Prueba

Sometemos a prueba el Toyota Auris 120d Feel

40 fotos

Ampliar

17 de octubre, 2014

En esta ocasión sometemos a examen la mecánica diésel de 124 CV del Toyota Auris 120d. Su nivel de prestaciones lo convierte en una alternativa muy interesante para los que necesiten un buen vehículo rutero. ¿Merece la pena frente al híbrido? Vamos a analizarlo.

El Toyota Auris 120d se posiciona en la parte alta de la oferta diésel de la marca japonesa gracias a su mecánica de 124 CV. Está claro que la firma nipona apuesta fuerte por los motores de gasolina y el filón abierto con sus versiones híbridas; sin embargo, aunque cada vez hay más argumentos en contra de los propulsores de gasóleo, lo cierto es que Europa es un mercado en el que la demanda de este tipo de motorizaciones es muy elevada. Toyota ofrece sólo dos motores en su gama Auris, siendo el de la prueba de hoy la versión más potente con 124 CV, mientras que otros competidores ofrecen un abanico de mecánicas de gasóleo más amplio con potencias que oscilan entre los 90 CV y los 150 CV.

Personalmente me parecen suficientes las opciones del 90D y el 120D en una marca cuya gran apuesta son precisamente las versiones híbridas, que están resultando todo un acierto desde el punto de vista de posicionamiento de Toyota como un referente a nivel tecnológico.

Ahora bien, para los que vayan a realizar desplazamientos de distancias medias y largas, el Auris de la prueba de hoy me parece una opción muy interesante y más recomendable que las versiones híbridas, que se desenvuelven mejor en tráfico urbano y desplazamientos cortos.

Lo más destacable de este modelo es su equilibrio. Sus prestaciones son más que suficientes para el uso a diario, manteniendo unos consumos ajustados y con una autonomía que roza los 800 km. En todos los apartados consigue una puntuación alta y no “pincha” en ninguno… salvo, tal vez, su anodino interior, pero eso es cuestión de gustos.

Nuestra valoración: 6,8

7

7

7

7

6

7

Destacable

  • Suavidad de funcionamiento.
  • Relación prestaciones/consumos.
  • Imagen de marca.

Mejorable

  • Diseño anodino.
  • Iluminación.
  • Sin rueda de repuesto.

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Toyota Auris 120d: típico del sol naciente

El Auris tiene un comportamiento seguro.

40 fotos

Ampliar

Poco hay que comentar en este apartado que no hayamos dicho ya en otras pruebas que hemos realizado del Toyota Auris en Autocasion.com. Su diseño busca agradar al mayor número de personas y mercados posible, por lo que al final acaba resultando un tanto carente de personalidad. La vista lateral, con ese tercer cristal triangular, es muy similar a la de varios modelos del segmento, entre ellos el Seat León.

Tampoco la trasera es especialmente llamativa; personalmente, encuentro más interesante su frontal, con unos rasgos que lo identifican rápidamente como un Toyota al primer vistazo.

En el caso de la versión de pruebas, con el acabado Feel, me gustan las llantas en dos colores y con una medida de neumático muy razonable (205/55-16): es en gran parte responsable de su equilibrado comportamiento y consumos ajustados.

Interior: Toyota Auris 120d: sobriedad al poder

El salpicadero tiene un diseño algo anticuado.

40 fotos

Ampliar

El habitáculo del Auris es austero, con un diseño del salpicadero que me recuerda al de las berlinas americanas de los años 80: completamente vertical y plano. Deja algo alejados algunos mandos, como los que se colocan a la izquierda de la columna de la dirección o los de la consola central, por delante del selector del cambio.

Los materiales son muy sobrios; con el color negro de la tapicería de la unidad de pruebas, sólo el techo panorámico aporta un toque de luz al interior de este Toyota.

Los asientos tienen un mullido confortable, aunque les falta algo más de apoyo lumbar para reducir la fatiga en los viajes largos.

En cuanto a espacio, el Auris está dentro de la media en esta categoría, con suficiente hueco en las plazas traseras y en el maletero. Éste tiene unas formas muy cuadradas y prácticas para cargar bultos, pero no encontraremos una rueda de repuesto.

Motor: Toyota Auris 120d: la opción más potente

El motor tiene un funcionamiento muy suave.

40 fotos

Ampliar

Esta versión diésel se posiciona en lo más alto en cuanto a prestaciones dentro de la gama Auris movidos por gasóleo. Aunque muchos de sus rivales ofrecen motores de más potencia en sus gamas, lo cierto es que las prestaciones de esta versión son más que suficientes para el día a día, ofreciendo unas buenas recuperaciones y aceleraciones a la hora de realizar adelantamientos o largos viajes con el coche cargado y sus consumos se mantienen dentro de lo razonable.

El 120d cuenta con una potencia de 124 CV que se entrega de forma muy lineal, con una zona entre las 2.000 y las 3.700 rpm llena de par y muy cómoda de utilizar. Mientras que para este nivel de potencia sus rivales recurren a mecánicas de menos cilindrada (normalmente de 1,6 litros) el hecho de que este Auris cuente con una cilindrada mayor le otorga una importante ventaja a la hora de salir desde parado, con una respuesta menos remolona. Tampoco muestra tanta facilidad para calarse como otros competidores que apenas tienen par motor para iniciar la marcha mientras el turbo no está soplando.

El sonido es algo elevado, sobre todo en parado, pero las vibraciones están bien filtradas y no se cuelan en el habitáculo, aunque en este sentido no puede competir con sus hermanos híbridos.

La caja de cambios tiene un buen escalonamiento y el selector se maneja muy bien, con unos recorridos razonables.

Comportamiento: Toyota Auris 120d: para todos los públicos

Una imagen agresiva.

40 fotos

Ampliar

El comportamiento del Toyota Auris 120d sigue la tónica general del modelo: discreción. No enamora, pero no va nada mal, en absoluto. Es un coche muy fácil de conducir para cualquiera, si bien no transmite demasiado al volante; te lleva y te trae de forma eficaz y segura, con unos frenos que lo detienen en unas distancias razonables, una suspensión con un buen compromiso entre confort y estabilidad y unos controles que funcionan cuando tienen que hacerlo para poner las cosas en su sitio.

Para mí es una gozada llevar un vehículo con unos neumáticos que muestran una medida coherente con las prestaciones y el peso del automóvil. 205 mm de ancho, con un perfil 55 y 16 pulgadas de llanta son más que de sobra para este coche de 124 CV, que tampoco iría mal con unas 195/60-15. Esta medida de rueda hace que el Auris no “estrese” a las suspensiones y que sus reacciones sean muy progresivas, además de rodar bastante bien sobre el asfalto mojado.

Una vez más, el Auris me gusta por su equilibrio; en ciudad resulta cómodo porque ofrece una buena visibilidad y las suspensiones no nos hacen “botar” en los pasos de cebra elevados. En autovía es confortable y en carreteras viradas puede rodar a un ritmo alto con seguridad y un margen muy grande para el conductor, gracias a que el perfil de goma no está reducido a la mínima expresión.

Equipamiento: Toyota Auris 120d: una dura competencia

Las llantas tienen un diseño atractivo.

40 fotos

Ampliar

Aunque el nivel de equipamiento del acabado Feel es completo (pantalla táctil de 6 pulgadas, cámara de marcha atrás, llantas de aleación en dos tonos, control de crucero, faros antiniebla…), algunos elementos de la unidad de pruebas son opcionales. Entre ellos están el pack confort -sensor de lluvia y luz, sistema de reconocimiento automático de la llave, retrovisores plegables automáticamente y retrovisor interior fotosensible-, el navegador y el techo panorámico, que hacen que la factura total supere ligeramente los 20.000 euros.

El Auris milita en la categoría más competida del mercado y esto beneficia claramente a los compradores de este tipo de coches, ya que todas las compañías se someten a un férreo marcaje y ofrecen precios muy similares y modelos cada vez más equipados. En el caso concreto de esta unidad, me parece que presenta todo lo necesario -y algo más- por una cifra muy razonable. Si además tenemos en cuenta que Toyota es una de las marcas mejor valoradas y que su valor residual es de los más elevados, estamos ante una compra bastante inteligente… pero no es la única. En ese rango de importes tienes opciones como el Seat León TDi de 140 CV con el acabado Style y una dotación equiparable, pero un motor más potente; el Peugeot 308, con un equipamiento más generoso y un diseño más moderno…

Consumo: Toyota Auris 120d: un buen rutero

Esta versión del Auris es una buena opción de compra.

40 fotos

Ampliar

Este Toyota Auris ofrece una buena economía de uso, resultando más rentable que las versiones híbridas si uno va a moverse en distancias medias y largas con cierta frecuencia. Sólo en uso urbano y recorridos cortos ahorraremos dinero con los Auris HSD.

En ciudad, los consumos medidos con el Auris 120d se sitúan en el rango de los 7 l/100 km, una cifra que, sin ser mala, podría mejorar si se incorporase el sistema Start & Stop… Aunque personalmente no comulgo demasiado con él y, sinceramente, prefiero que no lo equipe; menos complicaciones equivale a menos problemas.

Si nos desplazamos por carretera a cruceros entre 70 y 100 km/h, el gasto de carburante baja hasta unos buenos 5,2 l/100 km. Esta cifra incluso puede reducirse a poco que nos empeñemos en hacer una conducción eficiente y nos anticipemos algo más a las condiciones del tráfico.

En autopista y autovia, con el control de crucero clavado en los 120 km/h, el consumo se estabiliza en los 6 l/100 km, dato que permite que el Auris sea capaz de hacer 800 km con un solo depósito.

Rivales

Vehículo

Toyota Auris 120D Feel!

Seat León 2.0TDI CR S&S Style 150

Honda Civic 1.6 i-DTEC Sport Navi

Ford Focus 2.0TDCi Titanium

Precio Desde
22.800 €
Desde
24.250 €
Desde
24.500 €
Desde
24.450 €
Combustible Diesel Diesel Diesel Diesel
Cambio 6 marchas 6 marchas 6 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 124 150 120 163
Aceleración 0-100 km/h (s) 10,0 8,4 10,5 8,6
Consumo Medio (l/100 km) 4,3 4,3 3,7 5,0
Emisiones CO2 (g/km) 112 110 98 124

Comparte este artículo:

Comentarios

Marta 17 octubre, 2014

Acabamos de pedir uno idéntico, hasta en el color. Muchas gracias por la prueba.

AIR23 17 octubre, 2014

Buenos días
Estáis muy equivocados, el motor que comparte BMW con Toyota es el 1.6d 115, y no tiene nada que ver con el de PSA, ya que ellos llevan correa de distribución y Toyota y BMW cadena. Además, el motor del que habláis en la prueba es un 2 litros de origen toyota y no un 1.6. Me parece increíble que publiquéis estas cosas sin verificarlas, se supone que tenéis que informar, no confundir

Rubén Fidalgo 17 octubre, 2014

Hola Air23, lamento el error, tienes toda la razón. Efectivamente el 120d monta el motor de origen Toyota, ahora mismo corrijo mi error. En cuanto al motor PSA y el BMW, tienes razón en parte. Cierto que BMW ha cambiado la distribución mediante una correa de la mecánica PSA por una con cadena, pero el desarrollo ha sido compartido entre ambos fabricantes para abaratar costes. Digamos que BMW ha cogido todo lo que le ha interesado del motor PSA y ha cambiado lo que ha considerado oportuno, pero a nivel componentes y sinergias, sus desarrollos han ido en paralelo. Gracias por la corrección, prometo estar más atento. Un saludo.

Pablo 17 octubre, 2014

Buenas, un aspecto de toyota que no me explico es cómo siendo líder mundial puede ser una marca tan “sosa´´; porque VW dicen que es “sobria´´ pero al menos parece que tienen una calidad percibida alta, pero toyota ni eso, no destaca en nada, bueno el prius, un único modelo destacado en la mayor empresa del sector. Pasando al motor, más de lo mismo, por ejemplo PSA tiene una gama muy respetable de motores diesel-gasolina y es muchas veces más pequeña que toyota…
Hablando de motores, una pregunta ¿por qué los diésel antiguos suenan mejor que los modernos? hablo de unidades como los 2.4d de los toyota dyna o hilux o los 2.5 o 2.8 turbo de los monteros de hace unos años o los 3.1 turbo de isuzu, motores con precámara e inyección mecánica; en cambio los primeros hdi, algunos opel (isuzu tambien creo), los tdi bomba inyector, disponen de unos sistemas de gestión mucho más precisos…

Pablo 17 octubre, 2014

… y “calculados´´ y suenan más “acacharrados´´. En las últimas versiones tienden a silenciarlos, pero no a hacer que suenen mejor. No creo que sea por la cilindrada porque el 3.2 DI-D de la propia Mitsubishi o el 3.0 D4-D de Toyota (de principios de milenio) son ejemplos de lo que digo. Un saludo y de nuevo diculpa por escribir tanto.

Rubén Fidalgo 17 octubre, 2014

Hola Pablo, encantado de leerte de nuevo. Aunque no te lo creas, gran parte del ruido de los motores diésel no viene de la inflamación del combustible que tiene lugar en los cilindros, sino de los inyectores. Cada vez trabajan con presiones más altas y realizan más micro inyecciones. Al ralentí se producen hasta 9 inyecciones en cada pistonada con presiones de casi 2.000 bar, eso es lo que produce ese repiqueteo tan molesto en los diésel. Los motores que nombras (salvo los inyector bomba) trabajaban con presiones mucho más bajas y con una o dos inyecciones por ciclo. Respecto a al sobriedad de los Toyota, estoy al 100% contigo…Un saludo 😉

Esteban 18 octubre, 2014

hola tengo una pregunta dices que para ciudad y recorridos cortos mejor el hibrido, con ese tipo de recorridos y teniendo en cuenta que hago unos 15000 km al año de los que solo un 30-35% serian en ciudad y que no hago casi nada de autopista que me va mejor ¿gasolina o hibrido?, gracias

Rubén Fidalgo 18 octubre, 2014

Hola Esteban, con un uso intensivo por ciudad, mejor el híbrido, y cuanto peor sea el tráfico de esa ciudad, mejor partido sacarás del híbrido. UN saludo y gracias por la consulta.,

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche