Prueba

VÍDEO| Prueba del Fiat Panda Sport 2022: un básico razonable

27 de septiembre, 2022

El Fiat Panda puede ser una buena alternativa si buscas un coche servicial y principalmente para usar en ciudad. Sin embargo, su precio hace que echemos en falta algo más de equipamiento. Está bien la idea de ofrecer un coche básico, pero el precio no acompaña en este caso, como verás en esta vídeo prueba.


Fiat dio en el clavo hace ya 42 años cuado presentó la primera generación del Fiat Panda, un coche muy sencillo pero que tenía lo imprescindible para cubrir las necesidades realmente básicas. Buena prueba de lo acertado e inteligente de su diseño, es que desde 1980 hasta 2003 se mantuvo prácticamente sin cambios y que hasta hoy sólo se han sucedido tres saltos generacionales en el Fiat Panda en 2003 y en 2012.

Te puede interesar: Historia del Seat Panda

Con los coches en una escalada de precios descontrolada, tal vez sea el momento de pararse y analizar cuántas de las cosas que solemos añadir al equipamiento de un coche son en realidad prescindibles, sobre todo en un vehículo como éste, destinado a pelearse en las calles de las ciudades. En realidad, lo que de verdad necesitamos en un coche como el Fiat Panda es que sea seguro (airbags frontales y de cortinilla, control de estabilidad y un buen bastidor), que tenga aire acondicionado, dirección asistida, cierre centalizado, Bluetooh y poco más. ¿Realmente necesitamos faros led en un coche que va a circular por calles ilumadas,  elevalunas eléctricos, control de crucero adaptativo… sinceramente, de todas las ADAS existentes, creo que imprescindibles en un coche urbano nada más están las alertas de tráfico cruzado y de colisión con frenado de emergencia… Este Fiat Panda cumple con estas premisas, aunque tiene algunas frivolidades como las llantas de aleación en este acabado SPORT. Sin embargo, por un modelo tan básico no deberíamos tener que pagar los cerca de 15.000 euros que cuesta este ejemplar. Tal vez en un Fiat Panda Cross 4×4 pueda estar más justificado, pero todo lo que pase de 10.500 euros ya empieza a ser caro.

¿Tiene rivales el Fiat Panda Sport?

No es fácil encontrar contrincantes para el Fiat Panda Sport. Lo que más se le acerca en precio es el Dacia Sandero y el Suzuki Ignis, que es todavía más pequeño y está mejor aprovechado en cuanto a su relación entre tamaño y espacio… y también con versiones de tracción total. Frente al japonés, el Fiat Panda tiene una red comercial y de talleres más completa y 5 plazas frente a solo 4 del Ignis… en el que atrás caben mejor las piernas de los más altos.

Otro posible rival es el Dacia Sandero, que saca pecho y tiene una clara ventaja al ser un modelo lanzado hace apenas un año, meintras que el Fiat Panda lleva ya 10 años en el mercado y está a punto de un relevo, probablemente. Mejor equipado y acabado, más espacioso… el Dacia gana claramente la batalla.

Para completar la terna de rivales tenemos al Citroën C3, más caro y equipado, pero también con un equipamiento más completo y formal.

Nuestra valoración: 6,7

Diseño 7

Motor 6

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 6

Consumos 7

Destacable

  • Etiqueta Eco
  • Consumos ajustados
  • Cómodo para la ciudad

Mejorable

  • Precio/equipamiento
  • Plazas traseras
  • Desarrollos largos

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Soluciones prácticas

El Fiat Panda tiene unas proporciones muy cúbicas.

35 fotos

Ampliar

Desde su primera generación el Panda ha destacado por la practicidad de su diseño, sencillo y con cierta gracia. En esta generación es algo más sofisticado, pero también tiene soluciones bien pensadas desde el punto de vista práctico para un coche que va a ser usado en ciudad. Por ejemplo, las partes más expuestas a roces y golpes no están pintadas ni en el parachoques ni en las aletas, las manillas de las puertas sobresalen poco, lo mismo que los retrovisores, etc.

Sus formas cúbicas ayudan a poder aprovechar mejor el espacio en el interior, aunque no existen los milagros, como veremos en el siguiente apartado. Es alto y con unas puertas grandes para su tamaño, lo que hace que entrar y salir del Fiat Panda sea muy sencillo, además, el asiento está a una altura considerable, de modo que no tenemos que bajar mucho la cadera para sentarnos en él.

Faros halógenos y bien protegidos de golpes, su luz no es ninguna maravilla, pero no está mal para un coche pensado para ser utilizado principalmente en ciudad, donde las calles están más o menos bien iluminadas.

Las luces traseras están bien diseñadas, quedan alejadas de las zonas donde estarían más expuestas a golpes y, al ir tan altas, son muy visibles en medio del tráfico.

La calidad de ajustes y acabados es correcta para un coche de este precio y de lo que prescindiría es de las llantas de aleación (muy bonitas pero más delicadas que las de chapa para andar por ciudad pisando tapas de alcantarilla, bordillos y bandas reductoras de velocidad) y de la pintura metalizada, que es más cara y difícil de igualar en caso de reparación de alguno de los frecuentes roces que suelen llevarse los coches en ciudad.

Interior: Bien para la ciudad

El interior está bien resuelto desde el punto de vista práctico.

35 fotos

Ampliar

El Fiat Panda está pensado para ser práctico también dentro y lo hace además con un diseño con cierta gracia pese a su sencillez. El salpicadero tiene unas formas alegres y un enorme hueco sobre la guantera frente al copiloto en el que podemos dejar varios objetos… eso sí, llévatelos cuando aparques porque quedan a la vista.

Los asientos son sencillos pero cómodos y la postura de conducción es elevada, que en ciudad interesa para dominar mejor el tráfico y hacer más cómodo el entrar y salir con frecuencia del coche. En viajes largos no fatigan, de hecho me han resultado más cómodos que los del Dacia Sandero, por ejemplo. Frente al conductor tenemos un cuadro de instrumentos analógico con un ordenador de viaje digital, aforador de gasolina y un nivel de carga de la batería del sistema de micro hibridación, todo muy legible.

En la consola central tenemos muy a mano el selector del cambio y los mandos de la climatización. Sobre ellos la pantalla del sistema multimedia de 7 pulgadas con buena respuesta táctil, pero tan repleta de iconos y comandos que resulta incomdísimo su manejo, las letras son muy pequeñas y las teclas también.

Delante se viaja con cierto confort y el Panda resulta acogedor en líneas generales, con materiales plásticos duros, pero sin grillos ni crujidos. Lo que menos me ha gustado es que el texturizado del salpicadero es con unas letras en relieve y produce muchísimos reflejos en el parabrisas.

Las plazas traseras tienen un acceso muy cómodo gracias a una puerta muy alta. Por desgracia, el espacio en las plazas traseras es escaso en la cota longitudinal y detrás de un conductor de 1,85 m de estatura, rozará con las rodilla en el respaldo todo el que supere el metro setenta. El cinturón de la plaza central viene desde el pilar trasero del lado derecho, lo que hace que su uso sea incómodo tanto para el pasajero central como para el que va a su lado.

El maletero del Fiat Panda cubica 225 litros, no es muy práctico porque tiene poca longitud y consigue los litros a base de crecer en la cota vertical, de modo que no nos cogen cajas que sean muy cuadradas. Abatir los respaldos es sencillo, pero no dejan un suelo plano.

Motor: Con micro hibridación

El sistema micro híbrido logra la etiqueta Eco para el Panda.

35 fotos

Ampliar

El corazón de este Fiat Panda es un motor de 1 litro de cubicaje y 3 cilindros atmosférico y relativamente simple al carecer de sobrealimentación. Eso sí, cuenta con distribución variable y un moderno sistema de gestión electrónico. Consigue una potencia de 70 CV y 95 Nm de par y está asociado a una caja de cambios de 6 marchas con unos desarrollos un poco largos para mejorar los consumos, pero que nos obligarán a bajar incluso a cuarta para mantener los 120 km/h en los repechos.

Este motor cuenta con un sistema de microhibridación muy básico gracias al cual consigue la etiqueta Eco y puede lucir el logo de Hybrid en la tapa del maletero. Es un sistema de 12 voltios en el que se reemplaza el alternador tradicional por un BSG que es reversible y puede producir electricidad, si lo arrastra el motor de combustión, o comportarse como un motor eléctrico de 5 CV que da un pequeño empujón al motor de gasolina en las fases en las que más aumenta el consumo, básicamente en los arranques y aceleraciones. Aunque es un sistema de 12 voltios, lleva una batería adicional de ión de litio para que admita cargas y descargas más intensas durante la marcha.

Gracias al sistema de microhibridación, el Fiat Panda Hybrid apaga el motor de gasolina en cuanto vamos en punto muerto a menos de 30 km/h y arranca en un instante en cuanto pisamos el acelerador o engranamos una marcha, lo cual nos ayuda a reducir el consumo y las emisiones en tráfico urbano.

Es una mecánica relativamente sencilla y que no debería dar muchos problemas, con unas prestaciones suficientes para movernos en ciudad, aunque algo escasas para viajar por carretera, sobre todo si cargamos el coche a tope.

Comportamiento: Sin sorpresas

El Panda es fácil de conducir y no hace cosas raras.

35 fotos

Ampliar

El Fiat Panda cumple muy bien en ciudad con sus 70 CV, se mueve con soltura en el tráfico, tiene una dirección que podemos poner muy blandita para hacer más cómodas las maniobras al pulsar la tecla City y sus formas casi cúbicas hacen que tengamos fácil cogerle las medidas para maniobrar en ciudad. El sistema de micro hibridación hace que el stop & start funcione de manera ejemplar, con arranques muy rápidos. Es una pena que no sea automático para ser el utilitario perfecto.

En carretera se queda algo justo de potencia, sobre todo si lo cargamos algo y el camino se pone cuesta arriba. El coche se siente ligero y pese a la sencillez de sus suspensiones, su comportamiento es correcto y el confort no está mal, aunque es algo saltarín al pasar por adoquinados o bandas reductoras de velocidad, lo que resta mucho confort a este Panda.

En autopista no se desenvuelve mal del todo, pero los 70 CV van muy justos para mantener los 120 km/h en los puertos de montaña como el Padornelo y la Canda, donde es necesario bajar hasta cuarta.

Pese a montar frenos de tambor en el eje trasero, el Fiat Panda se detiene en unas distancias correctas y aguanta suficientemente bien el calor, tampoco sus prestaciones lo ponen en apuros.

En definitiva, el Fiat Panda es coherente con la finalidad para la que se ha desarrollado, la de ser un buen utilitario.

Equipamiento: Poco para su precio

Los faros son halógenos.

35 fotos

Ampliar

Este acabado Sport del Fiat Panda sigue siendo bastante básico, aunque incluye elementos como las llantas de aleación con neumáticos 195/45-16, una medida menos frecuente que la 205/55-16, de modo que el precio de cada neumático no es tanta ganga, aunque por 100 euros puedes conseguir neumáticos de primera marca en esa medida. Sorprende encontrarse a estas alturas un coche con elevalunas traseros de manivela, aunque lo cierto es que se trata de un elemento que tampoco es tan mala idea… menos peso, menos problemas y las ventanillas traseras se usan muy poco normalmente.

En ADAS carece de todos los asistentes avanzados a la conducción que ya son un estándar incluso en la mayoría de utilitarios. En cuanto a conectividad, tenemos Bluetooth para conectar el móvil, pero poco más, como puedes ver en la ficha técnica adjunta de manera detallada.

Faros halógenos, retrovisores con reglaje mecánico por cable, frenos traseros de tambor, no hay control de crucero, ni limitador de velocidad, ni sensor de luminosidad que encienda las luces automáticamente… este coche es muy básico y el precio de tarifa sin descuentos que ronda los 14.000 euros, una cifra que es elevada para lo básico que es su equipamiento. Por este precio tienes ya un Dacia Sandero mejor equipado que este Dacia.

Consumo: Buenas cifras

Los consumos son buenos pese a su mala aerodinámica.

35 fotos

Ampliar

Una de las buenas sorpresas que da este Fiat Panda sos sus consumos, y confieso que me he llevado una sorpresa con los datos en autopista, porque con su falta de potencia el motor viaja forzado mucho tiempo y su aerodinámica también los penaliza mucho.  Sin embargo, los consumos medidos en la prueba han sido muy buenos para un coche que no tiene grandes complejidades técnicas.

En concreto, los consumos reales del Fiat Panda Sport han sido:

  • Autopista: 5,4 l/100 km
  • Carretera: 4,2 l/100 km
  • Ciudad: 6 l/100 km

Con estos valores y un depósito de sólo 35 litros de capacidad, la autonomía del Fiat Panda Sport ronda los 650 km.

Rivales: Rivales del Fiat Panda Sport 2022

Vehículo

Fiat Panda 1.0 Gse Sport Hybrid

Dacia Sandero Stepway TCe Expresion 67kW

Citroen C3 1.2 PureTech S&S YOU! 83

Suzuki Ignis 1.2 Mild Hybrid GLE Red&White

Precio Desde
15.850 €
Desde
16.377 €
Desde
16.775 €
Desde
15.997 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 6 marchas 6 marchas 5 marchas 5 marchas
Potencia (CV) 70 91 83 83
Aceleración 0-100 km/h (s) 13,9 12,0 13,0 12,7
Consumo Medio (l/100 km) - 4,9 - -
Emisiones CO2 (g/km) - 115 - -

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche