Prueba

SsangYong Korando D20T 4×2 Premium 2014, la prueba

25 fotos

Ampliar

23 de julio, 2014

Nos ponemos al volante del SsangYong Korando en su versión de tracción delantera, cambio automático y motor diésel de 175 CV. Su evolución respecto al modelo anterior es evidente pero, ¿está ya totalmente a la altura de sus rivales? Te lo cuento en el siguiente texto.

Si lo quiero resumir en pocas palabras, te diría que este nuevo SsangYong Korando supone un paso adelante respecto a la versión anterior, pero aún sigue “un pelín” por detrás de la competencia. Sin embargo, esto se compensa con el precio del vehículo: no existe ningún rival en el mercado que, a igualdad de equipamiento, cueste los 24.200 euros -promociones aparte- que vale el SsangYong Korando D20T 4×2 Premium que hemos probado. En tu mano está apostar por marcas más consolidadas o ahorrar unos cuantos euros y darle la oportunidad a una firma que, si bien aún tiene camino por recorrer, está cada vez más cerca de sus contrincantes.

Nuestra valoración: 6,0

7

6

6

5

8

4

Destacable

  • Relación equipamiento / precio.
  • Diseño exterior, paso adelante.
  • Comportamiento ‘off-road’.

Mejorable

  • Consumo del motor.
  • Caja de cambios automática.
  • Detalles interiores.

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: SsangYong Korando, un paso adelante

El frontal del SsangYong Korando es ahora más agresivo y anguloso.

25 fotos

Ampliar

La estética del SsangYong Korando ha dado un paso hacia delante de forma clara y rotunda. Su exterior ha evolucionado a mejor, con una parrilla delantera más alargada y angulosa que, en esta ocasión, se junta con los faros. El diseño de éstos gana en agresividad, otorgando al frontal un acertado toque más deportivo.

La zaga varía menos respecto a su antecesor, presentado en el Salón de Ginebra de 2012. Los principales cambios los encontramos en las ópticas, que adquieren ahora una forma de boomerang en los intermitentes; como en el frontal, dan agresividad al conjunto.

En el interior del SsangYong Korando también se aprecia un salto en relación al anterior modelo. Sin embargo, el aspecto general es mejorable -tanto el diseño como algunos materiales- si lo comparamos con la competencia directa. Su imagen parece más bien la de un coche de hace unos años, especialmente si miramos la pantalla que preside la consola central. No obstante, ciertas aplicaciones en madera demuestran que SsangYong cuida los detalles.

El volante tampoco ha recibido cambios, siendo los botones integrados demasiado sensibles ante posibles roces involuntarios mientras conducimos. Además, los mandos de los intermitentes, luces y demás se encuentran en una posición demasiado elevada y, en ocasiones, incómoda. Sí que me gusta el cambio que ha dado el cuadro de mandos, que ha pasado de parecer el de un coche del siglo XX a uno actual. Tanto su diseño como su iluminación son todo un acierto.

Interior: SsangYong Korando: apuesta por lo seguro

El interior del SsangYong Korando combina luces y sombras en lo que a diseño se refiere.

25 fotos

Ampliar

No hay riesgos en lo que al diseño interior del SsangYong Korando se refiere. Te subirás en él y pocas cosas te llamarán la atención, pero tampoco echarás nada en falta. Si acaso, apuntar que el soporte del GPS, situado en pleno centro del salpicadero, podría haberse disimulado más. Los “cacos” verán fácilmente que tenemos navegador… y esto, por desgracia, puede ser suficiente llamamiento para que nos abran el coche, esté o no el dispositivo en él.

En cuanto al espacio disponible, no se puede reprochar nada. Tanto en la zona delantera como en la trasera nos encontraremos cómodos, si bien la amplitud en la zaga no sobra cuando viajamos cinco personas. Eso sí, en los asientos delanteros se agradecería un poco más de sujeción cuando las condiciones se vuelven difíciles.

El maletero, que cuenta con una capacidad de 486 litros -cifra que llega hasta 1.312 litros si se abaten los asientos traseros-, presenta un acertado diseño, ya que la zona de carga es lo suficientemente baja (a pesar de la altura libre respecto al suelo del Korando) como para meter fácilmente nuestros “bártulos” en él. Además, en la base del mismo contamos con una red con la que fijar los objetos más delicados: se trata de un elemento simple, pero muy útil en algunas circunstancias.

Motor: El D20T del SsangYong Korando rinde

El motor del SsangYong Korando que hemos probado tiene fuerza suficiente para sacarnos de cualquier apuro.

25 fotos

Ampliar

La unidad del SsangYong Korando que nos cedieron contaba con el motor diésel D20T de la marca; es decir, un 2 litros de 175 CV. Su capacidad de arrastre desde abajo no impresiona, dándote lo mejor de sí entre las 1.200 y las 2.500 rpm. Por encima de esta cifra tampoco conviene llevarlo, ya que solo tendremos ruido, no fuerza. Es un propulsor pensado para girar en el régimen que te comento… y lo cierto es que no es complicado mantenerlo ahí.

El “pero” de esta versión es la transmisión automática que equipa. Dejando de lado el poco intuitivo mando de la palanca de cambios, con un pequeño pulsador para accionar las marchas de forma manual, y ciertas imprecisiones (como si a la electrónica le costase “leer” en qué relación debe ir), nos encontramos con una tecnología un paso por detrás de la de la competencia. Especialmente incómodo es el arranque desde parado, entrando la potencia totalmente de golpe, como si el embrague se soltase de una forma excesivamente rápida. Si he de apuntar alguna “virtud” a esta brusquedad es que puede ayudarnos a salir de alguna situación complicada en zonas ‘off-road’, y más teniendo en cuenta que el modelo que hemos probado solo tiene tracción delantera. Tras este primer tirón, hay una ‘zona gris’ hasta las antes mencionadas 1.200 rpm donde al Korando le cuesta más de la cuenta avanzar.

Comportamiento: El campo, hábitat natural del SsangYong Korando

El SsangYong Korando sigue teniendo en la relación calidad-precio su mejor carta.

25 fotos

Ampliar

A pesar de que se defienda en ella, la carretera no es donde se sacan todas las virtudes del SsangYong Korando; es en el campo donde podremos disfrutar de él. Es por ello que yo me compraría una de las versiones de tracción total, ya que si voy a tener un vehículo que donde mejor se comporta es ‘en el barro’, voy a equiparlo todo lo que pueda para ello.

Las “ventajas” off-road, como pueden ser unas suspensiones blandas, se vuelven pegas sobre el asfalto. Da la sensación en ciertos momentos de que la carrocería se inclina demasiado -ojo, no digo que carezca de estabilidad, ni mucho menos, pero la impresión que transmite resta confianza- al contar con una amortiguación demasiado orientada al confort.

Su peso y su altura también provocan fuertes inercias cuando aumentamos la velocidad. Hay que anticiparse muy bien a las curvas; será ahí donde notemos toda la masa en suspensión del Korando, al igual que cuando toca frenar fuerte, momento en el que parece que alguien te empuja. En cualquier caso, no dejan de ser dos características del coche a las que debemos acostumbrarnos. Una vez adaptados, no habrá problemas.

Equipamiento: El "do de pecho" del SsangYong Korando

La versión Premium del SsangYong Korando cuenta con un navegador.

25 fotos

Ampliar

No hay otro modelo en la competencia que ofrezca el mismo equipamiento que el SsangYong Korando al precio que éste. Así de claro. El acabado Premium de la versión que hemos probado cuenta con navegador, climatizador, bluetooth -un poco lioso de activar, eso sí-, avisador de aparcamiento por pitido… todas las comodidades que te puedas imaginar las tenemos en el todoterreno coreano.

Uno de los detalles que más me llamó la atención, y que resulta especialmente útil en el campo, es la aparición de una infografía en el cuadro de mandos -donde habitualmente se muestra el consumo medio- cuando estamos en punto muerto que indica hacia dónde están orientadas las ruedas delanteras. Se acabó eso de dudar hacia dónde apuntan antes de arrancar. Un detalle de calidad que nos hace pensar que la línea ascendente que se aprecia en cada modelo de SsangYong que llega al mercado nos va a dar muchas alegrías en el futuro.

Consumo: Las visitas a la gasolinera, excesivamente frecuentes

El consumo del motor diésel del SsangYong Korando que hemos probado es elevado.

25 fotos

Ampliar

Un gasto medio de 9,1 l/100 km y un depósito de combustible de 57 litros, unidos a la necesidad del motor D20T de funcionar relativamente alto de vueltas y a un peso total de 1.686 kg, hicieron que las visitas a la gasolinera con el SsangYong Korando que probamos fueran más frecuentes de lo deseable. Entendedme, no llegaréis a haceros íntimos del encargado/a de la estación de servicio de vuestro barrio, pero creo que en un coche de estas características la autonomía debería alargarse un poco más.

Rivales

Vehículo

Ssangyong Korando D20T Premium 4x2 Aut.

Nissan Qashqai 1.6dCi Visia 4x2 XTronic

Hyundai ix35 2.0CRDI Tecno Star Sky 4x2

Kia Sportage 2.0CRDi Drive 4x2

Precio Desde
24.199 €
Desde
25.550 €
Desde
30.800 €
Desde
28.615 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Diesel
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 175 130 136 136
Aceleración 0-100 km/h (s) - 11,1 10,8 10,8
Consumo Medio (l/100 km) 7,3 4,6 5,4 5,5
Emisiones CO2 (g/km) 194 119 141 147

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche