SsangYong Korando D20T 175 CV 4×4

28 Febrero, 2011 por

Si me preguntas por un SUV compacto de precio razonable, polivalente, con motor prestacional de consumo ajustado, posibilidades off-road y estética diferente, este Korando es una recomendación. Son 175 CV con tracción 4×4, bien equipado y que puede gastar en carretera unos 6,5 litros a los 100 km. Su precio, 28.490 euros.

No valorado

Destacable

  • Precio.
  • Equipamiento.
  • Consumo.

Mejorable

  • Caja de cambios.
  • Dirección.
  • Diseño interior.

Aunque SsangYong es una de las marcas que menos tirón tiene entre los consumidores, básicamente por desconocimiento y por disponer de una gama un tanto “especial” en lo estético, tras convivir con este Korando unos días he de decirte que me ha convencido por motor, prestaciones, consumos, polivalencia, equipamiento y también diseño.

Su precio, 28.490 euros, lo convierte en uno de los SUV compactos más baratos del segmento si se compara con modelos equipamiento, potencia y sistema de tracción similares. Me refiero a los Ford Kuga 2.0 TDCI 160 CV 4WD, Hyundai ix35 2.0 CRDI 184 CV GLS Style Sky, Kia Sorento 2.2 CRDI 197 CV Active 4×4, Mitsubishi Outlander 220 DI-D 177 CV Motion, Opel Antara 2.2 CDTI 163 CV Cosmo 4×4 y Volkswagen Tiguan 2.0 TDI 170 CV 4Motion Country. Sólo el Suzuki Grand Vitara 2.4L 168 CV JLX-E City es algo más económico que este SsangYong, unos 2.000 euros menos.

La versión probada disponía de tracción total y el motor que equipa toda la gama Korando: un 2 litros turbodiésel de 175 CV de potencia, además del nivel de equipamiento Premium en el que prácticamente todo viene de serie: ayuda de arranque en cuesta, controles de estabilidad y tracción, luces diurnas, seis airbags, control de crucero, ordenador de a bordo, volante multifunción y aire acondicionado, entre otros. En opción sólo está disponible la pintura metalizada y un navegador con o sin cámara de visión trasera.

Interior

Si el diseño de la carrocería, obra del estilista italiano Italdesign Giugiaro, es uno de los principales atractivos del Korando, por su aspecto moderno, equilibrado y musculoso, dentro la sensación es un tanto pobre. El salpicadero y el volante resultan un tanto antiguos, tanto por sus formas como por los plásticos duros que emplean. Claro que a su favor cuenta con un punto práctico y sencillo donde todo está en su sitio y no aprecio desajustes en las piezas. Un ejemplo de esto es la palanquita del control de la velocidad de crucero, sumamente pequeña y delicada pero que cumple su cometido a la perfección.

Los asientos son de cuero y los delanteros resultan cómodos por mullido, ofrecen un buen aspecto y el del conductor dispone de regulación en altura y lumbar. No me gustan las palancas que sirven para modificar los ajustes por sencillos y no muy eficaces. La instrumentación,  también muy básica, cuenta con dos relojes grandes iluminados en naranja y ordenador de a bordo. En la consola central se ubican los mandos del audio y de la climatización. Esta versión dispone de manos libres Bluetooth y conexiones para dispositivos electrónicos mediante USB.

El habitáculo ofrece bastante espacio tanto delante como detrás. Tanto en altura como a lo ancho el Korando sirve para que viajen cinco adultos de manera cómoda, incluso en la plaza posterior central, donde hay espacio suficiente para los pies ya que el túnel de la transmisión va oculta por debajo del suelo. Otro de los puntos positivos es el maletero pues sus 486 litros de capacidad -ampliable hasta 1.500 litros con los respaldos de los asientos abatidos- lo convierten en uno de los más holgados del segmento. Además, ofrece unas formas muy regulares y aprovechables y cuenta con una bandeja con compartimentos separados útil para llevar herramientas, colocada debajo de la zona de carga. Bajo dicha bandeja se encuentra la rueda de repuesto de tipo galleta. La altura de la boca de carga hace algo incómodo subir objetos al maletero.

Comportamiento y prestaciones

La plataforma monocasco del Korando permite aligerar el peso total del vehículo frente a las tradicionales configuraciones de chasis con largueros de la firma surcoreana. Este tracción total arrastra 1.672 kg, un peso capaz de ser movido con holgura por el motor tetracilíndrico diésel con turbo de geometría variable y 1.998 cc. De origen austriaco, dicho bloque ofrece 175 CV de potencia y un par máximo de 360 Nm entre 2.000 y 3.000 revoluciones. La transmisión se realiza a las ruedas delanteras por medio de una caja de cambios manual de 6 relaciones. Cuando el eje anterior pierde motricidad, actúan las ruedas traseras en un reparto máximo de la fuerza del 50% en cada eje. Hasta los 40 km/h es posible bloquear de manera manual el diferencial central para mantener el reparto de la potencia al 50%, opción perfecta para superar obstáculos difíciles en zonas off road.

En el tráfico urbano, los 4,41 metros de longitud del Korando se mueven con facilidad gracias a una dirección asistida que cumple bien. Peor es la poca fuerza que ofrece el motor a bajas revoluciones, lo que exige mover continuamente la palanca de cambios. La visibilidad trasera y en diagonal hacia atrás están algo limitadas aunque para aparcar son de gran ayuda los enormes espejos retrovisores y los sensores de aparcamiento. Las suspensiones son algo secas e incómodas al superar los habituales resaltes urbanos a cierta velocidad.

Al salir a carretera cambia el panorama. Aquí es fácil y muy cómodo mantener cruceros a velocidades legales consumiendo, además, muy poco combustible. Tanto que he podido llegar a hacer 6 litros/100 km en sexta velocidad sin grandes esfuerzos. El aislamiento acústico del motor no es uno de los puntos fuertes del Korando aunque el ruido mecánico no llega a molestar. Si pretendemos aligerar el ritmo nos topamos con una caja de cambios cuyo manejo es un tanto tosca y algo imprecisa, con una notable caída de potencia entre segunda y tercera marcha.

El enfoque claramente familiar de este SsangYong lo hace poco recomendable para conducir a ritmos fuertes en carretera de montaña. A los problemas mencionados en el manejo de la caja de cambios se une una dirección un punto imprecisa y un motor que se agota a partir de las 4.200 – 4.500 rpm, momento en el que hay que bajar de marcha para no quedarnos parados. En estas circunstancias los consumos se disparan por encima de los 10 litros/100 km. Los neumáticos mixtos Kumho en medidas 225/60 R18 que monta de serie ofrecen un agarre un tanto justo y el balanceo en curva y la tendencia a irse de delante es notable. Nada preocupante si se conduce con cierto margen de seguridad y si se tiene en cuenta que los controles de estabilidad y tracción intervendrán en su momento justo -muy pronto para mi gusto-.

Una de las sorpresas que me ha brindado este Korando ha sido la conducción por terrenos de tierra, por donde me he movido bien incluso en superficies con hielo y nieve. El bloqueo del diferencial central permite salir de cualquier atolladero, eso sí, con las limitaciones de unos neumáticos que lógicamente no son los mejores para este uso.

Ya sabes que hay coches mejores que este pero muy pocos ofrecen tanto por un precio muy contenido, tanto que lo hay a partir de 23.900 euros con el mismo motor, menos equipamiento y tracción a un sólo eje. Es un coche estéticamente atractivo, muy bien equipado y amplio por dentro, algo tosco en lo mecánico y soso por dentro, pros y contras que cada uno deberá poner en la balanza a la hora de decidirse por su compra. Los cinco años de garantía de serie serán para algunos un factor también a considerar.

1 Comentario

SsangYong Korando Automático | Autocasion 23 Septiembre, 2011

[…] llegó a España en 2010 –en el resto del mundo se lanzó en 2011- y ya te hemos ofrecido alguna prueba). A partir de ahora, la marca aborda un plan de “estrenos” que nos llevará a conocer en abril […]

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba