Prueba

VÍDEO| Prueba del BMW 128 Ti 2021: asalto al trono de los GTI

03 de septiembre, 2021

El BMW 128 Ti es uno de los GTi más interesantes del mercado actual. Sus prestaciones son excelentes y su comportamiento dinámico tiene un buen equilibrio entre deportividad y uso diario, lo que lo convierte en un verdadero polivalente, para colmo, sus consumos a los máximos legales son casi los de un utilitario diésel.

El BMW 128 Ti es uno de los candidatos que debes tener en cuenta si buscas un GTi compacto. Sus 265CV lo dejan de la mitad hacia arriba en cuanto a potencia entre los modelos de tracción delantera y su puesta a punto dinámica lo hace muy utilizable, con unas suspensiones más confortables y eficaces que la media de la categoría y el plus de motricidad que aporta su diferencial delantero de tipo Torsen.

Las siglas Ti buscan emparentar al BMW 128 con antepasados como el BMW 2002 Ti o los peculiares Compact basados en la Serie 3 anteriores al primer Serie 1, pero el hecho de haber perdido la singularidad de ser el único de su especie con propulsión en las ruedas traseras hace que el BMW 128 Ti tenga más en común con un Alfasud Ti que con sus antepasados de BMW.

Potente, muy ágil y más divertido y eficaz de lo que esperaba, el BMW 128 Ti está en un interesante punto de equilibrio dentro de la categoría de compactos de altas prestaciones y con la ventaja añadida de que su motor tiene un excelente rendimiento, con unos consumos muy bajos. Personalmente, teniendo en cuenta que en realidad bajo su piel está prácticamente la misma plataforma que en un Mini JCW y su misma mecánica, me ha gustado mucho más la puesta a punto de este bávaro que la de su primo británico.

¿Es mejor el BMW 128 Ti que sus rivales?

Entre los rivales del BWM 128 Ti hay modelos muy dispares. Desde el radical y eficacísimo Honda Civic Type-R hasta el propio Mini JCW, el Hyundai i30 N o el más emblemático de todos, el VW Golf GTi.

Frente a la potencia y radicalidad del Honda, el BMW no tiene nada que hacer en prestaciones o eficacia, pero a cambio es mucho más utilizable y cómodo de conducir a diario, además de tener mejores acabados y ajustes y una «posición social» más elevada.

Respecto al Golf GTi, el BMW 128 Ti resulta más eficaz, divertido y eficiente, con mejores prestaciones, un paso por curva más ágil y mejores consumos.

Si lo comparamos con el Ford Focus ST, el del óvalo gana la partida en precio, pero las prestaciones y eficacia son muy parejas, tal vez algo más fácil de conducir el BMW, con una trasera menos juguetona.

Frente al Hyundai i30 N, el coreano es más radical, pero sus suspensiones resultan demasiado duras para las carreteras reales y eso le resta eficacia en muchos tramos frente al alemán, que es más homogéneo.

En definitiva, el BMW 128 Ti está en un excelente punto de equilibrio entre prestaciones, diversión y usabilidad a diario, como se puede ver a lo largo de la vídeo prueba a la que lo hemos sometido.

Nuestra valoración: 7,2

Diseño 7

Motor 8

Comportamiento 7

Interior 6

Equipamiento 6

Consumos 9

Destacable

  • Motor
  • Iluminación
  • Versatilidad

Mejorable

  • Instrumentación
  • Caja de cambios
  • Plazas traseras

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Sin estridencias

El BMW 128 Ti tiene varios detalles de personalización.

66 fotos

Ampliar

Estéticamente no hay cambios radicales entre este BMW 128 Ti y otros modelos de la Serie 1 de BMW como por ejemplo el BMW 118d que probamos hace unos meses. Para diferenciarse del resto de la gama el Ti recurre a una máscara negra para los faros delanteros, el mismo color para el marco de la rejilla delantera (qué es activa y se abre o se cierra para mejorar la refrigeración o la aerodinámica) y subrayar los spliters delanteros, el faldón lateral y las salidas de aire posteriores con un llamativo color rojo que también sirve para tatuar las siglas Ti en los laterales del coche.

Otra gran diferencia está en su menor altura al suelo, con el tren de rodaje deportivo que rebaja la altura libre en 10 mm y, por supuesto, en las llantas específicas, con 18 pulgadas de diámetro para dejar espacio a los frenos sobredimensionados y calzadas con neumáticos de 225 mm de ancho. Opcionalmente hay unas llantas de 19 pulgadas que no recomiendo, porque con las de 18 el resultado es muy equilibrado y aumentar la llanta y el neumático seguramente sirva sólo para empeorar las cosas.

El resultado es una puesta en escena suficientemente llamativa y diferenciada pero sin caer en estridencias ni «macarradas».

En cuanto a la calidad de ajustes y acabados, el BMW 128 Ti causa una buena impresión cuando lo tienes al lado, aunque la unidad de pruebas tenía un pequeño desajuste en algunas puertas que requerían de un esfuerzo extra para cerrarlas, sobre todo la del conductor y el portón trasero.

Interior: Sin queja

El interior cuenta también con detalles personalizados para el Ti.

66 fotos

Ampliar

Para darle ese toque sport al interior del BMW 128 Ti también han recurrido a los colores, añadiendo las costuras en rojo en los asientos deportivos, volante, reposabrazos central y ribeteado de las alfombrillas. También los cinturones de seguridd están decorados con la bandera tricolor de Motorsport, rompiendo así con un color negro que domina todo el habitáculo del BMW 128 Ti.

La postura de conducción es buena, con los mandos bien ubicados (salvo los de las luces, que no se ven sin apartar la vista de la carretera) y el tacto del volante y su posición muy agradables. Los pasajeros delanteros viajan con un buen nivel de confort y espacio. Sin embargo, atrás el espacio no sobra y es algo menos holgado que otros rivales compactos que ofrecen más distancia para las rodillas.

El maletero tiene un volumen de 380 litros, igual que el de un Golf,y se puede ampliar abatiendo los respaldos traseros por partes. Sorprende que, pese a montar el motor transversal en esta generación, el Serie 1 siga pecando de unas plazas traseras muy discretas dentro del segmento de los compactos.

La calidad de ajustes y materiales es buena, mejor en apariencia que la que encontramos, por ejemplo, en su eterno rival el Mercedes Clase A.

Motor: Lo mejor, sin duda

El motor es un dos litros con turbo de doble caracola y 265 CV.

66 fotos

Ampliar

Bajo el capó delantero del BMW 128 Ti tenemos el motor de 4 cilindros y 2 litros de cubicaje con turbo de tipo Twin Scroll con 265 CV. Este tipo de turbos reduce mucho el tiempo de respuesta y carga más rápido gracias a que aprovecha la resonancia que se genera con los pulsos de los gases de escape al entrar por separado hacia la turbina los de los cilindros 1 y 3, y 2 y 4. El resultado es una reacción casi instantánea al acelerador y una mejor entrega de par. De hecho, empuja tan bien a medio régimen que no ganaremos mucho estirando las marchas.

La caja de cambios tiene 8 relaciones y su funcionamiento es correcto. Tiene rueda libre cuando activamos el modo Eco Pro, lo que nos permite bajar mucho los consumos cuando llaneamos y el escalonamiento de las marchas tiene un buen compromiso entre prestaciones y rendimiento. En modo manual es obediente, pero cuando la usamos en modo automático en conducción deportiva es fácil cogerla «a pie cambiado» y a veces nos quedamos un poco colgados hasta que toma la decisión correcta.

Para lograr que los 265 CV no se pierdan haciendo patinar las ruedas delanteras, el BMW 128 Ti monta un diferencial delantero de tipo Torsen que nos obligará a estar bien atentos al volante, sobre todo cuando aceleramos a lo bruto en línea recta, pues el morro tiende a tirar hacia los lados con bastante par de dirección. Cuando estamos en una curva es menos molesto este «torque steer» porque el tiro es siempre hacia el mismo lado y basta con llevar el volante bien sujeto con las dos manos y algo de atención para que no moleste.

La motricidad es buena y los frenos tienen buen tacto y, lo mejor de todo, es que hay un excelente equilibrio entre la dureza de la suspensión, la medida de los neumáticos y las prestaciones del coche, lo que permite sacarle el máximo partido y gozar a sus mandos.

Comportamiento: Mejor de lo esperado

El BMW 128 Ti es uno de los mejores GTi del panorama actual.

66 fotos

Ampliar

Con 265 CV sólo al eje delantero es complicado aprovechar toda la potencia, pero en BMW han sabido no caer en tópicos y recurrir a estabilizadoras y suspensiones demasiado rígidas para conseguir un tacto falsamente sport y se han ceñido a hacer lo que hay que hacer. La puesta a punto de este BMW 128 Ti me ha parecido mucho mejor y más eficaz que en otros rivales que, buscando parecer más racing, se pasan de duros y lo único que consiguen es ser más incómodos, pero no más eficaces.

En ciudad no es nada seco a la hora de pasar por los badenes, guardias tumbados o pasos de cebra elevados. No es el coche más confortable del mercado, pero es perfectamente utilizable a diario. La caja de cambios automática de 8 marchas hace muy fácil el día a día en medio del tráfico y las dimensiones del coche también nos facilitan el movernos por la urbe.

En carreteras secundarias es donde más divertido resulta. El diferencial Torsen es más incómodo cuando damos gas sin contemplaciones en línea recta (porque el coche tiende a zigzaguear y hay que sujetar bien el volante), que cuando nos anticipamos acelerando con el coche todavía en pleno giro. En el segundo caso las inercias son siempre hacia el mismo lado, de modo que, con llevar las dos manos en el volante y controlar la dirección, asunto arreglado.

Gracias al Torsen y a que las suspensiones no son excesivamente rígidas ni las estabilizadoras tampoco, la motricidad es mejor de lo esperado y las reacciones del coche, que además va muy equilibrado por calzado y tarado de amortiguadores, muy predecibles y progresivas. Es muy fácil rodar rápido con él y también se deja hacer y jugar con las transferencias de peso. Los frenos cumplen bien y tienen buen tacto.

En zonas ratoneras y con curvas enlazadas, el BMW 128 Ti tiene unos tiempos de espera correctos y se recompone bien cuando lo hacemos cambiar de dirección, por cierto, el tacto de la dirección es muy bueno por nivel de asistencia y también por rapidez. En sólo dos vueltas de volante giramos entre topes y, además, con un buen radio de giro.

En los tramos rápidos también es agradable de llevar y transmite confianza. No hace cosas raras y al pasar por badenes o cambios de asfalto no notamos que las ruedas se despeguen del suelo en ningún momento ni que la zaga insinúe nada extraño.

En la maniobra de esquiva a 80 km/h las reacciones son correctas. El ESP pone las cosas en su sitio frenando bastante el coche, pero en ningún momento hay sensación de pérdida de control ni hace extraños.

En definitiva, BMW ha hecho un coche muy equilibrado. Es muy rápido, más de lo que parece, bastante eficaz y muy fácil de llevar para cualquier conductor. Si lo provocamos, reacciona, pero siempre con gestos progresivos.

Equipamiento: Típico de BMW

Las llantas de 18 pulgadas hacen falta para dejar espacio a los enormes discos y pinzas de freno.

66 fotos

Ampliar

El BMW 128 Ti no es barato, con un precio de partida que arranca por encima de los 40.000 euros. Sin embargo, no se dispara demasiado frente a rivales como el Golf GTi también sus prestaciones y equipamiento son muy parejos, con la ventaja, tal vez, del nombre de BMW.

En cuanto a confort tenemos un interior dotado con un climatizador de doble zona con salidas independientes para las plazas traseras, asiento del conductor con reglaje eléctrico, volante de piel deportivo con levas y multifunción, control de crucero automático, etc.

Desde el punto de vista de la seguridad y los asistentes avanzados a la conducción también está bien servido y dispone de asistente de aparcamiento con cámaras y sensores de distancia, alerta de colisión con frenado de emergencia, sensores de ángulo muerto, asistente de mantenimiento en el carril, asistente de luz de carretera (por cierto, los faros son full led y su iluminación es muy buena), sistema de detección de fatiga… no está nada mal.

El campo de la conectividad está servido con el sistema My BMW y las funciones que ofrece con el móvil, Apple Car Play y Android Auto inalámbricos, puerto de carga por inducción, navegador integrado… no echaremos nada en falta y su funcionamiento es mejor que el de la mayoría de sus rivales.

Consumo: Como un utilitario diésel

Los consumos son muy ajustados si mantenemos los máximos legales.

66 fotos

Ampliar

Gracias a los buenos consumos y el excelente rendimiento de su motor, el BMW 128 Ti puede hacer sin demasiados problemas más de 700 km con los 50 litros de gasolina que caben en su depósito.

Mientras mantengamos el temple y no nos volvamos locos en un tramo, a los máximos legales y con una conducción natural los consumos que he podido sacar con este BMW son excelentes, casi como los de un utilitario diésel.

En concreto, los consumos reales medidos en la prueba del BMW 128 Ti han sido:

  • Ciudad: 8 l/100 km
  • Carretera: 5,6 l/100 km
  • Autopista: 6,8 l/100 km

Rivales: Rivales del BMW 128 Ti 2021

Vehículo

Bmw 128tiA

Volkswagen Golf 2.0 TSI GTI DSG 180kW

Mini Mini John Cooper Works Aut.

Hyundai i30 2.0 TGDI N 250

Precio Desde
46.050 €
Desde
44.158 €
Desde
38.150 €
Desde
33.900 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 8 marchas 7 marchas 8 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 265 245 231 250
Aceleración 0-100 km/h (s) 6,1 6,2 6,1 -
Consumo Medio (l/100 km) 6,1 - - -
Emisiones CO2 (g/km) 139 - - 161

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche