Novedad

Toyota Land Cruiser «60 Aniversario»

39 fotos

Ampliar

24 de enero, 2011

Tras 60 años de historia, uno de los referentes en el segmento de los 4x4 se engalana y remodela su motor D-4D 3.0 para dar más potencia.

A lo largo de estas seis décadas el Land Cruiser se ha convertido en un referente entre los vehículos todoterreno más duros, robustos y dinámicos. Un vehículo ideal para un uso profesional y fiel compañero de aventuras, con una imagen premium y un completo equipamiento de confort y seguridad. Cualidades alejadas de los actuales vehículos SUV, muy glamurosos, confortables y prestacionales sobre el asfalto, pero menos hábiles en tierra. Puestos a buscar rivales al Land Cruiser, la lista es corta: los Land Rover Discovery 4, Mitsubishi Montero y la Clase G de Mercedes-Benz, principalmente, junto con los Jeep Grand Cherokee y Nissan Pathfinder.

La nueva gama Land Cruiser se distingue por algunos detalles. Sólo a partir del acabado VX, la carrocería exhíbe en los pilares traseros de los laterales el anagrama «60th Anniversary» y, dentro, unas alfombrillas especiales, así como una llave conmemorativa de diseño específico para este aniversario. Para el acabado VX se puede elegir en opción el paquete «60 Aniversario», por un precio en promoción muy asumible de 1.600 euros que incluye tapicería de cuero, techo solar eléctrico y sensores de aparcamiento traseros. Además de otras opciones como la pintura metalizada700 euros-, la pintura en blanco perlado900 euros-, el techo solar eléctrico -de serie en gasolina y VXL, en VX diésel por 1.200 euros-, el navegador con disco duro y sistema de audio de 12 altavoces -en VXL 3 puertas, por 3.150 euros-, el navegador con disco duro y sonido JBL Infinity -en VXL 5 puertas, por 4.150 euros– y la tercera fila de asientos –900 euros-.

La mecánica más demandada, la turbodiésel D-4D de 3.000 cc incorpora filtro de partículas DPF, ajustándose a la nueva normativa de emisiones Euro5, y otros cambios -que afectan a los inyectores, al sistema EGR de recirculación de gases de escape y al soplado del turbo, de geometría variable– que permiten aumentar la potencia en 17 CV hasta llegar a los 190 y el par, que pasa de 410 Nm entre 1.600 y 2.800 rpm a 420 entre 1.600 y 3.000 vueltas. Toyota informa de un consumo medio homologado de 8,1 litros a los 100 km –0,3 litros menos que con el bloque anterior-.

En la presentación a la prensa que Toyota España organizó la semana pasada en la comarca asturiana de Cabranes tuve la ocasión de conducir el Land Cruiser con el motor D-4D de 190 CV, en carrocería larga de 5 puertas con el cambio automático de 5 velocidades. Las prestaciones sobre asfalto están a la altura de lo esperado, el coche acelera y adquiere velocidad con facilidad, es muy cómodo de conducir y únicamente hay que estar atento a los balanceos de la carrocería en curva, algo lógico en un vehículo pesado y de suspensiones blandas y de largo recorrido. Fuera de lo negro, la eficacia de la transmisión permanente con reductora y dos bloqueos de diferencial permite superar todo tipo de obstáculos.

Me gustó probar los numerosos sistemas electrónicos que incorporan los acabados superiores VXL y Limited, entre otros el Crawl Control y el MTSMulti Terrain System-. El primero sirve para circular a ritmo muy lento -entre 0,8 y 5 km/h– por superficies complicadas sin preocuparse del acelerador y el embrague; el segundo modifica electrónicamente aceleración, frenada y control de tracción para adaptarse a cada superficie. Con sólo pulsar un botón, podemos elegir entre cuatro modos para variar el nivel de agarre y deslizamiento de las ruedas: tierra y barro, gravilla, rocas y badenes.

También satisfactoria es la suspensión, sobre todo con ingenios electrónicos como el KDSSKinetic Dynamic Suspensión System-, un dispositivo electrónico que actúa sobre las barras estabilizadoras delantera y trasera. En asfalto, sirve para minimizar al máximo el balanceo de la carrocería; mientras que en campo absorbe con garantías cualquier irregularidad del terreno. La versión tope Limited puede equipar el sistema de suspensión variable adaptativa AVSAdaptive Variable Suspension-, que incorpora tres modos de actuación: normal para el día a día; comfort, para trayectos largos, y sport para un comportamiento más ágil y deportivo gracias a una mayor precisión de la dirección y un control más óptimo de la carrocería.

Para los conductores poco habituados a la conducción de un todoterreno estas tecnologías son de gran ayuda, aunque para los más puristas y experimentados Toyota mantiene en catálogo las versiones más básicas, con menos electrónica, más baratas y perfectamente válidas en conducción off-road, así como la poderosa mecánica de gasolina 4.0 V6 VVT-i de 282 CV.

Precios:
D-4D GX 3p: 40.250 euros.
D-4D VX 3p: 41.950 euros.
D-4D VX Auto 3p: 44.250 euros.
D-4D VXL Auto 3p: 53.200 euros.
D-4D GX 5p: 43.150 euros.
D-4D VX 5p: 45.700 euros.
D-4D VX Auto 5p: 48.000 euros.
D-4D VXL Auto 5p: 61.200 euros.
D-4D Limited 5p: 69.250 euros.
V6 Limited 5p: 75.850 euros.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche