Toyota Auris

16 febrero, 2010, modificada el 24 enero, 2011 por

La renovación del Auris refresca la vigencia de un compacto con buena aceptación en el mercado español. No varía en motores, pero en junio añade un híbrido HSD.

14

La puesta al día del Auris, que el año pasado se hizo con el 4,9% del segmento compacto en España -y que compite con los Alfa Romeo Giulietta, Citroën C4, Dodge Caliber, Fiat Bravo, Ford Focus, Honda Civic, Hyundai i30, Kia cee’d, Lancia Delta, Mazda3, Mitsubishi Lancer Sportback, Opel Astra, Peugeot 308, Renault Mégane, Seat León y Volkswagen Golf– le devuelve la frescura necesaria para seguir batiéndose con el tipo de coche más vendido no sólo en nuestro país, sino en toda Europa. De hecho, y a lo largo de 2010, ambiciona hacerse con un 5,2% de esa porción del mercado nacional. 

Frente al actual, los cambios practicados afectan, en primer lugar, al frontal. Ahí luce nuevos paragolpes, capó, parrilla, faros -más parecidos a los del monovolumen compacto Verso– y antinieblas, ahora esquinados.

También modifica la zaga, en la que cambia las tulipas y los paragolpes, con bajos negros de efecto catamarán que procuran un aspecto más bajo y ancho al vehículo, aunque la altura final resulta inalterada. Estos paragolpes suman, de nuevo en las esquinas, reflectores circulares. Varían las llantas de 16 y 17 pulgadas, hay 3 nuevas tonalidades -Gris Silver Metal, Rojo Red Hot y Azul Blue Electric, más llamativas en todos los casos, se añaden a otras 6 alternativas-, hay una antena más corta, y retrovisores eléctricamente plegables y de nuevo cuño con intermitentes adosados. El hecho es que, aún sin una reforma radical, el aspecto general, además de netamente más moderno, resulta un poco más deportivo y afilado.


El habitáculo es prácticamente el mismo, pero se ha trabajado para aumentar la calidad percibida. Ahora la capilla de la instrumentación recibe un forro pseudo acolchado que permite una prestancia superior; también la tapa de la guantera superior. Hay un nuevo freno de mano, más fácil de accionar -sitúa el botón en el frontal en vez de en la parte superior de la palanca, como antes-, un cofre delantero central más alto -oficia mejor de reposabrazos-, instrumentación Optitrón (retroiluminada) de tono blanco/ámbar -antes sólo ámbar-, nuevo volante multifunción y tapizados redefinidos.

Según variantes, el equipamiento se puede reforzar con cámara marcha atrás -se llama EasyPark-, que visualiza la imagen sobre el retrovisor interior -dotado de nueva luz de cortesía indirecta- o, en las unidades con navegación –accesorio de concesionario-, en el display central. A todo ello, la gama recalibra dirección, de tipo servoeléctrico, y amortiguadores, antes ídénticos para todos los mercados en los que se vendía y ahora específicos en las unidades que lleguen al Viejo Continente. Los muelles son idénticos, pero el coche es un punto más cómodo y preciso.

Añade el acabado TS -en 3 y 5 puertas-, exclusivamente con motores de gasóleo, de aire más dinámico ideado para captar una clientela más joven. Entre otros, apareja tapizado específico gris/naranja, vidrios traseros y máscara de faros oscurecidos, llantas de aleación de 17 pulgadas, spoiler en el quicio superior del portón, posavasos en el reposabrazos trasero e instrumentación analógica.

El resto de Auris disponibles son los Live -el más sencillo, incluye aire acondicionado, audio-CD/MP3 con nueva toma USB-Aux-in oculta en la guantera superior, volante multifunción o 4 airbag-; Active -concentrará el grueso de las ventas y añade a lo anterior climatizador doble, 7 airbag, llantas de aleación de 16 pulgadas, estabilizador VSC o antinieblas-; y Advance -ya con keyless, Bluetooth en el volante, tapizado propio, sensores de lluvia y crepuscular, retrovisor fotocromático o control de velocidad-.

Con todo, el cambio más relevante es la llegada, a partir de junio, de una versión de impulsión híbrida derivada del concept car Auris HSD Full Hybrid, que se añadirá a las restantes motorizaciones: las de gasolina atmosféricas 1.33 y 1.6 de 101 y 132 CV, y los turbodiésel common rail 1.4 D-4D de 90 -el más solicitado de la familia- y 2.0 de 126 CV. Con esta variante, que se llamará Auris HSD -su apariencia es casi la misma, como visualiza el vídeo adjunto-, rinde 136 CV y emite 99 gr/km, y que previsiblmente será más económica que el Prius -aunque el grueso de la mecánica es el mismo-, Toyota persigue hacer la contra al Honda Insight.

Precios gama Auris 2010:
1.33 Live 5p: 16.600 euros
1.33 Active 5p: 17.600 euros
1.6 Active 5p: 18.900 euros
1.6 Advance 5p: 20.800 euros
1.4 D-4D Live 5p: 17.450 euros
1.4 D-4D Advance 5p: 18.450 euros
1.4 D4-D TS 5p: 18.950 euros
2.0 D-4D Active 5p: 20.250 euros
2.0 D-4D TS 5p: 20.250 euros
2.0 D-4D Advance 5p: 22.150 euros

La carrocería de 3 puertas supone un ahorro de 600 euros, mientras que el cambio pilotado automático secuencial Confortdrive -con levas para manejarlo secuencialmente desde el volante-, disponible en los 1.4 D-4D y 1.6, implica un suplemento de 830 euros.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba