Prueba

VÍDEO| Prueba del Nissan X-Trail e-POWER e-4ORCE: las reglas han cambiado

27 de octubre, 2022

Ya ha pasado por nuestras manos. La cuarta entrega del Nissan X-Trail llega con el objetivo de volver a recuperar el liderato de los SUV familiares. Para ello propone diseño, calidad y una dupla e-POWER que merece ser la pena conducida.

En 2001, antes incluso de que se gestara el primer Qashqai, Nissan decidió dar un empuje a su gama de todocaminos lanzando el primer X-Trail. Colocado por debajo del Patrol, mantenía unas aptitudes off road excelentes. De hecho, en menos de 2 años consiguió vender en nuestro mercado más de 4.600 unidades. En 2008 apareció la segunda entrega determinada por la crisis financiera que no le impidió comercializar en su primer año 1.772 unidades. La situación social y la aparición del Qashqai +2 mermaron sus cifras y en 2014 Nissan decidió dar un giro de 180º a su concepción convirtiendo aquel +2 en la tercera generación del X-Trail. 2017 marcará un antes y un después en su historia pues alcanzó las 8.800 unidades (se juntó la llegada del restyling y la salida de las últimas unidades) pero a partir de 2019 sus matriculaciones se fueron desplomando por el auge de los B-SUV y por una mayor competencia.

Ahora, con la cuarta generación del X-Trail presentada en septiembre y que nosotros ya hemos podido conducir por los maravillosos parajes de Eslovenia, la firma de Yokohama quiere recuperar el puesto de privilegio de una categoría de corte familiar. Lo hace presentando una X-Trail más robusto y moderno tanto por fuera como por dentro, sumando además una calidad de construcción mucho mayor a la vista en el nuevo Qashqai. Sin embargo, el punto diferenciador lo centra en su gama mecánica con la llegada de la revolucionaria tecnología e-POWER que da una vuelta de tuerca más a la concepción eléctrica que actualmente tenemos en mente.

Rivales y precios del X-Trail

Pero más allá de la complejidad técnica de estas versiones la realidad es que el X-Trail llega con una importante ventaja frente a los que se presuponen sus principales competidores. Porque quitando a la dupla coreana formada por los KIA Sorento y Hyundai Santa Fe, así como quizá al Toyota RAV-4, el resto de todocaminos familiares de más de 4,60 metros de longitud no lucen en nuestro país el sello ECO de la DGT. Una ventaja no solo medioambiental frente a los etiqueta C y económica ante los que dan el salto al distintivo CERO (los phev principalmente). La guinda la pone, además, el añadido de la tecnología e-4ORCE de tracción total que, según la marca, resulta ser 10.000 veces más rápida que un sistema 4×4 mecánico.

En lo que respecta a los precios del nuevo Nissan X-Trail son los siguientes, con una entrega caso inmediata en el caso de algunos concesionarios:

  • Nissan X-Trail N-Connecta MHEV 163 CV 42.160 €
  • Nissan X-Trail Tekna MHEV 163 CV 46.110 €
  • Nissan X-Trail Tekna+ MHEV 163 CV 50.010 €
  • Nissan X-Trail N-Connecta e-Power 204 CV 44.460 €
  • Nissan X-Trail Tekna e-Power 204 CV 48.410 €
  • Nissan X-Trail Tekna+ e-Power 204 CV 52.310 €
  • Nissan X-Trail Acenta e-4orce 213 CV 45.060 €
  • Nissan X-Trail N-Connecta e-4orce 213 CV 47.860 €
  • Nissan X-Trail Tekna e-4orce 213 CV 51.810 €
  • Nissan X-Trail Tekna+ e-4orce 213 CV 55.710 €

Nuestra valoración: 7,7

Diseño 8

Motor 7

Comportamiento 8

Interior 9

Equipamiento 8

Consumos 6

Destacable

  • Diseño exterior
  • Espacio interior
  • Dinámica de conducción

Mejorable

  • Tercera fila justa
  • Precio versión e-4ORCE
  • Consumo sensible

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Robusta silueta

Es más pequeño que su predecesor pero suma 26 cm más que un Qashqai.

34 fotos

Ampliar

A simple vista muchos pueden pensar que el X-Trail es una reinterpretación del Qashqai y aunque tiene ciertos detalles que recuerdan a la última generación del best-seller, lo cierto es que en vivo destila robustez. Lo hace gracias, entre otros, a elementos como unos paragolpes de aspecto más robusto, con protecciones simuladas o a unas llantas que pueden ser hasta de 20 pulgadas. La inserción del nombre en el portón trasero ayuda igualmente a aumentar la sensación de anchura mientras que en el frontal la calandra V-Motion es más prominente (incrusta el nuevo logo). En lo que a personalización se refiere, el X-Trail puede escogerse con 10 tonos de carrocería entre los que se encuentran 5 opciones bicolor con el techo en negro.

Si hablamos de dimensiones, el X-Trail es ligeramente más corto que su predecesor pero frente al Qashqai supone un incremento de 26 cm en la longitud, marcada por los 4,68 metros que ofrece en esta cota y que completa con una anchura y una altura de 1,84 y 1,64 metros, respectivamente. Por último, la distancia entre ejes es de 2,71 metros (4 cm más que antes).

Interior: Para siete, pagando

La tercera fila de asientos es útil para personas de hasta 1.60 metros.

34 fotos

Ampliar

La ganancia en su batalla le permite ofrecer un interior amplio con, lógicamente, la posibilidad de escoger una configuración para siete ocupantes. Una tercera fila de asientos que forma parte del listado de opciones con un sobrecoste de 800 euros y que como bien anuncia Nissan está pensada para llevar a personas hasta de 1,60 metros. Con más estatura, el ocupante viajará incómodo tanto en el hueco disponible para la cabeza como en la anchura y, lógicamente en el espacio para las rodillas.

La ventaja, que la segunda fila de asientos se puede desplazar longitudinalmente en nada menos que 22 cm (disponible desde el acabado Tekna) aumentando el confort de los últimos pasajeros. A ello suma varias posiciones de inclinación en los respaldos para conseguir el mismo efecto. Un dato más, optar por esta tercera fila de asientos reduce ligeramente la capacidad del maletero, pasando de los 575 litros de los X-Trail de 5 plazas a los 485 litros de los de siete. Con todas las filas desplegadas, el volumen inicial es de 120 litros, perfecto para colocar dos bolsas de deporte e incluso un par de maletas de mano dispuestas, eso sí, de canto. Al abatir todos los respaldos, además de dejar un piso plano con una longitud de más de 1,50 metros, tenemos un volumen de 1.298 litros (1.424 litros en los 5 plazas).

Si nos centramos en el confort, los dos últimos pasajeros no contarán con salidas de aire ni tomas USB, todo lo contrario que los de la segunda fila, quienes sí pueden disfrutar de un sistema de climatización de 3 zonas así como de dos puertos USB, uno de tipo C y otro normal. Además añaden el asiento calefactable para los exteriores y dos prácticas cortinillas en las ventanillas. Elementos que dan buena muestra del salto de calidad que ha pegado este X-Trail con un cuidado por los materiales mejor llevado incluso que en el Qashqai. El ajuste y la elección es mayor tal y como salta a la vista en las imágenes, con prácticamente todas las zonas del puesto de conducción revestidas por un cuero que, además, ha sido sellado mediante técnica láser, al estilo de los Infiniti.

En lo que respecta al salpicadero, mantiene la estructura digital vista en el Qashqai aunque con matices. El cuadro de instrumentos de 12,3” es idéntico pero el monitor central no solo es mayor, 12,3” sino que tiene disposición flotante. Además, el sistema Nissan Connect ofrece más opciones de sincronización móvil así como el emparejamiento con Google Assistant y Amazon Alexa. La tercera pata del banco se la lleva el Head-up display proyectado en el parabrisas con un amplio número de informaciones. Más diferencias: la consola central está más despejada gracias al dial giratorio para la transmisión sumando además un hueco de carga inalámbrico para el móvil con una potencia de 15 kW.

Motor: Todos ECO

Solo se venderá con opciones electrificadas.

34 fotos

Ampliar

Además de por calidad, uno de los puntos determinantes de esta nueva generación del X-Trail no es otro que el uso de motores electrificados. Nissan abandona el diésel que tan buen resultado le dio para ofrecer una gama de tres alternativas con sello ECO. Ésta comienza con el microhíbrido de 163 CV asociado a una red eléctrica de 12 voltios así como a la transmisión automática de tipo CVT y a la tracción delantera. Es la encargada de dar el precio desde aunque el objetivo de Nissan es que las versiones de mayores ventas sean las e-POWER.

Existen dos alternativas, una de tracción delantera con 204 CV de potencia y 330 Nm de par máximo y otra con tracción total e-4ORCE que suma un segundo motor eléctrico de 100 kW para aumentar el rendimiento a los 213 CV. Junto a ellas aparece un motor térmico de 1,5 litros, tricilíndrico, que actúa de generador para alimentar la batería de 2,1 kWh de capacidad bruta (1,8 neto) cuando esta se agota. En ningún momento este bloque está conectado con las ruedas delanteras siendo el eléctrico de 204 CV el que realiza dicha función ofreciendo un empuje directo, similar al de un eléctrico. En el caso de las versiones e-4ORCE, el motor trasero se encarga de dotar más motricidad al coche incrementando la agilidad del mismo. Pero aunque pueda ser denominado como un eléctrico autorrecargable, vas tener siempre un consumo de combustible (ver epígrafe) y como la autonomía 100% eléctrica está limitada a la escasa capacidad de la batería, es por ello que no luce la etiqueta CERO.

Comportamiento: Confort y equilibrio

La dinámica de conducción sobresale en casi todos los escenarios.

34 fotos

Ampliar

Dado que ya te explicamos la tecnología e-POWER en la toma de contacto del Qashqai no vamos a ahondar en ella en demasía. Solo comentaremos que para entenderla como se debe, lo mejor será probarla y convencerte de que pese al sonido que desprende el motor de combustión para cargar la batería es el motor o motores eléctricos los que mueven al coche. Es un concepto que desconcierta al principio pero que resulta especialmente útil cuando circulamos por entorno urbano pues ahí es donde el bloque cero emisiones saca a relucir sus bonanzas. La ventaja es que la respuesta es instantánea al presionar el acelerador.

En el caso de las versiones e-4ORCE que hemos conducido por las carreteras de Eslovenia se nota quizá un punto mayor de agilidad en la acometida de las curvas pues el eje trasero suma además el sistema Torque Vectoring que reparte el par entre las ruedas de dicho eje frenando la interior para dar más motricidad a la exterior y así incrementar el dinamismo. No obstante, en conducción cotidiana lo que hemos notado es que el X-Trail hace gala de un confort exquisito, determinado principalmente por una suspensión multibrazo trasera que le aporta un elevado grado de comodidad. Del mismo modo, la implantación del e-4ORCE reduce significativamente el balanceo convirtiéndole en un coche más seguro (a ello se suman los 35 diferentes asistentes a la conducción que forman parte del ProPILOT).

El conductor puede forzar la conducción eléctrica seleccionando el modo EV Mode para moverse sin emitir pero con la batería a tope el recorrido no será mayor de 3-4 kilómetros. Del mismo modo, contamos con un modo B que recarga la batería en las fases de frenado e incluso de un e-Pedal que la intensifica hasta pasar las 0,2 G (encendiendo así las luces traseras), algo poco habitual en los híbridos autorrecargables. Adicionalmente cuenta con tres modos de conducción que varían la respuesta de la dirección y el motor: ECO, Standard y Sport, que pasan a ser 5 en las versiones e-4ORCE ya que suman el Snow y el Off-Road.

De hecho, durante la conducción también pudimos probarlo en terrenos no asfaltados tanto sencillos (una pista) como más complicados (trialeras, zonas embarradas, cruce de puentes…) y la conclusión es que el sistema e-4ORCE resuelve con solvencia todo aquello a lo que lo enfrentamos estando la limitación establecida en los neumáticos que se monten. Solo un detalle, en el modo Off-road el nivel de retención de los motores aumentó considerablemente al tiempo que la dirección se vuelve más asistida. Por último, cuenta igualmente con un control de descenso de pendientes.

Equipamiento: Bien dotado

La calidad general es elevadísima.

34 fotos

Ampliar

Cuatro son los niveles de acabado que propone Nissan para su X-Trail todos perfectamente equipados: Acenta, N-Connecta, Tekna y Tekna+. Para las versiones e-POWER (que representarán más del 60% de las ventas) se suprime el nivel de acceso. En este caso, los X-Trail N-Connecta ofrecen como equipamiento destacado el cuadro digital y el monitor central de 12,3 pulgadas, la cámara de 360º, la llave inteligente o las llantas de 18 pulgadas. Por 3.950 euros más se da el salto a los Tekna que suman Head-up display, el ProPILOT Assist con Navi-Link y ProPILOT Park, la tapicería en cuero sintético vegano y las llantas de 19 pulgadas. Por otros 3.900 euros se da el salto a los Tekna+ con la tapicería en Nappa, el techo panorámico practicable, el sistema de sonido BOSE Premium con 10 altavoces y las llantas de 20 pulgadas, entre otros. En todos los casos la elección de la tecnología e-4ORCE supone un sobrecoste de 3.400 euros.

Consumo: Sí, gasta combustible

En entorno urbano es donde más provecho se saca del comando EV.

34 fotos

Ampliar

Hacemos hincapié en lo comentado anteriormente pues aunque el X-Trail e-POWER sea un eléctrico, cuando trabaja el motor de combustión tiene obligatoriamente, que emitir CO2 y gastar combustible. En este caso, Nissan homologa un consumo medio de 5,8 l/100 km en los e-POWER 4×2 y de 6,5 l/100 km en el de los e-4ORCE aunque aquí el dato a resaltar es, sin duda, el del gasto en velocidades bajas, que es idéntico al del medio gracias a la incidencia del motor eléctrico. Dicho esto, en el recorrido realizado, hubo momentos en los que nosotros sí conseguimos llegar a los 6,5 l/100 km pero también hay que comentar que el consumo es más que sensible tanto a la presión del acelerador como a la orografía pues hubo momentos de la ruta en los que el ordenador de a bordo se quedó estancado en los 9 l/100 km. Con todo, tenemos un depósito de combustible de 55 litros que, siendo eficientes, podría dar para cubrir hasta 850 km.

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche