Toyota Auris 1.6 VVT-i

19 Diciembre, 2007, modificada el 24 Enero, 2011 por

El Toyota Auris ha aparecido tomando grandes riesgos, pues sustituye a un verdadero superventas mundial y lo hace aportando un gran espacio interior, alrededor del cual se ha diseñado todo el coche, y una brillante gama de motores y tecnología.

6

6




En el disputadísimo segmento de los compactos, el Toyota Auris ha aparecido tomando grandes riesgos, pues sustituye a un verdadero superventas mundial, como fue el Corolla, y lo hace aportando un gran espacio interior, alrededor del cual se ha diseñado todo el coche, y una brillante gama de motores y tecnología.


Tras la prueba a fondo del Auris 1.4 D-4D, que publicamos unos meses atrás, estábamos impacientes por analizar la versión con motor de gasolina 1.6 de 124 CV y, ya puestos, con el nuevo cambio automático «Multimodo», con levas en el volante. Les podemos adelantar que el conjunto nos ha parecido brillante, con prestaciones más que suficientes y una gran suavidad de marcha.

  • Comportamiento



  • Interior y maletero



  • Valor de compra



  • Consumo y mantenimiento



Comportamiento

6

El motor de gasolina de 1,6 litros y 124 CV presume de distribución variable, tanto en admisión como en escape, lo que permite optimizar el rendimiento, además de reducir el consumo y el nivel de emisiones contaminantes. Tiene muy buena capacidad para subir de vueltas, recuperando desde abajo con gran facilidad, y da lo mejor de sí mismo en la zona alta, alrededor de las 6.000 revoluciones, donde se encuentran los 124 CV. Entonces el sonido del motor se deja sentir, porque por debajo de ese régimen de giro se muestra tremendamente silencioso.


La combinación de este motor con la caja de cambios automática/secuencial de cinco velocidades, sin pedal de embrague y con levas en el volante, nos ha parecido un acierto por la comodidad que proporciona, aunque no es un cambio automático propropiamente dicho, sino un secuencial con embrague pilotado. Si somos despreocupados, sólo tendremos que pisar el acelerador con más o menos fuerza para que el sistema Multimodo seleccione la marcha más adecuada.


A medida que aumenta la velocidad, se van engranando automáticamente las marchas superiores, notándose el típico cabeceo cuando el sistema desembraga para insertar la siguiente marcha. El movimiento no es preocupante pero, a veces, cuando estamos necesitando toda la potencia para un adelantamiento, resulta lento y molesto. No obstante, dispone de una posición «Es» que apura las marchas hasta el límite y le da más brío. Si nos gusta participar más en la conducción, resulta gratificante manejar las levas del volante y, por ejemplo, sentir las reducciones al abordar una rotonda o zona de curvas.


Por cierto que, en estas zonas, el Auris se muestra suficientemente cómodo, con una suspensión que, sin ser muy blanda, resulta eficaz en tramos rápidos sin castigar a los ocupantes, con un gran aplomo en el eje trasero que sigue sin inmutarse las indicaciones del tren delantero. Tan sólo a coche cargado y con firmes bacheados los pasajeros traseros notarán algún rebote más seco. Las distancias de frenado son muy buenas, pero es preciso aplicar bastante fuerza sobre el pedal.

Interior y maletero

6

No descubrimos nada si decimos que el interior está muy bien estudiado, con un suelo plano y respaldo reclinable en los asientos traseros, que se abaten con una sola maniobra; un puesto de conducción algo alto, con el que se domina el entorno; una moderna consola central en forma de puente y unos revestimientos que ajustan perfectamente y dan buena sensación de calidad.


Al interior sólo le pondríamos dos pegas: la escasez de huecos aprovechables para dejar objetos en las plazas delanteras –la repisa bajo el «puente» central es de discutible utilidad– y el gran tamaño del pilar «A» –los soportes del parabrisas–, que estorba la visión callejeando, debido al diseño interno, casi de monovolumen, tan en boga hoy día. Los asientos son cómodos y de buen diseño, aunque de mullido demasiado blando para nuestro gusto.

Valor de compra

El precio parte de 17.180 euros para la versión Luna 3p, equipada con este mismo motor –precio sólo mejorado por el Chevrolet Lacetti 1.8 de 122 CV, el Focus 1.6 Trend de 115 CV o el Peugeot 308 1.6 VTi de 120 CV– y culmina en 20.540 de la versión Sol, 5 puertas, con cambio Multimodo.

Consumo y mantenimiento

Dicen en Toyota que los consumos son menores con este cambio que con el manual. En nuestra prueba hemos contabilizado una media de 8,1 l/100 km, lo que nos parece un buen dato, lo mismo que las 5 estrellas obtenidas en el test EuroNCAP gracias a la buena dotación de airbag –conductor, acompañante, de rodilla, laterales y de cortina– con la que viene equipado, así como el control de estabilidad ESP de serie.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba