Subaru Legacy y Outback

La firma japonesa renueva por entero su modelo de representación, y también el derivado campero de éste. Como siempre, cuenta con tracción total y motores bóxer.

El nuevo modelo 2010, competidor de vehículos como los Audi A4, BMW Serie 3, Lexus IS, Mercedes-Benz Clase C, Saab 9-3Volkswagen Passat o Volvo S60, relevará a la variante nacida en 2006. Respecto a ésta, la longitud crece 35 mm -ahora son 4.665-, la anchura 90 -pasa a 1.730- y la altura 80 mm -queda en 1.425-. Según parece, el coche es más habitable y disfruta de un maletero más capaz y accesible -la boca es más ancha y queda más cerca del suelo-.


También luce un habitáculo más cuidado, con prestancia y calidad superiores, y novedades al estilo del freno de estacionamiento electrohidráulico, que libera espacio frente a la palanca mecánica convencional e incrementa el confort. Por lo que toca a la gama mecánica será, como es norma en la firma japonesa, íntegramente bóxer, en gasolina con opciones 2.5 de 170 CV y 3.6 de 256, y en turbodiésel con el reputado 2.0D con al menos 150 CV. Todos los Legacy llevarán tracción total permanente simétrica con programa de estabilidad asociado.

Según propulsores, el cambio será manual de 6 marchas o automático secuencial, bien mediante convertidor de par de 5 relaciones, bien mediante variador contínuo Lineatronic CVT de 6, por primera vez acoplado a una mecánica longitudinal-. Calza llantas de 16 a 18 pulgadas, y añade un asistente para evitar que recule arrancando en rampas.


Todos los propulsores se asientan sobre un nuevo subchasis. A todo ello, la suspensión se mantiene independiente en ambos ejes, delante mediante esquema McPherson y detrás mediante dobles triángulos.


También cambia la versión campera Outback. Frente a su antecesor, que llegó a la escena comercial hace 5 años, gana amplitud pese a ser 20 mm más corto, aunque es 50 mm más ancho y, sobre todo, 105 más alto -4.780 por 1.820 y 1.670, respectivamente-; la distancia entre ejes gana 70 mm. Además, presenta 200 mm libres al suelo, lo que le sitúa en posición de ventaja para afrontar pistas alejadas del asfalto de mediana dificultad -la cota es superior a las que exhiben los Audi A4 Allroad y Saab 9-3X-, también porque los bajos van carenados por un plástico protector.


Dotado de tracción integral simétrica y los motores bóxer de gasolina y gasóleo comunes al Legacy, disfrutará de redcutora y caja de cambios manual o automática, según motores, común a la berlina. Los cambios practicados al chasis de aquella -como el asistente de arranque en rampa o el freno de parking electromecánico- son extensivos al Outback, que puede montar neumáticos 215/70 R16 o bien 225/60 R17. Entre sus peculiariedades, las barras transversales de la baca: si no se usan pueden colocarse junto a las longitudinales para evitar ruido aerodinámico.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba