Prueba

VÍDEO| Prueba del DS7 Crossback E-Tense 225 CV

23 de julio, 2021

Nos ponemos a los mandos del DS7 Crossback hibrído enchufable, un modelo que reune dos de las características más importantes hoy en día para triunfar en el mercado: es un SUV y cuenta con la etiqueta Cero Emisiones de la DGT. ¡No te pierdas el vídeo!

El DS7 Crossback fue el primer modelo independiente de la marca premium del grupo PSA. Llegó al mercado en 2017 con motores de gasolina y diésel y más tarde se sumó una versión híbrida enchufable con tracción total y 300 CV de potencia. La última variante en añadirse al catálogo de la marca ha sido el DS7 Crossback E-Tense 225. Se trata también de un híbrido enchufable pero cuenta con menos potencia, 225 CV, y no está disponible con tracción total, aunque sí con el resto del equipamiento y tecnología de la que dispone la marca como el excelente sistema de visión nocturna.

El DS7 Crossback se construye sobre la plataforma modular EMP2, la misma que emplean el Peugeot 3008, Opel Grandland y Citroen C5 Aircross, modelos que también están disponibles con el sistema híbrido enchufable que monta el DS7. El precio del DS7 es más elevado en todos los casos, algo que se justifica por su imagen de coche premium y la calidad de los materiales y ajustes. En este sentido, los rivales del DS7 Crossback híbrido enchufable por su carácter de marca premium serían el BMW X3 xDrive30e y el Audi Q5 50 TFSIe. Los dos modelos alemanes cuentan con tracción total, 290 CV de potencia y son muchos más caros.

Y ya que hablamos de precios, el DS7 Crossback E-Tense 225 tiene un precio de partida (sin descuentos ni Plan Moves) de 46.681 euros, es decir, casi 6.000 euros menos que el DS7 Crossback E-Tense 300 4×4. ¿Merecen la pena esos 6.000 extras? En mi opinión, el DS7 de 225 CV es una mejor opción, ya que, aunque perdemos el plus de la tracción total, las prestaciones, aunque lógicamente no tan buenas, siguen siendo excelentes y, además, es algo más eficiente.

Con los 6.000 euros de ahorro en la mecánica, hay dos opciones: dejarlos en la cuenta bancaria o subir un peldaño en acabado para contar con más equipamiento. En este caso, destacaría especialmente el excelente tapizado en piel que ofrece DS y que forma parte de la lista de opcionales.

Nuestra valoración: 7,8

Diseño 8

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 8

Consumos 8

Destacable

  • Prestaciones y consumo
  • Confort de marcha
  • Calidad de materiales

Mejorable

  • Panel de instrumentos
  • Posibilidades de personalización
  • Sin mandos para el climatizador

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: la iluminación marca la diferencia

El sistema DS Active LED Vision ofrece una iluminación excelente.

46 fotos

Ampliar

Para su primer modelo en exclusiva, DS optó por un diseño clásico y elegante. No arriesgó demasiado, pero el resultado, como podéis ver en la galería de imágenes, es francamente bueno, con un aire elegante y sofisticado que resulta muy satisfactorio.

En esta versión electrificada, no hay cambios más allá del logo específico en el frontal, la inscripción e-tense en el portón y, lógicamente, la toma de carga. Además, en el retrovisor central hay un piloto que se ilumina en azul cuando circulamos en modo 100% eléctrico y que podría servir si en un futuro establecen restricciones para los híbridos enchufables que no circulen en modo eléctrico por las zonas de bajas emisiones, algo que ya sucede en algunas ciudades europeas.

En cuanto a personalización, la verdad es que tenemos pocas opciones: podemos elegir entre 6 colores para la carrocería, que son pocos si comparamos con los que ofrece Audi para el Q5, y 3 diseños para las llantas de aleación que pueden ser de 19 o 220 pulgadas.

Uno de los puntos más llamativos del diseño del DS7 lo encontramos en la iluminación. En los pilotos traseros, tenemos un dibujo interior muy elaborado y atractivo, y en los faros delanteros nos encontramos con uno de esos detalles que marcan la diferencia. Cada vez que arrancamos  o apagamos el coche, los seis proyectores, que repiten el patrón geométrico de los pilotos y la parrilla, rotan dentro de las ópticas, como un diamante en exposición. Esta animación solo está disponible con el sistema DS Active LED Vision que forma parte de la lista de opcionales. Es un extra muy recomendable, sobre todo si viajas mucho de noche, por la excelente iluminación de la carretera que ofrece.

Interior: el DS7 destaca por la calidad de los materiales

El interior del DS7 destaca por la calidad de los materiales.

46 fotos

Ampliar

Las sensaciones al montarnos en el DS7 no pueden ser mejores, ya que nos encontramos con un diseño sofisticado, elegante y repleto de detalles, como el reloj que emerge en la parte superior del salpicadero o el patrón geométrico que se traslada desde las ópticas hasta multitud de elementos repartidos por todo el habitáculo. En el caso de esta unidad de pruebas, la sensación de calidad es aún mayor gracias al excelente tapizado en piel que encontramos en los asientos, paneles de puerta y salpicadero.

La instrumentación es un panel totalmente digital de 12 pulgadas y buena resolución que admite distintas configuraciones, aunque, salvo por la que deja visualizar el mapa, ninguna llega a convencerme. DS ha jugado aquí la baza del diseño repitiendo el patrón de diamante y, en definitiva, anteponiendo forma a función, con un resultado que, bajo mi punto de vista, no es satisfactorio.

En cuanto al sistema multimedia, tenemos también una pantalla de 12 pulgadas, buena resolución y buena respuesta. La parte negativa es que la marca ha concentrado aquí todas las funciones del vehículo, incluido el manejo de la climatización, lo que resulta menos práctico, más incómodo. Eso sí, ha añadido una botonera de accesos directos que facilita las cosas, pero son pulsadores táctiles, algo que tampoco me convence mucho, y además son muy pequeños.

En cuanto al espacio disponible, las plazas delanteras son muy amplias y las traseras, también. En la segunda fila, el espacio para las rodillas y para la cabeza es bueno, siendo la única nota negativa que la banqueta queda demasiado cerca del suelo, lo que obliga a ir con las piernas más flexionadas de lo que es habitual en un SUV. Otra cosa que no nos ha gustado es que si el conductor lleva el asiento en su posición más baja, no hay espacio para meter los pies por debajo. De forma opcional, se puede contar un reglaje eléctrico para la inclinación de los respaldos, un detalle de marca premium que se agradece.

En cuanto al maletero, el DS7 Crossback E-Tense cubica 555 litros y 1.755 litros, si abatimos los asientos. Es una buena cifra y lo mejor de todo es que no pierde capacidad respecto a las versiones de combustión, algo habitual en los híbridos enchufables por la ubicación de las baterías.

En definitiva, el interior del DS7, aunque tiene sus pegas, destaca por el diseño y la calidad de fabricación y materiales empleados.

Motor: prestaciones con etiqueta cero emisiones

La versión híbrida enchufable de 225 CV ofrece muy buenas prestaciones.

46 fotos

Ampliar

El DS7 Crosbback E-Tense 225 combina el funcionamiento de un motor de gasolina 1.6 PureTech de 180 CV con el de un motor eléctrico de 110 CV colocado en el eje delantero. La potencia conjunta del sistema es de 225 CV y la encargada de transmitirla al suelo en una caja de cambios automática de 8 velocidades. La batería que alimenta el motor eléctrico tiene 13,2 kWh de capacidad y añade 120 kilogramos de peso al vehículo.

Las prestaciones son muy buenas, con un 0 a 100 km/h en 8,9 segundos y una velocidad máxima de 225 km/h. En este sentido, no vamos a echar en falta más potencia, aunque lógicamente la variante de 300 CV ofrece una respuesta más contundente, con un 0 a 100 km/h  de 5,9 segundos.

A diferencia de lo que sucede en otros híbridos enchufables, las prestaciones son buenas bajo cualquier circunstancia: circulando en modo 100% eléctrico, en modo híbrido y en modo híbrido con la batería completamente descargada.

El sistema híbrido enchufable ofrece cuatro modos de funcionamiento: eléctrico, híbrido, confort y sport. En el primero de ellos, que es con el arranca el coche por defecto, obligamos al sistema a funcionar en modo eléctrico. En el modo híbrido, es el sistema el que elige de forma automática si funciona en modo eléctrico, solo con el motor de combustión o con ambos a la vez para ofrecer el mínimo consumo de combustible posible. En el modo sport, siempre va encendido el motor de combustión y tenemos a nuestra disposición las máximas prestaciones posibles.

Estos modos de conducción, se pueden combinar con la función B de la palanca del cambio que lo que hace es aumentar el nivel de retención cuando levantamos el pie del acelerador. De este modo, recargamos la batería con la energía recuperada en la frenada.

Existe, además, una función adicional denominada E-Save que nos permite reservar la carga de la batería o, en caso de estar agotada, utilizar el motor de combustión para cargarla. Utilizar el motor de combustión para cargar la batería es algo absolutamente ineficiente, pero si queremos entrar a la ciudad en modo 100% eléctrico y no disponemos de carga, es una opción.

Comportamiento: confort de marcha

El DS7 es uno de los modelos más confortables de la categoría.

46 fotos

Ampliar

Si tuviéramos que definir con una sola palabra al DS7 Crossback E-Tense, sería confort. En ciudad, es un auténtica gozada por tres razones: el silencio al circular en modo 100% eléctrico, la facilidad de uso que siempre ofrece un cambio automático y la suspensión que ofrece un tarado más bien blando que se traga las imperfecciones del asfalto y los baches de forma pasmosa. Además, el radio de giro es muy bueno, lo que facilita las maniobras en sitios estrechos.

En vías rápidas, las sensaciones son buenas también. El habitáculo está muy bien aislado y el ruido del motor de gasolina apenas se escucha. Dinámicamente, la respuesta es muy satisfactoria con una sensación de seguridad muy alta cuando afrontamos curvas amplias a una velocidad elevada.

En carreteras secundarias, las impresiones también son buenas, aunque aquí se deja notar ese carácter más rutero y confortable del DS7. Además de su apuesta por el confort, el peso extra de las baterías provoca que el coche se vuelva algo más torpe, si queremos practicar una conducción más “deportiva”. En un tramo revirado, hay que esperar a que coche se asiente en los cambios de apoyo, ya que los tiempos de espera son un poco más largos. Esto realmente no es un defecto, ya que el coche no está pensado para esa conducción más incisiva, si no para conducir de forma tranquila y con todo el confort posible.

Rivales: Rivales del DS7 Crossback E-Tense 225

Vehículo

Ds DS7 Crossback E-Tense Grand Chic Aut. 4x2

Bmw X3 xDrive 30e xLine

Audi Q5 50 TFSIe S line quattro-ultra S tronic

Volvo XC40 T4 Recharge R-Design Aut.

Precio Desde
51.581 €
Desde
65.700 €
Desde
67.990 €
Desde
49.791 €
Combustible Híbrido Enchufable Híbrido Enchufable Híbrido Enchufable Híbrido Enchufable
Cambio 8 marchas 8 marchas 7 marchas 7 marchas
Potencia (CV) 225 292 299 211
Aceleración 0-100 km/h (s) 8,9 6,1 6,1 8,5
Consumo Medio (l/100 km) - - - 1,8
Emisiones CO2 (g/km) 38 - - 45

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

  • Denis

    47mil?🤦 Adiós…

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche