Toyota Avensis Cross Sport 180 D executive41

Toyota Avensis Cross Sport 180 D executive

1 Agosto, 2012, modificada el 2 Agosto, 2012 por

La carrocería tipo ranchera, denominada Cross Sport, añade una versatilidad de uso destacable al Toyota Avensis; incluso resulta más juvenil y dinámica que la berlina. Con un gran confort de marcha, este coche es un rutero excepcional. Lástima que los consumos resulten algo elevados.

No valorado

Destacable

  • Silencio de rodadura.
  • Amplitud interior.
  • Frenos.

Mejorable

  • Faros adaptativos lentos.
  • Consumos altos.
  • Sobriedad excesiva.

Hace pocos meses que el Toyota Avensis ha sido sometido a un somero retoque para ponerlo al día. La mayor parte de los cambios se centra en su nueva cara, con unos faros más rasgados y unas defensas más angulosas que le dan un aire más “macizo” y dinámico. Lo cierto es que las leves modificaciones consiguen que el Avensis pase menos inadvertido en el tráfico urbano que su predecesor, algo más anodino.

La unidad de pruebas goza de la carrocería Cross Sport que, para mi gusto, es mucho más atractiva que la berlina. Supongo que es “deformación profesional”: siempre he encontrado mucho más práctico este tipo de diseño y, al contrario de lo que la mayoría piensa, más juvenil. En el caso de este Toyota, enfatiza la línea de cintura en cuña al continuar su ascenso casi hasta los pilotos traseros. Eso le da un puntito de agresividad que le sienta muy bien.

Toyota Avensis Vs Hyundai I4041
¿Quién es quién?

Por casualidad, en mitad de la prueba me encontré con un Hyundai i40 con idéntico acabado al de mi Avensis y los pude comparar. Los parecidos son evidentes y también se nota cuál es el que ha sido diseñado más recientemente. En ese sentido, las ópticas traseras, el frontal y la peculiar forma de las ventanas laterales posteriores le dan al Hyundai un aspecto más actual.

Volviendo a nuestro Toyota, las llantas en color grafito parecen hechas a propósito para la carrocería pintada en color blanco. Además, su diseño de radios rectos permite que sea muy fácil mantenerlas impolutas.

Una vez accedemos al interior, nos encontramos con una gran sobriedad. Los materiales y los ajustes no admiten el menor reproche, pero te aviso: al sentarte a los mandos del Avensis no vas a “despertar tus sentidos”. La consola central en plástico de color titanio y la forma de los botones de la radio y la climatización están algo desfasados. Tampoco ayuda la iluminación en color marrón de los distintos displays, mucho menos llamativa (y práctica: al ser muy similar al naranja de algunos indicadores de advertencia, éstos no destacan al encenderse, perdiendo eficacia el aviso) que las verdes, grises o azules que se suelen emplear actualmente.

Toyota Avensis Cross Sport D4 Cat 180D Executive, detalles, Rubén Fidalgo41
Un coche de este precio debería cuidar más los detalles. Los orificios en la cortinilla del techo panorámico deberían quedar ocultos.

El techo panorámico está bien resuelto y, al ser fijo, no provoca ruidos aerodinámicos. Lo que no me gusta es que sean tan evidentes los orificios para el montaje del doble techo; deberían quedar cubiertos.

Echamos un ojo al manual de instrucciones para ver las peculiaridades de este Toyota y rápidamente nos ponemos en marcha. Pese a su condición de diésel, el Avensis es increíblemente silencioso y no se perciben vibraciones. El selector del cambio se maneja muy bien (siempre que pruebo un coche japonés me llama la atención cómo le han cogido el punto a las timonerías por cable: precisas, poco recorrido y muy buen tacto) y las relaciones están perfectamente escalonadas.

El motor 2.2 (casi 2.3) goza de un buen par, pero tampoco destaca en exceso respecto a la competencia, pese a su mayor cilindrada. Rinde 177 CV, mientras Citroën y Peugeot ofrecen 200 CV con 200 cm3 menos. El Avensis es más lento y el cubicaje pesa en los consumos respecto a sus contrincantes.

El tacto de la mecánica es bueno: no vibra y es muy silenciosa; a la hora de realizar largos viajes son dos puntos de crucial importancia. De hecho, el confort de marcha de este Avensis me ha sorprendido muy gratamente.

Toyota Avensis Cross Sport D4 Cat 180D Executive, Canido, Rubén Fidalgo41
La conducción del Avensis es muy natural.

En ciudad, sus dimensiones imponen al principio, pero es suficientemente ágil gracias a su dirección. Nos acordaremos de su longitud ( 4,78 m, sólo 7 cm más largo que la berlina) a la hora de aparcar. La unidad de pruebas contaba con la cámara de marcha atrás. Personalmente, prefiero los sensores acústicos, ya que la cámara requiere que mire hacia la pantalla del navegador para controlar las distancias, desatendiendo las esquinas delanteras, que también corren peligro en las maniobras.

Los consumos en ciudad están dentro de la media para el tamaño de este vehículo, sin embargo, en carretera me parecen un poco altos. Bajarlo de 7 l/100 km a velocidades legales es muy complicado, resultando así más “tragón” que los HDi de Citroën y Peugeot o los TDi del grupo VAG.

Toyota Avensis Cross Sport D4 Cat 180D Executive, Playa de Patos, Rubén Fidalgo41
La parte trasera del Avensis Cross Sport es atractiva.

En carretera, el comportamiento del Avensis es muy noble y seguro. Me recuerda a ese amigo al que llamas cuando tienes un virus en el ordenador, pero con el que, probablemente, no saldrías de juerga (él tampoco te lo pediría, no es “su rollo”). Es “un crack” en su terreno, que es el de la corrección extrema, no el de regalar sensaciones fuertes. Una vez más, la sobriedad sale a relucir incluso en la puesta a punto dinámica. No hay ningún reproche, ya que te lleva y te trae a buen ritmo y en medio de un silencio y un confort destacables. Las suspensiones son suficientemente cómodas y el balanceo no es excesivo para el tipo de vehículo que es el Avensis, con un claro enfoque aburguesado.

Los frenos se merecen una buena nota. Tienen muy buen tacto, se dosifican perfectamente y detienen el coche en muy pocos metros, todo esto sin pinzas de color rojo, nombres italianos, ni cosas similares. Me gusta.

Toyota Avensis Cross Sport: un rodador nato

Los asientos, aunque dan algo de calor, tienen una dureza y ergonomía muy buenas. Así, la postura de conducción en este Toyota Avensis Cross Sport es natural y el silencio de rodadura es asombroso (sólo 70 dB a 120 km/h). Estas tres virtudes hacen que los kilómetros pasen como por arte de magia. Lástima que el motor 2.2 sea algo más “sediento” que los de algunos de sus adversarios, como el Citroën C5 Tourer.

Toyota Avensis Cross Sport D4 Cat 180D Executive, tablero de a bordo, Rubén Fidalgo41
El interior está bien realizado, pero es excesivamente sobrio.

No están en el mejor sitio los pulsadores que accionan la tapa del depósito de combustible, el ESP y el limitador de velocidad. Manipularlos con el coche en marcha no es recomendable, ya que hay que desviar la vista completamente de la carretera, al estar situados muy cerca del lugar donde suele ir el tirador para abrir el capó en la mayoría de los vehículos.

Los faros bi-xenón tienen una luminosidad muy buena y en autovía funcionan perfectamente; la luz es excelente. Lo que no está tan bien logrado como en otros modelos (por ejemplo, en los Opel con el sistema AFL+ o en los Citroën) es la función dinámica que gira los faros en las curvas. En mi opinión, podría ser el sistema de multiplexado: hay un retraso desde que mueves el volante hasta que lo hace el faro. No es que éste gire despacio, pero tarda en empezar a hacerlo.

El Toyota Avensis Cross Sport, en el circuito

El clima no acompañaba el día de la prueba. Como podéis ver en las fotos, la pista estaba encharcada, así que nos olvidamos del cronómetro. Me llamó la atención el elevado nivel de adherencia del Toyota Avensis Cross Sport pese a la cantidad de agua presente en el suelo, lo cual demuestra que la amortiguación está muy bien elegida para el peso y “calzado” que monta.

Toyota Avensis Cross Sport D4 Cat 180D Executive, A Pastoriza, Rubén Fidalgo41
Pese a las malas condiciones, el Avensis tiene un buen nivel de adherencia.

Con el control de estabilidad puesto, todo es muy fácil. El Avensis es algo subvirador, pero el ESP rápidamente pone las cosas en su sitio sin demasiadas brusquedades. En curva rápida se agradece su gran batalla (distancia entre el eje delantero y el trasero), que le proporciona un buen aplomo.

La cosa cambia cuando la carretera se retuerce. El subviraje se hace muy acusado y el generoso par del motor 2.2 turbodiésel, en este caso, no ayuda. El ESP entra en acción cada vez que “damos gas” saliendo del giro, con el fin de contener las pérdidas de motricidad, y nos hace perder tiempo y “compostura”. Hay que decir que éste es un comportamiento muy “seguro” (si no se acaba nuestro carril mientras el morro insiste en no querer entrar en la curva) para el conductor medio, pero resta eficacia y agrado de conducción.

El eje trasero parece ir equipado con ventosas que lo pegan al asfalto. Aún con el ESP desconectado, es casi imposible sacarlo de sus raíles. Eso sí, cuando esto ocurre, volver a poner las cosas en su sitio es complicado.

Toyota Avensis Cross Sport D4 Cat 180D Executive, A Pastoriza, Rubén Fidalgo41
Sin el ESP, las reacciones del Avensis son bruscas.

El tarado del ESP me ha parecido demasiado intrusivo: el tiempo durante el que nos deja “sin pedal de acelerador” para salir de las curvas es excesivo. Pese a todo, este Avensis es  un coche con un comportamiento muy noble y seguro, que es lo que necesita una berlina familiar.

Conclusión

El Toyota Avensis Cross Sport goza de la gran reputación de la firma a la que pertenece. Sin duda, es un buen producto, pero tiene una dura competencia entre modelos que han sido lanzados más recientemente, como el Hyundai i40 o el  Peugeot 508.

Toyota Avensis Cross Sport D4 Cat 180D Executive, Santa Cristina de Cobres, Rubén Fidalgo41
Las tres elipses de Toyota, todo un símbolo.

Es un compañero de viaje excepcional y, en versión Cross Sport, un automóvil muy práctico. Es cómodo, silencioso, está bien equipado, sus acabados son buenos y su nombre infunde respeto entre los automovilistas, sin embargo, su excesiva sobriedad y el paso de los años pasan factura frente a coches de última hornada.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Toyota Avensis, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Toyota Avensis puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

1 Comentario

Pedro 24 Agosto, 2012

A mí el Avensis me parece el coche más soso del mundo, por delante es igual que el renault fluence

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba