SsangYong Rexton RX200 e-xDi 2013: lo probamos a fondo25

SsangYong Rexton RX200 e-xDi 2013: lo probamos a fondo

30 Diciembre, 2013, modificada el 2 Enero, 2014 por

Atrás ha quedado la época en la que a ciertas marcas se las veía como firmas “de segunda”. SsangYong era una de ellas, pero con cada nuevo producto que saca deja bien claro que esos tiempos quedaron atrás. Un ejemplo es el Rexton, un todoterreno que planta cara a la competencia con sus propios argumentos.

Nuestra valoración: 6,0 Bueno

5

7

6

6

7

5

Destacable

  • Confort interior.
  • Rendimiento del motor.
  • Precio.

Mejorable

  • Sin ordenador de viaje.
  • Diseño de la consola central.
  • Algunos materiales.

Ha pasado más de una década desde que el primer SsangYong Rexton vio la luz… y ha sufrido varios cambios de imagen hasta llegar a lo que es hoy, un todoterreno capaz de defenderse aceptablemente en la carretera. Todo, sin olvidar su esencia, que no es otra que la de devorar caminos que otros vehículos no pueden soñar con afrontar.

La primera impresión que deja la imagen del Rexton produce cierta indiferencia, no lo voy a negar. No tiene nada que destaque en un diseño quizás demasiado sobrio. Sin embargo, cuando vas conociéndolo, muestra sus credenciales. Entrar en el interior del SsangYong Rexton provoca la primera sorpresa. Los asientos, tanto delanteros como los de la fila central, tienen un alto nivel de calidad. Acabados en cuero, te envuelven haciendo que los viajes sean de lo más cómodo. Este nivel de confort desciende bastante en la última fila, donde solamente niños o personas de muy baja estatura y envergadura podrán ir sin problemas. No obstante, esta característica también la vemos en otros modelos de la competencia que cuentan con siete plazas…

El interior del SsangYong Rexton tiene algunos elementos que necesitan modernizarse.25
El interior del SsangYong Rexton tiene algunos elementos que necesitan modernizarse.

Esta buena sensación que dejan los asientos tiene continuidad -a medias- en el resto del coche. Por ejemplo, el cuadro de mandos y la consola central del SsangYong Rexton, sin faltar de nada, cuentan con un diseño que parece más propio de un vehículo con algunos años. La distribución de todos los elementos, así como los materiales utilizados podrían ser mejores. Llaman particularmente la atención, por su “carácter retro”, tanto la pantalla de la consola central como el reloj que preside la misma. Todo un homenaje a los míticos Casio de muñeca que cada uno de nosotros hemos tenido en algún momento de nuestra vida. Un volante cuyos mandos no se encuentran en la posición más ventajosa para el conductor es otro de sus “peros”.

También hay que elogiar la capacidad de carga que ofrece el SsangYong Rexton. Tenemos la la posibilidad de abatir tanto la fila trasera de asientos como la central, por lo que podremos variar el espacio según nuestras necesidades.

SsangYong Rexton: motor diésel de 2 litros y 155 CV

El SsangYong Rexton ofrece cualidades off-road que otros SUV de siete plazas no pueden ni soñar.25
El SsangYong Rexton ofrece cualidades off-road que otros SUV de siete plazas no pueden ni soñar.

Atrás queda el motor de 5 cilindros de origen Mercedes que montaba antes el SsangYong Rexton. La versión actual de este todoterreno coreano cuenta bajo el capó con un propulsor de cuatro cilindros y 2 litros cuyo rendimiento no tiene nada que envidiar a su predecesor y , además, ofrece cierto ahorro de carburante.

Sobre el papel, parece una mecánica un poco escasa para mover con soltura las poco más de 2 toneladas que pesa el SsangYong Rexton, pero nada más lejos de la realidad. Estamos ante un motor que te entrega lo mejor de sí desde abajo, desde el principio, manteniendo el buen tono hasta casi el final de su rango de revoluciones. Esto se traduce en un rendimiento más que notable en cualquier situación (ya sea en la versión 4×2 o 4×4) que se pueda presentar en el día a día, en carretera, en ciudad o circulando por caminos “off-road”.

A la rapidez para subir de vueltas cuando apretamos el acelerador contribuye directamente una relación de cambio corta. La caja manual de seis relaciones que incorpora la unidad del Rexton que hemos probado hace necesario cambiar de marcha cada poco tiempo. Esto provoca que el dato de velocidad máxima del Rexton, 181 km/h, no sea especialmente elevado. Tampoco se necesita en un vehículo de estas características.

Al meter la marcha atrás, debemos tener cuidado con no pillarnos los dedos con el freno de mano.25
Al meter la marcha atrás, debemos tener cuidado con no pillarnos los dedos con el freno de mano.

La caja de cambios muestra una de las pocas pegas que se le pueden poner al SsangYong Rexton en el apartado mecánico… Más que a la caja en sí, al tacto que transmite al conductor. Manipular la palanca del Rexton ofrece una sensación extraña, ya que se notan con demasiada intensidad en la mano las diferentes irregularidades y “saltos” de los engranajes. Además, para meter marcha atrás debemos tirar de la palanca un punto más a la izquierda que para engranar primera, dejando un espacio muy pequeño entre la propia palanca y el freno de mano. Cuidado si no queremos pillarnos…

Hablábamos antes de la reducción de consumos que ha supuesto el cambio de arquitectura en el motor respecto a versiones pasadas. Aun así, el gasto de combustible es elevado, ya que a los 7,4 l/100 km homologados hay que sumarle un par más (calculados a posteriori, ya que carece de ordenador de a bordo) en condiciones normales. En viajes largos, especialmente si circulamos a buen ritmo, las visitas a la gasolinera serán más frecuentes de lo deseable -a pesar de los 78 litros de capacidad del depósito-.

SsangYong Rexton: comportamiento dinámico

Sobrio con un punto de elegancia. Así es el perfil del SsangYong Rexton.25
Sobrio con un punto de elegancia. Así es el perfil del SsangYong Rexton.

Hay que acostumbrarse. Éste podría ser “a las bravas” el resumen de lo que ofrece el SsangYong Rexton al volante. Y es precisamente aquí donde nos encontramos con la primera de las peculiaridades de este todoterreno. El tacto del volante es muy blando, casi impreciso en algunos momentos, especialmente a la hora de afrontar curvas a cierta velocidad en autopista. Cuenta además con una especie de “zona muerta” en el centro, por lo que para comenzar a girar hay que mover “la rosca” más de lo habitual. Con el paso de los kilómetros acabas por aceptarlo, pero, personalmente, no me acaba de convencer.

Sin embargo, esta característica deja de ser tan incómoda cuando se afrontan caminos complicados, ya que los vaivenes del volante en este tipo de vías son constantes; aquí, su suavidad es bien recibida.

La pantalla que preside la consola central del SsangYong Rexton está anticuada.25
La pantalla que preside la consola central del SsangYong Rexton está anticuada.

Las suspensiones recuerdan a las de los todoterreno de toda la vida, con una amortiguación posterior muy dura y seca, fruto de su eje rígido, que incomoda en ciertos momentos a los pasajeros de esa zona. Todo lo contrario sucede en el área delantera, donde el confort parece haber sido la premisa fundamental a la hora de “calibrar” el Rexton.

Cuenta el SsangYong Rexton además con un sistema de frenos poderoso, capaz de detener las dos toneladas de este modelo sin ningún tipo de problema. Sin embargo, si no estamos acostumbrados a conducir coches de este tamaño, debemos tener cuidado durante los primeros kilómetros, porque las inercias a la hora de frenar y girar se notan bastante. Es normal que suceda en este tipo de vehículos.

Te puede interesar...

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba