Prueba

Toma de contacto con el renovado Mitsubishi ASX 2017

22 fotos

Ampliar

22 de febrero, 2017

El Mitsubishi ASX ha recibido una ligera puesta al día para mantenerse fuerte en un mercado en el que cada día salen más y mejores rivales. Aunque los cambios son pocos, sí suponen una mejora para el modelo japonés, que ahora ofrece una mejor relación precio/producto y un equipamiento más completo.

Mitsubishi ha sometido a una ligera puesta al día a toda su gama de modelos para poder competir en 2017 contra unos rivales cada vez más preparados. Hasta la llegada del nuevo Eclipse Cross a finales de año, el más reciente en actualizarse es el Mitsubishi ASX, un modelo que tiene que batirse con rivales como el Seat Ateca o el Qashqai.

El ASX es un modelo clave para la marca japonesa, que tiene en él a su modelo más vendido en España, donde vendió en 2016 alrededor de 6.000 unidades. Esto hace que no hayan querido correr riesgos y evitar que algo que se vende bien deje de hacerlo, así que los cambios son mínimos pero bastante acertados.

En el exterior es donde más notaremos la puesta al día de este todocamino, pero también hay novedades en la gama de motorizaciones y en equipamiento y lo mejor de todo ello es que todas estas mejoras no han implicado un aumento de precio, de modo que el ASX es ahora más interesante que nunca.

Por fin el mercado está cambiando y las ventas de diésel están en plena caída frente al auge de ventas de los motores de gasolina. En Mitsubishi esperan que nada menos que el 60% de sus ventas sean con estas motorizaciones, o al menos así está sucediendo desde hace algo más de dos meses en los pedidos que reciben de sus concesionarios, de modo que las mecánicas de gasolina van a ser un pilar importante para el crecimiento de la marca en nuestro mercado. Si este dato sorprende en el ASX, más todavía lo hace en el caso del Mitsubishi Outlander, un vehículo en cuya categoría las ventas de modelos de gasolina eran anecdóticas y que, sin embargo, ahora van a ser el punto fuerte junto con el PHEV, el híbrido enchufable de más éxito en casi toda Europa.

Un Mitsubishi ASX desde 15.900 euros

El nuevo frontal es más aerodinámico.

22 fotos

Ampliar

La gran baza del SUV compacto de la marca de los diamantes es su relación precio producto. Todas las mejoras introducidas no suponen un aumento de precio y hacen que en a actualidad, su gama sea accesible desde sólo 15.900 euros (con la campaña de descuentos vigente en la actualidad), un precio imbatible en este segmento.

En  concreto, la gama del Mitsubishi ASX 2017 queda como sigue (precios sin descuentos):

  • Mitsubishi ASX Challenge 160 MPI 2WD con motor de gasolina de 117 CV desde 21.1o0 euros.
  • Mitsubishi ASX Challenge 160 DI-D 2WD diésel de 114 CV desde 23.550 euros.
  • Mitsubishi ASX Motion 2WD 160 MPI gasolina de 117 CV desde 22.100 euros.
  • Mitsubishi ASX Motion 2WD 160 DI-D diésel de 114 CV desde 24.550 euros.
  • Mitsubishi ASX Motion 4WD 160 DI-D diésel de 114 CV desde 27.050 euros.
  • Mitsubishi ASX Kaiteki 2WD 160 MPI gasolina de 117  CV desde 25.700 euros.
  • Mitsubishi ASX Kaiteki 2WD 160 DI-D diésel de 114 CV desde 28.150 euros.
  • Mitsubishi ASX Kaiteki 4WD 220 DI-D diésel de 150 CV desde 34.200 euros.

Nuestra valoración: 6,7

Diseño 7

Motor 6

Comportamiento 7

Interior 6

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Imagen de marca
  • Interior espacioso
  • Versatilidad

Mejorable

  • Pocos cambios
  • Interior sobrio
  • Detalles anticuados

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Pocos cambios

La mayoría de los cambios se centran en el frontal.

22 fotos

Ampliar

El lavado de cara realizado en el ASX le ha supuesto un cambio de aire importante pero sin que en Mitsubishi hayan tenido que echar la casa por la ventana. Lo más representativo de un coche es su frontal, y en el ASX cambia por completo. Tanto la rejilla frontal, como los faros o el faldón cambian y le dan un aspecto muy diferente a este Mitsubishi y siguen la línea de diseño vista en algunos concepts de la marca y al que nos tendremos que acostumbrar cuando llegue el Eclipse Cross.

En la vista lateral la única diferencia que vamos a encontrar está en el diseño de las nuevas llantas de aleación, que hereda de su hermano mayor, el Outlander, y que le sientan de maravilla con el acabado en negro, a juego con los marcos del nuevo frontal.

En la parte trasera cambia ligeramente la configuración de las luces posteriores y se incluye una antena de tipo “aleta de tiburón” en el techo, que, además de un aire más moderno, es mucho más práctica en los autolavados.

Por lo demás es el ASX de siempre, con unas proporciones compactas y buenas soluciones para el día a día, con unas puertas que dejan un cómodo acceso al interior, un portón trasero que deja un umbral muy bajo para poder cargar el maletero y sin demasiados ángulos que queden muy expuestos a golpes en las maniobras de aparcamiento.

Interior: Mitsubishi ASX 2017: austeridad japonesa

Los cambios más evidentes en el interior están en el volante y la pantalla multimedia.

22 fotos

Ampliar

Al abrir las puertas nos encontramos con menos cambios todavía que en el exterior. Las únicas diferencias están en la disposición de la información del cuadro de instrumentos, el nuevo equipo de sonido con pantalla táctil (que bascula para dejar acceso a los CD´s) y el volante multifunción.

Aunque es un coche cómodo y en el que uno se encuentra a gusto, la verdad es que el diseño es demasiado austero y sobrio, dominado por plásticos de color negro y formas poco audaces.

La postura de conducción es muy elevada incluso con el asiento del conductor en la posición más baja. Esto hace que sea muy cómodo entrar y salir del coche y que tengamos buena visibilidad. Nuestro copiloto también viajará cómodo y con espacio más que suficiente.

En las plazas traseras el espacio para las piernas es correcto. Como el techo es alto, nos sentamos en una postura similar a la de una silla, lo que hace que las rodillas viajen cómodas sin necesidad de mucho espacio longitudinal. En anchura su confort es correcto, pero 3 adultos irán incómodos en un viaje largo, como en todos sus rivales.

En cuanto al maletero, sus formas son muy cúbicas y es fácil sacar partido de cada centímetro disponible. Los respaldos traseros se pueden abatir para ganar espacio y dejan un suelo plano, lo cual se agradece. Es una lástima que no se pueda abatir el respaldo del copiloto para poder llevar objetos largos, como los tablones de una estantería, por ejemplo.

En definitiva, pocos cambios en el interior, que mantiene su sobriedad y en el que resulta cómodo viajar.

Motor: Poca gama

Motor Mitsubishi ASX

22 fotos

Ampliar

Durante esta toma de contacto con el nuevo ASX sólo he podido ponerme a los mandos de la versión 160 DI-D diésel  de 114 CV, precisamente la nueva motorización que llega con el lavado de cara del modelo. Aunque está disponible en versión 4WD, en esta ocasión probamos la versión  con cambio manual de 6 marchas y tracción al eje delantero en acabado Kaiteki. Se trata de una mecánica de funcionamiento agradable y que responde con más alegría de la que uno espera encontrarse en un coche de menos de 150 CV.

Tecnológicamente no hay nada destacable en este motor, ni tampoco en el de gasolina. Ambos recurren a soluciones ya plenamente implantadas y experimentadas en el mercado, lo cual puede ser un punto positivo desde el punto de vista de los posibles fallos de juventud que una mecánica más vanguardista pueda tener.

La caja de cambios tiene un buen escalonamiento y unos desarrollos bien elegidos: lo bastante largos para bajar los consumos pero no tanto como para que las recuperaciones se hagan tediosas.

Aunque el motor turbo ofrece una buena cifra de par, por debajo de 1.500 rpm su pequeña cilindrada (ver ficha técnica) hace que no haya demasiado empuje de manera natural. Deberemos estar atentos al cambio para no dejarlo caer por debajo de ese régimen si no queremos quedarnos sin apenas empuje al acelerar.

El tacto del cambio no es muy bueno, con una palanca de recorridos largos y algo alejada del volante, lo que exige generosos recorridos de nuestro brazo.

Junto con el ASX también tuvimos a nuestra disposición unidades del Mitsubishi Outlander de gasolina y me ha sorprendido muy gratamente su respuesta. Me imaginaba que un motor sin turbo y de escasa cilindrada iba a ser algo torpe para mover un coche de este tamaño, pero no ha sido así. En el caso del Outlander, las versiones de gasolina van siempre asociadas a un cambio de variador continuo.

Comportamiento: Un coche dócil

Las mecánicas de gasolina están adelantando ya a los diésel.

22 fotos

Ampliar

Con un enfoque de coche para todos los días con la familia, el ASX prioriza la facilidad de conducción y cierto nivel de confort. En ningún caso pretende tener unas cualidades todo terreno destacables ni en ser el más eficaz en un puerto de montaña. La unidad probada contaba con el acabado Kaiteki, que monta unas llantas de 18 pulgadas calzadas con neumáticos 225/55-18.

Esta medida es excesiva para el nivel de prestaciones del coche y para unas suspensiones en las que debería primar el confort. El resultado es una carrocería que balancea bastante en curvas y unos rebotes muy secos de las ruedas, sobre todo las del eje trasero, al pasar por cambios de asfalto o bandas reductoras de velocidad. Sin duda, las 215/70-16 que equipan las versiones más básicas son mucho más recomendables, tanto para el comportamiento y la seguridad del coche como para nuestro bolsillo.

La visibilidad es buena y uno se hace rápidamente a los mandos del ASX, aunque la unidad de pruebas tenía el pedal del embrague con mucho recorrido muerto, sólo trabajaba en los últimos centímetros, casi con el pedal al fondo.

La dirección tiene un buen tacto en cuanto al nivel de asistencia, pero es demasiado desmultiplicada para los estándares actuales. Ahora ya hay pocos coches con más de 3 vueltas de volante entre topes, la mayoría se mueven entre las 2,5 y las 3 vueltas, y este Mitsubishi llega a las 3,5 vueltas. Esto hace que nos dé la sensación de tener un eje delantero más torpe de lo que en realidad es.

Resumiendo, el Mitsubishi ASX tiene un rodar agradable y resulta muy fácil de conducir para cualquiera, aunque será mejor que aminoremos el ritmo a la hora de pasar por cortes de asfalto, sobre todo si llevamos pasajeros en las plazas traseras, que notarán claramente en los riñones nuestro “ímpetu”.

Equipamiento: Más dotado

El equipamiento del ASX mejora en el apartado de seguridad especialmente.

22 fotos

Ampliar

La mayoría de las mejoras introducidas en el ASX son estéticas, pero algunas afectan al equipamiento, como las nuevas llantas de 18 pulgadas en dos tonos del acabado Kaiteki, el nuevo sistema multimedia con navegador y pantalla táctil o el volante multifunción.

Mitsubishi escalona la gama ASX en 3 niveles de acabado: Challenge, Motion y Kaiteki.

Ya en el acabado Challenge el equipamiento es más que suficiente, con elementos como el asistente de arranque en pendiente, los sensores de aparcamiento traseros, llantas de aleación de 16 pulgadas, equipo de audio con CD y MP3, manos libres, volante multifunción, control de crucero, sensor de lluvia y luz, climatizador o faros antiniebla entre otros.

Si damos el salto al acabado siguiente (Motion), por los 1.000 euros de diferencia obtendremos el sistema multimedia con pantalla táctil, cámara de marcha atrás, llantas de 18 pulgadas, espejo interior fotosensible, retrovisores exteriores con abatimiento automático, reposabrazos trasero o cristales tintados. Por todo ello resulta el acabado más recomendable por su relación precio/equipamiento.

En el extremo superior tenemos a los Kaiteki, que suman el navegador, los faros bi-xenón, el techo panorámico, la tapicería de cuero y los asientos calefactados y con reglaje eléctrico, lo cual supone un sobreprecio respecto a los Motion de 3.600 euros. No es un mal precio, pero los elementos que añade al equipamiento este nivel de acabado son más prescindibles.

Consumo

Los consumos homologados son contenidos.

22 fotos

Ampliar

Durante esta toma de contacto ha sido imposible hacer unas mediciones precisas de los consumos, de modo que me ceñiré a publicar los valores oficiales homologados por la marca:

Mitsubishi ASX de gasolina: 5,7 l/100 km de consumo medio, con un gasto en ciudad de 6,9 l/100 km y de 4,9 l/100 km en carretera.

Mitsubishi ASX diésel: 4,6 l/100 km de consumo medio, con un gasto urbano de 5,2 l/100 km y de 4,2 l/100 km en carretera.

Mitsubishi ASX diésel 4WD: 5 l/100 km de consumo medio, con un gasto en ciudad de 4,7 l/100 km y de 5,6 l/100 km en carretera.

Mistubishi ASX diésel 4WD automático de 150 CV: 5,8 l/100 km de media, con un gasto urbano de 5 l/100 km y de 7,1 l/100 km en carretera.

Resulta llamativo ver que el depósito de combustible en los modelos de gasolina tenga una capacidad de 63 litros, que se queda en 60 litros en el caso de las mecánicas diésel.

Rivales

Vehículo

Mitsubishi ASX 160DI-D Kaiteki

Peugeot 3008 2.0BlueHDi Allure S&S 150

Citroen C4 Aircross 1.8HDI S&S Exclusive 2WD 150

Opel Mokka X 1.6CDTi S&S Selective 4x2

Precio Desde
28.150 €
Desde
30.700 €
Desde
31.520 €
Desde
24.700 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Diesel
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 114 150 150 136
Aceleración 0-100 km/h (s) - 9,6 10,8 9,9
Consumo Medio (l/100 km) 4,5 4,4 5,4 4,1
Emisiones CO2 (g/km) 119 114 142 106

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche