Toyota Land Cruiser 3.0 D-4D

12 Enero, 2007, modificada el 11 Enero, 2011 por

El nuevo Land Cruiser recibe mejoras a nivel mecánico y de confort, al tiempo que el motor D-4D alcanza ahora los 173 CV y logra un mejor rendimento

6

6



El nuevo Land Cruiser recibe mejoras a nivel mecánico y de confort, al tiempo que el motor D-4D alcanza ahora los 173 CV y logra un mejor rendimento. Además, crecen de manera significativa las ayudas electrónicas y el equipamiento para hacer más cómoda y fácil la vida a bordo.


Ya se sabe que el segmento de los vehículos todoterreno acapara el interés de un público que, en mayor o menor medida, gusta de la conducción fuera de las carreteras. Y decimos «en mayor o menor medida», pues al final el uso mayoritario al que se destinan estos vehículos acaba siendo fundamentalmente urbano o asfáltico, quedando reservada la conducción «off road» a escapadas meramente ocasionales. Uno de los éxitos del Land Cruiser estriba en su capacidad de aunar las virtudes de un vehículo de carretera –comodidad, suavidad, alto nivel de equipamiento…– con las propias de uno que es capaz de desenvolverse por caminos fuera de pista.


Es por ello que goza de gran aceptación entre el público. Y es que el modelo nipón se ha convertido en uno de los favoritos entre los amantes de la conducción «off road» debido a que, a pesar de su buena apariencia y refinamiento –ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos–, es capaz de ponerse el traje de faena y trabajar a conciencia en los escenarios naturales más complicados. Sus buenas aptitudes camperas le llevan a afrontar terrenos de gran dificultad, de los que saldrá airoso sin que el conductor se despeine.


Pues bien, ahora Toyota pone sobre la mesa una ligera renovación del Land Cruiser que afecta fundamentalmente al conocido motor 3.0 D-4D, dotado de raíl común y turbo de geometría variable, que pasa de 166 a 173 CV. Por tanto, hay una ganancia de 7 CV de potencia, si bien es cierto que ofrece la misma cifra par –41,8 mkg–. Éste se encuentra disponible entre 1.600 y 2.800 rpm, cuando antes lo hacía entre 1.800 y 2.600 rpm, lo que se traduce en una respuesta óptima en un régimen más amplio. De hecho, ésta es una de las grandes virtudes de la mecánica, que funciona de manera intachabale en la zona media del cuentavueltas.


Por otra parte, el consumo se mantiene en unos valores similares a los de la versión anterior –10,9 l/100 km – , mientras se ha logrado reducir ligeramente las emisiones. Pasamos al apartado de suspensiones y vemos que tanto la delantera como la trasera gozan de mayor recorrido que en modelos anteriores, lo que aumenta la comodidad y el rendimiento en conducción «off-road». Asimismo, la geometría optimizada con amortiguadores verticales logra una mejora, también, a la hora de circular en línea recta y al frenar. Por su parte, la nueva versión control de tracción activo que, bajo la denominación «A–TRC», dispone de un sistema que aplica un control de frenado independiente a cualquiera de las cuatro ruedas que pueda patinar, creando así un efecto de diferencial limitado.


6

De esta manera se suple la necesidad de un mecanismo de bloqueo del diferencial trasero –el central sí puede bloquearse–, pues el efecto logrado por las ayudas electrónicas acaba siendo similar. Además, cabe resaltar que este sistema también incorpora un control de descenso de pendientes, que resulta de gran utilidad. Y, acabando con los sistemas electrónicos, el modelo japonés también dispone de control de estabilidad VSC –a nuestro parecer, demasiado intrusivo– y de control de asistencia de arranque en pendientes HAC, aunque éste sólo está disponible en las versiones con transmisión automática.


El comportamiento en carretera es bueno, ya que se muestra suave y confortable, si bien es cierto que su peso y altura provocan un balanceo mayor de lo esperado en tramos revirados, debido a una suspensión algo blanda. Por su parte, fuera del asfalto se mueve como pez en el agua. A ello ayudan su control de descenso de pendientes, las reductoras o unos generosos ángulos de ataque, salida y ventral– 32, 30 y 25 grados, respectivamente–, que harán que salgamos airosos de situaciones verdaderamente complicadas. En otro orden de cosas, este Land Cruiser dispone de 8 airbag en todos sus acabados, asientos delanteros con disminución de lesiones en el cuello y reposacabezas de serie en todas las plazas, control de crucero, navegador en opción…

    0 Comentarios

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba