Toyota Aygo x-clusiv: prueba a fondo

Toyota Aygo x-clusiv: prueba a fondo

16 marzo, 2017

Ponemos bajo la lupa el Toyota Aygo x-clusiv. La principal diferencia de este acabado es el techo de lona corredizo que casi lo convierte en un descapotable.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

Diseño 8

Notable

Motor 6

Bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Diseño
  • Equipamiento
  • Consumo

Mejorable

  • Ventanillas trasera de tipo compás
  • Sistema de apertura del maletero
  • Ruido aerodinámico en autovía

El Toyota Aygo es el modelo de acceso a la gama del fabricante japonés y se enmarca dentro del segmento A, el de los coches urbanos. Al igual que la anterior generación, este vehículo es fruto de la colaboración de Toyota con el grupo PSA, por lo que se trata, prácticamente, del mismo coche que el Peugeot 108 y el Citroën C1. De hecho, los interiores -salvo por el logo de cada marca- y los motores son exactamente los mismos, siendo el diseño exterior la única diferencia realmente significativa entre ellos. Además, los tres modelos se fabrican en la planta conjunta  Toyota Peugeot Citroën Automobile (TPCA), en Kolin (República Checa).

El Toyota Aygo de la prueba contaba con el acabado x-clusiv, el más alto de la gama, por lo que el vehículo incorporaba un equipamiento de serie muy generoso en el que cabe destacar el techo de lona descapotable, el sistema multimedia con navegador integrado y la tapicería de cuero. El precio de esta unidad, a día de hoy, se sitúa en 13.150 euros y, claro, esto nos lleva a mirar un poco más arriba en la oferta de Toyota, ya que por 13.550 euros nos podemos hacer con un Yaris que monta idéntica mecánica y un equipamiento similar, salvo por el techo de lona y la tapicería de cuero.

La pregunta, entonces, se hace obligada: Si casi por el mismo precio puedo comprar un vehículo de segmento superior, ¿merece la pena el Aygo? La respuesta es que depende de tus prioridades y necesidades. El Toyota Aygo ofrece un diseño exterior más original y atrevido, un equipamiento al que no le falta de nada y un tamaño que, aunque por muy poco, es más reducido y te facilitará la vida en la urbe, ya que puede marcar la diferencia entre aparcar o no en ese pequeño espacio que has encontrado en las atestadas calles del centro. El Yaris, por su parte, es un vehículo más convencional en lo estético y que no tiene la capacidad de personalización del Aygo, pero a cambio ofrece más espacio para los pasajeros, más maletero y más confort para viajes de largo recorrido.

Rivales del Toyota Aygo x-clusiv

En cuanto a sus rivales, el Toyota Aygo se enfrenta, además de a sus hermanos de PSA, a la tríada que forman el Volkswagen Up!, Skoda Citigo y Seat Mii. Otras alternativas podrían ser el Opel Karl, Ford Ka, Fiat 500, Hyundai i10… competidores no le faltan al más pequeño de Toyota.

Diseño Arriesga y gana

Prueba Toyota Aygo x clusiv (6)

Aunque ninguna de las otras dos alternativas (C1 y 108) me disgusta, pienso que el diseño del Toyota Aygo es el más atractivo, original y fuera de la norma. Además, dado el público juvenil al que quieren dirigirse, creo que el aspecto futurista de la carrocería y las posibilidades de personalización que ofrece son todo un acierto. Esto, por supuesto, es algo subjetivo y habrá quién prefiera el elegante diseño del Peugeot o el simpático exterior del Citroën.

Sin duda, es en el frontal donde más han arriesgado los diseñadores. La forma de X da como resultado una personalidad muy marcada y, además, permite jugar con las distintas combinaciones de color que ofrece la marca. Remarcada en la parte baja por las luces led de circulación diurna, se extiende hasta los retrovisores, que, por cierto, también pueden variar su color e ir pintados en el mismo tono que la X.

La zaga es menos sorprendente, pero también resulta atractiva gracias a las marcadas líneas y los trazos angulosos. Además, los pilotos son de generoso tamaño, lo que nos hace más visibles respecto al resto del tráfico, y están colocados en una posición elevada, lo que los protege de las maniobras de aparcamiento de otros conductores. En la vista lateral, hay que destacar las llantas de aleación de 15 pulgadas que cuentan con un cuidado diseño en dos colores.

En cuanto al techo de lona, la principal diferencia del acabado x-clusiv, deja al descubierto casi todo el techo y la maniobra de apertura y cierre del mismo se realiza con sencillez con sólo pulsar un botón. Asimismo, el nivel de aislamiento es bueno, si lo comparamos con el modelo de techo rígido, ya que apenas se percibe diferencia entre uno y otro.

Nos encontramos ante un coche de tamaño muy contenido que sólo mide 3,5 metros de longitud, pero que, sin embargo, ofrece un acceso y salida del habitáculo cómodos gracias al ángulo de apertura de las puertas.

Interior El interior del Toyota Aygo es idéntico al del Peugeot y el Citroën

Prueba Toyota Aygo x clusiv (17)

Si las diferencias en el exterior son más que evidentes, en el interior ocurre todo lo contrario. El habitáculo del Toyota Aygo es, salvo por la tapicería, los colores y el logo del volante, exactamente el mismo que el de sus hermanos franceses, por lo que las consideraciones que realizamos en la prueba del Peugeot 108 son válidas para el Aygo.

Todas las superficies del interior del Toyota Aygo son de plástico duro, aunque cuentan con buen aspecto y están bien rematados. La única pega es la utilización en la consola de plásticos brillantes, tan de moda últimamente, que producen reflejos, más si cabe si vamos con el techo abierto. Además, la facilidad de este tipo de materiales para atraer el polvo es, en ocasiones, desesperante.

En cuanto al espacio disponible, el Toyota Aygo está homologado para cuatro pasajeros y la capacidad es más que correcta, si tenemos en cuenta las dimensiones del vehículo. El asiento del conductor cuenta con regulación en altura y la postura de conducción es buena, pero podría ser aún mejor, si contáramos con regulación en profundidad del volante. Solo podemos variar su altura y, al hacerlo, movemos también la instrumentación, ya que está unida a la columna de la dirección, una peculiaridad de la generación anterior que también se ha mantenido en el nuevo modelo.

Al principio, decíamos que el interior del Aygo era exactamente igual que el del 108 y el C1. Esto es así salvo, además de lo citado, por la capacidad del maletero, ya que cubica 28 litros menos que sus alternativas francesas. En cualquier caso, es una cifra que se ajusta a la media del segmento y el mayor inconveniente lo encontramos en el elevado umbral de carga. En caso de necesitar más espacio, los respaldos de las plazas traseras pueden abatirse, aunque no dejan el suelo de carga plano.

Por último, las ventanillas traseras son de apertura tipo compás, algo que a mí, particularmente, no me agrada, pero que es común en la categoría.

Motor Nada nuevo

Toyota-Aygo-2015-1600-90

El Toyota Aygo monta un motor de gasolina de tres cilindros, 998 centímetros cúbicos de cilindrada, 69 caballos de potencia y 95 Nm de par máximo. Es la única opción disponible para el modelo japonés, algo que resulta sorprendente, si tenemos en cuenta que los modelos de Peugeot y Citroën fabricados en la misma planta y sobre la misma plataforma ofrecen, además de esta mecánica de 69 CV, un motor de 1,2 litros de cilindrada y 82 CV.

En cualquier caso, y dado que el vehículo no llega a los 1.000 kilogramos de peso, la mecánica se muestra más que suficiente para mover con soltura al vehículo. Nos permite salir rápido desde parado y circular con rapidez por la ciudad. En vías rápidas, sin embargo, deberemos recurrir al cambio mantener la velocidad.

A pesar de ser un tricilíndrico, las vibraciones típicas de este tipo de mecánicas pasan desapercibidas y el sonido que se filtra al interior, cuando circulamos por la ciudad,  es más que correcto.

El Aygo está disponible con un cambio automático que la marca denomina ‘x-shift’ o con una caja manual de cinco velocidades que es la que hemos tenido ocasión de probar. Enfocado a su uso en ciudad, la marca ha optado por unos desarrollos muy largos para la primera y segunda velocidad, donde supera los 100 km/h, que se van acortando de forma progresiva en tercera, cuarta y quinta.

Comportamiento Cómodo en la ciudad, no tanto en carretera

IMG_8905

Al igual que sucedía con la caja de cambios en el apartado mecánico, el chasis también ha sido ajustado para un uso urbano. De esta manera, la dirección está muy asistida y las suspensiones son más bien blanditas.

En ciudad, el Toyota Aygo resulta el aliado perfecto para los conductores, ya que sus reducidas dimensiones, unidas al buen radio de giro, a un pedal de embrague blando y a la poca resistencia al giro del volante, lo convierten en un coche muy cómodo con el que se maniobra sin esfuerzo en medio del tráfico urbano. A está facilidad y comodidad de conducción habría que añadir la rapidez con la que podemos salir, por ejemplo, de los semáforos.

En vías rápidas, las sensaciones no son tan buenas. El principal problema es el ruido que se filtra al interior y que, tras unos cuantos kilómetros, resulta muy molesto. Lo mismo sucede con las sacudidas del eje trasero: al principio pasaran desapercibidas, pero en un viaje de largo recorrido terminarás por oír las quejas de los pasajeros de la banqueta posterior. En cuanto a la sensación de estabilidad y aplomo del coche, no hay problema, pero la escasa potencia de la mecánica queda patente en autovía, donde deberemos recurrir al cambio cada vez que encaremos un repecho. Asimismo, a la hora de realizar un adelantamiento, deberemos asegurarnos un margen de seguridad adecuado para no vernos comprometidos.

El Toyota Aygo cuenta con frenos de tambor en el eje trasero, algo que a estas alturas me parece incomprensible; no creo que unos frenos de disco supongan un coste tan elevado como para no contar con ellos, teniendo en cuenta, además, el plus de seguridad que suponen. Sin embargo, esto no es un problema exclusivo de Aygo, ya que la mayoría de sus rivales opta también por tambores.

En definitiva, el Toyota Aygo es un coche excepcional para uso urbano, pero que en carretera muestra las carencias propias de este tipo de vehículos.

Equipamiento El acabado x-clusiv

IMG_8916

Una de las principales virtudes del Toyota Aygo es su capaz de personalización. Sin embargo, el acabado x-clusiv no permite configurar absolutamente nada: o lo tomas o lo dejas. En resumen, si quieres el techo de lona, que solo está disponible con este acabado, deberás olvidarte de elegir el color de la X, colocar unas molduras decorativas en rojo o, en fin, optar por cualquiera de los elementos de personalización que ofrece el Aygo. Bajo mi punto de vista, esto es un error por parte de la marca, ya que, si se escoge el techo de lona, hay que prescindir de una de las mejores características del Aygo.

Por otro lado, si no tienes problemas con la configuración de colores predeterminada que ofrece la marca, en este caso gris oscuro y plata, el acabado x-clusiv es perfecto, ya que incorpora casi todos los elementos de equipamiento disponibles. De hecho, lo único que deberemos pagar aparte para tener un coche redondo es el navegador, que se maneja a través de una pantalla táctil de 7 pulgadas de buen funcionamiento, aunque las huellas de los dedos dejan más rastro del deseado.

Por último, el paquete Toyota Safety Sense, compuesto, en este caso, por el dispositivo de alerta de cambio involuntario de carril y por un sistema de seguridad pre-colisión, tiene un precio de 400 euros.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • ABS + EBD + BA
  • Faros antiniebla delanteros
  • Anclajes ISOFIX asientos traseros
  • Luces diurnas tipo LED
  • Cámara de visión trasera
  • 6 airbags
  • Luz automática de cruce
  • Desactivador airbag acompañante
  • Control de estabilidad (VSC) y Control de tracción (TRC)
  • Indicador de presión de neumáticos
  • Spoiler trasero con luz LED integrada
  • Reposacabezas asientos traseros regulables

Confort

Equipamiento de Serie

  • Pintura metalizada
  • Pomo palanca de cambio en cuero
  • Llantas aleación 15´´
  • Climatizador automático
  • Cierre centralizado de puertas y maletero con mando a distancia
  • Techo tela descapotable
  • Elevalunas eléctricos delanteros
  • Asiento conductor de altura regulable
  • Dirección asistida eléctrica EPS
  • Asientos traseros: plegables 50:50
  • Tapicería de tela
  • Retrovisores en color de la carrocería
  • Limitador de velocidad
  • Llantas aleación 15´´ con neumáticos 175/65 R15

Equipamiento Opcional

  • 450 €Llantas aleación Pulida
  • 50 €IN-tense plus
  • 400 €Llanta aleación Bitono
  • 350 €Pack x-line + RedTop
  • 350 €Llantas aleación Plata
  • 150 €IN-touch plus
  • 100 €Pack x-tense

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Sistema multimedia x-touch
  • Manos libres bluetooth
  • Volante en cuero con mandos de audio y teléfono
  • Radio + 4 altavoces, USB y entrada AUX y USB

Equipamiento Opcional

  • 350 €Sistema de navegación x-nav

    Otros

    Equipamiento de Serie

    • HAC (Control de asistencia de arranque en pendientes)

      Consumo Poco sediento

      Prueba Toyota Aygo x clusiv (12)

      Los consumos del Toyota Aygo son buenos. Realizando una conducción muy alejada de la meta de la eficiencia y exprimiendo al máximo la pequeña mecánica tricilíndrica, no superamos los 7 l/100 km de consumo medio.

      En ciudad, y practicando una conducción normal, nos moveremos en torno a los 6 l/100 km. En autovía o autopista y tras un recorrido de unos 300 kilómetros, el ordenador de viaje del Toyota Aygo marcaba 6,4 l/100 km, si bien es cierto que el recorrido incluía pendientes, por lo que debíamos reducir con frecuencia para mantener los 120 km/h, e íbamos 3 personas  a bordo con su correspondiente equipaje. Este último dato es muy variable dependiendo de la orografía del terreno por el que transcurra nuestro trayecto.

      En carretera, a una velocidad media de 90 km/h, el consumo del Toyota Aygo desciende notablemente y se sitúa por debajo de los 5 l/100 km.

      Con un depósito con capacidad para 35 litros, tenemos una autonomía de entre 500 y 600 kilómetros.

      Rivales

      Toyota Aygo 1.0 VVT-i x-clusiv

      Desde
      14.650 €

      Gasolina


      5 marchas

      69

      14,2

      4,1

      95

      Skoda Citigo 1.0 MPI Monte Carlo 44kW

      Desde
      12.789 €

      Gasolina


      5 marchas

      60

      14,4

      4,5

      101

      Hyundai i10 1.0 Tecno Plus

      Desde
      13.865 €

      Gasolina


      5 marchas

      66

      14,7

      4,7

      108

      Mitsubishi Space Star 120 MPI Kaiteki

      Desde
      13.550 €

      Gasolina


      5 marchas

      80

      11,7

      4,3

      100

      Comparte este artículo

      Suscríbete a nuestra newsletter

      Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

      Te puede interesar...

      Comenta este artículo

      * He leído la Política de privacidad

      Ir arriba