en diseño y en la calidad percibida cuando estamos dentro, pero a cambio tenemos unos consumos mucho más ajustados y una mayor facilidad de uso. Frente a sus otros dos grandes rivales, el Kia Niro y el Hyundai Ioniq híbridos, el Toyota gana en calidad percibida y en facilidad de uso, estando muy igualados en todo lo demás.

Videoprueba del Toyota Corolla 2019

Fotos dinámicas y vídeo: Javier Martínez

¿Te ha gustado el vídeo? Pues suscríbete a nuestro canal de Youtube y dale a me gusta. Y, si tienes alguna duda, deja un comentario, estaremos encantados de responderte.

Nuestra valoración: 7,3

Diseño 7

Motor 8

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 8

Destacable

  • Facilidad de uso
  • Consumos ajustados
  • Tarjeta Eco

Mejorable

  • Iluminación irregular
  • Asistente de aparcamiento sin sonido
  • Menús del sistema multimedia

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Por fin algo de alegría

El Corolla rompe con las líneas sosas de su predecesor, ahora llama la atención.

64 fotos

Ampliar

El diseño es uno de los aspectos que más ha cambiado frente a su predecesor. Mientras que el Auris era un coche que pasaba inadvertido por sus anodinas líneas, el en Corolla se han esmerado bastante más y han conseguido unas formas redondeadas de aspecto moderno y llamativo.

En el frontal llaman mucho la atención las complicadas superficies de los faros, que en este caso son full led pero su luz es mejorable ya que la huella luminosa no es muy homogénea. Se notan mucho las zonas brillantes iluminadas por cada uno de los grupos de LED que conforman el faro.

La coraza delantera tiene también unas formas y superficies muy complejas que le dan un aspecto muy tecnológico y moderno y en ellas podemos ver una de las características del pack Black Style que es el estar decorado con molduras negras en el marco de la parrilla y los labios del faldón.

La vista lateral también está marcada por unas formas musculosas y con un toque sport gracias a los retrovisores decorados en negro, combinando con las molduras del faldón que también forman parte del pack Black Style y le dan un toque muy llamativo, especialmente en contraste con la pintura roja metalizada.

Las llantas opcionales en acabado grafito y calzadas con neumáticos 225/45-17 terminan de redondear su imagen lateral.

La parte trasera para mi gusto es la más conseguida. Tenemos unos grupos ópticos muy visibles y también formas redondeadas que no están reñidas con la practicidad y dejan un amplio portón de carga para el maletero.

Los acabados son buenos y todo encaja perfectamente, pero si nos fijamos más en detalle nos encontramos con detalles un poco anacrónicos como la forma en la que están construidas las puertas, con soldaduras para el marco de la ventana que no se usan en Europa desde hace décadas.

En resumen: el Corolla ha ganado en atractivo con una imagen mucho más seductora y moderna que el modelo precedente.

Interior: Buenos materiales

En el interior destacan más los materiales que el diseño.

64 fotos

Ampliar

Si fuera teníamos un diseño mucho más atractivo y llamativo que en el Auris, el interior del Corolla también es mucho más atractivo, aunque siguen predominando las formas rectas y líneas horizontales que definen el salpicadero.

Esto es cuestión de gustos y puede gustar más o menos, pero sobre lo que no hay duda es sobre la calidad de los materiales. Todas las superficies del salpicadero son de tacto blando y buena textura y todos los mandos que tocamos dan buena impresión.

A nivel de ergonomía tenemos una buena postura de conducción, con los mandos principales a mano. En Toyota han querido asemejar más sus híbridos a los coches convencionales y han dicho adiós a la pequeña palanquita del selector del cambio para incorporar una convencional. Su manejo es cómodo, pero también lo era el anterior. Sin movernos de la zona del selector del cambio tenemos el hueco para el cargador inalámbrico por inducción, bien ubicado para evitar la tentación de recurrir al móvil constantemente, pero de buen acceso.

La instrumentación es muy completa y combina diales analógicos para las revoluciones, temperatura de refrigerante y nivel de combustible con una pantalla digital que puede mostrar información muy diversa. No está mal, pero tiene tal cantidad de datos que sus dígitos son algo pequeños y resulta incómoda su lectura.

La pantalla del sistema multimedia tiene un buen tamaño y está muy a mano, pero los menús y la navegación por ellos son algo engorrosos pese a tener varias teclas de acceso directo que se agradecen. Además, a nivel de gráficos es algo pobre comparado con sus rivales y los iconos son más propios de un coche de hace 5 años que de un modelo recién lanzado al mercado.

Las plazas delanteras son muy cómodas gracias a unos asientos bien diseñados y de buen mullido y a que gozamos de suficiente amplitud.

Lamentablemente no podemos decir lo mismo de las plazas traseras, no porque los asientos sean incómodos sino porque no hay mucho espacio en ellas. Si delante va un conductor de 1,8 metros, atrás pegas con las piernas en el respaldo y, además, el acceso es incómodo en la zona de los pies.

En cuanto al maletero, su volumen está dentro de lo normal en esta categoría. Las baterías no roban espacio de carga (van bajo la banqueta trasera) y tenemos unas formas muy cúbicas y aprovechables. Si necesitamos ampliar el volumen, se pueden abatir los respaldos por mitades asimétricas.

Como conclusión, podríamos decir que el Corolla está entre los mejores de su categoría en cuanto a la calidad de materiales y el confort que ofrece a sus pasajeros, pero su amplitud es discreta dentro de la categoría.

Motor: Mejorando lo presente

El sistema híbrido se ha optimizado y mejorado mucho en este Corolla.

64 fotos

Ampliar

El sistema híbrido ha mejorado mucho en este Corolla y, aunque básicamente se trata del mismo motor 1.8 de 4 cilindros combinado con un motor eléctrico y la peculiar transmisión Transaxle de Toyota (que se comporta como un variador continuo) del modelo anterior, se ha actualizado y ahora rinde mucho mejor que antes.

Sus 125 CV parecen más gracias a una nueva gestión de la transmisión que hace que sus reacciones sean más directas y desaparezca casi por completo esa sensación de ir medio desembragado cuando aceleras a fondo.

Sin embargo, la gran ventaja está en que ahora circularemos en modo eléctrico en muchas más ocasiones y durante mucho más tiempo cuando vamos a punta de gas, algo decisivo a la hora de mejorar los consumos, que han sido muy buenos durante la prueba.

Mediante dos teclas por delante del selector del cambio podemos elegir entre 4 modos de funcionamiento:

  • EV: este modo hace que el coche funcione exclusivamente como eléctrico. No se puede activar por encima de 40 km/h o si las baterías están muy agotadas. Aunque en principio el coche no puede circular como eléctrico puro a más velocidad en modo EV, la verdad es que en muchas ocasiones te encuentras rodando entre 70 y 100 km/h a punta de gas con el motor de combustión apagado y con un leve empuje del eléctrico.
  • Normal: es el modo en el que siempre enciende el coche y busca un compromiso entre prestaciones y rendimiento energético.
  • Eco: busca el mínimo consumo maximizando el tiempo que funciona en modo eléctrico y suavizando la respuesta del acelerador.
  • Sport: para lograr las máximas prestaciones mantiene encendido más tiempo el motor de combusitión, el acelerador es más sensible y el sistema de transmisión usa desarrollos más cortos para mejorar las recuperaciones y aceleraciones.

Además de estos modos de funcionamiento, en la palanca de cambios tenemos una posición B que lo que hace es generar más freno motor acoplando la mecánica de combustión a la transmisión. De este modo retenemos más pero a costa de recargar algo menos las baterías. Sólo es interesante usarlo cuando las baterías están ya completamente cargadas o si es un descenso muy pronunciado y prolongado.

Comportamiento: Fácil y cómodo

El Corolla tiene unas reacciones muy seguras en todo momento y es muy cómodo.

64 fotos

Ampliar

Bien, llega la hora de ponerse a los mandos del Corolla híbrido y lo primero es que la postura de conducción es muy cómoda y tenemos un buen campo de visión. Lo segundo es que todo es sumamente fácil a bordo y nos basta con abrocharnos el cinturón y pulsar un botón para que el Corolla esté listo para iniciar la marcha, sin ningún ruido de motor encendiéndose en la mayoría de las ocasiones.

La dirección es muy suave y suficientemente rápida con apenas 2,5 vueltas de volante entre topes. Para los conductores más exigentes puede resultar demasiado asistida y poco informativa, pero para la mayoría resultará muy cómoda, especialmente para las maniobras de aparcamiento.

Sin duda es en ciudad donde más se disfruta de la conducción del Corolla, muy silenciosa debido a que, si somos algo cuidadosos, casi siempre rodará en modo eléctrico. El cambio automático y la buena visibilidad también hacen muy fácil rodar con él en tráfico urbano. Además, mientras que en coches convencionales al apagarse el motor con el start & Stop en los semáforos deja de funcionar el aire acondicionado, en el Corolla no perdemos confort del sistema de climatización mientras estamos detenidos.

Todo es muy sencillo en el Corolla. Uno se adapta a él rápidamente y se conduce muy fácilmente, lo que quita mucho estrés al conductor. Sólo hay que estar pendiente del tráfico, el freno y el acelerador.

Las suspensiones están claramente pensadas para hacer más cómodos los viajes a los pasajeros y son algo blandas, pero esto no implica unos balanceos de carrocería molestos ni reacciones demasiado torpes. El truco está en que las geometrías de las suspensiones son buenas, tenemos un centro de gravedad bajo debido a la ubicación de las baterías y el chasis es bastante rígido, de modo que no hacen falta unas suspensiones como tablas para mantener las cosas en su sitio.

Si avivamos el ritmo o buscamos una conducción algo más agresiva, el Corolla nos responde con unas reacciones muy nobles en todo momento y no va nada mal, pero claramente es un coche que acaba llevándote a su terreno y al final acabas desistiendo de una conducción agresiva, que suele ser absurda, de hecho un buen conductor es el que consigue ir rápido sin ser brusco, y precisamente eso es lo que te pide el Corolla, no ser brusco.

En carreteras secundarias hace gala de una nobleza envidiable y es muy difícil cometer un error tan grave como para llevarnos un susto.

Algo parecido sucede a la hora de viajar por autopista y autovía. En estas condiciones el coche funciona casi permanentemente con el motor de combustión encendido para mantener los cruceros de 120 km/h y por eso obtiene los consumos menos favorables en esas condiciones. El paso por curva rápida transmite confianza y los viajes resultan cómodos para los pasajeros.

En resumen, el Toyota Corolla es un coche muy fácil de conducir, que nos quita mucho estrés y, sobre todo, con unas reacciones muy seguras en todo momento.

Equipamiento: En la media

El equipamiento del Active Tech es muy completo.

64 fotos

Ampliar

El acabado Active Tech es el segundo de la gama. Por encima de él tendríamos el Feel! Y el Advance. Aunque en esta unidad hay que pagar por algunos extras como el navegador o las llantas en color negro, su nivel de equipamiento de serie es más que correcto, especialmente en asistentes avanzados a la conducción, los llamados ADAS que en Toyota se incluyen dentro del Toyota Safety Sense, entre los que tenemos:

  • Control de crucero adaptativo
  • Cámara de marcha atrás
  • Alerta de pérdida de carril
  • Sistema de reconocimiento de señales de tráfico
  • Alerta de colisión con frenado de emergencia
  • Asistente de luz de carretera
  • Sensor de ángulo muerto
  • Alerta de tráfico cruzado

Aparte de todos estos sistemas de seguridad tenemos elementos como el climatizador de doble zona, el sistema de audio de buena calidad, espejos foto sensibles y por supuesto un sistema multimedia preparado para sacar partido al Smartphone, con la posibilidad del manejo mediante el mirror link y, además, conexión Wifi.

Algo que no me gusta demasiado en cuanto a su equipamiento es la asistencia al aparcamiento sólo mediante una cámara trasera. Prefiero los sensores con sonido que me permiten saber si me acerco a un obstáculo mientras por los retrovisores y por las ventanas delanteras me aseguro de que no se acercan niños o cualquier otra posible incidencia. La cámara de marcha atrás nos obliga a mirar aquí y desviamos la vista de hacia donde se desplazan las esquinas delanteras, que pueden ir contra una columna sin ningún tipo de alerta al respecto.

Para ver más en detalle todo su equipamiento te recomendamos que eches un vistazo a la ficha técnica adjunta a esta prueba.

Consumo: Verdaderamente eficiente

Los consumos son muy ajustados y demuestran su eficiencia.

64 fotos

Ampliar

Los consumos de este Toyota Corolla han sido una agradable sorpresa y prácticamente son calcados a los valores oficiales, que son muy buenos. Es muy probable que sea éste el apartado en el que más ha mejorado el Corolla frente al Auris precedente, gracias a una mejor puesta a punto del sistema híbrido, que optimiza mucho más su rendimiento en esta nueva generación.

Aunque en ciudad es difícil lograr los 3,2 l/100 km de consumo homologado, tampoco nos disparamos mucho en uso real y la media apenas llega a los 4 l/100 km, un registro muy bueno.

En carretera, con cruceros entre 70 y 100 km/h, es fácil calcar el valor oficial de los 3,6 l/100 km, también un valor excelente y sólo en autopista y autovías manteniendo los 120 km/h la cosa se va hasta los 5,2 l/100 km.

Con estos valores de consumo, aunque su depósito es de sólo 43 litros, es fácil lograr autonomías de más de 600 km con el Corolla.

Rivales: Rivales del Toyota Corolla 1.8 2019

Vehículo

Toyota Corolla 125H Active Tech

Mazda Mazda3 2.0 Skyactiv-G Zenith Aut. 90kW

Hyundai Ioniq PHEV 1.6 GDI Style White

Kia Niro 1.6 HEV Emotion

Precio Desde
25.950 €
Desde
27.915 €
Desde
38.325 €
Desde
31.025 €
Combustible Híbrido Gasolina Híbrido Híbrido
Cambio 1 marchas 6 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 122 122 141 141
Aceleración 0-100 km/h (s) 10,9 - 10,6 11,5
Consumo Medio (l/100 km) 3,3 6,0 1,1 4,3
Emisiones CO2 (g/km) 76 128 26 100

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • jcl

    enhorabuena por el ya buen sonido del microfono….je,je; personalmente me parece poco 600 km de autonomia creo que alrededor de 800km seria “lo justo”; ¿ los consumos son mediciones vuestras con aparatos de medicion ó son los que os dá el ordenador de abordo…?; ¿ cuantos kilometros estima de vida toyota para sus baterias electricas…?, lo pregunto por que el dia que se estropeen seguro que el sablazo dejará ” desplumado” a mas de uno……como siempre ruben muy bien explicado y buenas fotos..seguir así.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche