Prueba

Videoprueba del Land Rover Defender 2020: la reencarnación del mito

98 fotos

Ampliar

22 de octubre, 2020

El nuevo Land Rover Defender genera reacciones extremas. Unos lo consideran una evolución formidable, otros una traición a sus orígenes. Lo cierto es que ha cambiado radicalmente, como veremos a lo largo de esta videoprueba.

Podría decirse que Land Rover prácticamente es la que inventó los 4×4 en Europa al transformar una máquina de guerra como era el Jeep en un vehículo práctico para los granjeros británicos tras la contienda. Así fue el Land Rover Defender desde su nacimiento hace más de medio siglo, pero los tiempos cambian y el nuevo Land Rover Defender sólo tiene en común con aquel su nombre y algunos guiños estéticos.

Puede que para muchos el nuevo Defender sea una traición a sus orígenes. Yo estoy en el bando de los que opinan que no lo es tanto y que no hay que verlo como un heredero del original sino más bien como un homenaje a él. Los tiempos cambian y hay que reconocer que la inmensa mayoría de la gente que compra un 4×4 (incluidos los que compraban los Defender) no los quieren para atravesar desiertos ni selvas. Como todoterreno el nuevo Defender no va nada mal y, desde luego, es muchísimo mayor su superioridad frente al clásico en el 90% de los terrenos que su inferioridad en el 10% de las situaciones en las que el Defender original podría sacarle los colores.

La pregunta es si es razonable que en Land Rover tengan un catálogo con modelos que se pisan tanto unos a otros y qué sentido tiene un Discovery existiendo un nuevo Defender, por ejemplo, lo mismo que un Range Rover Sport existiendo un Velar, pero bueno, como se suele decir, doctores tiene la iglesia. Vamos al tema, que es examinar lo que ofrece el nuevo Defender y te anticipo que hay muchas cosas buenas, aunque otras que no lo son tanto y han tirado abajo las puntuaciones, sobre todo por fallos en la calidad de acabados en un coche que supera los 80.000 euros.

Videoprueba del Land Rover Defender 110 SD4 2020

Nuestra valoración: 6,7

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 6

Equipamiento 6

Consumos 6

Destacable

  • Confort de viaje
  • Diseño original
  • Iluminación

Mejorable

  • Mecánica muy expuesta en 4x4
  • Fallos de calidad
  • Retrovisores

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Mejor en directo

El diseño combina lo retro y lo futurista muy bien y es más bonito en directo que en las fotos.

98 fotos

Ampliar

Reconozco que la primera vez que vi las imágenes del nuevo Defender no me gustó nada. Sin embargo, en directo me ha parecido todo un acierto estéticamente. Es uno de esos diseños que resultan mucho más equilibrados y atractivos en directo que en las fotografías o vídeos.

Los diseñadores han sabido recrear muy bien algunos detalles del Defender clásico y que este nuevo modelo recuerde en cierto aspecto a su ancestro, pero con una imagen completamente nueva, moderna e incluso futurista.

En el diseño del nuevo Defender hay tres trucos básicos para lograr esa imagen que recuerda al clásico. El primero de ellos son las proporciones y formas principales, con unos marcos de las puertas muy rectos y los cortos voladizos. El segundo está en la forma redondeada que recorre la cintura del coche y, por último, la iluminación. En el frontal se hace un guiño a los dos pequeños pilotos junto al faro principal que tenía el Defender original y en la trasera se hace lo mismo con los pequeños pilotos que van en los extremos. Su tamaño y su posición recuerdan al clásico, aunque estos son cuadrados en vez de redondos y utilizan una tecnología led con una iluminación que resulta de lo más llamativa.

El resultado es muy bueno y cuesta creer que bajo su apariencia en realidad se esconda un Land Rover Discovery.

El diseño es muy llamativo y gusta bastante, por los comentarios que he podido escuchar durante los 5 días que hemos convivido y hay soluciones muy buenas con otras que no lo son tanto.

Por ejemplo, la iluminación es excelente, tanto para ver nosotros como para ser vistos. Los faros delanteros tienen mucha potencia y el sistema adaptativo funciona muy bien y por detrás nos verán también muy bien y, además, de forma original y llamativa.

También está muy bien que tenga tan pocos voladizos, lo que proporciona unas cotas de 4×4 excelentes. Gracias a ello, el nuevo Defender tiene unos ángulos de ataque y salida mejores que los de la mayoría de sus rivales, además de ser capaz de vadear hasta 90 cm de profundidad sin necesidad de un snorkel. Lo malo es que los brazos de la suspensión trasera son de aluminio y van fijados muy bajos, de modo que toda la altura libre que logramos elevando la carrocería con la suspensión neumática no nos sirve de nada en cuanto circulamos por terrenos con roderas, donde los trapecios arrastrarán fácilmente… y son de un metal frágil.

Otro detalle que no está bien resuelto es que hay infinidad de molduras y embellecedores de plástico que van clipados y no atornillados. Uno de ellos, el que va en el borde inferior del marco del parabrisas, me saltó dos veces mientras lavaba el coche para las sesiones de fotos y vídeo, así que no quiero ni imaginarme lo que sucederá en cuanto te metas por el campo y empieces a rozar con ramas y a acumularse el barro y las piedrecitas.

Las puertas son muy grandes y pesadas y los retenedores no las fijan con fuerza suficiente, de modo que cuando estamos en el campo hay que tener cuidado si el coche está inclinado, porque al abrir la puerta es fácil que se nos cierre de golpe y nos haga daño.

El portón del maletero está pensado para el mercado británico y abre hacia el lado de la acera, de modo que, si aparcamos en hilera, tendremos que salir a la calzada para cargar o descargar lo que tengamos en él.

Es una lástima que estos detalles de calidad y ajustes empañen un diseño que es todo un acierto estético. Claramente en este apartado, la vistosidad ha primado sobre la utilidad, todo lo contrario que en el Defender original.

Interior: Espacioso y cómodo

El interior es muy espacioso y cómodo.

98 fotos

Ampliar

No os imagináis cómo me alegro del gran cambio que hay en el interior del Defender frente a su predecesor. He tenido que trabajar bastante con ellos dando formación a brigadas forestales y el Defender clásico es un auténtico potro de tortura. La postura de conducción era incomodísima, con los pedales desplazados hacia un lado, la ventanilla pegada por completo al brazo izquierdo (que acaba machacado de golpearlo cuando andas por el campo con él), apenas hay espacio pese al tamaño del coche… un desastre.

Todo lo contrario sucede en el nuevo Defender. Este coche es comodísimo, la postura de conducción es muy buena, los mandos están bien colocados y se manejan con facilidad, los asientos son excelentes, la calidad aparente de lo que tocamos y vemos es muy buena y es increíble el espacio que nos ofrece. Sí, el nuevo Defender es de los pocos coches en los que tres adultos pueden viajar cómodos en la banqueta trasera, que tiene una cota de anchura excelente.

Las pantallas del sistema multimedia y de la instrumentación tienen una calidad excepcional y unos gráficos de diseño muy cuidado, de los mejores del mercado, las teclas y mandos tienen buen tacto y el diseño es muy atractivo. En medio de todo este ambiente tan positivo he tenido la desagradable experiencia de ver cómo un burlete de goma del techo panorámico se salía constantemente de sus guías cada vez que se abría la cortinilla, un fallo de acabado imperdonable en un coche de más de 80.000 euros como éste.

Un buen detalle es que, en vez de la tradicional moqueta, el suelo del interior está recubierto de un material gomoso que es impermeable, lo que hace muy fácil limpiarlo. Si vamos a hacer una ruta 4×4, quitamos previamente las alfombrillas textiles y dejamos ese suelo de goma a la vista. Luego bastará un paño húmedo para eliminar todo el barro y la suciedad y dejarlo como nuevo.

El maletero tiene muy buena capacidad y el suelo está hecho de un material plástico muy práctico. Si abatimos los asientos nos queda un suelo plano, aunque la maniobra es algo engorrosa ya que primero tenemos que abatir la banqueta y desmontar los reposacabezas para hacerlo, como veis en el vídeo.

Motor: Buena respuesta

Esta versión monta el motor Ingenium de 4 cilindros.

98 fotos

Ampliar

Este Defender monta el motor diésel de la familia Ingenium de 4 cilindros y dos litros de cilindrada que logra una elevada potencia específica con nada menos que 240 CV y 430 Nm de par que mueven con muy buena agilidad esta mole de casi 3 toneladas en orden de marcha.

El motor está bastante bien aislado acústicamente y el confort dentro del nuevo Defender es muy bueno a la hora de realizar viajes.

Para transmitir la potencia al suelo, este Defender cuenta con una caja de cambios automática de 8 marchas y un sistema de tracción total con una caja reductora y diferencial central bloqueable. Opcionalmente se puede pedir el paquete que incluye bloqueo también en el eje trasero, del que carece la unidad probada.

En un 4×4 hay básicamente 3 herramientas para superar los obstáculos: la tracción, la suspensión y los neumáticos. El sistema de tracción total de este Land Rover Defender no está nada mal y dispone de reductora, bloqueo del diferencial central, un eficaz control de tracción y gadgets que facilitan el trabajo como el control de velocidad de descenso.

La suspensión neumática tiene unos buenos recorridos y podemos elevar la carrocería del Defender varios centímetros para librar y evitar quedar empanzados, así como para vadear o atacar fuertes rampas. También dispone de una serie de sensores que, por ejemplo, nos ayudan a medir la profundidad del vadeo que estamos llevando a cabo.

Te interesa: vídeo con consejos 4×4

Por último, los neumáticos que monta esta unidad de prueba, aunque no son de 4×4 puro y duro, sí tienen un buen compromiso para ser utilizados fuera del asfalto.

Sus cualidades 4×4 son muy buenas, aunque en la semana de pruebas la lluvia fue incesante y muchos de los ejercicios y ensayos que solemos hacer para calibrar un todoterreno no los pudimos hacer, ya que la adherencia era nula y resultaba imposible mantener el coche en una posición estable sin que el peso lo hiciese resbalar de manera peligrosa ladera abajo. No es un defecto del coche sino una limitación de la adherencia disponible. Si los neumáticos no encuentran firme al que aferrarse, no sirve de nada ningún sistema de tracción total, ni suspensión ni nada de nada.

Mediante un mando en la consola central podemos elegir entre diferentes tipos de terreno. Según el que elijamos, el sistema combina diferentes configuraciones de la tracción, la suspensión, la caja de cambios y el control de tracción que en teoría deberían ser los ideales para cada situación. Así, por ejemplo, si elegimos barro y roderas, el coche eleva la suspensión, reduce ligeramente el par motor, bloquea el diferencial central y mantiene las marchas largas, que en principio es lo ideal. Si elegimos el modo rocas, conecta la reductora, eleva la suspensión al máximo, mantiene un ralentí ligeramente acelerado… y así con cada superficie.

El sistema funciona bien, pero, si tienes un poco de experiencia en 4×4, es mejor que el coche tenga una serie de herramientas y el conductor pueda decidir cuáles usa y cómo las usa. Un conductor de 4×4 sabe perfectamente cuándo debe usar la reductora o los bloqueos, y no siempre esto depende del tipo de superficie por el que estemos circulando. En el campo hay obstáculos muy específicos que no están contemplados en ninguno de estos programas predefinidos electrónicamente y, aunque uno de los programas lo podemos configurar a nuestro gusto, es mejor hacer uso de cada cosa manualmente.

Comportamiento: Nada que ver

El Defender sigue siendo un buen 4×4, pero ya no es una herramienta.

98 fotos

Ampliar

Llegamos a un punto en el que hay opiniones enfrentadas. Para muchos, el nuevo Defender es una traición a la esencia y no debería portar este nombre. Yo creo que no hay que ser tan papistas. Los tiempos cambian. El Defender nació para convertir una herramienta de guerra como era el Jeep original en una máquina práctica para granjeros al finalizar la Segunda Guerra Mundial y, no nos engañemos, en los últimos tiempos el Defender clásico era más comprado para hipsters que lo lucían con enormes llantas de aleación por los barrios chic de las grandes ciudades que pertrechado para salir de cualquier atolladero.

Por otro lado, también conviene reconocer que el Defender original ya estaba claramente superado como 4×4 por otros modelos. Su radio de giro era pésimo (lo cual complicaba mucho maniobrar en zonas trialeras), el freno de mano en un tambor sobre la transfer daba más de un susto, los palieres se partían con facilidad… en fin… no era un mal coche, pero desde luego no era tanto como el mito que se ha creado sobre él.

Lo que sí es cierto es que el nuevo Defender ha dejado de ser una herramienta de trabajo como sí lo era el clásico en su concepto original. Sí, el nuevo Defender se ha aburguesado, pero eso no significa que no sea un buen 4×4, en algunas cosas puede que sea más eficaz que el clásico, aunque como digo, en otras no, simplemente porque no se ha diseñado como una máquina agrícola como sí lo era el anterior.

En carretera no hay color. El nuevo Defender es un coche cómodo y seguro, adjetivos que no podríamos utilizar jamás en el clásico. Para viajar es un coche comodísimo, en ciudad es muy fácil gracias a la caja automática y la buena visibilidad (otra cosa es su tamaño y meternos en un parking rozando el techo…), en carreteras secundarias los asistentes nos permiten rodar con cierta agilidad y en autopista y autovía transmite confianza y aplomo. Vale, en este punto podemos plantear la pregunta de «¿y para eso necesitamos un todoterreno?»… pues no, pero lo mismo que no necesitamos un SUV y es lo que más se vende. Land Rover tenía que ofrecer un coche acorde con los tiempos y lo que el mercado demanda y quedan pocos que vean interesante sufrir incomodidades kilómetro tras kilómetro.

Dicho esto, en carretera el nuevo Defender está a años luz de su predecesor y en campo no hay tanta ventaja a favor del veterano. Sólo para un 4×4 extremo y en determinadas situaciones el viejo sacaría los colores al nuevo, pero para el 99% de los conductores (seamos honestos, estos coches pisan poco el barro), éste es mucho más eficaz.

Puede que muchos crean que Land Rover ha dejado huérfanos a los verdaderos amantes del 4×4 y en cierto modo es verdad, pero es que para ellos ya había mejores alternativas que el viejo Defender en el mercado y las sigue habiendo, volver a hacer el mismo coche carecía de sentido.

Equipamiento: Completo, pero caro

Esta unidad carece de la opción off road con bloqueos del diferencial.

98 fotos

Ampliar

La unidad probada del nuevo Defender es un First Edition, una serie especial con un equipamiento exclusivo por el lanzamiento del modelo, con detalles como los umbrales de puerta personalizados, los logos First Edition, etc.

El equipamiento es muy completo y en él tenemos elementos como el climatizador multizona, los asientos calefactados y ventilados con reglaje eléctrico, el volante de cuero calefactado y multifunción, las llantas de aleación, la pintura metalizada, los faros ful led adaptativos… no está nada mal, pero es que este coche se dispara por encima de los 80.000 euros de precio y resulta difícil justificarlos frente a sus rivales, que tampoco son baratos, pero son modelos excelentes también.

En el campo de la seguridad activa y ADAS (asistentes avanzados a la conducción), el nuevo Defender va equipado con casi todo: alerta de colisión, sistema de frenado en curva, control de estabilidad antivuelco, asistente de arranque en pendiente, sistema all terrain adaptativo, alerta de colisión con frenado de emergencia, reconocimiento de señales, sistema de mantenimiento en el carril, alerta de tráfico cruzado… no está nada mal, aunque muchos de estos sistemas se están estandarizando de serie en muchos de sus rivales e incluso en modelos más económicos.

El sistema de sonido Meridian tiene una calidad envidiable y convierte al Defender en una sala de conciertos y la pantalla táctil del sistema multimedia es de las de mejor calidad del mercado, con una respuesta rápida y unos menús muy intuitivos.

La conectividad está asegurada por el Online Pack con conexión a internet, Android Auto, Apple Car Play, navegador integrado, tomas de alimentación por todas partes y de todo tipo (USB, USB-C, 220 voltios, mechero…) se nota que es un coche de última generación y, aunque no llega al nivel del sistema MBUX de Mercedes (que es la referencia del mercado), está a un excelente nivel… pero es que el precio es el que es.

Consumo: Razonable

Los consumos no son malos, pero son claramente superiores a los oficiales.

98 fotos

Ampliar

Con casi tres toneladas en orden de marcha y una aerodinámica que casi es la de un paracaídas, uno no puede esperar unos consumos bajos de este coche, y no lo han sido, aunque tampoco han sido tan altos como esperaba.

El consumo real en ciudad del nuevo Land Rover Defender 110 SD4 ha sido de 10,7 l/100 km en lugar de los 9,8 l/100 km homologados por la marca.

En carretera, con cruceros entre 70 y 90 km/h, es muy difícil conseguir los 5,3 l/100 km oficiales, siendo lo normal que nos movamos entre los 6,5 y los 7 l/100 km de consumo real.

En autopista a 120 km/h, el consumo real del Land Rover Defender ha sido de 8,6 l/100 km.

Con estos valores y un depósito de 85 litros, la autonomía del Land Rover defender está en el entorno de los 750 km.

Rivales: Rivales del Land Rover Defender 110 SD4 2020

Vehículo

Land-rover Defender 110 2.0D SD4 First Edition AWD Aut. 240

Jeep Wrangler Unlimited 2.2CRD Freedom 8ATX

Toyota Land Cruiser D-4D Limited Aut.

Land-rover Discovery 2.0SD4 Landmark Aut.

Precio Desde
82.480 €
Desde
62.200 €
Desde
78.600 €
Desde
74.180 €
Combustible Diésel Diésel Diésel Diésel
Cambio 8 marchas 8 marchas 6 marchas 8 marchas
Potencia (CV) 240 200 204 240
Aceleración 0-100 km/h (s) 9,1 - 11,1 8,3
Consumo Medio (l/100 km) 7,6 7,6 7,8 6,0
Emisiones CO2 (g/km) 199 200 207 191

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche