Skoda Kodiaq, primera prueba

Skoda Kodiaq, primera prueba

2 diciembre, 2016

La gran apuesta de cara al futuro de la firma de la flecha alada se llama Skoda Kodiaq. El nuevo SUV de Skoda, el primer modelo del fabricante en contar con siete plazas, reúne las tres características que mejor definen a los modelos de la compañía: funcionalidad, espacio interior y una buena relación calidad/precio.

Nuestra valoración: 7,5 Notable

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 8

Notable

Interior 9

Sobresaliente

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Espacio interior
  • Confort de marcha
  • Equipamiento disponible

Mejorable

  • Acceso a la tercera fila de asientos
  • Listado de opciones muy extenso

En el pasado Salón de Ginebra, se presentó el VisiónS, un prototipo que avanzaba las líneas maestras del futuro SUV de Skoda. Desde entonces, la firma fue, poco a poco, desvelando distinta información y creando una gran expectación: primero fue el nombre, después el origen del nombre, más tarde lo pudimos ver camuflado en la última etapa del Tour de Francia… Pues bien, ahora, tras su debut oficial en el Salón del Automóvil de París, hemos podido, durante su presentación internacional a la prensa, conducir el nuevo Skoda Kodiaq y conocer todos los detalles.

A nadie se le escapa que los SUV, en cualquiera de sus categorías, se han convirtiendo en los vehículos de moda. De hecho, los SUV compactos son la categoría que mayor crecimiento está registrando en los últimos tiempos en España, y en toda Europa, y, además, todos los datos apuntan a que este incremento de su cuota de mercado no cesará en los próximos años.

En este sentido, el lanzamiento del Skoda Kodiaq es clave para la estrategia futura de la marca que, tras la llegada a los concesionarios de su nuevo SUV de siete plazas en 2017, tiene prevista la presentación del sucesor del actual Skoda Yeti que crecerá de tamaño dejando, de esta manera, espacio a la posible llegada de un modelo más pequeño. Además, y aunque los responsables de la marca no hayan podido confirmarlo, el Skoda Kodiaq Coupé, destinado al mercado chino, podría acabar recalando también en suelo europeo. En definitiva, Skoda prepara una auténtica ofensiva SUV y el Kodiaq es la primera muestra.

El nuevo SUV de Skoda se construye, al igual que el VW Tiguan y el Seat Ateca, sobre la plataforma modular MQB del grupo VAG. Mide 4.695 mm de longitud por 1.882 de ancho y 1.676 de alto, lo que supone que es solo 3,7 centímetros más largo que un Skoda Octavia. Sin embargo, el habitáculo es mucho más espacioso ya que cuenta, entre otras cosas, con capacidad para transportar a siete personas y un maletero que cubica nada menos que 720 litros, el más capaz de la categoría.

Además de una excelente relación entre las dimensiones exteriores y el espacio interior disponible, el Skoda Kodiaq ofrece un nivel de conectividad sin precedentes en la marca y un larga lista de posibilidades de equipamiento entre la que podemos encontrar hasta 29 sistemas de asistencia a la conducción. Por supuesto, la soluciones Simply Clever características de la marca están presentes en el Kodiaq y destacan, entre otras, el protector para el canto de las puertas o el hueco para el paraguas en el marco de las puertas.

En cuanto a la gama mecánica, el Skoda Kodiaq ofrece motores de gasolina y diésel, con potencias comprendidas entre los 125 y 190 CV, tracción delantera o total y cajas de cambio manuales y automáticas DSG.

Los principales rivales del Skoda Kodiaq son el Nissan X-Trail, Kia Sorento y Hyundai Santa Fe, aunque la marca ha señalado que cualquier monovolumen de siete plazas es un rival. Además, la firma pretende que, gracias a su ajustado precio, se convierta en una alternativa a los SUV compactos de menor tamaño, ya que, aunque los supera en precio, la diferencia es mínima para lo que ofrece a cambio.

Precio del Skoda Kodiaq:

Skoda Kodiaq 1.4 TSI 125 CV Manual 4×2 Active 25.140€

Skoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV Manual 4×4 Active 30.740€

Skoda Kodiaq 1.4 TSI 150 CV DSG 4X2 ACT Ambition 31.240€

Skoda Kodiaq 1.4 TSI 150 CV Manual 4X4 ACT Ambition 31.240€

Skoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4X2 Ambition 33.390€

Skoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV Manual 4X4 Ambition 33.390€

Skoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4×4 Ambition 35.390€

Skoda Kodiaq 1.4 TSI 150 CV Manual 4X4 ACT Style 34.940€

Skoda Kodiaq 1.4 TSI 150 CV DSG 4X4 Style 36.940€

Skoda Kodiaq 2.0 TSI 180 CV DSG 4X4 Style 38.640€

Skoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4X2 Style 37.090€

Skoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV Manual 4X4 Style 37.090€

Skoda Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4X4 Style 39.090€

Skoda Kodiaq 2.0 TDI 190 CV DSG 4X4 Style 40.540€

Estos son los precios oficiales sin descuentos. Con las promociones por financiar y la aportación de la marca, que varía según el motor y acabado escogido, los precios arrancan en 22.000 euros. Además, con motivo del lanzamiento, Skoda incluirá sin coste adicional en las 300 primeras unidades las siete plazas y 7 años de mantenimiento.

Skoda ya ha abierto el plazo de pedidos, pero las primeras unidades no llegarán a los concesionarios hasta marzo.

Diseño Skoda Kodiaq, marca de la casa

Skoda Kodiaq SUV Skoda (9)

La firma checa nunca se ha caracterizado por tener un diseño especialmente atractivo, ya que prima otras cuestiones como la funcionalidad o practicidad. El Skoda Kodiaq no es una excepción y mantiene la tradición de la marca de ofrecer un diseño sobrio en el que no deja demasiado espacio a la imaginación. Esto no significa que no sea un modelo atractivo. De hecho, sigue el lenguaje de diseño que inauguró el Superb y que tanto ha gustado, pero que, en el Kodiaq, no resulta, desde mi punto de vista, tan sugerente.

Un diseño de estas características tiene, principalmente, una ventaja: el paso del tiempo no le afectará tanto como a otros modelos que arriesguen demasiado en sus líneas. Es decir, tendrá una mejor vejez. Además, el no supeditar todo a la estética, permite a Skoda  tener esa sobresaliente relación entre dimensiones exteriores y espacio interior.

En la parte frontal, nos encontramos con la característica parrilla de lamas de la marca y unos faros muy estilizados que, en opción, pueden ser full LED. De perfil, llaman la atención los pasos de rueda de formas rectangulares, la posibilidad de montar unas llantas de hasta 20 pulgadas y la línea de cintura alta que le proporciona ese aspecto robusto y contundente. En la zaga, se ha puesto especial cuidado en el diseño interior de los faros, pero sorprende que la marca no haya buscado diferenciarse algo más de su primo hermano el Seat Ateca, las similitud entre ambos salta a la vista.

En cuanto a la sensación de calidad, el Skoda Kodiaq da la talla sobradamente y al acercarnos a él, tenemos la sensación de estar ante un producto bien hecho. Por ejemplo, la apertura y cierre de las puertas o el ajuste entre las distintas piezas, nos indican que estamos ante buen producto.

Interior El habitáculo del Skoda Kodiaq destaca por su amplitud

Skoda Kodiaq SUV Skoda (21)

Habitualmente, dejo las consideraciones del maletero para el final. Sin embargo, dada la extraordinaria capacidad de que la que hace gala el nuevo SUV de Skoda, me veo obligado a destacarla en primer lugar. El maletero del Skoda Kodiaq cubica 720 litros en su versión de cinco plazas. Si se opta por la variante de siete plazas, la capacidad se reduce hasta los 270 litros con la tercera fila disponible para su uso y a 630 litros cuando está abatida. Con todos los asientos plegados, cubica unos impresionantes 2.065 litros. Estas cifras colocan al Kodiaq como la nueva referencia del segmento, líder indiscutible en esta materia.

No solo es capacidad lo que ofrece el Skoda Kodiaq, sino también modularidad. Las plazas traseras pueden plegarse en la proporción 60:40, moverse 18 centímetros longitudinalmente y los respaldos ajustarse individualmente en inclinación. Además, el asiento del copiloto es abatible, por lo que puede transportar objetos de hasta 2,8 metros de largo.

Y qué hay del espacio para los pasajeros, os estaréis preguntado. Pues, igualmente notable, salvo en la tercera fila de asientos. Los pasajeros de la segunda fila cuentan con espacio más que suficiente para las rodillas, la cabeza y los hombros y, además, disfrutan de salidas de aire acondicionado y calefacción en los asientos de las esquinas. Como es habitual, la plaza central no tiene tantas comodidades y el túnel de transmisión penaliza su confort.

En la tercera fila, una opción que cuesta 810 euros, las cosas cambian. Los asientos son buenos por ergonomía, pero al estar colocados tan cerca del suelo obligan a los pasajeros a flexionar las rodillas en exceso. Además, el acceso y salida no es fácil ni cómodo. En definitiva, se trata de unas plazas solo aptas para usar en momentos puntuales, pero ni mucho menos válidas para realizar un trayecto largo.

En cuanto al diseño, el interior del Skoda Kodiaq mantiene la sobriedad del exterior y nada más montar uno tiene la sensación de estar ante un producto de calidad tanto por los materiales empleados como por los ajustes. Detalles como el tapizado en los huecos de las puertas para evitar ruidos, la doble guantera, una de ellas con iluminación y ventilación, o las luces interiores con tecnología LED contribuyen a esa sensación de calidad generalizada. Y esto sin contar la pantalla del sistema multimedia que domina la parte alta de la consola, cuyo acabado en cristal es absolutamente genial, al menos a la vista.

En definitiva, el Skoda Kodiaq mantiene las virtudes habituales de todos los modelos de la marca: espacio y practicidad, pero, además, calidad.

Motor Dos motores diésel y tres de gasolina

Skoda Kodiaq SUV Skoda (18)

Cinco propulsores, dos TDI y tres TSI, forman la gama de motores del Skoda Kodiaq. En el apartado diésel, nos encontramos el bloque 2.0 TDi con 150 o 190 CV y, en gasolina, podremos contar con un 1.4 TSi de 125 o 150 CV y un 2.0 TSi de 180CV. Todos los motores incorporan turbo, inyección directa, sistema Start&Stop y recuperación de la energía en la frenada. Además, el motor TSi de 150 CV cuenta con el sistema ATC (Active Cylinder Technology) que, cuando la demanda de par es baja, procede a la desconexión de dos cilindros para reducir el consumo.

En cuanto a la transmisión, el Skoda Kodiaq está disponible con cajas de cambio manuales de seis velocidades o automáticas DSG. Resulta curioso que la que, en principio, será la variante más demanda, el TDi de 150 CV con tracción delantera, solo esté disponible con el cambio automático. Si se quiere cambio manual, hay que decantarse por la versión de tracción total. Por su parte, la variante diésel más potente, el de 190 CV, se asocia exclusivamente al DSG y la tracción integral.

Lo mismo sucede con las mecánicas de gasolina. La opción más potente solo se ofrece con tracción total y cambio automático, mientras que la versión intermedia, la de 1,4 litros y 150 CV, se ofrece con cambio manual únicamente en la variante 4×4.

El sistema de tracción total del Skoda Kodiaq es el habitual de este tipo de vehículos. Por defecto, envía toda su fuerza al eje delantero y solo cuando detecta una pérdida de tracción envía par al eje trasero. No existe ningún tipo de bloqueo mecánico, ya que es el sistema quien se encarga de forma electrónica de efectuar el reparto de par automáticamente.

Durante la presentación y prueba del Skoda Kodiaq, tuve la oportunidad de probar la mecánica de gasolina más potente, la 2.0 TSi de 180 CV, asociada al cambio automático y la tracción total. Quizá porque esperaba algo más de una mecánica que anuncia esa potencia, las sensaciones no fueron en absoluto satisfactorias. Con tan solo dos personas a bordo, la falta de empuje era notable y la lentitud en la respuesta y recuperaciones significativa . La nota positiva la pone el silencio de marcha que obtenemos de este bloque.

Mucho más recomendable  me pareció el motor diésel de dos litros y 150 CV, la otra mecánica que tuve oportunidad de probar, en esta ocasión, con el cambio manual. Correcto por suavidad, rumorosidad y nivel de vibraciones, este bloque me pareció más que suficiente para mover con solvencia al Skoda Kodiaq. Por su parte, el tacto y recorrido de la palanca del cambio manual es el adecuado, ni tan deportivo como el de, por ejemplo, un Mazda CX-5 ni tan suave y de recorridos tan largos como el de otras alternativas.

Comportamiento El Skoda Kodiaq es sinónimo de equilibrio

Skoda Kodiaq SUV Skoda (15)

El SUV de Skoda cuenta con un esquema de la suspensión en el que el eje trasero es un multibrazo, pero, además, puede equipar lo que la marca denomina DCC. Se trata de un sistema que permite seleccionar entre tres grados predefinidos de dureza para los amortiguadores: confort, normal y sport.

El DCC funciona en combinación con el Selector de Modo de Conducción que permite al usuario ajustar la gestión del motor y el cambio DSG, la dirección asistida, el aire acondicionado y otros sistemas en modo Normal, Eco, Sport e Individual.

Las versiones de tracción total ofrecen también el modo Snow que está diseñado para circular por las carreteras y funciona a cualquier velocidad. Este modo adapta el funcionamiento, entre otros, del ABS y el control de estabilidad, además de modificar la gestión del motor para obtener un mayor agarre sobre terrenos deslizantes.

Tanto en ciudad como en autovía o autopista, el Skoda Kodiaq destaca por el confort que brinda a todos sus pasajeros, pero, además, ese confort no se ha conseguido a base de restar eficacia al vehículo optando por un tarado demasiado blando de la suspensión, por lo que el compromiso entre estabilidad y comodidad es sobresaliente. Además, la insonorización del habitáculo es buena y no se perciben ruidos aerodinámicos ni tampoco de rodadura.

El Kodiaq es un SUV y como tal, podríamos esperar un notable balanceo o cabeceo de su carrocería, sin embargo, no es así. Pero lo mejor de todo es que Skoda ha conseguido esto sin tener que recurrir a unos muelles más duros, algo habitual en la categoría, que penalizan el confort de los pasajeros sobre todo en el paso por badenes, baches o bandas sonoras.

En curvas rápidas, el Skoda se muestra estable y seguro. En carreteras reviradas o lentas, el Skoda Kodiaq se muestra algo más torpe, hecho que, en gran medida, se debe a la generosa batalla del vehículo, ya que el coche entra bien al giro y no se percibe una tendencia acusada al subviraje. El Kodiaq es obediente y, pisando levemente el freno en un apoyo, veremos cómo inmediatamente nos ayuda a guiar el coche hacia el interior, si hemos entrado con una velocidad excesiva para trazar adecuadamente la curva.

En definitiva, el Skoda Kodiaq es un coche que agrada, fundamentalmente, por su suavidad, silencio de marcha y facilidad de conducción.

Equipamiento La conectividad como factor diferencial

Skoda Kodiaq SUV Skoda (22)

El equipamiento del Skoda Kodiaq se estructura en base a tres acabados: Active, Ambition y Style. Las previsiones de la marca apuntan a que la mayor parte de las ventas se concentren en los acabados Ambition y Style, ya que la línea Active servirá para comunicar precio, pero no se esperan demasiadas peticiones en este nivel. Además, más adelante se sumarán los acabados Sport, Scout (aditamentos off road) y Laurin & Klement (más lujoso).

Según señalaron los responsables de la firma, la digitalización es una de las piedras angulares para la estrategia de la marca de cara a 2025. Por esta razón, se ha puesto especial cuidado en que el Skoda Kodiaq este a la última en cuanto conectividad se refiere. De hecho, es el primer modelo de la marca en incorporar todos los servicios que engloba Skoda Connect.

Los servicios de Skoda Connect se dividen en dos categorías: la de Infoentretenimiento Online, ofrecen más información y detalles de la navegación, y la del Care Connect que permite acceso remoto y asistencia.

El Infoentretenimiento Online incluye, entre otras cosas, Google Earth y Google Street View, actualización de mapas, noticias e información meteorológica. Estos servicios son gratuitos durante el primer año. Por su parte, Care Connect ofrece llamada de emergencia tras un accidente, diagnóstico mecánico del vehículo a distancia y acceso remoto a los ajustes del coche mediante el smartphone.

Asimismo, el Skoda Kodiaq ofrece compatibilidad con CarPlay, Android Auto y MirrorLink. Todos estos servicios se pueden complementar con un sistema de recarga inalámbrica para el móvil situado en la consola.

En cuantos a los sistemas multimedia, el Skoda Kodiaq divide su oferta en cuatro: Swing, Bolero, Admusen y Columbus. El primero de ellos cuenta con una pantalla de 6,5 pulgadas, mientras que el resto se maneja a través de una pantalla de 8 pulgadas. El sistema más alto de la gama, el Columbus, incorpora una memoria de 64 GB, un lector de DVD y un módulo LTE para conexión Wi-Fi.

Otro de los puntos fuertes del equipamiento del Skoda Kodiaq son los asistentes a la conducción. Gracias a su pertenencia al grupo Volkswagen, la marca checa dispone de un amplio abanico de dispositivos entre los que destacan el control de crucero adaptativo, el asistente de remolque o el freno de emergencia en ciudad.

Por lo demás, la cantidad y calidad de equipamiento de la que puede disponer el SUV de Skoda es notable: asientos calefactados y ventilados, techo solar, climatizador de tres zonas… Además, habría que sumar las características soluciones Simply Clever de la marca y que, en el caso del Kodiaq, siete son totalmente nuevas como, por ejemplo, el protector de cantos de las puertas.

En definitiva, Skoda ha puesto toda la carne el asador con el Kodiaq y lo ha dotado de toda la tecnología y equipamiento posibles.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba