Prueba

VÍDEO| Prueba Audi RSQ3 Sportback 2021: ¿tiene sentido?

15 de diciembre, 2021

Examinamos a fondo al Audi RSQ3, una de las últimas maravillas de gasolina que saldrán de la marca de los cuatro aros y con la leyenda de un motor de 5 cilindros, la disposición mecánica que hizo que Audi pudiese entrar a medirse con Mercedes y BMW.

Si hay un motor al que Audi le tiene mucho que agradecer es al mítico 5 cilindros de 2.144 cm3 (luego subido a 2.222) con el que el Audi 200 Turbo 5T y, sobre todo, el Audi Quattro hicieron subir varios peldaños a la marca de Ingolstadt. El rey de los Audi Q3 Sportback monta el que se podría considerar como el heredero de aquella mecánica. Casi 45 años después, queremos ver en este Audi RSQ3 Sportback cómo va uno de los últimos motores de cinco cilindros que se producirán.

Con 400 CV de potencia, el Audi RSQ3 es más potente que los Quattro de competición con los que Audi cambió el Mundial de Rallys para siempre. Sin embargo, para poder dominar esta caballería ya no es necesario ser una Michelle Mouton, ni un Stig Blomqvist… gracias a lo que ha avanzado la tecnología, casi cualquier conductor puede domesticar esta bestia, aunque para sacarle la quintaesencia hay que tener manos… y cerebro.

Los rivales del Audi RSQ3 Sportback

No es fácil conseguir rivales para este SUV compacto de aspecto coupé. Que lleguen al umbral de los 400 CV prácticamente sólo el Mercedes GLA AMG 45 lo consigue, de hecho los supera con 422 CV… también a un precio mayor.

Otro posible rival es el BMW X2 M35i de 306 CV, con una puesta a punto muy dinámica también, aunque los casi 100 CV de diferencia se notan demasiado.

Por último, con un nivel de prestaciones algo inferior pero mucho más caché y a un precio no muy superior podríamos optar por el Porsche Macan (con un precio casi 8.000 euros más barato que el del RSQ3 Sportback) y a tiro de piedra de todo un Macan S. Es probable que en prestaciones y dinámica el Audi esté muy cerca del de Stuttgart, pero está claro que no puede competir en caché e imagen con el Macan a precios similares. Eso sí, la comparación con el Macan sería más justa frente al Audi Q5 en cuanto a tamaño y gama, pero por precio podríamos optar perfectamente entre este RSQ3 y un Macan.

Nuestra valoración: 7,0

Diseño 7

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 6

Equipamiento 7

Consumos 6

Destacable

  • Prestaciones de la mecánica
  • Frenos cerámicos
  • Versatilidad en el día a día

Mejorable

  • Huella de luz poco homogénea
  • Consumos elevados
  • Precio

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Falta imaginación

El Audi RSQ3 tiene un frontal muy llamativo y poderoso.

71 fotos

Ampliar

La silueta estilo coupé del Q3 Sportback es un buen punto de partida para darle un look todavía más sport en esta versión RS. Con los aletines más prominentes en los pasos de rueda, el color azul evocando al mítico Audi RS2 y las enormes llantas de 21 pulgadas, el Audi RSQ3 Sportbreak la verdad es que impone.

Tal vez la vista más llamativa sea la delantera, con unas enormes entradas de aire para refrigerar los radiadores que enfrían la mecánica y el aire de admisión del turbo enmarcadas en negro brillante. Los faros son full led con tecnología matricial y su funcionamiento es bueno evitando deslumbrar al tráfico contrario, pero la huella de luz de esta unidad era poco homogénea y se notaban sombras en los límites de las zonas que ilumina cada led de la matriz.

En la vista lateral los ojos se nos clavarán en las enormes llantas de 21 pulgadas con neumáticos de 255 mm de ancho, tras las que en el eje delantero veremos los discos de freno carbonocerámicos con las llamativas pinzas de freno en azul. La llanta es excesiva y con 19 pulgadas también cabrían los discos de freno, pero la moda manda.

En la zaga lo más espectacular son las salidas de escape deportivo y el difusor aerodinámico, además de la anchura de la caderas del Audi RSQ3.  Ya que menciono el escape deportivo, su sonido es agradable y nada estridente. Se agradece que no hayan caído en la horterada de los petardeos absurdos, pero echo en falta que se oiga más el sonido natural del 5 cilindros, que es muy característico y precioso. La acústica es algo artificial y más que sonar a un 5 cilindros, a bajo y medio régimen suena a Subaru bóxer. Sólo cuando empieza a respirar por encima de las 4.000 rpm sale a la luz la voz auténtica del pentacilíndrico.

En cuanto a ajustes y acabados, no hay reproche posible, algo lógico en un coche que supera con holgura los 74.000 euros.

Interior: Práctico, pero con detalles poco dignos

Los asientos de esta versión recogen muy bien el cuerpo.

71 fotos

Ampliar

El interior del RSQ3 tiene cosas muy buenas y otras no tanto. Los asientos son ejemplares, nos acogen con gran confort y nos sujetan bien cuando la carretera se retuerce. La postura de conducción es cómoda (aunque me gustaría poder bajar un poco más el asiento y no ir tan alto) y la ergonomía y distribución de los mandos es buena.

Lo que no me ha gustado del interior del RSQ3 Sportback es el uso de la Alcantara en algunas partes. Por ejemplo, el volante resulta mucho más resbaladizo que los de piel perforada y tampoco tiene sentido poner este material y encima en un color azul claro en la zona de los reposabrazos de las puertas, que se soban mucho.

Las plazas delanteras son cómodas y hay espacio para viajar largas kilometradas sin fatiga. La luz ambiental contribuye a hacer muy acogedora la estancia en los viajes nocturnos y la climatización es muy eficaz.

Las plazas traseras tienen un espacio para las piernas correcto y las banquetas mantienen el detalle práctico de poderlas deslizar hacia delante o atrás para ampliar o ajustar el espacio en el maletero. También podremos regular la inclinación de los respaldos posteriores. La única pega en las plazas traseras del RSQ3 Sportback está en la anchura, ya que tres adultos irán bastante apretados.

En cuanto al maletero, tiene unas formas muy cúbicas y utilizables y una buena capacidad, además de ser muy versátil al poder jugar con las banquetas traseras y abatiendo los respaldos, si fuese necesario.

En el lado negativo están los ajustes y acabados. La unidad de pruebas tenía alguno grillos en los paneles de puerta delanteros y en la zona de la guantera que se hacían evidentes al rodar por adoquinados y asfaltos en mal estado.

Motor: Lo mejor del RSQ3

El motor de 5 cilindros y 400 CV es una delicia.

71 fotos

Ampliar

Poco queda del 5 cilindros con bloque de fundición y carrera larga que a finales de los años setenta y primeros ochenta consiguió que Audi pasase de una aburrida marca segundona a emocionar. Aquel motor fue evolucionando, primero pasó de 2.144 a 2.222 cm3, luego le llegó la culata de 20 válvulas y por último mejores gestiones del turbo y de la inyección. Hasta que desapareció con los últimos RS2 y 100 S4, este motor dio un rango de potencias de lo más variopinto, desde los 136 CV de las versiones atmosféricas, los 170 CV de los primeros turbo a más de 300 CV en los RS2. En competición también dio mucho de sí, llegando incluso a superar los 600 CV en determinadas pruebas.

El motor de nuestro protagonista ya no tiene el irrompible bloque de hierro fundido sino un moderno bloque de aleación, pero mantiene la característica disposición de los 5 cilindros y un detalle que marca su temperamento: es un motor de carrera larga. Sus cilindros tienen más carrera que diámetro y eso hace que el par motor de esta mecánica sea rotundo en todo momento, con una capacidad de empuje salvaje. Este percherón de carreras entrega un par máximo de nada menos que 480 Nm, pero lo mejor es que lo mantiene constante desde 1.950 rpm hasta nada menos que 5.800 rpm… hablando claro, empuja con la misma fuerza durante casi todo su rango de revoluciones, lo que hace que sus aceleraciones y recuperaciones sean sensacionales. Un detalle que me ha sorprendido es que, pese a ser de carrera larga, respira muy bien en alta y coge vueltas con alegría hasta llegar a los 400 CV a las 5.800 rpm y manteniéndolos sin decaer hasta el corte a 7.000 rpm.

Sin duda el motor es lo mejor de este coche y va asociado a una caja de cambios S-Tronic de 7 velocidades que, sin ser mala, queda en un segundo plano frente a la formidable respuesta del motor. Es algo remolona de reacciones y, sobre todo, se guarda mucho margen cuando le pedimos bajar marchas.

El sistema de tracción total es rapidísimo reaccionando y saca motricidad de donde no la hay. Obligándole a salir con brusquedad con las ruedas de un lado sobre la hierba y las del otro sobre el asfalto, el Audi RSQ3 apenas pierde unas décimas de segundo en el 0-100 km/h, lo que deja claro que su motricidad es sensacional y que el sistema de reparto de par variable es muy eficaz y rápido reaccionando.

Los frenos cerámicos son una garantía de eficacia y casi obligatorios en un coche como este Audi RSQ3 que tontea con las 2 toneladas con el conductor y el depósito lleno y capaz de alcanzar velocidades impresionantes entre una curva y la siguiente. Su aguante a a temperatura es excelente y también su capacidad de detención, incluso en frío no van nada mal. Sin embargo, el tacto del pedal no me ha gustado demasiado, muy esponjoso y «fofo», difícil de dosificar.

Comportamiento: Fácil y rápido

El paso por curva es muy fácil y noble.

71 fotos

Ampliar

No hay muchos coches en el mercado que con 400 CV sean tan fáciles de conducir como este RSQ3 Sporback. Eso sí, hay que tener algo de «sentidiño», como decimos los gallegos. Su estabilidad es buena, sus frenos sensacionales, su dirección obediente… pero es que todo pasa muy rápido y llegamos muy rápido a los problemas y la física tiene un límite… sobre todo los neumáticos, que no tienen una capacidad de agarre infinita.

En ciudad es un coche cómodo, con unas suspensiones confortables pese a que los neumáticos apenas tienen perfil. Eso sí, más nos vale aparcar lejos de los bordillos y no intentar subirlos si no queremos estropear las llantas de 21 pulgadas o pellizcar un flanco del fino neumático.

La visibilidad es correcta y las dimensiones son compactas, así que nos desenvolvemos con bastante fluidez en el tráfico urbano.

En autopista y autovía es como ir en un tren de alta velocidad. Las curvas rápidas las traga con mucho aplomo y el Audi RSQ3 da una sensación de seguridad muy reconfortante en todo momento. De nuevo las suspensiones son razonablemente confortables y sólo una rumorosidad interior más elevada de lo deseable empaña ese sosiego en su interior. La rodadura y la aerodinámica suenan bastante en el interior del RSQ3 Sportback, que registra 79 dB a 120 km/h en el asiento del conductor.

Sin duda, donde más vamos a disfrutar de un aparato como éste es en puertos de montaña con buen firme, donde gozaremos como jabalíes en un barrizal sintiendo cómo nos aplastamos contra el respaldo de una curva a la siguiente. La dirección es muy buena y el eje delantero entra con bastante agilidad en los giros. Como vamos muy atados al suelo con tanta goma (255 mm de ancho), el Audi RSQ3 es bastante neutro y no es fácil que la parte trasera se desmadre aunque  juguemos con las masas. Cuando lo hace, la reacción es bastante progresiva.

Como de costumbre, el modo más eficaz que he conseguido es configurando el modo RS con los parámetros en modo Dynamic y la suspensión en confort. Con la suspensión dura el RSQ3 es muy nervioso y pierde la trayectoria más fácilmente debido a los rebotes. Para usar los modos más rígidos de la suspensión el asfalto tiene que estar como una alfombra de terciopelo.

En cuanto a sus reacciones en condiciones imprevistas, la frenada de emergencia es mejor en la tercera y cuarta pasada que en la primera, con unas distancias muy buenas de detención y una estabilidad absoluta, sin que la zaga intente cosas raras al ponerse de puntillas.

La esquiva la salva bien gracias a la entrada en acción de los controles y, aunque frenan bastante el coche, se mantiene bien bajo control.

Equipamiento: Bueno, pero a qué precio

Los frenos cerámicos son muy eficaces.

71 fotos

Ampliar

Con un precio de partida de algo más de 74.000 euros, el ejemplar del Audi RSQ3 Sportback que puedes ver en la galería de fotos y en el vídeo se va hasta los 90.000 euros al añadir extras como los faros matriciales, los frenos de carbono (casi 7.000 euros), las carcasas de los retrovisores en fibra de carbono, la tapicería interior en cuero Nappa, etc.

Como decía el anuncio de Loterías… «no tenemos sueños baratos». Es mucho dinero y a cambio hay que ser exigentes y, aunque no está mal su equipamiento, resulta difícil justificar que este RSQ3 cueste lo mismo que un Porsche Macan S, aunque esté algo mejor equipado y en prestaciones no haya mucha diferencia.

En materia de seguridad estamos bien servidos con varios asistentes avanzados a la conducción como el asistente de mantenimiento en el carril, la alerta de colisión con frenado de emergencia, la alerta de tráfico cruzado, el asistente de aparcamiento, sensores de ángulo muerto, etc.

En confort tampoco echaremos en falta nada, con unos asientos de reglaje eléctrico, climatizador multizona, llave manos libres, portón de apertura eléctrica… no está mal.

Si hablamos de conectividad, el sistema MMI de Audi es bastante completo. Dispone de Apple Car Play y Android Auto inalámbricos, puerto de carga por inducción, varias tomas USB en las plazas delanteras y traseras y los servicios conectados que permiten funciones como abrir y cerrar las puertas con la aplicación del móvil, conocer la ubicación del vehículo, conocer el estado del mismo y la conducción realizada en los trayectos (por ejemplo por si se lo dejamos a alguien), etc.

Consumo: Con buen apetito

Los consumos no son bajos ni a ritmo tranquilo.

71 fotos

Ampliar

Aunque a ritmos legales y sosegados los consumos son más que razonables para un coche de 400 CV con tracción total y que ronda las dos toneladas en orden de marcha, el cinco cilindros no es de los motores de altas prestaciones más eficientes en cuanto a su apetito por la gasolina. De hecho, salvo en ciudad, el gasto ha sido superior al medido en todo un Mustang Mach1 con un V8 con el doble de cilindrada.

En concreto, los consumos reales del Audi RSQ3 Sportback han sido:

  • Carretera: 8,6 l/100 km
  • Autopista: 9,5 l/100 km
  • Ciudad: 11 l/100 km

Por supuesto, estas cifras son fáciles de triplicar si le sacamos todo el partido a los 400 CV, pero como le pasa absolutamente a todos los motores potentes.

Con estos consumos y un depósito de 60 litros, la autonomía del Audi RSQ3 Sportback ronda los 650 km.

Rivales: Rivales del Audi RSQ3 Sportback 2021

Vehículo

Audi RS Q3 Sportback 2.5 TFSI quattro S tronic

Porsche Macan S Aut.

Mercedes-benz GLA AMG 45 S 4Matic+ 8G-DCT

Bmw X2 M35i

Precio Desde
78.826 €
Desde
77.593 €
Desde
88.083 €
Desde
59.400 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 7 marchas 7 marchas 8 marchas 8 marchas
Potencia (CV) 400 354 422 306
Aceleración 0-100 km/h (s) 4,5 5,3 4,3 4,9
Consumo Medio (l/100 km) 8,8 8,9 9,2 6,8
Emisiones CO2 (g/km) 202 204 210 151

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche